Por Carlos Hernández Osorio · 13 de Julio de 2017

1005

0

Ayer la Procuraduría confirmó la destitución de Nelson Castro como concejal del Polo Democrático por haber hecho campaña electoral mientras era funcionario del Acueducto. Se espera, entonces, que en su remplazo asuma la abogada Xinia Navarro, de la entraña de la precandidata presidencial Clara López.

Aunque eso parecía una ganancia para López, que tras su salida del Polo se quedó sin maquinaria política, no es fijo que Navarro se anime a apoyarla pues arriesgaría la curul que está a punto de ocupar.

Clarista purasangre

Navarro es una líder de La Candelaria que comenzó su vida política a mediados de la década pasada en el Frente Social y Político (el movimiento por el que Carlos Gaviria llegó al Senado). Posteriormente se vinculó al Polo Democrático y entre 2008 y 2011 fue alcaldesa de esa localidad, cuando el alcalde era Samuel Moreno y su secretaria de Gobierno, Clara López.

Desde entonces siguió su camino en el partido dentro del sector al que pertenecía López, y la cercanía fue tal, que en 2014 gerenció la campaña presidencial de esta.

 

En 2015 fue candidata al Concejo y se quemó con 9.179 votos, aunque fue la sexta votación de la lista del Polo y quedó con la primera opción de entrar en caso de que alguno de los cinco concejales de ese partido saliera.

En esa campaña hizo lo posible por identificarse como la candidata de López, al punto que su eslogan fue “Xinia es Clara”.

Tras su intento fallido, siguió de la  mano de López en el Ministerio de Trabajo, como su directora Inspección y vigilancia, el cargo que desempeña actualmente.

Como la curul de Nelson Castro tambaleó prácticamente desde su posesión en enero de 2016, para López, cuyas aspiraciones presidenciales son conocidas desde que se quemó para la Alcaldía, era una ganancia que Navarro se quedara con la curul y tuviera más visibilidad y poder para ayudarle.

Sin embargo, ante la salida de López del Polo en abril de este año por su vinculación al gobierno Santos y su enfrentamiento con el también precandidato por ese partido, Jorge Enrique Robledo, ya no es tan claro que su aliada pueda ayudarla.

El secretario del Polo en Bogotá, Donaldo Casado, le dijo a La Silla Cachaca que, de hecho, Navarro ha manifestado que quiere quedarse en el partido y por lo tanto respaldar la candidatura de Robledo.

Y que eso se ha notado en encuentros recientes del partido en la ciudad, a los que asiste gente del equipo de Navarro (ella no va por su calidad de funcionaria).

La Silla Cachaca intentó corroborar con ella esa información, pero ni la ratificó ni la negó, pues dijo que se pronunciará apenas sea notificada del fallo que destituye a Castro.

La exsenadora del Polo Gloria Cuartas, también cercana a López, nos dijo que dentro del partido Navarro dirimirá cuál camino seguirá, pero que “el Moir de Robledo no puede decirle cómo votar”.

El caso es que, por más que quisiera apoyar a López en su aspiración presidencial, la tendría muy difícil vistiendo la camiseta del Polo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia