Por Antonio Canchila García · 08 de Agosto de 2016

Daira Galvis, senadora de Cambio Radical.

4245

0

Con su llegada a la mesa directiva del Senado como primera vicepresidenta, la congresista de Cambio Radical Daira Galvis aumenta el poder del grupo que dirige en Bolívar, su departamento.

Allá, Daira ganó las regionales tanto con el Gobernador como con el Alcalde de Cartagena, lo que le ha dado una influencia tal como para que algunos ya la comparen con la del súper poderoso clan García Zuccardi (liderado por los exsenadores Juan José García Romero, condenado por corrupción, y su esposa Piedad Zuccardi, en juicio por presuntos vínculos con los paramilitares).

Hoy, estos son los poderes de la Senadora:

La Vicepresidencia en el Senado

El pasado 20 de julio Daira Galvis fue elegida primera vicepresidenta del Senado, pero no de cualquier manera. Lo hizo luego de vencer en puja interna de su partido al senador del poderoso grupo Char del Atlántico: Arturo Char.

Según los acuerdos políticos, la primera vicepresidencia le tocaba a Cambio Radical, sin embargo, la bancada de esa colectividad no logró acordar candidato antes de la instalación del nuevo año legislativo y aunque Char estaba entre los opcionados, finalmente el partido postuló a Galvis.

La Vicepresidencia del Senado no es menor porque, además de sustituir al presidente de la corporación, Daira aumentará su autoridad frente a sus compañeros y tendrá línea directa con el alto Gobierno, especialmente ahora que se vienen las leyes de la paz y el presidente Juan Manuel Santos necesita tener más alineado que nunca al Congreso.

El presidente de la Asamblea de Bolívar

Aunque Cambio Radical tiene en la Asamblea de Bolívar a cuatro diputados, el representante de Daira ahí es Jorge Redondo, quien es el presidente de la corporación.

La senadora y el diputado son aliados políticos desde hace más de diez años y cuando Galvis tenía influencias en el Icbf en Bolívar, Redondo fue director, hasta el 2014.

Es tan evidente la relación de Galvis con Redondo que tras su salida del instituto ella le consiguió el aval de Cambio Radical para llevarlo a la Asamblea de Bolívar y le hizo proselitismo en el departamento. Con él en la presidencia de la duma departamental la senadora Galvis puede ser determinante en la aprobación o no de proyectos de la Gobernación que sean presentados a la corporación.

Un concejal de Cartagena

El concejal de Cambio Radical Luis Cassiani también es reconocido como ahijado político de Galvis y también se le conocieron influencias en el Icbf cuando Jorge Redondo era el director.

La influencia del concejal Cassiani en el Icbf se evidenció porque la cooperativa de servicios generales Cooseheroica Ltda., que Cassiani dirigía en Cartagena, tenía a su cargo el suministro de alimentos a estudiantes de dos colegios en la ciudad.

Galvis y Redondo acompañaron a Cassiani en tarima en su campaña por la curul en el Concejo de Cartagena. En esa corporación, Cassiani es el presidente de la Comisión administrativa y de asuntos generales.

El Instituto de Deportes de Bolívar

En ningún lugar se han sentido tanto las movidas de Daira como en la Gobernación de Bolívar. Con la victoria del liberal Dumek Turbay (a quien Daira apoyó) la senadora se convirtió en dueña política del Instituto Departamental de Deportes y Recreación de Bolívar, Iderbol.

Como ya lo contó La Silla Caribe, las presiones de Daira sobre el instituto son tan fuertes que en estos primeros siete meses de gobierno ya va por su tercer director (Jaime Roa y Álvaro Redondo renunciaron). Todos llegaron ahí con el visto bueno de la senadora y aunque al salir alegaron razones personales, fuentes que lo saben de primera mano nos contaron que salieron por choques frecuentes con Galvis.

El actual director es Jairo ‘Pocho’ Osorio Leal. Él tiene relación política con Daira a través de su papá Alberto Osorio Rodríguez, quien fue concejal de Cartagena entre 2008 y 2011, con el apoyo de Galvis. Además, Osorio le hizo campaña en las pasadas elecciones al diputado Redondo.

Pese a que se han logrado establecer los vasos comunicantes entre Galvis y las personas que han estado en Iderbol, el gobernador Turbay niega injerencias de la senadora en la entidad.

Esa entidad es especialmente clave en este cuatrienio porque en Bolívar se jugarán en 2019 los Juegos Nacionales y eso implica el manejo de millonarios recursos para la construcción de escenarios deportivos y la organización de esas justas.

Secretaría de Hacienda de Bolívar

El nuevo poder de Daira en la Gobernación lo tiene en la Secretaría de Hacienda departamental. Ahí le nombraron el pasado 25 de julio a Rafael Morales Hernández, quien recientemente aspiró por el partido Liberal al Concejo de Barranquilla.

Morales Hernández se desempeñó como gerente de la Contraloría del Departamento del Magdalena, contralor provincial en el Atlántico y director Financiero y administrativo de la Personería de Barranquilla.

Él es de Magangué, pero poco se le conoce carrera en Bolívar porque estudió en Bogotá y se ha desempeñado más en el Atlántico, sin embargo, tres fuentes que conocen el tejemaneje de la política en Bolívar nos confirmaron que entró a la Gobernación como cuota de Daira Galvis.

El vínculo del Morales con Daira, según nos contó una congresista que conoce sus movidas, le viene de cuando él estaba radicado en el Magdalena, allá le habría hecho proselitismo a la senadora.

Con alguien de su confianza en esa secretaría, Galvis tiene poder sobre otras dependencias, según nos contó un exsecretario de Hacienda. “Esa (la de Hacienda) tiene que ver con todas las secretarías y se puede llegar a bloquear lo que piden de algunas dependencias o a agilizar un presupuesto, según se prefiera”, nos explicó el exfuncionario.

Secretaría de Participación de Cartagena

En la Alcaldía de Cartagena, Galvis tiene la Secretaría de Participacón. En esa entidad está María Elvira Márquez Faciolince. Márquez y Galvis son amigas desde hace tiempo y por eso la propuso para esa dependencia.

Desde ahí se manejan proyectos con las comunidades, por lo que es clave porque en épocas electorales la gestión que se haya hecho puede traducirse en votos gracias al contacto directo con líderes comunitarios

Aunque aún no se ha hecho cambio en esta dependencia de la Alcaldía de Manolo Duque (a quien Daira también apoyó), dos fuentes de adentro del Palacio de la Aduana le contaron a La Silla Caribe que a Galvis le van a quitar la Secretaría de Participación y se la podrían cambiar por la de Hacienda.

El cambio, según nos contó alguien muy cercano a Manolo, lo está sugiriendo José Julián Vásquez, hermano de crianza del Duque y quien lo apoyó en su carrera por la alcaldía. “Es que la de Participación no está haciendo las cosas de la mejor forma y como lo de Manolo es lo social y el trabajo con comunidades, José Julián pidió que la saquen (a María Elvira Márquez) y le den a Daira Hacienda”, nos contó una de las fuentes.

Si se da esta movida, Daira hace moñona con la Secretaría de Hacienda en las dos administraciones y tendría el detalle de todos los recursos que se mueven en Bolívar y en Cartagena.

Además de tener una persona de su confianza en la Alcaldía de Cartagena, Daira tiene influencias en las alcaldías de Arjona, con Esther Jalilie y Turbaco con Antonio Victor Alcalá. Ella le dio el aval de Cambio Radical a ambos mandatarios y les hizo campaña.

SENA

Daira tiene influencia en el Sena, específicamente en tres de los cuatro centros de esta institución en Cartagena (el otro lo tiene el poderoso clan García Zuccardi) como ya lo contamos.

Por ejemplo, en el centro comercial y de servicios, donde es subdirector el economista Franklin Amador, Galvis tine injerencia. El vaso comunicante entre la senadora y el subdirector es su otrora aliado político el representante a la Cámara Hernando Padaui, quien ayudó a Amador a quedarse con el cargo.

El Sena es apetecido por los políticos porque en cada uno de los centros que lo conforman en Bolívar tiene espacio para contratar a más de 300 instructores a través de OPS, lo que les permite hacer nombramientos por favores políticos.

Además, es importante por el presupuesto que maneja que para este año es de 54.427 millones de pesos para cumplir con la meta de formación de unos 21 mil estudiantes.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia