Por Tatiana Duque | Juan Esteban Lewin · 01 de Junio de 2017

3258

7

Si nada cambia, hoy en la mañana la plenaria del Senado elegirá a Diana Fajardo como la nueva magistrada de la Corte Constitucional, en reemplazo del liberal Luis Ernesto Vargas, gracias al guiño del presidente Juan Manuel Santos, quien se la jugó para asegurar que la curul quedara en manos de una liberal después del revés que sufrió con su último nominado.

Diana Fajardo, la actual directora de políticas y estrategia para la defensa jurídica de la Agencia de Defensa Jurídica, ingresó al sector público como asesora del ahora periodista Rodrigo Pardo en la Consejería presidencial para las comunicaciones durante el gobierno de Virgilio Barco, y de ahí siguió una larga carrera en cargos de alto nivel y de confianza de diferentes políticos liberales. Entre otras, fue asesora de Horacio Serpa en el ministerio de Gobierno. Alí mismo fue jefe jurídica de Fabio Villegas y luego secretaria general de Serpa en ese mismo ministerio, y de Manuel José Cepeda en la consejería presidencial para la reforma constitucional, y fue brevemente secretaria privada de Andrés González en la gobernación de Cundinamarca y asesora de Héctor Riveros en la secretaría de Gobierno de Bogotá. Fue magistrada auxiliar de la liberal María Victoria Calle en la Corte Constitucional entre 2009 y 2013, y ese año pasó a trabajar a la Agencia de Defensa Jurídica del Estado. Es cuñada del ex ministro Carlos Medellín, quien dirige el centro de estudios de Cambio Radical. Motta, director del departamento de derecho constitucional de la Javeriana, tiene una maestría en derecho comercial y un doctorado de la universidad de La Laguna (en las Islas Canarias). Ramelli, penalista con doctorado en Salamanca, es magistrado auxiliar del liberal Alberto Rojas pero está en ese cargo cuando Martha Victoria Sáchica ocupó temporalmente ese despacho. Ha hecho casi toda su carrera en la Rama Judicial, donde inició entre 200 y 2001 como jefe de la unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía hasta 2001, pasó a ser magistrado auxiliar de Humberto Sierra Porto en la Corte Constitucional. Salió en 2012 a dirigir la nueva Unidad de Análisis y Contextos de la Fiscalía, con Eduardo Montealegre, pero renunció a inicios de 2014 tras denunciar el derroche por los contratos con Natalia Springer para hacer lo mismo que hacía él. Ese año tuvo un paso como magistrado auxiliar de Alberto Yepes Barreiro en el Consejo de Estado.

Fajardo, junto con el conservador Álvaro Motta y el también liberal Alejandro Ramelli, llevan dos semanas reuniéndose individualmente con los senadores y entregando sus hojas de vida en las plenarias y comisiones. Pero en las últimas 48 horas fue que el Gobierno puso a andar su maquinaria con llamadas, reuniones y conversaciones uno a uno de funcionarios y ex funcionarios para que los senadores de la Unidad Nacional respaldaran a Fajardo.

“Se siente la presión del Gobierno”, nos dijo un congresista de Cambio Radical. Esto, según dijo él y otro congresista del partido Conservador, se traduce en llamadas de funcionarios de Palacio como Alfonso Prada (secretario general del Presidente) y Luis Miguel Pico (consejero político de Santos).

Pico le negó a La Silla estas versiones y Prada no ha respondido a las llamadas. Pero, como contamos ayer, el ex ministro del Interior Juan Fernando Cristo estuvo conversando durante varios minutos con los senadores conservadores Roberto Gerleín y Eduardo Enríquez, alejados de la cuerda del Gobierno, y con el senador vargasllerista Juan Carlos Restrepo.

Aunque Cristo (quien salió de la plenaria después de que el uribismo cuestionara su presencia ya que después de su renuncia es un civil común y corriente) nos dijo que pasó a despedirse de algunos de los congresistas, uno con los que estuvo en ese tiempo nos confirmó que le pidió que votara por la candidata liberal.

Y, en todo caso, las mayorías de la coalición de Gobierno ya están con ella.

Las movidas de unos y otros

Fajardo arrancó campaña con el apoyo de la mayoría de la bancada del Partido Liberal, debido a que el codirector rojo y senador Horacio Serpa, fue su jefe entre 1994 y 1996, cuando ella era su Secretaria General en el Ministerio del Interior.

Hasta ayer, los liberales le daban 15 de los 17 votos de su bancada. Con ella no estaría la senadora Sofía Gaviria (que votaría por otro de los dos candidatos) y el senador Lidio García, que está incapacitado y no asistiría hoy a la votación.

Otro apoyo es el del partido de La U, que desde el martes comenzó a mover su nombre dentro de la bancada, con otros partidos de la coalición y con los medios de comunicación, como lo hizo el senador y copresidente Armando Benedetti, quien, como contamos en el twitterazo, causó controversia dentro de su partido y demás bancadas por advertir el martes en la tarde que si Fajardo no ganaba, “las Farc se pararían de la mesa”.

En todo caso la mayoría de la bancada había decidido apoyarla antes de la cena del martes en la casa de Roy Barreras, con el presidente Santos, a la que fueron 19 de los 21 senadores (Martín Morales está preso y José David Name no fue por estar en Barranquilla), y confirmaron ese apoyo.

Dos asistentes nos dijeron, por aparte, que Santos dio la palabra a los congresistas para saber cuáles eran sus candidatos. “Todos los que hablaron dijeron que ella (era la candidata)”, dijo una de las fuentes.

Aunque el presidente del Senado, Mauricio Lizcano, y otros senadores estaban renuentes a cantar su voto (en su caso alegando que podía ser acusado de no dar garantías a los otros candidatos), al final sí los revelaron.

“Ojalá que ganara Fajardo, pero no por las amenazas de Benedetti”, resumió la posición el senador Name.

Con esa decisión, la candidata ya sumaría 35 de los 51 votos que necesita para asegurar la victoria pues hay 101 curules ocupadas y gana el ternado con más votos, por lo que con 51 está asegurada.

Los otros dos partidos de la coalición, el Conservador y Cambio Radical, están divididos, pero Fajardo se quedaría con una parte importante de los votos.

En el conservatismo al menos 7 de los 17 senadores estarían a su favor, especialmente los considerados santistas, como Juan Diego Gómez y el virtual próximo presidente del Senado, Efraín Cepeda. Y ya sumaría 42 votos, aunque Motta se quedaría con los otros 10 godos.

En el vargasllerismo, la bancada estaba dividida entre los mismos candidatos y por eso adelantaron para anoche una reunión de los 9 senadores con el jefe del partido, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, que estaba planeada para el próximo lunes. De esa reunión, en principio depende qué decisión toma la bancada y por ahora no es fijo que le sume a los votos de Fajardo

Pero su elección estaría definida aun sin los votos vargaslleristas porque cuatro de los cinco senadores verdes votarían por ella (Iván Name lo haría por Motta), al igual que los cinco del Polo Democrático y los cinco del antiguo PIN. Si eso se cumple, Fajardo tendría 56 votos, una mayoría absoluta que la llevaría a la Corte Constitucional.

El aspirante fuerte entre los congresistas que no están con la coalición y que tiene chances de llegar a la Corte es Álvaro Motta, quien no solo tendría el apoyo de los 10 conservadores menos santistas sino que tuvo como aliado de campaña al subsecretario del Senado, Saúl Cruz Bonilla, quien como contó Blu Radio, hizo un almuerzo en su honor el martes y en la audiencia estuvo en las curules de varios senadores para buscar ese apoyo.

Además, Motta seguramente contaría con los 20 votos del uribismo, dadas sus posturas conservadoras, aunque un senador uribista nos dijo que tendrán en cuenta la audiencia de ayer y cómo están las cargas para hacer contrapeso al Gobierno.

Así que Motta podría obtener poco más de 30 votos, lo que solo le daría para ganar si Alejandro Ramelli, que es claramente liberal, le arrebata una cantidad importante de votos a Fajardo.

Como eso pintaba probable hasta el guiño de Santos de esta semana, el Presidente fue clave para enterrar la posibilidad de una Corte de mayoría claramente conservadora.

Lo que se juega

La elección del reemplazo de Luis Ernesto Vargas es particularmente clave en la Corte después de la llegada de Cristina Pardo y Carlos Bernal hace dos semanas.

 

Aunque ambos fueron ternados por Santos y de Pardo se sabía que era conservadora, el liderazgo de Bernal en la decisión que le quitó dientes al fast track cayó en el Gobierno como un baldado de agua fría y abrió la puerta a tener una corte mayoritariamente conservadora, algo que no ha pasado desde que la creó la Constitución de 1991.

La decisión cayó como un baldado en el Gobierno porque, según una fuente que conoció por dentro el proceso del Presidente para armar las ternas, Santos asumió que Bernal era un jurista que iba a apoyar decididamente sus proyectos para aterrizar el acuerdo con las Farc.

Y como de entrada Pardo se iba a declarar impedida en buena parte de esas discusiones, porque como secretaria jurídica de Presidencia participó en su elaboración, el voto de Bernal era clave.

Además, aunque de entrada se sabía que Pardo estaría del lado más conservador con Luis Guillermo Guerrero, el voto de Bernal en esa orilla no parecía cantado. Pero si se revela como un magistrado conservador en temas morales, como temen voces como la de Héctor Riveros dada su posición religiosa y su cercanía a la senadora Viviane Morales, estarían a dos votos de conformar una mayoría.

Si Motta gana, serían cuatro.

Algo similar ocurriría en asuntos de la paz.  La mayoría que hundió el fast track podría convertirse en un precedente, en el que Motta se sume a Bernal, Guerrero y Gloria Ortiz (quien es liberal para temas morales), de nuevo a un voto de la mayoría.

Y como todavía falta una terna de la Corte, en la que tienen fuerza abogados tan conservadores como la ex viceprocuradora Martha Castañeda (mano derecha de Alejandro Ordóñez), no sería imposible que se completara la cifra mágica de cinco conservadores en temas morales.

Ese temor es el que podía estar referljando Benedetti con su declaración sobre las Farc y la elección.

Como en los próximos meses se debatirán todas las normas que aterrizan el Acuerdo, incluyendo los 20 decretos que firmó Santos durante el puente o normas tan fundamentales para implementar lo acordado como las que crean la justicia transicional, para el Gobierno es clave tener tranquilidad de que en la Corte hay una mayoría que no es enemiga de ese acuerdo.

Y con Fajardo en vez de Motta, lo más probable es que la tenga, por lo que seguramente hoy estará pendiente de que en la votación los senadores le cumplan su palabra.

Comentarios (7)

LUALRO

01 de Junio

1 Seguidores

ACORDEMONOS QUE EL URIBISMO ESTA EN EL SENADO PARA LA MALDAD. ELLOS TODO LO HA...+ ver más

ACORDEMONOS QUE EL URIBISMO ESTA EN EL SENADO PARA LA MALDAD. ELLOS TODO LO HACEN POR DEBAJO DE LA MESA Y NADA ES CORRECTO. SON LOS TORCIDOS, LOS QUE COMPRARON CON NOTARIAS LA REELECCION DEL DEMONIO URIBE. ELLOS SON CAPACES DE MAQUINAR LO QUE ELLOS IMAGINAN, SON MALOS Y SON CAPACES DE ELEGIR UN CONSERVADOR. CUANDO CAERA PRESO ESTA SECTA DE BANDIDOS DEL CENTRO DEMOCRATICO?

JCMM

01 de Junio

0 Seguidores

Estimados,
No es cierto que Diana Fajardo sea esposa de Carlos Medellín. Diana es esposa del hermano de Carlos, Jorge Alejandro Medellín. Favor corregir.

Estimados,
No es cierto que Diana Fajardo sea esposa de Carlos Medellín. Diana es esposa del hermano de Carlos, Jorge Alejandro Medellín. Favor corregir.

GMolano

01 de Junio

0 Seguidores

Sin demeritar la trayectoria de Fajardo. Motta y Ramelli intelectual y academi...+ ver más

Sin demeritar la trayectoria de Fajardo. Motta y Ramelli intelectual y academicamente hablando tienen mas peso, mas argumentos. Eso se noto desde la misma exposicion de ayer. Pero si el pais de a pie es godo hasta la medula, una corte que involucione o que asuma posiciones literales no nos va a ayudar a salir del oscurantismo en que algunos desean que permanezcamos.

kerko

01 de Junio

0 Seguidores

Es lastimoso y hasta vergonzoso la forma como el gobierno a venido haciendo la...+ ver más

Es lastimoso y hasta vergonzoso la forma como el gobierno a venido haciendo las cosas, no critico la idoneidad de la candidata a magistrada, pero la forma de manipular las desiciones es indignante.Espero que le pase factura a los partidos de coalicion y especialmente al senador barreras,benedetti y el ex cristo LA MANIPULADERA

AlvaroH

02 de Junio

0 Seguidores

¿Dónde está la dictadura? Las palabras pierden sentido.

¿Dónde está la dictadura? Las palabras pierden sentido.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia