Jueves Abril 24, 2014

Menú principal

Por: Olga Lucía Lozano, Lun, 2011-04-18 16:02
Édgar Ulises Torres

El nombre de este ex Representante a la Cámara por Cambio Radical, ha aparecido varias veces vinculado a escándalos en los años más recientes. En 2009, Torres fue uno de los políticos señalados por sostener supuestos vínculos con el ELN en el Chocó. Luis Ómar García Argüelles, desmovilizado del grupo guerrillero, declaró ante un fiscal de Justicia y Paz que se hicieron acuerdos con algunos políticos de la región, entre ellos Torres, para que una vez electos le retribuyeran el apoyo al ELN con dinero o cargos públicos. Este es uno de los apartes de la declaración de García: “En el año noventa y ocho, en un puntico que llaman La Mojarra, eso queda en el San Juan, se hizo una reunión con el candidato máximo de esa zona, llamado Édgar Ulises Torres, para llegar a un acuerdo político. Como esa zona ya se estaba llenando de autodefensas, esa reunión se hizo con el mayor secreto posible. Ahí tengo pruebas del acuerdo: se realizó un video, donde se pactó colaborarle políticamente a él en las zonas donde tenía el Eln influencia”.

Un año después, de nuevo el nombre de Torres fue vinculado a una investigación. A finales de 2010, la Corte Suprema de Justicia decidió abrirle investigación preliminar por sus posibles vínculos con el narcotraficante Olmes Durán y su participación en aparentes irregularidades en el manejo de los recursos derivados de la Industria Licorera del Chocó. El escándalo, sin embargo, había estallado mucho antes. En noviembre de 2008 ya la Revista Cambio había publicado una nota al respecto y el país conoció entonces una grabación en la que Andrés Murillo, gerente de la licorera Chocó Pacífico S.A, y el narcotraficante se referían al contrato de distribución y venta de los productos de esta licorera. En medio de la conversación, Murillo mencionó a Torres como uno de los interesados en recibir un porcentaje del negocio.

Cuando finalmente La Corte abrió la investigación por este hecho, Torres ya se encontraba detenido en La Picota por un tema distinto: sus posibles nexos con el bloque Élmer Cárdenas de las Autodefensas. La investigación preliminar, por esta nueva acusación, fue abierta por la Corte en abril de 2009 y el 31 de agosto de ese año, Torres fue detenido. En su contra pesaron y pesan las declaraciones del ex jefe paramilitar Freddy Rendón Herrera, alias 'El Alemán, quien en una versión libre ante la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía incluyó su nombre en un listado de 23 políticos que tuvieron alianzas con los paras.

“El Alemán” ha sostenido esa versión y ha indicado repetidas veces que Torres y su colega Odín Sánchez contribuyeron a su proyecto político en el Chocó y que hicieron parte de los políticos con los que se realizaron alianzas y pactos para llegar a diversos cargos públicos, al ser considerados “amigos de la causa” en esa región. Agregó además que a Torres le prestaron 400 millones de pesos que se comprometió a pagar con los contratos que ganaría cuando saliera electo. Este lunes 4 de abril, y aunque solo se trata de una recomendación, La Procuraduría pidió a la Corte condenar a Edgar Ulises Torres por este caso, al considerar que existen suficientes pruebas para comprobar que es culpable por los delitos de concierto para delinquir agravado y por pacto o alianzas con ‘El Alemán’. Solicitó que sean tenidas en cuenta las declaraciones de este último, aunque no se puede precisar si en todos los casos. Pues entre las cosas dichas por Freddy Herrera, se señala que “a Torres lo llevaron a la Presidencia, en donde el Secretario Jurídico le ofreció cargos públicos como consulado o embajadas a cambio del primer referendo reeleccionista, pero que no le cumplieron”.

Luego, en mayo de 2010 y como se informó en ese momento, “la Corte Suprema de Justicia anunció que investigará en forma paralela y de manera previa (refiriéndose a los cargos por concierto para delinquir) si los ex congresistas (Torres y Odín Sánchez) son responsables de la ejecución de algunos de los crímenes de lesa humanidad cometidos por los paramilitares, como masacres, secuestros y desapariciones”.

Defensa

Edgar Ulises Torres negó siempre sus vínculos con el ELN. En una entrevista concedida a El Espectador, en 2009, el ex congresista se sostuvo en su versión de haber sido una víctima de los grupos armados al margen de la ley y no un aliado. “Desde que hago política he sido víctima de los grupos al margen de la ley en el Chocó”, dijo Torres. "Como reposa en los archivos de la Registraduría, ni mi mamá ni mi papá pudieron votar por mí en las elecciones de 2007 porque había presencia allí del ELN en toda la zona del Medio San Juan, en donde se encontraban".

Igualmente ha insistido en que su vínculo con el partido de La U y Cambio Radical, ambos cercanos al Presidente Uribe por ese tiempo, fue incluso un impedimento para que familiares suyos pudieran hacer política en ciertas zonas: "mi hermano fue candidato a la Alcaldía de Istmina y como en esa zona que hay presencia subversiva dijeron que no podían votar las comunidades por Cambio Radical y La U por ser amigos del Presidente, por eso tuve que inscribirme como un candidato de negritudes, a pesar de ser un líder de Cambio Radical".

Torres, como lo recordó en esa entrevista y lo ha dicho varias veces, varios años atrás había denunciado ser objetivo militar de ese grupo guerrillero. “Denuncié hace unos seis años, y así reposa en los estudios de seguridad hechos por la Policía del Congreso, que era objetivo militar del ELN (...) incluso un desmovilizado dijo que tenían infiltrada la casa de un hermano mío, a tal nivel que una militante de esa guerrilla trabajaba allí; y eso fue revelado en un consejo de seguridad en el Chocó”.

En lo referente a sus posibles vínculos con los paramilitares, parte de la defensa de Torres ha tenido que centrarse en demostrar que no ha comprado ni manipulado testigos, como se ha dicho en algunos medios desde un par de días antes de su detención. Durante el primer interrogatorio ante los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y tras la aparición de una grabación en la que supuestamente ofrecía plata por testificar a su favor, su argumento fue: “ese dinero fue para trasporte, nosotros que somos los interesados debemos suministrar el transporte a los testigos para que ellos vengan a confiar su versión a la Corte”.

En marzo del presente año y refiriéndose al mismo tema, el ex congresista chocoano incluso declaró que fue él a quien intentaron sobornar. Según su denuncia, el dirigente chocoano Higinio Mosquera le solicitó 15 millones de pesos a cambio de favorecerlo en este proceso. Aseguró no haber aceptado y argumentó que si no había sido capaz de acceder en ese caso, mucho menos habría sido capaz de contactar al político Robert Mendoza para que se comunicara con algunos desmovilizados del Bloque Élmer Cárdenas de las AUC, con el fin de que declararan a su favor.

Mendoza, a quien hace referencia Torres en esa declaración, es un político al que conoce hace varios años, pues fue tercero en su lista en 2002 y su reemplazo en el Congreso en 2005. Y que ha testificado en el proceso que le sigue al ex parlamentario la Corte Suprema de Justicia.

En su testimonio, Mendoza ha negado conocer cualquier vínculo entre Edgar Ulises Torres y las Autodefensas. Sobre el apoyo económico político y económico brindado supuestamente por los paras en 2002, su respuesta fue: “No se cómo pueden endilgarle a alguien situaciones que nunca ha vivido”. Igualmente negó su supuesta participación en la compra de testigos para favorecer a Torres, aunque aceptó que coincidió con “El Alemán” en una reunión celebrada en Necoclí (ver más). 

En ese primer día de juicio, ante la Sala Penal de la Corte Suprema, Édgar Ulises Torres, negó tener cualquier nexo con grupos paramilitares que delinquieron en el Urabá chocoano y se declaró inocente del delito de concierto para delinquir agravado. Dado que el juicio apenas arrancó en marzo, todavía se esperan testimonios claves, como el de “El Alemán” y conocer públicamente otros argumentos de la defensa.

Edgar Ulises Torres. ¿Culpable?