Por Ana Karietna León Quiroga · 08 de Junio de 2017

3246

0

Desde hace unos meses los alcaldes del área de influencia del Páramo de Santurbán se montaron al bus de la minería bien hecha y a finales de abril, emitieron un comunicado en el que, entre otras cosas, respaldan los proyectos mineros y promueven “toda iniciativa pública o privada que cumpla su función social”.

Si bien que se hayan puesto la camiseta a favor de la minería no es extraño porque su economía está ligada a esa actividad, sí los ha puesto a hablar el mismo idioma de la Sociedad Minera de Santander, Minesa, empresa estatal de Abu Dhabi que en menos de tres meses le pedirá a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, permiso para extraer oro durante los próximos 25 años en sus territorios.

La alineada

En marzo, Minesa firmó con la Corporación para la Defensa de Meseta de Bucaramanga, Cdmb, y cuatro alcaldes de la región, un acuerdo que promueve la coexistencia de la minería con el cuidado del medio ambiente y el desarrollo de la región que, como contó La Silla, valió para que la autoridad ambiental fuera blanco de críticas de ambientalistas y concejales de Bucaramanga.

 

Inicialmente dos alcaldes -el de Suratá y California- se abstuvieron de apoyarlo porque -en el caso de California- creían que la Cdmb no debía ser “juez y parte”. Sin embargo, él y el alcalde de Suratá finalmente accedieron y hoy ya están trabajando junto con Minesa y la CAR formulando un “modelo de desarrollo sostenible para la región”.

El hecho de que en la proyección del desarrollo de la región, alcaldes y autoridad ambiental empiecen a hablar su mismo idioma cuando aún no hay un proyecto licenciado, envía un mensaje de respaldo a la multinacional.  

“Lo que queremos es que haya minería responsable, que traiga desarrollo para la región. Nosotros no le abrimos la puerta a las grandes mineras, es el Estado el que decide. Cuando llegan uno lo ve con asombro porque si llega a hacer una actividad económica bien hecha, con la tecnología que va a traer Minesa (…) eso es lo que nosotros queremos”, le dijo a La Silla Juan Carlos Villabona, alcalde de Matanza.

Además de que alinearon discursos, La Silla encontró que desde febrero la Asociación de Municipios del Páramo de Santurbán, Asomusanturbán (integrada por los seis alcaldes de Soto Norte) firmó un convenio de $30 millones con Minesa para el “fortalecimiento institucional de la asociación”.

Que esa asociación firme ese tipo de convenios no es raro pues fue creada en 2001 para jalonar recursos para el desarrollo de la región; sin embargo, una de las cláusulas del convenio sí compromete tanto a la asociación como a sus asociados -los alcaldes-, con los intereses de Minesa y básicamente les pone mordaza para hablar de la empresa.

-´Ç`

Minesa le dijo a La Silla que esa cláusula estaba en todos sus convenios y que lo que buscaba era que la empresa fuera el conducto regular para solucionar cualquier problema en la ejecución del convenio.

Por su parte, la representante legal de Asomusanturbán, Ivonne González, nos aseguró que “no había leído muy bien ese punto del convenio”, pero que no le preocupaba porque “si yo tengo una queja o un reclamo de Minesa, que los he tenido, se los hago directamente y lo soluciono directamente con Minesa (...) no tengo por qué divulgarlo”.

La sintonía entre los alcaldes, su asociación y Minesa también quedó por sentada en el Congreso Nacional Minero en Cartagena, hace unas semanas, al que asistieron invitados por la Asociación Colombiana de Minería.

En el marco del evento, los seis mandatarios firmaron como testigos de una declaración con la que Minesa  estableció cinco compromisos de minería bien hecha en su proyecto en Soto Norte.

Esa firma aunque es simbólica pues los alcaldes no están comprometidos ni obligados a nada con él, sí es un espaldarazo más.

En medios está el otro punto de encuentro. Minesa ha venido capitalizando las intervenciones de los alcaldes en favor de la minería a través de sus redes sociales.

La Silla encontró las entrevistas que la Minera publicó de los alcaldes de Vetas y California quienes si bien no mencionaron el proyecto, sí aparecen en un espacio abiertamente institucional.

También hay un video en el que los alcaldes dicen cómo ha beneficiado Minesa a sus municipios y respaldan la minería.

El alcalde de Vetas le dijo a La Silla: “no es que estemos respaldando a Minesa. Estamos respaldando cualquier proyecto minero responsable (...) buscando que nos dejen hacer lo que sabemos hacer. No nos interesa si es pequeña o grande, desde que sea bien hecha”.

La movida por fuera de la región

Como con la delimitación del páramo se comprometieron las actividades de las que viven los habitantes de los municipios de la zona protegida,  y eso tiene en jaque la economía de sus habitantes, se empezaron a unir para buscar alternativas y que el Gobierno les cumpla con lo que les prometió.

Particularmente los alcaldes de los municipios que viven de la minería -Vetas y California- y la agricultura -Tona, Charta, Matanza y Suratá-, desde finales del año pasado están participando del trámite del proyecto de ley de páramos en la Comisión Quinta de la Cámara para que en ella se contemple el desarrollo económico de las comunidades que habitan en zonas protegidas.

También se han unido para pedirle a la Corte Constitucional que los escuche en medio de la revisión de una tutela de ambientalistas que podría tumbar la delimitación del páramo y aumentar las áreas protegidas.

Para que los respalden en ambas causas, además, han contactado los alcaldes de los 20 municipios de Norte de Santander que tienen parte de sus territorios dentro del área de Santurbán. Esta semana precisamente los convocaron a una cumbre de alcaldes a la que asistieron once mandatarios de ese departamento.

“Convocamos a los alcaldes de Norte de Santander para socializar el limbo jurídico en el que estamos tras la delimitación del páramo (...) y quedamos en que emitiremos un comunicado conjunto en el que le pediremos al Gobierno que defina qué va a pasar con nosotros”, dijo González de Asomusanturban.

Esa cumbre fue financiada directamente por Asomusanturban, y sirvió para que Gloria Álvarez, una experta en temas ambientales que ha trabajado con el sector minero y que está trabajando con la asociación, hablara con los alcaldes de la región.

Así que aunque la causa de Minesa y los alcaldes es común, hablando su mismo idioma, con convenios de no agresión, y apareciendo en videos institucionales, la minera interesada en extraer 11 millones de onzas de oro en las próximas dos décadas en Santander recibe un espaldarazo y pone a los alcaldes como su palanca.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia