Por Daniela Amaya Rueda · 02 de Julio de 2018

6

Con el Gobierno de Estados Unidos respirándole en la nuca, el presidente Juan Manuel Santos anunció el martes pasado que retomará la aspersión aérea con glifosato y drones, para atacar la remontada de hectáreas de cultivos de coca. Es previsible que el entrante presidente, Iván Duque, mantenga ese cambio e incluso lo refuerce.

Mientras tanto, el programa de sustitución de cultivos ilícitos, Pnis, que salió del Acuerdo de paz como alternativa para resolver el problema de las drogas ilícitas de la mano de las comunidades cultivadoras, avanza lento incluso en La Montañita, Caquetá, en donde ya se notan resultados pues las familias cocaleras erradicaron las matas, y llevan ocho meses recibiendo un millón de pesos para trabajar en la sustitución.

Solo les faltan dos de los seis pagos que les da el programa (se acordó que fueran seis de dos millones y no doce de uno) por comprometerse a sustituir, y no están sembradas las huertas caseras ni han llegado los animales para autosostenerse cuando deje de llegar la plata. La demora pone en jaque la confianza de las comunidades en el programa. 

La sustitución en La Montañita

Las comunidades de La Montañita, donde hay más de 400 familias cocaleras, firmaron el acuerdo de sustitución colectivo con el Gobierno en febrero de 2017. Desde ahí las familias vinculadas de las veredas El Cedro y Agua Bonita, que visitó La Silla Vacía, han pasado por los diferentes momentos del proceso progresivo para erradicar los cultivos ilícitos e ir armando la capacidad de subsistir sin necesidad de ellos.

Primero se inscribieron y firmaron sus compromisos individuales, después recibieron el primer pago, arrancaron la mata de coca, la Oficina de Drogas y el Delito de las Naciones Unidas (Unodc) verificó que lo hubieran hecho, y recibieron cada dos meses los desembolsos de dos millones de pesos.

Como lo contó La Silla Vacía comenzando este año en La Montañita el Pnis desembolsó el segundo pago a las familias. Hoy la mayoría está en el cuarto.

Según el Pnis, durante el año en que los cocaleros reciben los pagos, una organización (preferiblemente de la zona) escogida por concurso por la Dirección de Sustitución de Cultivos Ilícitos y la Unodc le da asistencia técnica integral a las familias para sacar adelante una huerta casera en la que producirán los alimentos para autosostenerse. También les debe entregar gallinas ponedoras o peces. 

Con esto el Pnis logra en el corto plazo que haya seguridad alimentaria, es decir, que los campesinos tengan qué comer.

Para eso, y para lo que sigue, la asistencia técnica es clave porque si los pagos garantizan el presente, ella debería garantizar la sostenibilidad en el tiempo del programa de sustitución y lograr no solo que las familias no resiembren la coca que arrancaron, sino que sus condiciones de vida no empeoren (un informe del año pasado del tanque de pensamiento del posconflicto, Fundación Ideas para la Paz, FIP, explica que los municipios afectados por los cultivos son más pobres).

Además de la huerta, durante el año en que las familias reciben los pagos, deben empezar a formular el proyecto productivo de ingresos rápidos o ciclo corto (como piscicultura y avicultura) para el que contarán con 9 millones y la asesoría, otra vez, de la organización que da la asistencia técnica.  

En el segundo año con ese proyecto ya andando, y con otros 10 millones, deben armar un proyecto de más envergadura que les garantice ingresos a largo plazo y que tenga en cuenta las características del territorio. 

Ese proceso, que es largo y en el que cada etapa depende de la anterior va lento, como lo vio La Silla con las seis familias que visitó en las veredas El Cedro y Agua Bonita de La Montañita. 

Las quejas desde La Montañita

“¿Será que sí cumplen?,” se preguntó uno de los campesinos con los que habló La Silla mientras mostraba la estructura de una huerta casera todavía sin sembrar. 

Esa pregunta la comparten las cinco familias que visitamos y que para llegar de sus casas a La Montañita, tienen que caminar dos horas o pagar un mototaxi que se demora 35 minutos y que cobra 10 mil el trayecto.

Por ahora les han cumplido. Tanto con la plata como con la asistencia técnica. Les dieron una capacitación sobre huertas caseras en La Montañita y los han visitado en sus fincas.

Pero la intermitencia en la asistencia sumada al abandono histórico del Gobierno los tiene inconformes y escépticos con el programa.

“Hicieron una capacitación en el pueblo y nos explicaron de los productos, del abono y de la huerta y luego han venido a mirar y a tomar fotos,” le dijo a La Silla el hijo de una familia de Agua Bonita. “Ya hace un mes que no vuelven,” agregó.

Las familias hicieron la estructura de las huertas, pero hasta ahora solo hay maleza porque faltan todavía las semillas y las mallas para poder sembrar y proteger los cultivos de los animales.

Para avanzar necesitan a los técnicos.

“Uno tampoco mueve mucho la huerta porque a la vecina de acá se la hicieron desbaratar cuando miraron cómo la hizo,” explicó una campesina de la zona, después de contar que estaba intentando sembrar cacao en la finca para no quedarse con los brazos cruzados mientras los técnicos volvían a supervisarle la huerta.

“Perdí la fumigada del embalse en donde iba a meter el pescado porque dijeron que ya venían y yo fumigué, pero eso volvió y se ‘enhierbó’ porque los pescados no llegaron,” añadió mientras mostraba el estanque empantanado y cubierto de pasto.  

Con cada pago se estrecha el plazo para que compensen la entrada de la coca con otros cultivos. Mientras tanto los que tenían otros productos para vender además de la coca siguen trabajando e invirtiendo en ellos y los que no, viven de la plata del programa. 

La Montañita es de mostrar

Pese al escepticismo y las dificultades de las familias de Agua Bonita y El Cedro, son de las que mejor les ha ido con el Pnis.  

En otros municipios del Caquetá como Solano y el Valparaíso ya hay acuerdos colectivos con el Gobierno, pero las familias cocaleras no están inscritas y por eso no hay desembolsos ni asistencia técnica.

También está más lento en municipios de otros departamentos como Putumayo, en donde hasta ahora están empezando los primeros pagos.

Según cifras del informe 9 Unodc, de las 123.000 familias que han optado por la sustitución voluntaria, 56.655 han suscrito compromisos de sustitución y 31.315, menos de 1 de cada 4, han recibido al menos un primer pago, que para los cocaleros es la primera muestra de que el Gobierno sí cumple.

Esto es lento porque llegar a la firma de los acuerdos y concertar con las comunidades es un proceso lento y que exige de tiempo para generar confianza.

En otros temas la situación va todavía más atrás: según la FIP, a nivel nacional solo una de cada diez familias vinculadas al Pnis cuenta con asistencia técnica.

La asistencia se ha demorado porque la organización que la hace se elige a través de una convocatoria y eso implica un proceso largo de postulación, evaluación y contratación. Cuando ya se eligió, la organización tiene que esperar desembolsos y seguir un protocolo para trabajar y para manejar la plata (cotizar, comprar materiales e insumos, etc). 

"Ha sido un proceso complejo, inédito, de trabajo conjunto, que enfrentó la desconfianza, la incertidumbre y la incredulidad de las comunidades, las mismas que hoy lo validan como una alternativa cierta," dijo hace unos días en una columna, Eduardo Díaz, el director del Pnis sobre el programa.

Esta confianza, que es central en el proceso y que ha tomado tiempo, es muy frágil. Y se perdería, en comunidades donde antes no existía, si la sustitución fracasa.

Por la cantidad de tiempo y de recursos invertidos, las expectativas generadas, lo difícil de recuperar la confianza, el riesgo de resiembra y las posibles protestas sociales que puede provocar un incumplimiento, ese fracaso sería muy costoso.

Falta solo un mes y una semana para que se posesione Duque, que no solo habló de aspersión en campaña sino que criticó permanentemente la política de drogas de Santos y dijo que la erradicación y la sustitución serán obligatorias en su gobierno.

Si eso de por sí aumentaba la incertidumbre en las comunidades y, sobre todo, la presión sobre el programa de sustitución, los datos del informe de Estados Unidos sobre el aumento de hectáreas de coca sembradas la suben todavía más. En las próximas semanas se conocerán las cifras de la otra fuente, la Unodc, y es posible que el tema se vuelva a calentar.

Comentarios (6)

José Saramago ..

02 de Julio

1 Seguidores

“La Montañita” de narcóticos que deja Juan Manuel Santos, mas bien esto ...+ ver más

“La Montañita” de narcóticos que deja Juan Manuel Santos, mas bien esto ya es un narco-país inundado con un océano de narcotrafico.
Fue Iván Duque quien planteo la opcion de reiniciar la aspersión aérea y la idea (aunque no es nueva en el mundo) de fumigar con drones, como buen oportunista Santos tomo la idea para posar para la foto. A propósito: hay que revisar esa contratación de los drones.

Manuel Alejandro Mena Salazar

02 de Julio

0 Seguidores

Perdon señor, ¿pero que solucion le propone usted a los campesinos que no pu...+ ver más

Perdon señor, ¿pero que solucion le propone usted a los campesinos que no pueden sembrar facilmente otros cultivos?, ¿fumigarlos todos, generar desconfianza en el gobierno y que ellos sigan intentando sembrar en otro lado?. En fin, menos mal las nuevas generaciones cada vez son menos retardatarias. Algun dia saldremos de la linea de extrema derecha neoliberal de santos - uribe - duque

AlvaroH

02 de Julio

0 Seguidores

Argumento ridiculo. La solucion de fondo no es ni fumigando ni con drones.

Argumento ridiculo. La solucion de fondo no es ni fumigando ni con drones.

Andres Felipe Garcia Rovira

02 de Julio

2 Seguidores

Si esto es un fracaso y es lo de mostrar esperemos que no solo se usen drones,...+ ver más

Si esto es un fracaso y es lo de mostrar esperemos que no solo se usen drones, se deben combatir todos los eslabones de la cadena incluyendo los soportes politicos que permiten la impunidad, deberia enviarse esta lista a USA para que tanto juez amigo del narcotrafico sepa que si en el pais del sagrado corazon reina la impunidad en el pais del norte si los pueden juzgar como a sus socios, excelente

ErikaWM

03 de Julio

0 Seguidores

El articulo explica bien la situación, un esfuerzo sin precedentes por parte ...+ ver más

El articulo explica bien la situación, un esfuerzo sin precedentes por parte del gobierno, entidades y comunidades rurales pero frágil. Que se agudiza con la amenaza de erradicación forzada. Me gustaría saber como es posible que incrementen áreas sembradas con los procesos de sustitución voluntaria y pacifica que tienen lugar con 23 mil familias de los primeros acuerdos.

diana constanza...

23 de Julio

0 Seguidores

Daniela Amaya, ojala todo esto que escribes sobre la paz, tenga un efecto inte...+ ver más

Daniela Amaya, ojala todo esto que escribes sobre la paz, tenga un efecto interior en ti, y reflexiones sobre el daño que haces a los demás.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia