Por Jineth Prieto · 31 de Marzo de 2016

5019

6

 

Entre 2013 y 2015 el Ministerio de las Tic financió en Bucaramanga dos proyectos por más de $5.800 millones que prometían revolucionar la prestación del servicio de salud para la población más vulnerable de la ciudad. 

La meta era hacer un plan piloto de Telecitas (capacidad de solicitar citas médicas a través de nuevas tecnologías) y Teleconsultas (capacidad de acceder a consultas de medicina especializada a través de nuevas tecnologías). Pero, a hoy y pese a que los contratos ya vencieron, ninguno de los sistemas está funcionando y no es claro cómo se van a sostener en el tiempo.

La ejecución del proyecto, además, quedó en manos de empresas cuya experiencia está en obras civiles y no en el desarrollo de nuevas tecnologías.

La Silla investigó.

 

 

Las Telecitas

En 2013 la Alcaldía de Bucaramanga a través de su oficina asesora de las TIC, en ese entonces en manos del excandidato a la Alcaldía de Bucaramanga Jaime Vargas (hermano del exalcalde liberal de Bucaramanga destituido por irregularidades en contratación, Fernando Vargas), logró que el Ministerio de las TIC y Colciencias cofinanciaran un proyecto para la implementación de las Telecitas en la ciudad.

Para jalonar esa inversión, que se dio en el marco del programa nacional ‘Vive Digital’, Vargas en asocio con la Cooperativa de Departamentos y Municipios de Colombia, Codenco, presentó la propuesta, que básicamente consistía en crear una plataforma para que los 163 mil usuarios del régimen subsidado de salud en Bucaramanga pudieran solicitar citas médicas a través de pantallas táctiles ubicadas en los 24 centros de salud del Municipio, vía internet y a través de mensajes de texto.

Para la ejecución del contrato, cuyo beneficiario principal sería el Instituto de Salud de Bucaramanga, Isabú, se tasó que la inversión sería de $3.375 millones, de los cuales $2.398 millones serían destinados por el MinTic, $800 millones por la Alcaldía de Bucaramanga y $176 millones por Codenco (el ejecutor).

Según los plazos que se pactaron en el contrato, para febrero de 2014 ya debía estar funcionando el programa y las largas filas para sacar una cita médica debían ser cosa del pasado. No obstante, eso no fue lo que sucedió.

“Nosotros no participamos en el inicio y la presentación del proyecto ante el Ministerio y Colciencias, a nosotros nos informaron cuando ya había sido aprobado el programa para contarnos que íbamos a ser los beneficiarios”, le dijo a La Silla Paulo Cesar Pedraza, gerente del Isabú.

Para el momento en que el asesor TIC de la Alcaldía hacía lobby en el Ministerio, en ese entonces encabezado por Diego Molano, para que le aprobaran el proyecto, la principal necesidad en el Isabú no eran las Telecitas, era la sistematización de las historias clínicas de los pacientes, debido a que esa plataforma solo estaba habilitada en la mitad de los centros de salud del municipio.

Aún así, y como ya el proyecto había sido aprobado, se inició la implementación del programa de Telecitas que estaba dividido en tres fases: la entrega de la infraestructura para el funcionamiento del proyecto (computadores, tabletas, conectividad), el desarrollo del software que permitiera la solicitud de las citas y la capacitación del personal.

Los problemas aparecieron con la aplicación del software.

Codenco no fue la que formuló el proyecto, la Alcaldía fue la que lo diseñó, nos buscó para ejecutarlo

Debido a que el sistema desarrollado por el ejecutor de Vive Digital no era compatible con la plataforma de historias clínicas del Isabú, en los 12 centros de salud que sí tenían sistematizada la historia clínica de los usuario el  proyecto tuvo que ser desmontado, por lo que a hoy el programa solo está implementado en los 13 centros de salud restantes.

Adicionalmente, como la plataforma solo permitía sacar citas para personas que ya están enfermas y no para los planes de promoción y prevención, que según Pedraza, son el fuerte del Isabú debido a que manejan la atención más básica, tuvieron que deshabilitarla.

“Tuvimos que desconectarla porque eso lo que estaba haciendo era frenar el desarrollo normal de los centros de salud”, agregó Pedraza.

En el Isabú también se dieron cuenta que el dominio de la página web de Bucaramanga Vive Digital así como los convenios con compañías telefónicas para que los usuarios pudieran agendar citas a través de mensajes de texto no tenían financiación a largo plazo.

Cuando La Silla buscó explicaciones sobre la planeación del proyecto, todas las partes enfrentaron sus versiones.

Según Óscar Santamaría, delegado de Codenco para la ejecución de las Telecitas, ninguno de los inconvenientes que presenta el proyecto es de su responsabilidad.

“Codenco no fue la que formuló el proyecto, la Alcaldía fue la que lo diseñó, nos buscó para ejecutarlo y Codenco cumplió. La interventoría revisó que cumplimos al 100 por ciento con lo que estaba estipulado en el contrato”.

La versión de Jaime Vargas, el entonces asesor Tic y quien según todas las versiones fue quien formuló el proyecto que se presentó al Ministerio, dijo que fue Codenco “el que le propuso el proyecto a la Alcaldía y que por eso la Alcaldía de Bucaramanga se presentó junto a ellos en el Ministerio de las Tic”.  Vargas, además, señaló que “no se puede decir que haya falta de planeación porque sí hubo” y que si no está funcionando el programa es porque no lo socializaron.

Por su parte, la Interventoría, que estuvo en cabeza de la Universidad Nacional, señaló que hizo la verificación de lo entregado por el ejecutor y que con base en eso fue que le dio el visto bueno.

El convenio se terminó de ejecutar, según los reportes del MinTic, en febrero de 2015. En el informe final de la supervisión se señala que el objeto se cumplió en su totalidad, pese a que hoy las pantallas táctiles están apagadas, a que el sistema solo funciona para la mitad de los centros de salud y a que no hay claridad sobre su continuación.

Las Teleconsultas

En 2015 y tras la fallida aplicación de las Telecitas, la Alcaldía de Bucaramanga volvió a presentar un proyecto ante Colciencias y el MinTic, que desde mayo de ese año estaba bajo la batuta del liberal David Luna. Esta vez lo hizo para el desarrollo de Teleconsultas en la ciudad.

Específicamente, buscaba que los centros de salud de Bucaramanga pudieran prestar servicios de cardiología a través de una plataforma que le permitiría a un médico general tomar un electrocardiograma y enviárselo a un especialista para que leyera la información y diagnosticara al paciente en tiempo real.

El programa también era ambicioso y revolucionario.  Sin embargo, al igual que en el de Telecitas, tampoco fue consultado con el Isabú y su implementación se varó antes de iniciar.

“De ese proyecto tampoco conocíamos nada. Simplemente nos avisaron cuando nos dijeron que lo iban a implementar”, le dijo a La Silla Paulo Cesar Pedraza, gerente del Isabú.

Ese proyecto en esencia era más fácil de aplicar, solo suponía la instalación de electrocardiógrafos y  computadores que permitieran establecer la comunicación entre los médicos generales y especialistas, y hacer las pruebas del software.

Pese a que el contrato tenía un plazo de seis meses, solo fue hasta el pasado 18 de marzo, tres días antes de que finalizara la ejecución, que los equipos fueron instalados y se realizaron las pruebas.

Según el operador, que al igual que en el proyecto de Telecitas, resultó siendo Codenco, todo se entregó en un 100 por ciento de funcionamiento.

No obstante, otra es la percepción del Isabú.

Por una parte, el Hospital del Norte en Bucaramanga, que sería el que prestaría el servicio, no está autorizado para hacer consultas de cardiología debido a que esa especialidad es de segundo nivel de complejidad y esa entidad pertenece al primer nivel.

Si bien ese es un tema superable, el tema de fondo es que, según el gerente del Isabú, el proyecto hubiera sido realmente útil si hubiera contemplado las especialidades que sí ofrece el Hospital del Norte para conectarlas con los centros de salud de la ciudad.

Según lo que nos dijo el ejecutor, la disponibilidad del cardiólogo pagado por Vive Digital solo será de seis meses ¿Después quién va a pagar eso?

Sin embargo, ese es el menor de los problemas. Para que funcione un proyecto de este tipo es necesario no solo asegurar la infraestructura del médico que va a enviar la información, sino también la disponibilidad del especialista que va a estar al otro lado recibiéndola, y eso último no se contempló.

“Según lo que nos dijo el ejecutor, la disponibilidad del cardiólogo pagado por Vive Digital solo será de seis meses ¿Después quién va a pagar eso? Ese es el punto más débil. De nada nos sirve tener 10 electrocardiógrafos si no tenemos quién los lea”, agregó Pedraza.

La única manera de que el Isabú logre la disponibilidad de los cardiólogos sería a través de convenios con las EPS para que ellas adquieran el servicio de cardiología a través de los centros de salud y del Hospital del Norte; no obstante, eso depende de la voluntad de las EPS para cambiar el proveedor de ese servicio.

La Silla buscó las versiones de quienes habían formulado el proyecto y todos los funcionarios que intervinieron en el proceso se culparon mutuamente por las fallas en su ejecución.

Jaime Vargas señaló que para el momento en el que se suscribió el convenio él ya había salido de la Alcaldía para lanzarse como candidato a ese cargo y aseguró que en lo que a él respecta no tuvo ninguna injerencia en su formulación y que la responsabilidad le compete a su sucesor.

Según Margarita Gómez, quien fue la que reemplazó a Vargas, ella fue apartada del proyecto desde que se posesionó como asesora de las TIC.

“Eso me generó molestia al principio porque no entendí por qué un proyecto que era del resorte de las TIC se lo entregaron a Germán Granados, un asesor encargado del desarrollo empresarial; sin embargo, no dije nada más y por eso no tuve nada que ver. De lo que sí estoy segura es de que ese proyecto lo arrancó Jaime Vargas”, indicó.

Por su parte, Germán Granados corroboró la versión de Gómez en cuanto a que Vargas era el que había formulado el proyecto, y señaló que el excandidato a la Alcaldía “fue el que planteó las Telecitas y las Teleconsultas como complementarios y fue quien formuló cada uno de los proyectos para que fueran aprobados por el Ministerio TIC”.

Sobre su llegada a supervisar el proyecto Vive Digital pese a su condición de asesor para temas empresariales, Granados indicó que fue una delegación y que debía cumplirla.

En cuanto a Codenco -el ejecutor-, la excusa estuvo en que ellos no formularon el programa y que se remitieron a cumplir lo que decía en el contrato. No obstante, a través de su delegado, Óscar Santamaría, la empresa dijo que el Isabú sí conocía de la implementación de las Teleconsultas y que se acordó con ella la modalida de cardiología, versión que según el gerente y los delegados de sistemas del Isabú, no es cierta.

La secretaria de salud de Bucaramanga de la época, Claudia Amaya, aseguró sobre el proyecto que no lo conocía porque no la vincularon al proceso de formulación, pero que de haberlo hecho no lo hubiera aprobado porque "no tenía contemplada la sostenibilidad financiera".

La Silla intentó conocer la versión del Ministerio de las TIC, que fue junto a Colciencias la que aprobó el proyecto, pero no obtuvo respuesta*.

El contrato finalizó su plazo de ejecución el pasado 21 de marzo. Aunque los equipos están instalados no los están usando porque no se ha hecho el seguimiento en tiempo real de su funcionamiento y porque no hay cardiólogos que lean la información que se emita desde los consultorios de los médicos generales.

Los ejecutores

La Cooperativa de Departamentos y Municipios de Colombia, Codenco, además de ser la ejecutora de los dos proyectos del MinTic en Bucaramanga, fue una de las firmas que se quedó con un abultado número de contratos de la Alcaldía en la administración de Lucho Bohórquez.

Solo entre 2013 y 2015 esa firma se hizo a la ejecución de más de $5.200 millones en contratos que van desde el suministro de elementos para cafetería, hasta la compra del parque automotor del centro de Zoonosis y la construcción de alcantarillado pluvial en varios barrios de la ciudad.

Codenco tiene su sede principal en Boyacá, departamento del que también es oriundo el exministro Diego Molano,  y sus socios son otras dos cooperativas (Coaingser y Cooreciclar) que, a diferencia de ella, sí tienen sede en Bucaramanga. No obstante, los números de contacto no funcionan y mientras que en uno responden en una casa de familia, en otro lo hacen en una iglesia.

Aunque dentro de sus actividades comerciales Codenco tiene la de comercio de vehículos, la construcción de proyectos de servicio público, comercio al por mayor de maquinaria y construcción de edificios no residenciales, el entonces asesor TIC de la Alcaldía de Bucaramanga, Jaime Vargas, definió que esa era la entidad ideal para ejecutar un proyecto de nuevas tecnologías y la presentó ante el Ministerio.

Según, dos fuentes que se mueven en los círculos de contratistas de Bucaramanga, Codenco funciona como “empresa fachada”. 

Esa empresa la alquilan por un porcentaje del contrato, para que figure de manera oficial y así se pueda borrar el rastro de cualquier seguimiento sobre los verdaderos dueños del contrato. 

“Esa empresa la alquilan por un porcentaje del contrato, para que figure de manera oficial y así se pueda borrar el rastro de cualquier seguimiento sobre los verdaderos dueños del contrato. Esa es la razón por la que tiene un objeto social tan amplio”, le dijo a La Silla una de esas fuentes. 

Al respecto José Antonio Álvarez Delgado, representante legal de Codenco, aseguró que las afirmaciones “no son ciertas” y que su amplio objeto social obedece a que “las cooperativas trabajan así”.

“Nosotros somos consultores, constructores, proveedores y así es como trabajamos, eso no tiene nada de raro, yo tengo la capacidad”, señaló.

Sobre la experiencia de Codenco en la ejecución de proyectos de nuevas tecnologías dijo que sí la tenían, pero cuando La Silla le preguntó cuál indicó: "no recuerdo una en este momento, me tocaría revisar".

Lo particular de los contratos con el MinTic es que aunque Codenco figura como el ejecutor de los proyectos, todas las labores fueron subcontratadas con la Federación Cooperativa y de Organizaciones no Gubernamentales, Fedecoop.

Fedecoop es una organización sin ánimo de lucro que al igual que Codenco, ha ejecutado contratos que van desde obras viales hasta infraestructura en escenarios deportivos en Santander.

Esa Federación terminó haciéndose a los contratos luego de presentarse en una convocatoria pública que fue lanzada por Codenco. Aunque en ese proceso existió otro proponente diferente a Fedecoop -Coimplecomputo-, fue descartado porque no presentó los requisitos más básicos para concursar: la póliza y la relación de la experiencia.

“No deja de generar suspicacias, que una empresa que aspira presentar una propuesta seria para ejecutar una cantidad tan importante de recursos se le olvide presentar documentos tan básicos como esos. Si bien eso no significa que toda la licitación esté revestida de irregularidades sí llama enormemente la atención que algo así suceda”, le dijo a La Silla Rodrigo Parada, abogado experto en contratación estatal.

Fedecoop y Codenco además comparten socios. Coaingser y Cooreciclar hacen parte de sus juntas directivas.

Bajo la misma figura que montaron en Bucaramanga, Codenco y Fedecoop están ejecutando proyectos de Telecitas en Pereira y en 50 municipios más de Santander.

¿La tercera fase?

Si bien los contratos entre la Alcaldía de Bucaramanga y el Ministerio de las Tic fueron solo dos, en diciembre de 2014, en momentos en los que estaba a punto de concluirse el contrato de las Telecitas, la Secretaría de Salud del municipio abrió una nueva licitación para adquirir un software que integrara todas las plataformas de sistemas de los centros de salud de la ciudad.

El precio de la licitación, que finalmente fue de $1.200 millones, se tasó tras la solicitud de cotizaciones a Codenco y Fedecoop, empresas que tienen su experiencia en la ejecución de obras de infraestructura y en suministro de implementos, más no en el desarrollo de un software.

La Silla revisó toda la licitación y encontró que quien presentó los papeles de Fedecoop fue Óscar Santamaría, el mismo que en los contratos del MicTic actúa como delegado de Codenco para la ejecución de los proyectos. 

Al cierre del proceso, Fedecoop terminó haciéndose al contrato luego de que el otro proponente, que en este caso fue Indigo Technologies también olvidara presentar los soportes jurídicos de su empresa.

Pese a que el plazo del contrato es de 11 meses que finalizarán el próximo 8 de mayo, La Silla conoció que el contratista está pidiendo una ampliación del plazo. 

“No he hablado directamente con los contratistas pero tengo información relacionada con que el plazo adicional que quieren pedir supera los 200 días”, le dijo a La Silla Sergio Cajías, asesor de las TIC para la Alcaldía de Bucaramanga.

Debido a que ese es el software que permitirá integrar todos los centros de salud de la ciudad y de paso la plataforma de las Telecitas, de darse el aplazamiento el proyecto continuaría enterrado.  Ahora solo falta que responda el ministro David Luna.

*Después de la publicación de esta historia y pese a que La Silla hizo varios intentos por contactar al delegado oficial de los programas de Telecitas y Teleconsultas en Bucaramanga del Ministerio Tic sin obtener respuesta, finalmente desde ese despacho se comunicaron con este medio. La versión que entregaron fue que los entes territoriales son los que tienen la responsabilidad por la continuidad de los proyectos que se financian con el programa 'Vive digital regional'.

Comentarios (6)

Prada

01 de Abril

1 Seguidores

Planificación sí hubo (pero corta: "planeación"; que ni siquiera está en e...+ ver más

Planificación sí hubo (pero corta: "planeación"; que ni siquiera está en el diccionario): Unos políticos (en representación del Estado y ejerciendo su propio poder burocrático) y unos privados (en representación de sí mismos y validos de sus privilegios de amistad con unos políticos) planificaron sacar una platica de la caja del Estado (de nuestros impuestos), y lo lograron. Pero eso ya no es noticia; aquí no ha pasado nada nuevo.
-
Los periodistas deberían abrir el ojo por si algún día pueden informarnos de un caso en el que esa misma situación no se repita. Paciencia. Eso sí sería un noticionón: Un contrato con el Estado que no tenga sobrecostos y que haya cumplido con el propósito de beneficio social para el cual fue presuntamente concebido. Para los periodistas sería todo un reto encontrar tal caso, un desafío; para los políticos y contratistas, sería una verdadera afrenta que tal cosa sucediera.
-
Proveer equipos y escritorios es un negocio fácil y MUY jugoso, suculento. Pero hacer que esos cachivaches sirvan para algo tiene mucho trabajo, es muy comprometedor, demandante, prolongado y muy riesgoso, toca trabajar con ingenieros, técnicos y otra gente problemática, estructurada y mañosa; y no deja TANTA plata. Debemos comprender a los políticos y sus contratistas.
-
Los equipos y escritorios los entregaron, ahí están, el software probablemente lo instalaron, ahí debe estar, la interventoría recibió todo en orden (ok) y la platica la pagaron, ya no está. Todo legal. Organización y procedimientos no se entregaron porque, sagazmente, no hacían parte de los contratos; otros deberían encargarse de ese detalle, pero esos no están.
-
Y, encima de todo, después de tanto esfuerzo, tanto papeleo, tanta campaña política jarta, tantas cenas de "planeación" y "trabajo" con el político codicioso y mamón, tantas autenticaciones ante notario, pólizas, mordidas, vueltas y revueltas, firmas, sellos y estampillas; ¿ustedes aun pretenden que ESO funcione, que sirva para algo? ¡No abusen!

Jose Mario Aristizabal

01 de Abril

0 Seguidores

Prada lo mas triste es que utilicen a la Nacional para decir que todo esta bie...+ ver más

Prada lo mas triste es que utilicen a la Nacional para decir que todo esta bien, es como legalizar el gol en fuera de lugar corriendo la linea del medio campo al área de penales, eso es a lo que juegan los contratistas, lo mas triste es que las otras entidades se hacen las decentes y salen a atacar el contrato no porque necesariamente crean que esta mal, sino porque no comieron de eso, volviendo a la realidad de este país el problema no es la rosca sino no estar en ella. Excepto para los usuarios de salud que seguirán con la misma atención deficiente de toda la vida.

Viste el vídeo de los niños de Aguachica?, no viste que el alcalde explico que el pollo y los patacones entregados en la mano de a puchos no era el desayuno escolar sino una ñapa para los niños, supongo que ahí también deben tener una de esas empresas fachadas con la que los políticos roban como Sistole SA que es muy interesante de quien es.

BucaraPresente

01 de Abril

0 Seguidores

Denuncia sin soportes... Muy al estilo de esta periodista y el señor Manolo.....+ ver más

Denuncia sin soportes... Muy al estilo de esta periodista y el señor Manolo... Son idénticos. Ahora los funcionarios públicos hacen uso en cuerpo ajeno de los medios de comunicación.

https://www.youtube.com/watch?v=KY8nwhcz7QM

Prada

01 de Abril

1 Seguidores

La viceministra afirma que mientras se estuvo desarrollando, el proyecto fue t...+ ver más

La viceministra afirma que mientras se estuvo desarrollando, el proyecto fue todo un éxito; que solo fracasó cuando llegó el día de ponerlo a funcionar. Esa es la definición clásica de "elefante blanco". ¿Se necesitan más soportes? O, de pronto, ¿el actual alcalde de Bucaramanga es un pícaro que se ha dedicado a destruir los exitazos construidos por la administración anterior? ¡Válgame Dios!

Jineth Prieto

01 de Abril

65 Seguidores

BUCARAPRESENTE tenemos todos los soportes de la investigación. No entien...+ ver más

BUCARAPRESENTE tenemos todos los soportes de la investigación. No entiendo por qué dices que no es así, en el artículo reseñamos todos los documentos, fotos y testimonios  que sirivieron de base para que lo escribiéramos. 

BUCARAOPINA

01 de Abril

0 Seguidores

Esta visto por todos los lados que es un CARRUSEL DE CONTRATACION, esperamos ...+ ver más

Esta visto por todos los lados que es un CARRUSEL DE CONTRATACION, esperamos que este articulo y denuncia no quede solo aquí y que pueda ser investigada toda esta corrupción contractual por la contraloría, procuraduría y fiscalia si es necesario, porque por ese tipo de personajes en la política y sus complices son los que por años han jodido y desangrado a la Alcaldia de Bucaramanga.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia