Menú principal

Jueves Octubre 02, 2014


Razones tácticas para negociar

Como dice Juan Tokatlián en su análisis del Caguán ¨Negociación para la paz o proceso para la guerra", allí “se sentaron a la mesa de diálogo como resultado de una discusión táctica y no por una determinación estratégica”.

Pastrana buscó ganar las reñidas elecciones en segunda vuelta con el tema de la paz (y el intercambio del reloj con Tirofijo) pero tanto del lado de las Farc como del Gobierno no existía un convencimiento de que a través de la confrontación no fueran a obtener mayores réditos.

Por eso, mientras el Gobierno se preparaba con los recursos del Plan Colombia para una mayor arremetida militar, las Farc se entrenaban en el Caguán para radicalizar la guerra.

Sin punto final al conflicto

En su estudio ¨Negociación para la paz o proceso para la guerra", Juan Tokatlián dice que lo del Caguán fue “un conjunto episódico, contradictorio y tortuoso de conversaciones y no un genuino procedimiento de negociación política tendiente a terminar con casi cuatro décadas de lucha armada”. 

En el Caguán, el Gobierno y la guerrilla nunca pudieron ponerse de acuerdo en el objetivo final: la paz para las Farc era lograr “la justicia social” mientras que para el gobierno era que dejaran las armas. Tampoco estaban de acuerdo sobre qué debía suceder primero.

Agenda omnicrompensiva de negociación

El 20 de mayo de 1999, después de cuatro meses de conversaciones, Gobierno y Farc llegaron a un acuerdo sobre la agenda de discusión. Estaba compuesto de diez grandes temas pero dentro de cada uno había casi cien temas gruesos para acordar –que iban desde la deuda externa hasta los tratados internacionales- y que si se hubieran evacuado uno por mes le habría tomado a la negociación ocho años. 

Cuando, dos años después, Pastrana y Tirofijo firmaron el Acuerdo de los Pozos en el que manifestaron su “voluntad de continuar con el proceso de paz” y de discutir el cese de fuego y hostilidades, aún no se había llegado a ningún acuerdo sobre ningún punto porque sobre la mesa del Caguán toda la Constitución estaba bajo discusión.

Tiempo infinito de negociación

La negociación en el Caguán era infinita y guiada por los tiempos campesinos de la guerrilla.

Sin reglas de funcionamiento

Un problema que tuvo la negociación en el Caguán es que nunca se pudieron poner de acuerdo sobre las reglas de la negociación. Por eso, durante todo el proceso se la pasaron pidiendose mutuamente “pruebas de confianza”. El Gobierno exigía que las Farc dejaran el secuestro y las Farc que el Gobierno combatiera frontalmente el paramilitarismo.

En la práctica, la guerrilla aprovechó la zona de distensión para esconder secuestrados y planear nuevas operaciones terroristas y el paramilitarismo se multiplicó por tres durante las negociaciones. Parte del problema es -como dice Tokatlián- que había un problema conceptual y es que la guerrilla nunca se apartó de la lógica de “primero las reformas, después la paz”.

Zona de despeje en Colombia

Quizás el obstáculo más grande que tuvo la negociación durante el gobierno de Pastrana fue la zona de distensión en El Caguán. Cuarenta y dos mil kilómetros despejados crearon una ventaja estratégica para la guerrilla, que desde allí planeaba sus operaciones, entrenaba cuadros, reclutaba jóvenes y escondía secuestrados.

Sin mecanismos de evaluación

El proceso en el Caguán carecía de un mecanismo claro de verificación, ya que la guerrilla siempre fue reacia a aceptar tener una comisión de verificación. “Los repetidos inconvenientes tácticos de la negociación jamás fueron reevaluados, verificados o sancionados por nadie¨, dice Tokatlián.

El contexto de Bush

La negociación en  El Caguán se vio duramente golpeada por los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las torres gemelas. Después de este ataque, se impuso en el mundo el discurso de la lucha contra el terrorismo. Esto le quitó el poco oxígeno que le quedaba a la negociación con los guerrilleros, que a partir de ese momento fueron vistos exclusivamente como terroristas.

Razones estratégicas para negociar

En el caso de este proceso no hay un “mandato” de hacerlo pues Juan Manuel Santos nunca lo prometió en campaña.

El proceso es más bien el resultado de un convencimiento de parte del Gobierno y de la guerrilla de que las ventajas de agudizar la confrontación armada tendría –en términos de los economistas- “rendimientos marginales decrecientes”.

Aunque Santos y el ministro Pinzón mantengan la retórica de que los perseguirán en el último centímetro del país comienza a ser evidente de que a punta de bala y así sigan matando comandantes no los acabarán por completo. Por parte de las Farc también parece haber una comprensión de que nunca llegarán al poder a través de las armas.

El objetivo es ponerle fin al conflicto

Uno de los aspectos más llamativos del Acuerdo filtrado por RCN es que dice explícitamente que es un “Acuerdo para terminar el conflicto”. Y más adelante reitera que serán “conversaciones directas e ininterrumpidas sobre los puntos de la agenda con el fin de alcanzar un acuerdo final para la terminación del conflicto que contribuya a la construcción de la paz estable y duradera”.

Otro de los puntos contemplados en el Acuerdo es la dejación de las armas y la reincorporación de las Farc a la vida civil, un punto que la guerrilla jamás aceptó discutir en el Caguán. Es decir, esta es una negociación que tiene como único objetivo ponerle fin al conflicto, entendido no como “la injusticia social” sino como la confrontación armada.

Agenda acotada de negociación

El Gobierno y las Farc acordaron discutir una agenda de seis puntos que son importantes para la guerrilla y que son negociables: la política de desarrollo integral y el acceso al uso de la tierra, la participación política de los guerrilleros, la solución al conflicto de las drogas ilícitas, el fin del conflicto, las víctimas y la reparación y la implementación, verificación y refrendación del acuerdo. La agenda está acotada, no se discutirá el modelo económico ni se irá a una Constituyente.

Negociación expedita

En el Acuerdo logrado hasta el momento se dice explícitamente que buscarán “negociar de manera expedita y en el menor tiempo posible”.

Con reglas de funcionamiento

El Acuerdo logrado hasta ahora tiene unas “reglas de funcionamiento” que especifica el número de negociadores, el mecanismo para consultar expertos, la forma en que se darán a conocer públicamente los avances, la forma en que participará la sociedad civil, el primer punto con el que iniciará la discusión y que nada está acordado hasta que todo esté acordado. También que la firma del Acuerdo final da inicio a la implementación de los puntos acordados. Es decir, que primero se logra el cese al fuego y se acuerda cómo se dejarán la armas y luego se harán las reformas.

Negociación en el exterior

Gobierno y guerrilla acordaron negociar en Oslo, Noruega y tener como sede de los diálogos La Habana, Cuba. También dicen que podrían negociar en otros países, lo que excluye a Colombia. Con esto eliminan el fantasma de la zona de distensión.

Con mecanismos de evaluación

Gobierno y guerrilla acordaron “evaluaciones periódicas de los avances” y definieron que Cuba y Noruega actuarán como garantes, y a Venezuela y Chile como acompañantes.

El contexto de Obama

Con la muerte de Osama Bin Laden y con Obama en el poder en Estados Unidos el lenguaje de la lucha antiterrorista ha cedido. El pequeño viraje en el enfoque en la lucha contra las drogas también abre un espacio para que el tema de los cultivos ilícitos pueda ser uno de los ejes de negociación con las Farc.

Perfiles relacionados: 
Juan Manuel Santos Calderón
Andrés Pastrana Arango
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2012-09-05 11:10

por hay dicen muchos que del error nace la perfeccion a santos le queda mas facil no cometer los errores ya vividos, bien bruto seria donde negociara con los terminos anteriores y que tan oportuno negociar para buscar una reeleccion

Vie, 2012-08-31 12:39

Da gusto ver que uno no es el único que piensa que el proceso parece mejor diseñado desde un comienzo. Eso alguien tenía que decirlo y, como de costumbre, fue "El Chavo del Ocho" (alias LSV). Gracias, Chavito.

Con Jojoy y Uribe fuera de la mesa y Santos y Timochenko dentro tal vez termine la partida de póker y se vayan todos para el bar a celebrar que, aunque esos dos jugadores pierdan algo en la mesa, los colombianos ganemos lo que cada uno pierda.

Ojalá que, a diferencia de muchos jugadores de póker, estos dejen en su casa las gafas "polarizadas".

Sé que hay gente buena que cree que las FARC tienen "más razón que un santo" en el DIAGNÓSTICO pero "la c*gan" (perdón) en el MÉTODO, mientras que al Gobierno colombiano le pasa lo contrario.

Si logramos que se acepte, así sea parcialmente, el diagnóstico de las FARC y el método del gobierno actual, que bueno que va a ser esto.

El lector inteligente sabe que cuando pelean los elefantes el que sale perdiendo es el pasto.

Jue, 2012-08-30 22:08

No es adecuado comparar un proceso que ya termino con uno que empieza, lo que si es positivo es que si es cierto lo que se plantea en este artículo la guerrilla estaría cansada y buscando tregua, además les falto mencionar que la negociación expedita tiene plazo de 2 años, porque si el proceso no sale bien el nuevo gobierno va a ser uribista de verdad y no uribista como Santos.

Vie, 2012-08-31 01:11

¿Por qué no es adecuado comparar el diseño de un proceso y otro? Yo creo que sí es interesante que este busque corregir algunos de los errores más protuberantes del pasado.

Sáb, 2012-09-01 17:38

Hola Juana, lo que digo es que al iniciar el Cagúan nadie sabia que hiba a terminar como termino y con este proceso todavia no sabemos que va a pasar, aunque el ejercicio es interesante el analisis solo podra estar completo cuando el proceso termine y podamos comparar los dos procesos integramente.

Vie, 2012-08-31 12:57

"Es que no me tienen paciencia..."... jajaja.

Pues claro que sí es pertinente este artículo. Yo diría que es pertinentísimo (si es que esa es una palabra); más aún: pertinentérrimo (esa NO es una palabra).

Uso los superlativos porque tras reflexionar un poco uno puede darse cuenta que es pertinente no solo por los errores en sí que se muestran con muy buen sentido (aunque uno queda con la sensación de que con el nuevo método se podrían generar nuevos errores, suspiro... la capacidad humana para equivocarse en nuevas formas es inagotable), sino, desde el punto de vista periodístico, porque la comparación entre ambos procesos ayuda a diagnosticar a los participantes. A ambas partes se les nota mucho que han hecho bien la tarea antes de entregarla (igual que se le nota lo mismo a la escritora del artículo).

Gracias, que bueno empezar la tarde del Viernes así... me voy a tomar un ron (uno solito, lo juro) a su salud.

Hablando de errores, la agenda es larga y el tiempo corto.

Jue, 2012-08-30 17:35

no me entere de lo que dijo Santos (periodista) ni lo que le contesto Santos (presidente) ese mismo dia, pero según la 'ambientacion' en los medios (del grosor) se inaugura oficialmente la segunda parte del mandato Santos, despues de haber soportado la tormenta, las criticas y las encuestas. Ahora, El ex-presidnete Uribe no habia acabado de pasar ese trago amargo de Santoyo y pal guayabo le estaban sirviendo el otro, el del proceso de "paz" con la'far.

se repite la historia, Uribe dijo que no negociaba con terroristas, ni hacia zonas de distension, y ahi tuvimos a un Mancuso en el congreso y un despeje de Ralito. ahora lo mismo, mismo terrorismo (con diferente nombre, un Timochenko) para una misma conveniencia politica, y ese mismo congreso (una mayoria) de amagualados que bailan al son que les toquen. ahí les quedó pintado su "uribismo"

http://www.elespectador.com/impreso/temadeldia/articulo-370879-mejor-tim...

Jue, 2012-08-30 13:11

Es muy temprano para señalar diferencias con procesos anteriores. Con relación a la agenda omnicomprensiva del Caguan y la acotada de la Habana, es preciso indicar que la discusión sobre la política de desarrollo integral y acceso al uso de la tierra puede demorarse toda la vida con las farc. Que hayan agrupado los temas no quiere decir que hubieran desaparecido. El tiempo infinito de negociación contra la negociación expedita es por ahora solo retórico debido a que no existen plazos definidos. El único plazo garantizado son las elecciones de mayo de 2014. Que Cuba y Noruega sean garantes no significa que existan mecanismos de evaluación. Finalmente, el tema de las drogas fue tratado en el Caguan, con una propuesta de Cano sobre erradicación manual en La Macarena. Ojala salga adelante el proceso de Santos pero salvo el lugar donde se adelantaran los diálogos, por ahora las diferencias son solo semánticas... Y las víctimas de la guerrilla, sin representación, ausentes y excluidas.

Vie, 2012-08-31 01:17

Mag. Yo creo que no es muy temprano para mostrar las diferencias en el enfoque y el diseño de ambos procesos. Es cierto que la discusión sobre tierras puede ser infinita pero si la agenda revelada por RCN es cierta, incluso este tema está acotado a acceso y uso de la tierra; formalización de la propiedad; frontera agrícola;y protección de zonas de reserva. Son temas gruesos y complicados pero negociables. No está en juego si se pueden o no desarrollar proyectos agroindustriales, por ejemplo. Lo del tiempo, lo que es interesante, es que acuerdan explícitamente "negociar en el menor tiempo posible". Puede ser retórico pero es interesante que lo dejen por escrito. En el acuerdo acuerdan crear una comisión de seguimiento y verificación y un mecanismo de resolución de diferencias. O sea que sí existen mecanismos de evaluación. Entonces yo sí creo que las diferencias van mucho más allá de la semántica. Eso no quiere decir que el proceso vaya a ser fácil o tener éxito. Pero sí es diferente.

Jue, 2012-08-30 12:06

La historia de las negociaciones de paz en Colombia no es muy alentadora. Se firman ciertos compromisos y después los líderes de los movimientos subversivos que se someten son sumariamente asesinados empezando por Guadalupe Salcedo siguiendo con otros líderes de las guerrillas liberales de ese tiempo y más tarde con Pizarro -a Navarro casi casi- y la UP. Creo el oficio más peligroso del mundo es ser o aparecer como un líder de izquierda en Colombia.

Jue, 2012-08-30 11:38

Recuerdo haber seguido con interés el proceso del Caguán, fue posible hacerlo porque los medios internacionales se interesaron y publicaron bastante información. Llegué a concluir que era una reunión de sordos: el Gobierno aferrado a sus inamovibles propuestas mientras reforzaba sus FF.MM. con la ayuda del Plan Colombia y las FARC prácticamente asiendo lo mismo. Parecía que el interés de las dos partes era ganar tiempo para reforzar sus fuerzas y al final que el proceso fracasara lo que obviamente ocurrió. Ojalá esta vez haya más voluntad para llegar a un acuerdo de paz duradera.

Jue, 2012-08-30 11:03

Mi miedo principal es que el Gobierno, una vez más, incumpla.

Esa condición eterna de 'deja las armas tú.... ¡no, tú!' es la que nos hace perder en realidad el tiempo. Seamos sinceros: la guerra es un buen negocio. La paz podría serlo, claro... la pregunta es, ¿quién se quedará y cómo con ese negocio?

Volviendo un poco a lo práctico... yo creo que Brasil, más que Chile, debería ser el garante de este proceso. Y lo digo porque Chile tiene un récord divino en el tema de hacerse el ciego frente a abusos de derechos humanos y enterrar procesos... y hay que saber realmente qué y cómo funcionó la narcoguerrilla y qué formateó de este país. También como se necesita que el Gobierno no vaya con la misma actitud -yo recuerdo- de arrogancia de Andrés Pastrana y no proponga cambios económicos o laborales que sean realmente relevantes en las zonas más diezmadas del país que le quiten fuerza a un discurso armado.

Algo más: ¿qué garantiza que al entregar las armas no los maten a todos?

Jue, 2012-08-30 11:11

¿Y qué garantiza que sectores de la guerrilla no se "Bacriminicen" (sic)?

Las víctimas tanto de la guerrilla como de los paramilitares no pueden ser olvidadas. Esto también es importante.

Y tampoco es necesario seguir atentos a las declaraciones del Mesías del Uberrimo, pues cada vez que crítica los acercamientos con la guerrilla lo que nos hace es recordar todo lo que él permitió al negociar con los paramilitares.

¿Será esta además otra estrategia de JuanMa para posicionarse nacional e internacionalmente por encima del Paraco Mayor?

Jue, 2012-08-30 11:10

Ahora, y ojalá alguien con humildad en ese Gobierno leyera esto, se necesita que Santos haga un trabajo muy bueno de comunicación política con símbolos de integración nacional (no nacionalismo, integración regional y respeto por el otro) y que fortalezca y apoye toda iniciativa cultural sobre comprensión y abrazo al mestizaje, porque es que al final del día preocupa que no caigan en cuenta del efecto tan fuerte que tuvo la impronta uribista en la manera de percibir el futuro del país.

Los dejo con este texto de reflexión sobre este proceso de paz, como tal vez lo podrían llegar a recibir personas más jóvenes e impresionables: busquen en la editorial del no. 37 del Periódico UniversoCentro.

El nombre del escrito es "¡Cómo cambian los miedos en la vida", por Ana Cristina Restrepo.

Y luego piensen en cómo sería, de forma propositiva, el lenguaje necesario para que se entienda el valor de este proceso de paz.

Jue, 2012-08-30 10:38

Es necesario ponerle toda la fe a este proceso y apoyarlo, siempre y cuando Santos garantice que es capaz de aprender de la experiencia y sacar conclusiones valiosas, así como de oir voces de oposición y s.civil para armar un buen proceso.

Si sirve, magnífico. Pero si no sirve, que no salgan voces a decir que la negociación tuvo errores, que le faltó más voluntad al gobierno, etc. para así seguir con el mismo discurso acéfalo y populista, según el cual no hay que gastar PIB en guerra porque es más bonita la paz y las negociaciones son la salida.

Es decir, Santos tiene que hacer las cosas tan bien hechas, que al término de las negociaciones la opción sea una sola. A ver con que sale la izquierda dogmática e irreflexiva.

Jue, 2012-08-30 09:27

Con los terroristas no debe haber ninguna negociación. El único camino es el sometimiento a la "Justicia". Entre otras cosas, porque nada garantiza que firmar un acuerdo con las FARC y el ELN, tenga como resultado la paz que tanto anhelamos los Colombianos, ya que existen otros grupos armados y de delincuencia común organizada interesados en seguir generando violencia como método de intimidación y de consolidación de poder. Por otra parte, se estaría reforzando la tesis de que en Colombia el delito si paga, es decir, mientras miles de ciudadanos tienen que sobrevivir del "rebusque" sin que el Estado les ayude en nada, estos miembros de las guerrillas, entrarían a un proceso de reinserción a la vida civil con todas las garantías económicas sociales y políticas que cualquier Colombiano de bien, que nunca ha cometido un delito, muy seguramente no tendrá en toda su vida. Y finalmente, nos quejamos de la corrupción en el Estado, pero miremos con quienes negocia ese mismo Estado.

Jue, 2012-08-30 11:00

Comentario impertinente para las ideas que plantea el artículo. El artículo no tiene qué ver con si el proceso debe hacerse o no, sino con las diferencias que pueden advertirse entre este y otro proceso anterior.

Jue, 2012-08-30 08:58

Se ve perfectamente claro lo que opinan León y la mayoría de comentaristas acerca de los procesos democráticos:

"En el caso de este proceso no hay un “mandato” de hacerlo pues Juan Manuel Santos nunca lo prometió en campaña."

Solo por esto la gente debería pedir la revocatoria del mandato. Pero a los opinadores parece encantarles que las personas en el gobierno hagan lo que ellos quieran y no lo que les mandaron hacer.

"El proceso es más bien el resultado de un convencimiento de parte del Gobierno y de la guerrilla de que las ventajas de agudizar la confrontación armada tendría –en términos de los economistas- “rendimientos marginales decrecientes”."

Qué decir de esto. Primero, una sinécdoque grosera sugiriendo que "el Gobierno" y "la guerrilla" "se convencen" de algo. Segundo, un reconocimiento de que no hay ningún reparo en que las personas que lideran las instituciones legítimas, negocien (LO QUE SEA) con personas que lideran bandas de asesinos.

Jue, 2012-08-30 09:15

Pero más allá de eso, ¿los guerrilleros no han venido "agudizando la confrontación"? Daría la impresión de que las personas en el Gobierno y los guerrilleros están haciendo cuentas distintas. Los rendimientos marginales de negociar con asesinos son tan tan negativos que en ninguna sociedad civilizada se negocia con terroristas.

"Aunque Santos y el ministro Pinzón mantengan la retórica de que los perseguirán en el último centímetro del país comienza a ser evidente de que a punta de bala y así sigan matando comandantes no los acabarán por completo. Por parte de las Farc también parece haber una comprensión de que nunca llegarán al poder a través de las armas."

De un lado, a León no le parece mal que Presidente y Ministro dejen de cumplir sus funciones porque "creen" algo. Pero lo segundo es increíbel. Cuando uno puede negociar con el Gobernante, YA LLEGÓ AL PODER. Se necesita ser muy cínico, tonto o malintencionado para sugerir otra cosa.

Una gran demócrata Juanita.

Jue, 2012-08-30 10:56

Este comentario me parece falaz, porque es fruto de una interpretación desleal del artículo; es decir, le atribuye a la autora tesis que no sostiene. Si uno lee el comentario, sin haber mirado el artículo, piensa que LSV está haciendo una evaluación del nuevo proceso, y que está definiendo si hay cosas buenas y malas en términos morales o jurídicos acerca del actual proceso de negociación para la paz. Pero la verdad es que no es un artículo evaluativo, sino analítico: señala algunas diferencias entre ambos procesos de paz y ya. Así, la autora no dice que esté bien desconocer el mandato popular, ni es cierto que a ella "no le parece mal que Presidente y Ministro dejen de cumplir sus funciones porque "creen" algo". Simplemente constata ciertas cosas, y las expone.

Ojalá que esto no me merezca otra descalificación, de parte de quien(es) tiene(n) tantos adjetivos virulentos e ironías injustas para quien(es) no piensa(n) como el(los). Contra mis argumentos acepto argumentos.

Jue, 2012-08-30 15:35

Pero si es que yo cité el artículo y señalé las implicaciones de lo que está escrito.

Es más falaz su comentario al afirmar que el mío "es fruto de una interpretación desleal del artículo" sin decir por qué es "desleal".

Y claro que entiendo el tono "descriptivo" del artículo. Lo ofensivo es que León (y casi todos los que comentan) parecen estar conformes con lo que pasa porque no condenan el hecho de que el Presidente y el Ministro están desconociendo el mandato que se les dio en las elecciones, por no mencionar el que les ordena la Constitución.

Es como si alguien que presencia un asesinato decide transmitirlo en lugar de hacer algo para detenerlo (sin siquiera decir que está mal que asesinen a alguien).

Claro, no tiene que hacerlo. Ni más faltaba. Pero considero que hacerse el loco, está mal.

Jue, 2012-08-30 07:15

Similitudes, aparte de que en el pasado se hicieron importantes intentos de negociación en el exterior con la colaboración de otros países, no hay ninguna de capital importancia.

Jue, 2012-08-30 07:20

Respecto a las preguntas de JULIÁN, es dificilísimo incorporar algún elemento de la negociación paramilitar al actual acercamiento o preludio de negociación del Gobierno de SANTOS con las FARC, ya que los paramilitares tenían bastante afinidad e identificación con URIBE en el objetivo estratégico de acabar con la guerrilla. Por tanto, el esquema para el caso de las FARC no aplica. Una zona como la que hubo en Santa Fe de Ralito significaría que se estaría repitiendo de algún modo lo ocurrido en el CAGUÁN; el Congreso de la República tendría resistencia a que los guerrilleros desfilaran por sus recintos, porque, entre otras cosas, la guerrilla no cuenta con aquel 30% que se mencionaba tenían las mal llamadas Autodefensas en el Parlamento. Y así, si vamos desglosando punto por punto, no es posible incluir algún elemento del esquema de negociación con los paramilitares para aplicarlo al proceso actual con las FARC.

Jue, 2012-08-30 06:56

En esta oportunidad se procede con más realismo. Las FARC no cuentan con las ventajas que tuvieron en los tiempos de las negociaciones en SAN VICENTE DEL CAGUÁN. Hoy están duramente golpeadas, aunque sus operaciones armadas no hayan llegado a su fin y constituyan, en efecto, un foco importante de perturbación en el Sur del país. Con seguridad y a juzgar por lo que les ha ocurrido en los ocho años de gobierno de URIBE y en los dos de SANTOS, hoy las FARC desean el fin del conflicto. Están desgastadas. Por su parte, el Gobierno cuenta con ventajas que antes no tenía, pues en aquellos tiempos, ni el Gobierno ni los sectores pudientes de la sociedad estaban convencidos de que se pudiera derrotar a la guerrilla. Hoy ese convencimiento existe y de ahí el envalentonamiento de los sectores de extrema derecha quienes con su ceguera no alcanzan a vislumbrar lo ventajoso que resulta negociar con una guerrilla disminuida, a la defensiva y con sus más importantes dirigentes muertos.

Jue, 2012-08-30 06:04

Interesante articulo sobre ñas diferencias entre los dos procesos de paz. Habría que adicionarle que en esta oportunidad no nos dejaron la silla vacía y espero que las FARC no desilusionen al país, porque recuerdo que en aquella oportunidad hicieron unos diálogos nacionales en el Caguan con la sociedad civil, para diagnosticar los grandes problemas del país, todo el mundo participo y no quedo ni siquiera una idea valiosa. Los problemas del país no se solucionan en un dialogo sino con la participación en la política. Por lo menos en teoría, porque se ve en la realidad que tampoco es el escenario. Que vivan las diferencias, si estas llevan a la paz.

Jue, 2012-08-30 06:36

De acuerdo con joserespinosa (sic) es necesario saber cuál es el texto del profesor Argentino Tokatlián acerca del estudio del proceso de paz.

Asimismo, si hay 8 diferencias, ¿no hay 8 similitudes que podrían hacer pensar que este proceso pueda tener fines electorales para JuanMa en el 2014?

¿Hay algo de la experiencia de la negociación paramilitar que también se debe tener en cuenta?

Jue, 2012-08-30 09:54

¿Fines electorales? entonces ¿porque tedría efectos electorales en la campaña de 2014, a diferencia de la de 2010 donde quedó demostrado que Mockus perdió votos por verse lejano a la seguridad democrática?

Jue, 2012-08-30 11:08

Porque las FARC han escogido presidentes desde 1998. Sea por la negociación o por la acción militar. Y ellas siguen allí, y los políticos en sus momentos aprovechan dichas coyunturas para establecer acercamientos y réditos políticos.

En el 2010 la razón era seguir con la "exitosa" Seguridad Democrática, que fue utilizada como banderín político del Paraco Mayor desde el inicio de su gobierno: el fin del fin; la culebra sigue viva, entre otras retóricas falaces, fueron las razones que muchos vieron para que fuera modificada la Constitución en 2004 y permitiera su reelección y luego el fracaso del Referendo entre 2008 - 2010. Y como lo mencionó Armando Montenegro en una columna de El Espectador; se estableció que era necesario seguir con las FARC con el fin de demostrar que las acciones de Uribe eran indispensables. Recomiendo el artículo, http://www.elespectador.com/opinion/columna-370106-pura-politica así como la búsqueda del texto que el columnista cita.

Jue, 2012-08-30 08:30

Ya puse el nombre del texto. No lo pude subir online. No sé si hay ocho similitudes, creo que por ahora son más significativas las diferencias. Sobre lo de los fines electorales, pues si la negociación funciona se merecería la reelección. Si fracasa, fracasaría seguramente su intento de reelegirse. Es una apuesta arriesgada porque faltan dos años para cualquiera de las dos opciones.

Jue, 2012-08-30 11:02

Gracias Juana.

A la hora de hacer el estudio, también es necesario establecer puntos de acercamiento y así evitar que errores del pasado se puedan presentar. De ahí que es importante también tener en cuenta qué será del proceso y no, como sucede con las famosas "masas electorales" o "masas heterogéneas" (concepto del Médico francés Gustave Le Bon), el entusiasmo deje a un lado las cosas que pasan y así se prefiera el generalmente conocido Mal Menor.

Preferir la negociación improvisada de Pastrana (algo que al parecer esto no se se encuentra aquí) en 1998, luego la falacia de la confrontación militar del Paraco Mayor entre el 2002 y el 2010, que era la razón para insistir en el carácter mesiánico de Uribe, fueron escenarios que terminaron por tapar muchos de los problemas que ambas presidencias tuvieron.

Un punto muy importante: no vaya a ser que las víctimas del paramilitarismo, que son mucho más, terminen siendo relegadas por la efusividad de un anhelado proceso de paz.

Páginas

Añadir nuevo comentario