Por Antonio Canchila García · 19 de Marzo de 2017

946

0

Diecinueve días después de haber asumido como mandatario encargado de La Guajira y en medio de la expectativa que hay a nivel nacional por la crisis que se vive en la península, el antropólogo wayuu Weildler Guerra Curvelo empezó a armar su gabinete y este ha resultado más técnico que político. De hecho, todos sus integrantes tienen robustas hojas de vida con experiencia tanto en lo privado como en lo público.

Además, ninguno de los miembros del nuevo equipo está vinculado como miembro de algún grupo político de allá. Aunque sobre uno, el nuevo secretario de Salud, hay una sombra: la de haber sido uno de los jefes de debate del criminal Kiko Gómez cuando este se lanzó a la Gobernación en 2011.

Guerra ratificó otros tres funcionarios que nombró el detenido Wilmer González como cuotas políticas. En la Gobernación nos dijeron que han demostrado ser técnicos y “lo han hecho bien”. Son el secretario General Luis Arturo Palmezano, quien entró en representación del representante a la Cámara de La U Alfredo Deluque; Juan Loreto Gómez, secretario de Planeación, que entró como cuota de su mamá la líder política María Cristina ‘Tina’ Soto; y Xiomara Curvelo, directora de Asuntos Indígenas, que entró al gobierno del anterior mandatario en representación del político riohahcero Heriberto Ibarra.

Así se va armando el nuevo gabinete guajiro:

 

1

José Octavio Liñán, secretario de Salud

Grupo político al que representa: su último vínculo político conocido es con Kiko Gómez. 

El nombramiento del nuevo secretario de Salud es tal vez una de las más arriesgadas apuestas del mandatario encargado, porque, aunque se trata de un médico con reconocimientos por su trabajo como director del Hospital San José de Maicao, tiene a cuestas una trayectoria política dentro de la cual le critican haber estado muy de cerca al condenado exgobernador Kiko Gómez.

Liñán empezó su carrera política en el AD M19 luego de haber salido de las filas de esa guerrilla, pero su militancia en ese grupo de izquierda no duró mucho porque a principios de los 90, por ejemplo, respaldó al candidato liberal a la Alcaldía de Riohacha y en el 94 le hizo campaña al senado al también liberal Amylkar Acosta.

La relación con Kiko Gómez le viene de cuando este aspiró a la Gobernación de la península en 2011 y este fue uno de sus jefes de debate. El vínculo fue tan estrecho que Liñán sonó fuerte como secretario de Salud en ese momento, pero no fue nombrado.

Después de esa abierta militancia política en el grupo del cuestionado y condenado exmandatario, a Liñán no se le ha visto militando en ningún grupo político y más bien ha estado vinculado al sector de la salud como gerente del Hospital San José de Maicao, consultor del ministerio de Salud y asesor de la secretaría de Salud de Bogotá.

José Octavio entra a reemplazar a César Ballesteros García, quien estaba en ese cargo en representación de la casa Ballesteros porque César es sobrino del exgobernador Jorge Ballesteros, como ya lo habíamos contado en La Caribe.

Ante las críticas que han surgido en redes sociales y en algunos medios por el nombramiento de Liñán y la relación que tuvo con Kiko Gómez, el gobernador Weildler Guerra le dijo a La Silla Caribe que desconocía ese militancia política y que lo escogió porque: “es quizás quien más sabe de salud en La Guajira. En ese cargo no tendrá capacidad de ordenación de gasto y sus funciones son solo de asesor puesto que los recursos de salud están intervenidos”.

2

Francisco Robles Chávez, secretario de Gobierno

Grupo político al que representa: No se le conoce militancia política

Robles es un riohachero profesional en ciencias políticas, máster en estudios latinoamericanos de la universidad de Georgetown y PhD de la Universidad de Londres, pero sin experiencia en lo público.

Ha sido docente investigador universitario y tiene experiencia en asistencia a organizaciones de la sociedad civil y organismos electorales en América Latina. También ha sido asesor en procesos electorales, partidos políticos, reforma políticas y electorales en América.

Su nombramiento es visto como uno de los más técnicos que ha hecho Weildler.

Francisco entra en reemplazo de Wilson Rojas Vanegas, quien fue jefe de campaña del detenido Wilmer González y estuvo en el gobierno como cuota burocrática de la casa Ballesteros, liderada por el exgobernador y exsenador Jorge Ballesteros, como lo contamos en La Silla Caribe.

 

3

Otto Vergara González, secretario de Desarrollo Económico

Grupo político al que representa: No se le conoce militancia política

Vergara es un antropólogo guajiro egresado de la Universidad Nacional con especialización en Ciencias políticas. Llega al Gobierno de la mano del propio gobernador encargado porque ellos son amigos desde hace tiempo.

Antes de llegar a este cargo Otto se había desempeñado como director de la Fundación Guajira Social de la empresa minera Cerrejón que explota el carbón en ese departamento. Además, ha sido docente universitario en la Externado y en la Javeriana.

Vergara entra a reemplazar a Eduardo Luis Martínez, quien hizo parte del equipo de Wilmer González como ficha del conservatismo riohachero.

4

María Isabel Cabarcas, secretaria Privada

Grupo político al que representa: No se le conoce militancia política

Abogada y Trabajadora Social de profesión, María Isabel Cabarcas es una joven riohachera que venía trabajando desde hace varios años como secretaria General de la Cámara de Comercio de La Guajira y ahora entra a formar parte del equipo de Weildler en la Gobernación.

Además de su trabajo en la Cámara de Comercio, Cabarcas se ha desempeñado como asesora de la Fundación Cerrejón y como directora de la Fundación Guajira Competitiva. También es catedrática de la Universidad de La Guajira.

A María Isabel, que entra a reemplazar a Ivana Barbbuno (cuota del conservatismo de Manaure), no se le conoce públicamente militancia política en ningún grupo allá en la península.

5

Vicenta Siosi Pino, secretaria de Cultura

Grupo político al que representa: No se le conoce militancia política

Este es otro de los nombramientos que ha sido celebrado en La Guajira porque Siosi Pino es una destacada escritora de la etnia wayuu. Comunicadora social egresada de la Universidad de La Sabana, especialista en desarrollo social, investigadora social y docente universitaria.

A Vicenta la reconocen como una reivindicadora de los derechos de su etnia porque desde los cargos públicos en los que ha tenido ha desarrollado gestiones para abrir espacios al reconocimiento de los wayuu.

Cuando trabajó en el gobierno de Jorge BallesteroS, entre 1992 y 1994, fue una de las impulsoras, junto al ahora gobernador Weildler Guerra, de la Ordenanza mediante la cual la Asamblea del departamento reconoció el wayuunaiki como segundo idioma. Además, participó en la creación de un programa radial que era transmitido en esa lengua y traducido al español.

Aunque le hizo campaña a Ballesteros en los 90 y fue parte de su Gobierno, Siosi no es una política activa en la actualidad ni pertenece a ningún grupo político local.

En 2012 fue famosa una sentida carta que Vicenta escribió al presidente Santos para alertar sobre el desvío del río Ranchería por parte de Cerrejón.

Las historias más vistas en La Silla Vacia