Por Juan Pablo Pérez B. · 08 de Agosto de 2017

340

3

Con su anuncio de suspender la consulta antitaurina que se iba a celebrar el domingo, el alcalde Enrique Peñalosa crea un camino para agitar la bandera animalista, que muchas veces agitan personas que han sido críticas de sus políticas ambientales.

Aunque el Distrito la había programado justo tres meses después de la sentencia de la Corte Constitucional que le dio luz verde, de acuerdo a lo que dice la Ley de Participación Ciudadana, desde ese momento le consultó si podía definir otra fecha, a fin de reducir sus costos haciéndola el mismo día de otras elecciones.

La Corte respondió la semana pasada que no es ella quien debe definir la fecha y, con la consulta sin preparar ni claridad de quién debe pagar los 44 mil millones de pesos que vale hacerla (si el Distrito, la Nación o la Registraduría), el Secretario de Gobierno, Miguel Uribe, y la Secretaria Jurídica, Dalila Hernández, hiceron ayer el anuncio y dijeron que no se fijará una fecha hasta que no se sepa quién va a pagar.

Cuando se haga eso, quedará en manos del Alcalde definir su fecha. Y, dependiendo de la fecha que elija, ganará el apoyo de los animalistas o de los taurinos.

El día D

Los animalistas han argumentado que lo ideal sería hacer la consulta al tiempo con las elecciones legislativas del 11 de marzo, ya que así se reducirían sus costos hasta en un 90 por ciento, pues solamente se gastaría plata en hacer el tarjetón y no se incurriría en otros gastos de logística como mesas, cubículos, esferos y demás.

Sin embargo, como contamos en La Silla Cachaca, detrás de esta fecha también está la dificultad en alcanzar el umbral de 1 millón 800 mil votos, 700 mil votos más de los que se necesitan para revocar a Peñalosa, para que la consulta salga victoriosa. Y esto es prácticamente imposible de conseguir sin tener una maquinaria política que motive a las personas a votar.

 

Además, una consulta el día de elecciones les podría ayudar a sus campañas políticas e incrementar el costo para los candidatos que las defienden.

“Poner la consulta el día de las elecciones de Congreso además tendría otro plus y es que los candidatos tendrían que definirle a la ciudadanía si están a favor o en contra de las corridas de toros”, nos contó Juan Carlos Losada, uno de los principales líderes del movimiento animalista y quien aspirará a la Cámara el próximo año.

Además, tener una consulta en el futuro ayuda a mantener el activismo andando, con una meta concreta a la que le pueden apuntar. Algo similar a lo que ocurre con los movimientos de oposición que se mantienen vivos cuando hay una revocatoria del mandato en el horizonte como pasa en la ciudad y está de moda en el país.

Al final más allá del debate jurídico sobre cuándo se debe hacer la fecha (la ley no prevé qué hacer en casos como este, cuando hay demoras por acciones legales), si el Alcalde convoca la consulta para el 11 de marzo, agitaría una bandera animalista que por primera vez se vio fuerte en Bogotá en manos de su antecesor y némesis, Gustavo Petro.

Eso le permitiría montarse en un proceso ciudadano distinto al de su revocatoria, compensar la señal de que está contra la participación ciudadana que ha enviado con su estrategia legal para frenarla, y abrir una puerta para conectarse con una de las preocupaciones más actuales de muchos ciudadanos.

De hecho, ha dicho que está en contra de las corridas de toros y apoya el proyecto de ley del senador de Cambio Radical Carlos Fernando Galán, su principal escudero político, para abolir el maltrato animal.

“Peñalosa ha manifestado muchas veces que está en contra de los toros. Pero esto (poner la consulta para el 11 de marzo) sería una forma de mostrar con hechos, y no sólo con palabras, que está en contra”, le dijo a La Silla Cachaca la directora de la organización animalista Plataforma Alto, Natalia Parra, una de las líderes animalistas más visibles y quien fue candidata a la Cámara en 2014 como animalista.

El problema es que del lado contrario, del de los taurófilos, hay decenas de poderosos, como mostró en su momento Lucas Ospina en su blog en La Silla Vacía , incluyendo al ex vicepresidente y candidato presidencial Germán Vargas Lleras (amigo y aliado de Peñalosa) y su hermano y alfil político Enrique Vargas (miembro de la junta de la Corporación Taurina de Bogotá).

Por eso, y por las dudas legales la decisión no está cantada y ahora que no se sabe desde cuándo contar los tres meses y, por lo tanto, el alcalde tiene más margen para definir, la apuesta de Peñalosa, en cualquier sentido, es más alta.

Comentarios (3)

Christian Hernandez Amaya

09 de Agosto

0 Seguidores

Solo falta que la silla cachacha diga que Peñalosa busca el voto de los  Venezolanos en la revocatoria...

Solo falta que la silla cachacha diga que Peñalosa busca el voto de los  Venezolanos en la revocatoria...

José Saramago - 0

09 de Agosto

0 Seguidores

No voy a votar la consulta anti-taurina, no porque no aprecie, ni defienda la vida de los animales, sino porque, oes parte de la cultura que va a desa...+ ver más

No voy a votar la consulta anti-taurina, no porque no aprecie, ni defienda la vida de los animales, sino porque, oes parte de la cultura que va a desaparecer pronto sin necesidad de consultas, y dos, porque es una bandera que agitan la politiquería izquierdista (bien agresiva y vándala si que es, eso lo vimos recientemente) que se disfraza de esa bandera social en época de elecciones.

José Saramago - 0

09 de Agosto

0 Seguidores

Fuera de tema: me preocupa lo de la tarifas libres en parquaderos de Bogotá. Sin control en esa tarifas aparecera sin duda el CARTEL DE LOS PARQUEADE...+ ver más

Fuera de tema: me preocupa lo de la tarifas libres en parquaderos de Bogotá. Sin control en esa tarifas aparecera sin duda el CARTEL DE LOS PARQUEADEROS que se uniran para exprimir al pobre ciudadano bogotano. Eso no dessetivara el uso del carro, y si se dispararan las tarifas. -maldito Peñalosa-. Aun asi no votare la revocatoruia para no caer en el juego politiquero de Petro. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia