Por Antonio Canchila García · 10 de Marzo de 2017

3147

0

Por estos días ha tomado fuerza en Sucre y a nivel nacional el rumor sin confirmar de que el único representante de La U en ese departamento: Nicolás Guerrero Montaño, tuvo algo que ver en la elección Jacqueline Hernández de la terna que envió el ICBF para que el Gobernador Édgar Martínez escogiera el nuevo director regional de esa entidad.

Ese nombramiento aún no se hace oficial porque la directora nacional del ICBF, Cristina Plazas, está esperando que función pública le confirme si el hecho de que Hernández fuera contratista de la entidad hasta cuando quedó en la terna la inhabilitaba o no.

Hasta ahora no hemos podido confirmar lo del ICBF, pero en cambio le encontramos otros poderes burocráticos que no son menores al Representante. 

La ESAP en Sucre

En la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP) en Sucre le acaban de nombrar a Guerrero a su amigo y seguidor político el economista Enver Morales, como director.

Ese nombramiento se da precisamente después de que el congresista se reuniera en Bogotá con Claudia Franco, directora nacional de la ESAP para que no se cancelara el periodo 2017 en la sede de la escuela en Sucre. Esa sede no iba a iniciar sus clases este año, según la dirección nacional, porque los estudiantes no habían entregado la documentación necesaria para ello.

El lazo entre Guerrero y el ahora director en Sucre de la ESAP es bien sabido en Sincelejo. El vínculo les viene de cuando Enver era moderador del programa de televisión local La Opinión en el cual Guerrero y el exalcalcalde Jairo Fernández se enfrentaron verbalmente en un debate cuando el congresista de La U promovía la revocatoria de Fernández.

Tras ese debate Morales salió de su puesto en el programa de La Opinión y Guerrero lo acogió en su grupo político y lo ayudó a llegar a un cargo administrativo en la Universidad de Sucre y ahora se conoce su llegada a la ESAP, un cargo que es clave porque da contacto con docentes y estudiantes, en su mayoría mayores de edad, lo que representa un potencial electorado.

La Defensoría del Pueblo en Sucre

Con la llegada a la Defensoría del Pueblo de Sucre de la abogada corozalera Rosa María Vergara Hernández gana poder el representante Guerrero, porque, ella es de su grupo político y le hace campaña en su pueblo en época electoral. Por eso, como lo contamos en La Silla, él la respaldó para llegar ahí.

Vergara Hernández es especialista en derechos humanos y hasta enero pasado trabajó en la Contraloría Departamental de Sucre, donde es funcionaria y pidió una comisión para poder desempeñarse como defensora regional. Llegó al cargo de Defensora Regional en medio del revolcón que hizo el defensor nacional Carlos Negret, para darle juego político a los representantes que, como Nicolás Guerrero, lo ayudaron a elegir.

Antes de la llegada de Vergara a esa regional, el cargo lo desempeñaba el abogado Óscar Herrera Revollo, quien estaba ahí por su carrera en esa entidad donde fue defensor seccional entre 1999 y el 2009 y coordinador de defensores públicos de víctimas, antes de ser nombrado defensor regional por el exdefensor Jorge Otálora en 2013.

Tener a alguien de su confianza en la cabeza de la regional Sucre de la Defensoría del Pueblo le da poder al representante Guerrero y le permite a su ficha contacto con las comunidades y manejo burocrático.

La Oficina de Gestión Regional del DPS

Como lo contamos en La Silla, desde el 18 de julio del año pasado el representante Guerrero tiene poder en el Departamento de Prosperidad Social a nivel nacional, porque su esposa la exconcejal de Sincelejo Karina Cabrera Donado fue nombrada jefa de la Oficina de Gestión Regional de esa entidad.

Abogada, especialista en derecho público y administrativo, Cabrera Donado ha desarrollado su carrera profesional más en la arena política que en lo técnico y prueba de ellos es que ha sido concejal de Sabanagrande, Atlántico, por dos períodos y en 2015 renunció al Concejo de Sincelejo para aspirar a la Alcaldía de esa ciudad.

Esa aspiración, en principio, hizo parte de la estrategia denominada Toconya (todos contra Yahir) que se creó la Unidad Nacional para frenar al cuestionado Yahir Acuña en su carrera por quedarse con la Alcaldía de Sincelejo y la Gobernación de Sucre. Sin embargo, La Silla conoció que finalmente el representante Guerrero y su esposa terminaron apoyando a Acuña.

El cargo al que llegó Cabrera Donado es importante porque desde Bogotá coordina las 35 oficinas regionales del DPS y vigila el diseño y cumplimiento de políticas públicas de inclusión de comunidades en todo el país. Eso amplía el poder del congresista Guerrero porque desde ese cargo su esposa tiene contacto directo con alcaldes y gobernadores.

La Dirección Regional del DPS en Sucre

 

Luego de la llega de su esposa como jefa de la Oficina de Gestión Regional del DPS, Guerrero siguió aumentando su poder en ese ente porque en octubre de 2016 fue nombrada como director en la regional de Sucre Sonia Muñoz Hoyos, quien hace parte de su grupo político.

El vínculo entre Muñoz Hoyos y el parlamentario es el padre de Sonia, Jaime Muñoz Fotich, quien es visto en el Sucre político como muy cercano a Guerrero porque le hace campaña en tiempo electoral.

El? ?DPS? ?es? ?deseado? ?por? ?los? ?políticos? ?porque,? ?además? ?del? ?manejo? ?presupuestal? ?y? ?de? ?contratación,? ?por? ?ser? ?un? ?ente? ?cuya? ?principal? ?labor? ?es? ?ayudar? ?a? ?los? ?más? ?pobres? ?a? ?salir? ?de? ?esa? ?situación? ?le? ?da? ?contacto? ?con? ?las? ?comunidades? ?a? ?quien? ?esté? ?como? ?director.

 

El Instituto de Deportes de Sucre

Nicolás también tiene poder en el Instituto Departamental de Deporte y Recreación de Sucre, Indersucre. El gobernador Edgar Martínez le nombró como director de ese instituto a su aliado político Marcos Montes Bohórquez, quien fue una de las cartas de Guerrero para lograr poder en el concejo de Sincelejo en la pasada contienda electoral, pero no le dieron los votos para ganar la curul.

Montes Bohórquez llegó al cargo en agosto del año pasado a ocupar ese cargo que estaba vacante desde julio cuando renunció el administrador de empresas de Sincé Aldo García.

En llave con otra ficha de Guerrero: el diputado de La U Máximo Calderón, Montés se está moviendo para aumentar el presupuesto del ente que maneja que está en unos 2 mil millones de pesos. Lo que pretenden los aliados de Nicolás es que la Duma les apruebe una iniciativa para redireccionar dineros de algunos impuestos a los fondos de esa entidad y llevar el presupuesto del Indersucre a unos 3.800 millones de pesos.

El Indersucre resulta clave porque en épocas electorales la gestión que se haya hecho puede jalonar votos por el contacto directo que se puede lograr desde ahí con los dirigentes de ligas y clubes deportivos del departamento.

Un diputado

Aunque el partido de La U tiene dos diputados en la Asamblea de Sucre, el representante de Nicolás ahí es Máximo Calderón, el más votado de esa corporación en la pasada contienda electoral: 27.157 votos.

Calderón, quien es el segundo vicepresidente de la Duma, y Guerrero son aliados políticos desde hace varios años y evidencia de ello es que el primero le ha hecho campaña al congresista en sus dos aspiraciones a la Cámara.

Para las pasadas regionales Nicolás le consiguió a Máximo el aval para la Asamblea y lo acompañó a recorrer el departamento haciendo campaña.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia