Menú principal

Sábado Julio 26, 2014
Hilos temáticos: 
Por: Olga Lucía Lozano, Vie, 2013-04-12 02:52
Angelino, el pacificador

Desde que varias de las misiones encomendadas a la Vicepresidencia dejaron de estar en manos de ese despacho y luego de que el Gobierno Santos planteara la posibilidad de desaparecer esa figura, muchos creímos que Angelino Garzón se había quedado sin oficio.

Pero no, ni Santos ha podido acabar con la figura del Vicepresidente, ni Angelino se ha quedado esperando que le pongan tareas. Él ha encontrado su propio camino laboral: el de pacificador. No hay lío, ni tema que a Garzón le quede grande. Y aunque la costumbre había sido ofrecerse para mediar en los diversos paros o líos laborales, ha demostrado que igual puede ofrecerse para mediar entra la comunidad LGTBI y el procurador Ordóñez o abogar porque los expresidentes Uribe y Pastrana se tomen "un tintico" con Santos.

Así es la cosa, pues durante este Gobierno, puede que Angelino no tenga la visibilidad ni el juego que tuvo Pacho Santos con Álvaro Uribe, pero se ha convertido en el mediador por excelencia de cuanto conflicto surge. Más tarda el lío en arrancar, que él en ofrecerse para mediar, negociar, interceder o cualquier otro verbo que le permita juntar a las partes en discordia. Este es un breve repaso por los más recientes ofrecimientos pacíficos de Garzón.

Angelino Garzón tiene varias preocupaciones, una de ellas es la ganadería bovina colombiana. Por lo menos, así lo hizo saber luego de reunirse a principios de este mes con José Félix Lafaurie, presidente ejecutivo de Fedegán, algunos miembros de la junta directiva de esa entidad y de la Cámara Gremial de la Leche.

La reunión le permitió a Angelino desarrollar su vocación de mediador. ¿El objetivo en este caso? Evitar que el próximo 17 de abril los ganaderos se declaren en paro. Tarea que parece haber cumplido, pues tras el anuncio sobre una próxima reunión de Santos con el gremio ganadero, se espera que el paro sea al menos aplazado. Igual Garzón aprovechó el momento para mencionar de nuevo las negociaciones en La Habana: “Si el gobierno negocia con ilegales, con más veras debe negociar con legales y Fedegán es la representación legal de todos los ganaderos del país”.

En medio de las acaloradas discusiones por la posibilidad de que en Colombia sea aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo, la voz pacificadora de Angelino Garzón retumbó en el ambiente. Esta vez, el Vicepresidente se ofreció para intentar buscar caminos de diálogo entre el procurador Ordóñez, uno de los más acérrimos oponentes a la posibilidad de que les sea reconocido este derecho a las parejas conformadas por homosexuales, y Colombia Diversa,  Fundación dedicada a reivindicar y defender los derechos de la comunidad gay en nuestro país.

Según narró el mismo Garzón: “Me reuní con los amigos de Colombia Diversa la semana pasada (última semana de marzo) y los invité para que le enviaran una carta al señor Procurador General de la Nación, para que Colombia Diversa a nombre de la comunidad gay, le solicitara una cita”.

La intención de Garzón es que tras el envío de la carta, misión que ya cumplió Colombia Diversa, nuestro Vicepresidente logre que Ordóñez les conceda una cita para “que el procurador pueda escucharlos a toda esta comunidad gay, sus inquietudes, sus opiniones, sus reivindicaciones, y que ellos escuchen también al señor procurador”.

Aún, que sepamos, esa conversación no ha tenido lugar. Así que la misión se encuentra a medio camino. Y muchos se niegan a creer que esa conversación pacífica tendrá lugar alguna vez. Sin embargo, y siguiendo el típico adagio popular sobre que “la esperanza es lo último que se pierde” , Garzón insistirá en reconciliar lo que parece irreconciliable.

Ahora que los expresidentes Pastrana y Uribe andan de pelea pública con el presidente Santos y desde los tres flancos se disparan dardos venenosos,  Angelino ha sacado a relucir su casta de mediador, aunque los efectos sigan sin verse.

Convencido de que ante cualquier conflicto siempre lo mejor es negociar y dialogar, la primera invitación de Angelino fue que los tres en disputa se tomaran un tintico y arreglaran las diferencias. La invitación no surtió ningún efecto y nadie ha podido vivir ese momento fantástica que reforzaría el tradicional eslogan de “tomemos un tinto, seamos amigos”.

Sin embargo, Garzón no se ha dado por vencido. Ante el fracaso de su primera propuesta, el Vicepresidente ha insistido en que tenderá puentes de acercamiento entre los exinquilinos de la Casa de Nariño y el nuevo arrendatario. Como argumento principal ha esgrimido la teoría de que no es posible que estemos buscando la paz en La Habana, mientras en el país los políticos andan como perros y gatos.

Lo cierto es que por ahora, no vemos que ninguno de los involucrados cruce el puente tendido por Angelino.

Quizá por ello ha tratado de que otros asuman la labor de acercar a los contendores, entre ellos Caracol: “Yo insisto en Noticias Caracol porque es un medio de comunicación importante que puede tener la capacidad de invitar a los expresidentes a dialogar”.

Así las cosas, esta parece ser una misión imposible, incluso para el súper pacificador Garzón. Lo rescatable es que aún no ha dado la orden de “abortar” la misión.

Cuando el marzo apenas despuntaba y el paro cafetero era la noticia de primera plana en Colombia, Garzón se ofreció a mediar en el paro. De manera explícita le indicó al Ministro de Agricultura que si lo invitaba, él podría hablar con los líderes cafeteros, propuesta que reforzó indicando que  Restrepo "debería hablar más con los dirigentes del paro cafetero".

Finalmente, Angelino lo logró. Días después de su declaración, el Presidente lo nombró vocero del Estado ante los 26 líderes del paro. “Preferimos dialogar a exacerbar los conflictos”, dijo Santos al hacer el anuncio, dando de alguna manera la razón a Garzón.

Diremos que en este caso, Angelino logró sentarse a conversar con los cafeteros, a quienes irónicamente no invitó en público a tomarse un tintico, pero con los que si habló por cerca de 30 horas. Tras las negociaciones, finalmente el paro fue levantado, y hay que decir que el liderazgo de Garzón tuvo mucho que ver con el acuerdo al que lograron llegar Gobierno y cafeteros. Por ello, misión cumplida.

Si este año el paro más sonado ha sido el de los cafeteros, el año anterior uno de los más largos y promocionados fue el protagonizado por los funcionarios de la rama judicial en octubre. Y como se ha convertido en costumbre, apareció entonces Angelino Garzón con su ofrecimiento para mediar entre los representantes de Asonal Judicial y el Gobierno.

Para felicidad de Garzón, dos semanas después de haber arrancado el paro, la Ministra de Justicia lo autorizó para dialogar con los voceros de Asonal y tratar de llegar a una solución para que los 42.000 trabajadores del área judicial regresaran a sus actividades laborales.

Una vez se conoció la postura de la ministra Correa, Garzón indicó que había recibido su autorización para hacer todo lo que se pudiera hacer. Y, como lo ha hecho con otros temas, aprovechó para señalar que si el Gobierno dialoga con grupos armado ilegales, estará más dispuesto a hacerlo con los sindicatos y agregó:

"Estoy porque haya un diálogo entre el poder judicial y el poder nacional, yo no estoy porque el Gobierno maneje ese conflicto a las patadas. Los únicos que pueden declarar ese paro ilegal son los jueces y los jueces están en paro reclamando salarios".

Tras 28 días de cese de actividades, al fin el paro judicial llegó a su fin. Entre las gestiones adelantadas por el “Vice” en este caso, están la de lograr descongelar las negociaciones, tras una reunión con los representantes de Asonal en la que también se conformó una comisión exploratoria.