Por Tatiana Velásquez Archibold · 20 de Junio de 2016

6677

5

En momentos en que la primera ola de concesiones de servicios públicos comienza a vencerse en el Caribe y un grupo de alcaldes anuncia que tumbará varias de ellas, hay un empresario antioqueño cuyo poder, por ahora, seguirá intacto. Se trata de William Vélez, el dueño del negocio del aseo en cinco capitales y tres ciudades intermedias de esta región y nacionalmente conocido como el zar de las basuras.

La Silla averiguó su poder en el Caribe, a propósito de las decisiones de los alcaldes Alejandro Char, de Barranquilla, y Rafael Martínez, de Santa Marta, de no renovar las concesiones de malla vial y alumbrado público por considerarlas onerosas. Un asunto que golpea temporalmente a los clanes Merlano y Gerlein, que vienen manejando estos negocios desde hace 15 años: los primeros, el alumbrado y los segundos, las vías.

 

A diferencia de ellos, Vélez seguirá como el amo de las basuras en el Caribe. Ninguno de los contratos que tiene en la región se vence antes de 2018, uno incluso va hasta 2027 y los mandatarios no han expresado interés en cancelarlos antes de tiempo porque, aunque no faltan las quejas de los usuarios por las frecuencias de recolección de las basuras, las empresas del antioqueño suelen cumplir en los 30 municipios del Caribe donde están presentes.

De hecho, el alcalde de Santa Marta anunció el viernes que va adelantada la implementación del sistema de recolección a través de contenedores, que recién posesionado le pidió a Vélez.

Los negocios de este cacao van más allá de las basuras y de esta región. Es uno de los pesos pesados de Colombia, como dueño del conglomerado empresarial Grupo Ethus que también tiene negocios en Panamá, Ecuador, Perú y Chile.

Hasta el año pasado fue uno de los principales accionistas de Odinsa, una de las firmas de ingeniería civil más grande del país que tiene megacontratos como dos carreteras de cuarta generación (4G) y una participación fundamental en el concesionario del aeropuerto El Dorado.

Además, vía otras empresas de Ethuss como Termotécnica Coindustrial o Eléctricas de Medellín, Vélez tiene participaciones directas en dos vías de 4G, contratos muy importantes de mantenimiento de oleoductos y de redes eléctricas de alta tensión con ISA, y concesiones de alumbrado público en capitales como Santa Marta y Cali.

También ha participado en los grupos interesados en obtener el Tercer Canal, un negocio que se reactivó este año.

Aunque Vélez arrancó su carrera en los años sesenta en Medellín, ganó visibilidad durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, de quien es amigo personal y cuyo referendo reeleccionista financió, y volvió a mojar prensa durante la administración de Gustavo Petro en Bogotá, porque fue uno de los cuatro privados a los que el entonces mandatario les cambió las condiciones de operación de las basuras en esa capital.

La historia de Vélez como cacao, particularmente del aseo, comienza hace 25 años.

La expansión del zar desde el Caribe

A principios de los 90, después de que la Constitución de 1991 estableció la libre competencia para ello, las alcaldías en Colombia comenzaron a entregarles a los privados la recolección de las basuras y la administración de los rellenos sanitarios.

Vélez, que había hecho fortuna como comerciante de partes eléctricas y luego como empresario del tendido eléctrico, se metió en ese naciente negocio.

Fue así como los primeros contratos que Vélez se ganó en el Caribe fueron los de Santa Marta y Barranquilla, a través de la empresa de ingeniería Termotécnica Coindustrial SA, que todavía funciona y tiene sede en Medellín. Después, en 1996, fundó en Magdalena la que es hoy su principal pieza en el rompecabezas del aseo colombiano: Interaseo, una firma que recoge los desechos, administra los rellenos sanitarios y presta el servicio de limpieza de calles. Lo hace en 48 municipios del país.

Bajo los esquemas de concesiones a 20 años o contratos de operación con los operadores de acueducto y alcantarillado, esa compañía comenzó su expansión a otros departamentos e inclusive países. Y desde el 2000 empezaron los otrosíes a esos contratos iniciales. Algunos se firmaron por más de 10 años, como fueron los casos de Santa Marta, Soledad y Barranquilla.

Creció tanto Interaseo que hoy, dos décadas después de su nacimiento, tiene unos 700 mil suscriptores en 10 departamentos y genera 1.400 empleos directos y más de 600 empleos indirectos, según se lee en el propio sitio web de la empresa.

En el Caribe, Vélez maneja el aseo a través de cinco filiales de Interaseo y está presente en las ciudades que producen la mayoría de desechos de esta región: Barranquilla, Santa Marta, Valledupar, Riohacha, Sincelejo, Soledad, Ciénaga y Maicao. También está presente en varios municipios de Antioquia, y en las capitales Pereira, Ibagué, Cali y Bogotá.

De los contratos en el Caribe, el de Barranquilla es el más grande. Allí esa empresa tiene unos 250 mil suscriptores, por los que recibe cerca de $210 mil millones anuales de Canal Isabel II, compañía española dueña de Triple A y con la que Aseo Técnico (filial de Interaseo) tiene contrato hasta 2018, según el portal ibérico El Confidencial.

La Triple A tiene desde 1991 la concesión del acueducto, aseo y alcantarillado de Barranquilla, pero por no tener maquinaria ni personal capacitado en aquel momento le contrató la recolección de basuras a Vélez, que recién comenzaba a incursionar en ese negocio. El contrato tuvo una primera renovación hasta 2006 y una segunda por 12 años, que está vigente.

El de Santa Marta es el segundo que más ganancias le deja a Interaseo en el Caribe: en esa capital la empresa de Vélez tiene 118.600 suscriptores y recibe anualmente unos $31.500 millones por el pago de ese servicio. El contrato, vigente desde 1993, ha tenido dos otrosíes de prórroga: el primero en 1997 y el segundo en 2005. Con este último, Interaseo aseguró su operación en esa ciudad hasta 2027.

Toda esta expansión y consolidación no ha estado exenta de las quejas por las tarifas ni por la calidad del servicio.

Por ejemplo, durante los últimos dos años, en Valledupar ha habido malestar por la frecuencia de la recolección, que a veces no es puntual y termina generando pilas de basura en las calles. Mientras que en Sincelejo, el saliente alcalde Jairo Fernández Quessep dijo públicamente en 2013, que no estaba de acuerdo con la manera como Interaseo les cobraba a los usuarios las facturas atrasadas. Esa gestión del cobro la calificó de “intimidante”.

Sin embargo, en comparación con la lluvia de quejas que reciben Electricaribe y algunos de los operadores de acueducto como Metroagua o Emdupar, a esa empresa le va mejor en reputación y servicio. Aunque el año pasado, la Superintedencia de Servicios Públicos la sancionó por no responderle oportunamente los reclamos a los usuarios. 

La historia de Interaseo en el Caribe también incluye un supuesto pacto que Vélez hizo con los paramilitares para manejar los negocios del aseo en Santa Marta, Barranquilla y Soledad, según documentos de 2005 que la Fiscalía encontró en el computador del extraditado ex jefe paramilitar Jorge 40 y que el portal periodístico Verdad Abierta publicó y bautizó como para-memos en 2009.

Vélez siempre ha negado esos señalamientos y en 2009 le dijo a La Silla Vacía que ni él ni ninguna de sus empresas ha tenido vínculo alguno con las autodefensas. “Nunca recibimos ni una llamada ni un correo de esos señores”, dijo en aquel momento.

Por esos señalamientos la Fiscalía inició en 2009 una indagación preliminar, que todavía está abierta. Hasta ahora, el ente acusador no le ha comenzado una investigación formal ni tampoco lo ha llamado a declarar.

Más allá de esos ruidos, Vélez es hoy un cacao del negocio del aseo en el país. Y en lo que al Caribe concierne allí seguirá siendo el rey de las basuras los próximos años porque, por ahora, la sombra del desmonte no está al acecho de sus contratos.

Nota de la editora: Después de publicada esta historia actualizamos la información referente a la participación del empresario William Vélez en la firma Odinsa.

 

Comentarios (5)

Jose Mario Aristizabal

20 de Junio

0 Seguidores

Deprimente como no revisan la información, William Velez le vendió a Argos la mayor parte de su participación de Odinsa, asi como Condor y Mincivil...+ ver más

Deprimente como no revisan la información, William Velez le vendió a Argos la mayor parte de su participación de Odinsa, asi como Condor y Mincivil, fue por esta transacción que con el porcentaje de Jaramillo que le había vendido la viuda a Bancolombia, Argos tiene ahora el control, por cierto que pobre reseña del 8vo grupo de infraestructura eléctrica del mundo se nota que no leen The Economist.

Juan Esteban Lewin

20 de Junio

177 Seguidores

Ya corregumos la primera parte, aunque El Cóndor (cuyos grandes accionistas son Vélez y Jaramillo) sigue teniendo poco más del 10% de Odinsa. Ahora...+ ver más

Ya corregumos la primera parte, aunque El Cóndor (cuyos grandes accionistas son Vélez y Jaramillo) sigue teniendo poco más del 10% de Odinsa. Ahora ¿cuál es el octavo grupo al que te refieres?

Jose Mario Aristizabal

20 de Junio

0 Seguidores

Lo siento Juan tus fuentes están mal informadas, el mayor accionista de Condor es la familia Correa, a pesar de que cotiza en bolsa ellos siguen sien...+ ver más

Lo siento Juan tus fuentes están mal informadas, el mayor accionista de Condor es la familia Correa, a pesar de que cotiza en bolsa ellos siguen siendo los administradores, por eso Luz Marina es la presidenta, ahora bien el 10% es solo en papeles porque esa es la garantía de Bancolombia en Pacifico 3, donde Condor tiene el 48%. WVelez es el mayor contratista de Mexico y afuera es mucho mas grande.

Jose Mario Aristizabal

20 de Junio

0 Seguidores

WVelez comparte participación con Condor en Opain, y tiene menos del 4% de Odinsa tenia antes el 14%, ustedes lo tienen medido por las fuentes locale...+ ver más

WVelez comparte participación con Condor en Opain, y tiene menos del 4% de Odinsa tenia antes el 14%, ustedes lo tienen medido por las fuentes locales, en Latinoamerica Electricas de Medellin es competidor de Siemens y GE en el tema de redes, por eso es el mas grande de Latam y el 8vo a nivel mundial en el sector. El no es accionista de Condor y los Jaramillo despues de Interbolsa no tienen nada.

DIDUNDI

20 de Junio

1 Seguidores

Mientras en la costa no hay movimientos para "repensar" los contratos, y cómo si la endogamia q gobierna sigue siendo la misma, en Bogotá si habrá ...+ ver más

Mientras en la costa no hay movimientos para "repensar" los contratos, y cómo si la endogamia q gobierna sigue siendo la misma, en Bogotá si habrá movimientos y con el mismo"Rey", pero en sentido contrario q al final se traduce en devolver los privilegios q Petro le había quitado.
Así las cosas el "Rey" sigue hayá y. acá, x aquello d defender las libertades d la inversión privada.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia