Por Ana Karietna León Quiroga · 01 de Junio de 2017

6132

4

La ronda de alianzas de Germán Vargas Lleras con miras a las presidenciales del próximo año continúa en todo el país. En Arauca sumó al controvertido exgobernador de ese departamento, Facundo Castillo, un político que tiene 18 investigaciones andando en la Fiscalía, que se hizo poderoso como dirigente de La U, y que para 2018 dará la voltereta y aterrizará en Cambio Radical como su coordinador de campaña.

Su salto además lo acerca a su viejo padrino político y uno de los aliados de antaño del exvicepresidente en Arauca, Julio Enrique Acosta Bernal, quien lleva seis años preso en La Picota investigado por los homicidios de un registrador de Arauca y un periodista y ahora por la contratación irregular del parque temático de Tame.

El aterrizaje

Sobre cómo se cuajó la llegada de Castillo a Cambio Radical hay dos versiones y una hipótesis. 

La primera es la del mismo exgobernador Castillo, quien le dijo a La Silla que Vargas Lleras lo citó en Bogotá hace 15 días y le hizo el ofrecimiento.

“A mi el doctor Vargas Lleras me hace el ofrecimiento para coordinar la campaña de él en Arauca (...) Yo le dije que llamara a la gente allá porque la idea no es llegar a dividir sino sumar”dijo Castillo. 

 

La segunda versión, que nos la dijeron un político del círculo cercano de Vargas Lleras  y un dirigente de Cambio en Arauca, es que fue Castillo quien buscó al exvicepresidente, a través de un exgobernador de Vichada. Pero sobre esa no precisaron quién y tampoco dieron detalles. 

La tercera es la hipótesis, que es la que tiene más fuerza en la Arauca política, y que fue la que cinco políticos del departamento, entre dirigentes de Cambio Radical y La U, le dijeron a La Silla: que entre Vargas Lleras y Castillo el puente fue el también exgobernador de ese departamento Julio Enrique Acosta Bernal.

La principal razón para que lo relacionen a él con la movida de la campaña de Vargas Lleras  en Arauca está en que aunque Acosta Bernal lleva seis años preso en La Picota, es conocido como el hombre más cercano al exvicepresidente en ese departamento. 

Acosta, además, de que llegó a la Gobernación en 2004 con el aval de Cambio Radical y mantuvo el poder de ese partido durante ocho años (montó a su sucesor, Luis Ataya, también por Cambio), despegó la carrera política de su hijo Julio César Acosta Acosta, no solo en ese partido, sino teniendo como principal aliado a Vargas Lleras, quien como lo contó La Silla, en campaña lo presentó con sus dirigentes de confianza en Bogotá y lo ayudó a elegirse concejal de Bogotá. 

Hay dos hechos que refuerzan esa hipótesis.

Por un lado, La Silla confirmó que hace tres semanas -días antes de la reunión con Vargas Lleras- Castillo visitó a Acosta en La Picota. Además, una fuente del primer círculo del investigado exgobernador, le dijo a La Silla que esa aparición fue “inusual” porque no es común que Castillo lo visite e incluso aseguró -eso no lo pudimos comprobar- que creía que era la primera vez que lo hacía. 

Adicionalmente, está el hecho de que en Cambio Radical de Arauca no tuvieron ninguna participación en la designación de Castillo como coordinador y no se enteraron de manera oficial a través del partido sino por los corrillos políticos del departamento.

“No nos tuvieron en cuenta para nada. El partido no nos comunicó nada oficialmente. Lo que hemos visto es en redes, que ‘Facundo llega a Cambio Radical’ pero nada más”, dijo uno de los miembros de esa colectividad. 

Según dos de los políticos más visibles de Cambio en el departamento, el hecho de que ellos no hayan participado en el acuerdo es muestra de que lo hablaron directamente con Julio Acosta. 

“Julio Acosta no reconoce a la gente del partido acá. No quiso apoyar a nuestro candidato a la Alcaldía de Arauca (en 2015) ni a la candidata a la Cámara de Representantes (en 2014). Como él es el que tiene las relaciones con Germán Vargas Lleras…eso fue entre Julio Acosta y las directivas del partido”, dijo uno de ellos. 

Lo que le suma a Vargas Lleras

José Facundo Castillo Cisneros, médico de profesión, apareció en la política de la mano de Julio Acosta Bernal, cuando en 2004 lo nombró gerente del hospital de San Vicente de Arauca, el principal del departamento.

En ese cargo se mantuvo seis años y, según tres políticos del departamento, fue el que despertó su lado político y le sirvió para concretar alianzas con poderosos locales y estrechar relaciones con contratistas.

Tanto que una vez salió de ese cargo, en el que fue cuestionado por la manera en la que manejó recursos, buscó la candidatura la Gobernación de Arauca en 2011 sin tener experiencia electoral alguna.

En esas elecciones fue que llegó a La U y de paso se distanció de Acosta, quien en esa carrera apostó con un caballo diferente avalado por Cambio y perdió. 

Aunque compitieron en lados diferentes, Castillo y Acosta superaron rápido las diferencias, sin embargo, las bases de Cambio sí quedaron resentidas por la competencia en la campaña.

En los cuatro años de administración, Castillo se convirtió, según tres políticos locales,  en el “político del pueblo” financiando reinados, coleos (el deporte llanero) y metiendo en su administración “a cuanto profesional varado había en el departamento”.

Algo que le dio popularidad y lo convirtió, a pesar de estar enfrentando varios cuestionamientos por irregularidades en contratación, en uno de los políticos apreciados de esa región. Esa, según tres fuentes, es su carta de presentación con Vargas Lleras.

Y aunque sus relaciones con las bases de Cambio en Arauca aún son distantes, su llegada  a esa colectividad, que tras la captura de Acosta se debilitó, le conviene a ese partido para sacar a flote la campaña de Vargas Lleras.

Un directivo nacional de Cambio le dijo a La Silla que aunque Castillo no ha sido nombrado oficialmente como el coordinador de campaña del exvicepresidente en Arauca, ya empezó su tarea, buscando plata, reuniendo a su gente y programando visitas para concretar nuevos aliados. 

Esa tarea también beneficia al mismo Castillo ahora que el gobernador Ricardo Alvarado -su ahijado en la carrera de 2015-  le dió la espalda y lo dejó sin participación burocrática; y además le da aire a su intención de volver a ser gobernador de Arauca en 2019. 

Además, con 18 investigaciones activas en la Fiscalía y los anuncios del fiscal Néstor Humberto Martínez de ponerle la lupa a las controvertidas contrataciones del avión ambulancia y la doble calzada Juan Farfán (ambas pagadas en su administración), no está de más meterse en la baraja de afectos de Vargas Lleras, amigo personal de quien lo investigará.

Comentarios (4)

gunther

02 de Junio

0 Seguidores

sumele a carebilla del amazonas, kiko, oneida, acuña, lara, galan char, dilia...+ ver más

sumele a carebilla del amazonas, kiko, oneida, acuña, lara, galan char, dilian, y tendra entre otros gente , que tiene una mentalidad de asesino y ladrones, lo cual concuerda con el perfil de vargas lleras

GMolano

02 de Junio

0 Seguidores

Los Llanos esta repleto de historias de Vargas Lleras, como olvidar su paso po...+ ver más

Los Llanos esta repleto de historias de Vargas Lleras, como olvidar su paso por Casanare. En epocas en que Martin Llanos tenia el sarten por el mango, de la nada le aparecieron 30 mil voticos al entonces senador cachaco sin mayores meritos. Lo que siguio fue la vendimia de Cambio Radical en el dpto. Sobra decir que luego no quedo titere con cabeza, capturados, asesinados etc. 

GMolano

02 de Junio

0 Seguidores

Y luego verlo llegar pomposo hace unos años como ministro de vivienda a "rega...+ ver más

Y luego verlo llegar pomposo hace unos años como ministro de vivienda a "regañar" a la clase politica de Yopal cuando ocurrio la crisis del acueducto. Hay que ser un caradura completo para ir a reclamarle a los compañeros de pillaje. Hay que decirlo claro, puede que algunos crean que tiene la presidencia en el bolsillo pero el pais del Sagrado Corazon merece un destino mejor.

Henry Castro Gerardino

04 de Junio

140 Seguidores

La imagen del exgobernador no es muy buena y menos si cambia de partido polít...+ ver más

La imagen del exgobernador no es muy buena y menos si cambia de partido político, pero ni lo anterior, ni el hecho de que esté siendo investigado, de que se le sindique de haber enriquecido a sus hermanos siendo gobernador, de no haber resuelto y sí agravado la situación del hospital de Arauca, serán escollos para continuar su carrera política. Qué lástima por Arauca

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia