Por LaSillaVacia.com · 08 de Mayo de 2017

1552

0

Aunque las movidas de cara a las legislativas de marzo de 2018 ya empiezan a estar más definidas en varios grupos políticos, en el de los Gnecco, el más fuerte del Cesar, hay un manto de dudas sobre una nueva carta con la que ese clan que milita en La U quiere jugar del lado del exvicepresidente y candidato presidencial Germán Vargas Lleras.

Ese grupo político, que es liderado por la matrona Cielo Gnecco Cerchar, tiene en la actualidad al único senador cesarense: el congresista de La U José Alfredo Gnecco Zuleta. Ahora buscan poner a uno más, pero no con el aval de esa colectividad sino bajo el paraguas del vargasllerista Cambio Radical.

Según un político de Cambio en el Cesar, esa candidatura hace parte de un pacto que hicieron en las regionales pasadas los Gnecco y el grupo del exvicepresidente para llevar a la silla de Gobernador a Franco Ovalle, uno de los mejores amigos de Vargas. Por ahora ese candidato sería el exalcalde de la Jagua de Ibirico del viejo PIN Didier Lobo Chica.

La Silla Caribe conoció, por un dirigente de Cambio Radical que lo supo de primera mano, que los Gnecco ya le hicieron el ofrecimiento a Lobo Chica, pero que hay dudas alrededor de su nombre porque desde 2016 la Contraloría le remitió a la Fiscalía y a la Procuraduría unos hallazgos de posibles sobrecostos por más de 3 mil millones de pesos, en un contrato que hizo cuando era mandatario.

Según el ente de control, Lobo en su calidad de mandatario compró unos alimentos a precios hasta dos veces más caros de lo normal, en medio del proyecto de entrega de mercados a madres de menores con síntomas de desnutrición.

Como la Contraloría remitió sus hallazgos a la Fiscalía y a la Procuraduría, la principal duda es que después de ser inscrito para las legislativas de 2018 resulte inhabilitado por medidas de algunos de esos entes. Esas dudas, según nuestra fuente, las habría expresado el mismo exmandatario.

Sin embargo, eso no ha sido impedimento para que Lobo se prepare por si antes de que se tenga que inscribir (el próximo 11 de diciembre es la fecha máxima para hacerlo) sale bien librado de los líos en los que está. Prueba de ello es que su hija Karen Lobo Pedraza renunció a mediados de marzo al cargo de Asesora en temas Culturales que tenía en la Gobernación, para evitar eventuales inhabilidades. 

Didier Lobo ha hecho carrera política en La Jagua y precisamente una de las ventajas que le ven en el grupo de los Gnecco es que tiene votos propios: en 2012 llegó al principal cargo de esa población avalado por el viejo PIN y con una votación de 4.774. Antes había estado en el Concejo del pueblo.

Pero las dudas a su alrededor por la lupa de la justicia hace que aún no tenga 100 por ciento asegurada la candidatura.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia