Por Jineth Prieto · 15 de Febrero de 2017

2377

2

Tres encuestas que le tomaron la foto a la percepción de los bumangueses sobre la gestión de Rodolfo Hernández en 2016 mostraron que luego de que en su primer año fue más candidato que Alcalde, se le empezó a acabar la gasolina a su popularidad. La Silla analizó y comparó los resultados del programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos, de Polimétrica y el histórico de Gallup sobre su gestión. Así inicia el 2017.

1

Está perdiendo la simpatía de los ciudadanos

Aunque Rodolfo Hernández arrancó su periodo como uno de los alcaldes del país con más altos  índices de favorabilidad –en Gallup inició con el 79 por ciento y en Polimétrica con el 90 por ciento- en su primer año perdió terreno, y se convirtió en el único mandatario del top tres de los más populares (compartía el podio con Alex Char de Barranquilla y Federico Gutiérrez de Medellín)   al que se le empezó a invertir la balanza.

En la medición de Polimétrica, que solo hace la medición anual, Hernández inició su segundo año con una caída de 22 puntos en comparación con 2016 que lo dejaron con un  68 por ciento de aceptación a su gestión.

La debacle de su imagen ya había salido a relucir desde mediados del año pasado en la encuesta de Gallup, cuya medición es bimestral, y en la que el Alcalde de Bucaramanga cerró el 2016 con un 54 por ciento de aprobación a su gestión, luego de haber alcanzado 81 puntos en junio.

Los resultados de Polimétrica y de Gallup, comparados con los del programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos, que fueron recogidos por Ipsos Napoleón Franco, llegan a la misma conclusión.

Según esa encuesta, Hernández tiene una favorabilidad del 66 por ciento, ese resultado, que en comparación con sus antecesores lo deja bien parado (Luis Francisco Bohórquez los cuatro años no superó el 50 por ciento), lo pone muy por debajo de los otros tres alcaldes del área metropolitana quienes en promedio registraron 87 por ciento en ese indicator.

Si bien Rodolfo Hernández sigue conservando el respaldo de la mayoría de los habitantes de Bucaramanga, y  eso implica que en comparación al número de ciudadanos que lo eligieron duplica el apoyo (ganó con el 28 por ciento de los votos), el hecho de que su imagen vaya de capa caída puede meterle leña a corto plazo a la revocatoria que le están promoviendo.

Las razones para que se le haya empezado a acabar la gasolina a la popularidad a Hernández estarían ligadas a que aunque ha cumplido su promesa de combatir la corrupción, su discurso no ha despegado completamente en otros temas más urbanos (salud, vivienda, empleo) y eso le ha ido restando a su administración.

Aunque en temas como espacio público sucedió lo contrario y Rodolfo Hernández empezó a ejecutar su plan de desarrollo desde las primeras semanas de 2017, su administración se ha quedado corta en temas de comunicación y concertación por lo que la implementación de sus decisiones en muchos casos se ha vuelto un proceso más traumático que pedagógico. Eso ya le ha ocurrido en temas como el de las zonas azules de parqueo y en el pico y placa zonal.

Reconquistar el apoyo ciudadano será uno de sus pendientes en 2017.

2

El pico y placa zonal le pasó factura

La implementación de la restricción especial del pico y placa en el centro de Bucaramanga no solo fue el primer chicharrón al que se enfrentó Rodolfo Hernández en 2017, sino que se ha convertido en su principal dolor de cabeza en las últimas tres semanas.

Desde que la medida arrancó en la ciudad se han registrado tres marchas lideradas por comerciantes de ese sector que dicen que se han visto afectados con la falta de circulación de carros; el lunes hubo un cacerolazo al frente del apartamento de Hernández, y, además, los anuncios sobre nuevas protestas siguen en la agenda de los medios.

La recolección de datos de la encuesta de Polimétrica coincidió con la implementación de ese pico y placa en el centro, por lo que en principio esa decisión, que le puso en contra a Fenalco y a la Cámara de Comercio, habría sido un factor clave en la medición que lo descolgó en 22 puntos con respecto a febrero de 2016.

La seguidilla de marchas, que ya empezaron a ser capitalizadas por concejales de la oposición quienes han aparecido con camisetas contra Hernández respaldando a los comerciantes inconformes, sumada a la manera en la que su administración acató un fallo de tutela sobre la implementación de ese pico y placa también podrían jugar en su contra.

Ayer en respuesta a un fallo que determinó que con la restricción se le estaba violando su derecho al trabajo a un comerciante de la plaza de mercado, la Dirección de Tránsito de Bucaramanga le levantó la restricción solo a él.

Si bien en términos jurídicos la manera en la que procedió la Alcaldía es la correcta, abrió una caja de pandora porque además de que en el lado de los comerciantes lo sintieron como una afrenta, para obtener el mismo beneficio todos los interesados podrían iniciar una tutelatón o pedirle a Tránsito que aplique el principio de igualdad y les levante la restricción.

Aunque los resultados que arrojen esas otras acciones aún son inciertos, y de hecho aún falta la segunda instancia de la tutela del comerciante, la decisión sí sometió al municipio a un frenesí administrativo que le puede seguir restando imagen a Hernández, y que le puede agrandar la cuenta de cobro por no haber socializado la decisión.

 
3

La caída de su imagen no ha impulsado la revocatoria (por ahora)

Según los resultados de Polimétrica, que es la única encuesta que ha medido la intención de voto para la revocatoria de Rodolfo Hernández, esa campaña, que como contamos en La Silla, tiene varios tintes políticos, no tiene mucho ambiente.

Los resultados arrojaron que el 76 por ciento de los encuestados están en contra de esa posibilidad, y eso de entrada se puede explicar en que aunque Hernández ha perdido conexión con los ciudadanos y en la medida del pico y placa fue impopular, muchos se siguen identificando con él.

Como lo ha contado La Silla, Hernández ha honrado sus principales promesas de campaña: combatir la corrupción y el clientelismo, que fueron dos de sus banderas de campaña, y eso se lo reconocen los bumangueses, y eso en un momento en el que en todo el país el tema anticorrupcion está de moda puede calar más.

En los resultados de Polimétrica es en esos dos indicadores de gestión es en donde mejor  le va y la mitad de los encuestados creen que ha sido bueno o muy bueno ejecutando esas dos promesas.

En el Programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos la línea va en la misma dirección y el 40 por ciento de los habitantes de la ciudad creen que se ha disminuido en corrupción; la particularidad en la medición local está en que solo el 37 por ciento cree que Hernández es transparente.

Aunque Hernández ha dicho que no lo trasnocha que lo revoquen, debido a que quienes están detrás de su cabeza tienen seis meses para recoger firmas frenar el desgaste de su imagen será muy importante si su administración quiere que esa campaña siga sin alas.

 
4

Vivienda, empleo y seguridad no despegan

Las cartas que Rodolfo Hernández repartió a pocos días de las elecciones de 2015 prometiendo un programa de vivienda que denominó los ‘20 mil hogares felices’ y la generación de empleos temporales, es uno de los fantasmas de campaña con el que su administración ha tenido que lidiar.

Esa carta, además de ser la principal bandera de quienes promueven la revocatoria, también lo puso en la mira de la Fiscalía que la semana pasada le abrió indagación preliminar por presunto fraude al sufragante.

Si bien una indagación preliminar es más de trámite que una decisión polémica en sí misma, sí le impacta su imagen como Alcalde, que hasta ahora había estado alejada de escándalos penales.

En esos dos aspectos su calificación no es buena y gran parte de los encuestados por Polimétrica creen que Hernández ha sido malo o muy malo disminuyendo el déficit de vivienda (39 por ciento) y mitigando los índices de desempleo (41 por ciento).

A esos dos elementos se le suma el hecho de que la percepción de inseguridad en Bucaramanga está creciendo y que en las dos encuestas fue uno de los peores indicadores.

En el Cómo Vamos, fue la ciudad del área metropolitana en la que los ciudadanos dijeron sentirse menos seguros, en Polimétrica fue el ítem peor calificado y mientras que 38 por ciento hablaron de la gestión de Hernández como mala o muy mala, 28 por ciento creen que no ha hecho nada por mejorar ese indicador.

Esos resultados sumados refuerzan la tesis de que Hernández ha tardado en conectarse con las dinámicas propias de Bucaramanga, y que esa demora le está haciendo mella en su imagen.

 
5

Su calificación en 2016 fue 3

El barrido sobre la gestión de Hernández durante su primer año de administración, le dejó una calificación de 3 sobre 5.

En todos los temas sobre los que evaluaron su gestión, a excepción de los de corrupción y el clientelismo, la franja en la que más se movió el Alcalde de Bucaramanga fue en la intermedia.

Aunque las explicaciones pueden ser varias e ir desde que la gente no conoce a fondo la administración y escoge una puntuación ni tan mala ni tan buena para calificarlo, hasta que efectivamente consideran que Hernández no ha hecho nada extraordinario por intervenir todos los problemas que heredó, lo que sí queda claro por su imagen general es que sigue teniendo un compás de espera para hacerlo.   

Como una de las principales promesas de Hernández en campaña fue convertir a Bucaramanga “en la Barcelona de Colombia”, si quiere cumplir en los tres años que le restan deberá enfocar todos sus esfuerzos en hacerla realidad y convencer a los ciudadanos de que lo está intentando.

Comentarios (2)

Alberto Rojas Pabon

15 de Febrero

0 Seguidores

Debemos apoyar al Alcalde solo ha pasado un año y lo que ha hecho lo ha hecho bien

Debemos apoyar al Alcalde solo ha pasado un año y lo que ha hecho lo ha hecho bien

927geo

16 de Febrero

0 Seguidores

Totalmente de acuerdo, si bien no ha hecho nada extraordinario si pienso que ha hecho mejor administración que muchos que pasaron y exprimieron al mu...+ ver más

Totalmente de acuerdo, si bien no ha hecho nada extraordinario si pienso que ha hecho mejor administración que muchos que pasaron y exprimieron al municipio.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia