Por Antonio Canchila García · 06 de Abril de 2017

La marcha antisantos tuvo dos convocatorias distintas en Montería.

3396

0

La marcha antisantos del pasado 1° de abril quedará para la posteridad en Montería porque ese día el senador uribista de Córdoba, Daniel Cabrales, cobró fama nacional cuando se le ocurrió culpar en público a las Farc por el terrible desastre natural de Mocoa, lo que le valió críticas y hasta burlas. Pero aparte de eso, durante la jornada también se evidenció allí otra movida: la reventada del uribismo cordobés.

 

Resulta que, a diferencia de la mayoría de regiones en las que los uribistas se unieron para protestar contra el Gobierno, en Montería -que ha sido tradicionalmente uno de los más grandes fortines del uribismo del país- hubo dos eventos en simultáneo y desligados: uno liderado por Cabrales y el otro por el excandidato a la Alcaldía del Centro Democrático Carlos Ordosgoitia.

Ordosgoitia organizó una marcha que salió desde la calle 41 con carrera 2 y que originalmente tenía como punto de llegada los bajos de la Gobernación, en el Centro de Montería, y Cabrales encabezó un plantón en la Ronda del Sinú.

La Silla Caribe conoció que en principio ambas manifestaciones coincidían en los bajos de la Gobernación porque en ese punto era originalmente el plantón de Cabrales. Sin embargo, apenas supo que en ese lugar remataba la marcha de Ordosgoitia, el Senador trasladó su plantón para la Ronda del río.

La división estaba cantada desde hace días. Así lo evidencia un trino de Uribe poco antes de la marcha llamando la atención por las quejas de algunos monterianos que se sentían confundidos porque los estaban convocando a dos eventos.

Tras ese pronunciamiento del expresidente, los uribistas de Córdoba acordaron, a través de Claudia Bustamante, una de las principales promotoras de la manifestación, que tanto Ordosgoitia como Cabrales participarían en la marcha del primero y que ésta terminaría donde estaba convocado el plantón del segundo. En efecto, la marcha del excandidato a la Alcaldía, que recorrió unas 20 cuadras, terminó en la Ronda del Sinú, pero el Senador Cabrales nunca asistió a la misma. Sólo estuvo en el plantón.

Con ambos políticos hablamos por separado y los dos nos negaron la división interna. Sin embargo, Cabrales nos dijo que en el momento de nuestra llamada estaba saliendo de una reunión del partido en la que estaban haciendo un balance de la manifestación de Montería y, consultado sobre si Carlos Ordosgoitia había estado o no en esa jornada, nos respondió que no.

Lo que hay detrás de este episodio es una reventada entre Ordosgoitia y Cabrales que viene de tiempo atrás y que ya habíamos contado en La Silla Caribe.

Así quedó claro, por ejemplo, en agosto del año pasado cuando el grupo liderado por Cabrales presentó a los nuevos miembros de la junta directiva de la colectividad a nivel local y de inmediato, a través de una carta enviada al entonces al director nacional del CD, Óscar Iván Zuluaga, otro sector dentro del cual estaba Ordosgoitia desconoció esa junta por considerar que su elección fue “inconsulta”.

Además de eso, varias personas de la cuerda de Ordosgoitia acusan a Cabrales de no haber apoyado la candidatura de éste en las pasadas regionales, sino de haber jugado más a favor de los intereses y distintos aspirantes del exgobernador de La U Alejandro Lyons.

Por ahora, en lo que concierne a la puja por la marcha podría decirse que el ganador fue Ordosgoitia, pues varias fuentes que lo vieron nos aseguraron que su marcha tuvo mucha más participación que el plantón, cuya recordación correrá por cuenta del disparate de Cabrales acusando a la guerrilla de una avalancha que tiene de luto al país.

Las historias más vistas en La Silla Vacia