Por Juan Pablo Pérez B. · 11 de Julio de 2017

855

0

En Cundinamarca, quienes más se verán afectados el próximo año con la nueva ley de fotomultas, que si todo sigue igual será sancionada próximamente por el presidente Juan Manuel Santos, son  Data Tools S.A. y las empresas que conforman la Unión Temporal de Servicios Integrados y Especializados de Tránsito y Transporte de Cundinamarca (Siett). Estas dos concesiones reciben el 64 por ciento de lo que se recauda en el departamento a través de las fotomultas.

Cuando un infractor de una norma de tránsito paga una fotomulta en Cundinamarca, el 25 por ciento de lo que paga va para Data Tools, el 10 para el Sistema Integrado de información sobre multas y sanciones por infracciones de tránsito (Simit), y el 65 por ciento restante se lo dividen en un 60 por ciento para Siett (el 39 por ciento del total de las ganancias), quien es quien opera directamente las fotomultas, y el 40 restante para la Secretaría de Transporte y Movilidad de Cundinamarca (el 26 por ciento del total).

En Cundinamarca, hay dos hay dos tipos de fotomultas: las que dependen de la Gobernación y las que dependen de la jurisdicción de cada municipio. La Silla Cachaca encontró sólo en Soacha un contrato diferente al que concesiona todas las demás fotomultas del departamento.

Para este contrato, la Alcaldía de Soacha hizo una licitación en donde hubo dos proponentes: Data Tools y la Unión Temporal Sert Soacha, integrada por Infotic S.A. y Taborda Velez CIA. En diciembre  del 2015, el contrato se lo dieron a la Unión Temporal Sert y se estableció que el 65 por ciento de lo recaudado en 15 años por fotomultas iría para estas dos empresas.

Los que pierden

Siett es una unión temporal conformada en el 2006 por Dismacor S.A., Jaime Hernando Lafaurie Vega, Diapopa Ltda. y Ceise S.A.S. para operar y organizar varios servicios de tránsito del departamento. Entre éstos, la operación de las grúas, de patios, la administración de centros donde hacen revisiones técnico mecánicas y de gases y todo lo relacionado con las fotomultas que incluye la recolección de las pruebas de la infracción, la generación del comparendo, la instalación de cámaras y la notificación de los infractores.

El contrato de concesión, cuyo único proponente fue Siett, se firmó en marzo del 2006. Establecía que la unión temporal se encargaría de prestar estos servicios por 12 años a cambio de recibir parte del 73,3 por ciento que quedaba para distribuir de los ingresos que obtuviera la Secretaría de Tránsito y Movilidad, pues el 26, 7 restante ya había sido concesionado a Data Tools que, desde el 2002, manejaba toda la infraestructura tecnológica del sistema de tránsito.

Data Tools es una empresa de tecnología y desarrollo de software especializado que nació, hace 20 años, cuando Carlos Muñoz, un ingeniero eléctrico de la Universidad Nacional, le propuso a Javier Ríos la idea de montar una empresa de desarrollo de software donde Muñoz sería el cerebro y Ríos quien ponía el capital.

Javier Ríos Velilla es un empresario bogotano que es, junto con su hermano Carlos, uno de los dueños de Inversiones Alsacia: la empresa que opera la Unidad 1 de Transantiago, el sistema de transporte público -parecido a Transmilenio- de Santiago de Chile. También, es hermano de Alberto Ríos Velilla, uno de los Superpoderosos de Bogotá del 2015 por ser el dueño de Aseo Capital, una de las  principales empresas de aseo de la ciudad.

Oficialmente, Data Tools es una sociedad de Javier Ríos con su esposa e hijas.

En el 2015, cuando se venció el contrato de Data Tools con la Secretaría de Tránsito y Movilidad, ésta decidió volver a hacer una licitación para volver a ofertar, por 3 años y 3 meses, los servicios de tránsito que Data Tools tenía concesionados hasta el momento. El ganador fue el Consorcio Circulemos Cundinamarca 2015, conformado en un 75 por ciento por Data Tools y en un 25 por ciento por GCA Technologies de Guillermo Corredor, uno de los dueños de las fotomultas en Cali.

En este nuevo contrato, se modificaron los porcentajes y Data Tools pasó de ganar el 26,7 por ciento de lo recaudado en fotomultas al 25, y Siett quedó con el 39 por ciento. Sin embargo, el que decide dónde van las cámaras, el que las instalan y se encargan del recaudo es Siett. Data Tools sólo maneja la plataforma electrónica, las bases de datos, la seguridad electrónica y, en general, todo lo relacionado con el software.

Por eso, entre las dos empresas recogen el 64 por ciento de lo que se recauda en el departamento por fotomultas. Un porcentaje que bajará al 10 por ciento en el 2018 cuando se venzan ambas concesiones después de que el presidente Santos sancione la ley que ya pasó por las dos cámaras del Congreso.

Si quiere ver casos en otras regiones, haga clic acá.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia