Menú principal

Viernes Octubre 31, 2014

La elección de Alberto Rojas como nuevo magistrado de la Corte Constitucional, en reemplazo de Humberto Sierra Porto, tiene varias consecuencias, tanto para el futuro de la institución como para el gobierno.

Rojas, si bien tiene una especialización en derecho constitucional, ha hecho carrera más como experto procesalista y conocedor del derecho administrativo. Sus cargos públicos han estado relacionados principalmente con el derecho civil y el derecho legislativo, y la única excepción es que es uno de los 18 conjueces de la Corte Constitucional desde 2010.

Sin embargo, según el sitio web de la Corte, en el que aparecen todas sus decisiones, solo ha participado como conjuez en dos autos (el 085A y el 086 A de 2012) en los que la Corte aceptó dos impedimentos en un proceso, y en los que estuvo ausente con excusa.

Pero Rojas no es la primera persona que llega a la Corte sin ser un constitucionalista; de hecho, ésa ha sido más la regla que la excepción. Muchos magistrados anteriores, de hecho, no tenían ni la especialización ni habían sido designados conjueces. Ese es el caso, por ejemplo, de Nilson Pinilla, quien venía de ser magistrado de la sala penal de la Corte Suprema y tenía una larga carrera en esa área del derecho; de Clara Inés Vargas, que tenía trayectoria como juez, magistrada y procuradora en asuntos civiles y laborales; o de Antonio Barrera, cuya experticia estaba en el derecho laboral y administrativo.

De hecho, como muestran las estadísticas de Elección Visible, en la corte actual solo Luis Guillermo Guerrero tenía experiencia previa en derecho constitucional.

La llegada de Rojas tampoco cambia de manera importante el equilibrio ideológico de la Corte. Él, tanto como sus compañeros de terna, Martha Lucía Zamora y Alejandro Linares, es de perfil liberal. Como contó La Silla Vacía, la Corte se ha conservadurizado en los últimos años y especialmente tras la elección de Luis Guillermo Guerrero, pero Sierra Porto era un liberal de centro, y Rojas parece tener una posición similar.

El retio de Humberto Sierra Porto dejó a la Corte Constitucional sin grandes académicos. 
Alberto Rojas es visto, inicialmente, como cercano al Congreso y no al Gobierno. 

Siempre ha señalado que es un hombre de ideales liberales pero, también como Sierra, ha señalado que no es amigo del llamado activismo judicial. De la misma escuela jurídica de España, que privilegia el Congreso como el escenario donde se tienen que tomar las decisiones más importantes en una democracia, lo más probable es que como magistrado no apoye decisiones de la Corte que obliguen al legislador a llenar vacíos que violan derechos, como la del matrimonio igualitario en la que Sierra votó por inhibirse.

Sin embargo, Sierra era un académico muy reconocido, experto constitucionalista  y como magistrado mostró grandes pruebas de carácter. Por ejemplo, fue el ponente de la sentencia que frenó la segunda reelección, votó a favor de tumbar la Ley de Justicia y Paz y fue ponente de la decisión que obligó a Alejandro Ordóñez a rectificar varias afirmaciones sobre el aborto.

Dos fuentes le dijeron a La Silla Vacía que Rojas es un abogado con conocimientos jurídicos sólidos, pero con un peso académico muy distante al de Sierra Porto. Y eso es lo que va a cambiar en la Corte.

En el pasado siempre había tenido figuras académicas como Carlos Gaviria (quien venía de ser vicerrector de la Universidad de Antioquia y había sido decano de derecho en esa universidad), Manuel José Cepeda (quien era uno de los cerebros detrás de la Constitución y venía de ser decano de la facultad de derecho de la Universidad de Los Andes), Marco Gerardo Monroy (que había sido magistrado de la sala constitucional de la Corte Suprema y decano de la facultad de jurisprudencia del Rosario) o Sierra. Esta vez es la primera que la Corte no tiene académicos tan descollantes como ellos.

Eso tiene varias consecuencias. La primera es que la tecnocracia de la Corte, compuesta por los magistrados auxiliares, sustanciadores y abogados que trabajan en los despachos, gana importancia. Con magistrados sin gran experiencia en la técnica constitucional y que no conocen en detalle la jurisprudencia de la Corte, se vuelven más indispensables para preparar buenas ponencias y posiciones sólidas para los debates. Y eso significa que los protagonistas ante la opinión pública, que son los nueve magistrados, tienen menos liderazgo dentro de la misma Corte.

La segunda es que aumenta el poder de los magistrados que llevan más tiempo o que han sido más importantes en las discusiones anteriores. Una cosa es que llegue a la Corte un nuevo magistrado que traiga la experiencia de conocer la jurisprudencia al dedillo (como Guerrero) o un gran prestigio público, que por lo tanto tiene una voz importante en las discusiones; y otra que sea una persona que conozca poco el tema, que tiene un perfil más discreto y que por lo tanto tenga menos capacidad de debatir.

Y la tercera es que, en últimas, la Corte baja de perfil. Aunque por sus funciones va a seguir siendo muy importante en la vida pública, la falta de grandes figuras puede afectar a la Corte como en su momento lo hizo la renuncia de Eduardo Cifuentes y la llegada de Vólmar Pérez a la Defensoría del Pueblo: la hizo menos relevante en el escenario público.

Lo que preocupa de Rojas

Ese problema se agrava con la llegada de Rojas. Según tres fuentes independientes que conocen su trabajo, Rojas es un abogado con bases sólidas y capaz, pero no deslumbrante. Y trae las dudas que explicó ayer La Silla y a las que incluso hizo referencia en su presentación ante el Senado, refiriéndose a ellas como "ataques", sin dar una explicación sobre lo que parece una clara evasión de impuestos.

Esas dudas se manifestaron en la votación, pues Rojas terminó con menos votos de los que nominalmente tenía y de los que esperaba. Se suponía que lo apoyaban las bancadas de La U, conservadora, liberal, del PIN y de Cambio Radical, lo que sumaría 80 votos. Sin embargo, se quedó con 61. Aunque ganó de sobra, una veintena de votos terminaron en otro lado.

La Silla Vacía supo que el senador Armando Benedetti decidió no asistir a la plenaria y no votar por las dudas que le dejó la investigación que publicamos en la mañana de ayer. Otro senador de un partido de la Unidad Nacional le contó off the record que tampoco había votado por Rojas por ese motivo, y el liberal Guillermo Santos anunció públicamente su voto por Martha Lucía Zamora. Esas dudas también perjudican a la Corte.

La derrota del gobierno

El otro efecto de la elección de Rojas es dejar al gobierno con otra derrota. Como en el caso de la reelección de Alejandro Ordóñez, al final el gobierno no se queda ni con el agradecimiento de Rojas ni con el de la opinión pública.

Como contó La Silla, el gobierno acordó con la campaña de Rojas ser neutral en la elección. Aunque eso puede acercarlo con Rojas, no es lo mismo aceptar que éste puede ganar solo en el Senado a moverse a favor de una persona y menos cuando ese acuerdo llegó ya al final de la campaña. Y luego de haberle quitado la Contraloría en el 2010 cuando ya la tenía casi asegurada.

En los próximos meses, Rojas va a tener que enfrentarse a varios procesos en los que se va a decantar cómo manejará sus relaciones con el Gobierno y con el Congreso, y cómo va a concretar sus ideas liberales.

La Corte tendrá que definir asuntos como el fuero penal militar, el marco jurídico para la paz e incluso definir si en las cárceles hay un estado de cosas inconstitucional, además de la reforma a la justicia o las pensiones altas de congresistas y magistrados. La posición que asuma Rojas frente a ellas definirá qué tan derrotado salió el gobierno y qué tan ganador el Congreso. Pero sobre todo, cómo quedó la sociedad.

Perfiles relacionados: 
Humberto Antonio Sierra Porto
Alberto Rojas Ríos
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-05-29 05:27

Lo llaman liberal, pero el partido conservador fue quien dio su apoyo público hacia Rojas, lo llaman antijurídico, pero lo apoya públicamente PUNIENDI. Si de verdad la información que nos muestran fuese correcta no se verían este tipo de contradicciones. Rojas es una persona neutral y –Jurídica como dicen-. No más acusaciones contra Rojas, no sé por qué lo quieren hacer ver mal siendo el una persona tan respetable.

Mié, 2013-05-29 05:16

Rojas está siendo víctima de los medios, ya que lo quieren hacer quedar e un lado u otro. Rojas no es ni de derecha ni de izquierda, sin embargo se le nombra en alguno de estos dos grupos, esto es para generar polémicas y controversias, ya que siendo el último magistrado, debe tener una posición neutral ante sus compañeros de derecha y de izquierda. No se dejen confundir de los medio e indagues lo que realmente es el.

Mié, 2013-05-29 04:53

La ignorancia de los colombianos es grande, esta ignorancia hace que personas con visión de politiqueros y ladrones lleguen al poder, mientras que nosotros nos concentramos en las calumnias sobre personas honestas que solo quieren un bien ara el país. Por eso no progresamos nos entretenemos con las noticias que los corrutos hacen para notros mientras personas honestas como Rojas se queman la espalda haciendo su trabajo.

Mar, 2013-05-28 19:14

No entiendo porque el articulo dice que Alberto Rojas, no es reconocido como un académico, si leyendo su hoja de vida en la página www.albertorojasrios.co me doy cuenta que lleva más de 20 años dictando clases en prestigiosas universidades, dentro y fuera del país, además de pertenecer a la academia colombiana de jurisprudencia. Así que con todo el respecto que se merece el articulo considero se está menospreciando las cualidades y capacidades del magistrado Rojas Ríos

Vie, 2013-04-12 19:46

Dèmosle un compas de espera. Esperemos que sus ideas liberales se impongan por sobre las hasta ahora, inefables reservas por su nombramiento.

Vie, 2013-04-12 15:28

Gente competente y especialista es lo que hay.
Ya nada tiene reverso, este tipo ganará toda la plata del mundo, mientras nosotros seguimos votando por los congresistas que nos merecemos.
Hay está!!! Esta democracia es de papel.

Jue, 2013-04-11 20:38

Ese Congreso q voto por Rojas es el mismo que los colombianos elígierón,degusten su propia medicina.

Vie, 2013-04-12 15:16

Y después patalean....

Jue, 2013-04-11 16:30

Es probable que el hoy magistrado ROJAS, esté ligeramente por encima del promedio de los abogados de su especialidad, en lo que si le gana a todos es en su hambre por el dinero y el "profesionalismo" para poner SU CARGO (ahora como MAGISTRADO) al servicio de los favores pagos (léase aquellos que por dar su concepto, a favor o en contra, cobra sumas con muchos ceros a la derecha)

Jue, 2013-04-11 16:34

¿QUÉ CREDIBILIDAD PUEDE GENERAR UN MAGISTRADO COMO ROJAS, QUIEN HOY ASEGURA NO TENER NINGÚN CONTACTO CON ALGUIEN Y 24 HORAS DESPUES VERLO A MANTELES CON ESE MISMO ALGUIEN?

Jue, 2013-04-11 15:58

Lo que yo veo en este asunto, no es la discusión sobre sus competencias como jurista, supongo que está definido en las condiciones establecidas por las mismas coretes, aquí lo que está muy confuso, por lo menos para mí, es su competencia moral….que aquí entre nos, pues me parece que era importante hace tiempo, porque para los que lo eligieron eso no era trascendente…. Cosas como románticas en el ahora de la política….de todas maneras sigo insistiendo que fue una excelente investigación y qué bueno que la silla vacía siga por ese camino..Aquí seguiremos llorando, pero no importa….algún día será…

Jue, 2013-04-11 13:37

Es otra vez lamentable que el senado decida, como resultado de las componendas secretas de los grupos politiqueros en que se reparte esa montonera legislativa, de espaldas a la opinión nacional y a hechos tan claros y fragrantes como la denuncia de la LSV en la investigación hecha el día anterior y que ni siquiera mereció mención en la sesión, elegir al abogado Alberto Rojas Ríos como magistrado de la Corte Constitucional, funcionario cuestionado y que seguramente deberá comenzar su gestión por demostrar de manera transparente su idoneidad profesional y el impecable manejo político de sus decisiones, ya que a pesar de la decadencia moral y ética que transpira el país, hay sectores de la vida nacional que todavía creen que este país se merece una justicia honesta, imparcial y pronta.

Jue, 2013-04-11 13:20

Yo no creo que el problema radique tanto en la universidad en la cual estudió. Sí tiene mucho que ver el problema de sus amistades; pero sobre todo, lo principal, es la especialización: Sin una corte con jueces especializados en constitucionalismo, no existirá garantía de una defensa apropiada de la Constitución. Ese es el principal peligro, creo yo. Aquí algunos foristas han señalado que la interpretación correcta de los derechos básicos, su ampliación, no depende de la especialización. Yo no estoy tan seguro, pero bien puede quedar abierto ese asunto. El problema de fondo es la independencia que debe guardar una Corte límite como protectora suprema de la Constitución. Creo que el poder de nuevo se va a salir con la suya. La Corte fue cooptada en las narices de todo el mundo.

Jue, 2013-04-11 12:13

Que tristeza pues además de no ser deslumbrante, deja mucho que desear como persona, pues alguien que se dedica a la academia y se jacta de ser liberal, no debería insultar constantemente a sus alumnas, a quien varias veces les envía en tonos despectivos a hacer oficio o a ilustrarse en la biblioteca de la universidad con recetas de cocina para que no pierdan el tiempo. Si ese es el perfil de los magistrados de la Corte Constitucional no se debe esperar mucho de ella y, a más de la preocupación por la pérdida de académicos, está las de personajes con este perfil, machistas, irrespetuosos e intolerantes, grandes aportes para los que se dicen ser los defensores de derechos y protectores de la carta política.

Jue, 2013-04-11 12:00

El tema no es el de las universidades colombianas ni el de sus relaciones con el Poder político en Colombia. Puede estar y en efecto está asociado al perfil ético, académico y profesional de los magistrados que integran las Cortes. Problemas de probable corrupción o de embriague en los vicios característicos de la política colombiana los encontramos en personajes que han salido de esta o aquella Universidad. Las universidades sí inciden en la formación de sus matriculados, pero no determinan todas sus conductas. Porque el estudio, los análisis y las prácticas académicas distan mucho de los reales intereses económicos y políticos que cada egresado tiene. Los egresados se inmiscuyen en múltiples asuntos de la sociedad y entablan relaciones con un sinnúmero de personas, cuyas influencias, por las amistades, vienen a ser las que en últimas configuran el perfil ético, en este caso de los abogados en el nivel de los pre y de los postgrados.

Jue, 2013-04-11 12:46

Uno de los mejores ejemplo para reconocer que no puede haber un sesgo en relación con la formación académica y que en muchos casos no se determinan las conductas de las personas dentro del claustro es lo que se entra a analizar de alguien tan representativo y folclorico de la Extrema Derecha como José Galat Noumer, quien es egresado de Derecho de la Universidad Nacional, la cual, desde muchos años atrás, mantiene una tendencia hacia el enfoque crítico que se debe tener para la comprensión de la sociedad.

Galat, actual Rector de la Gran Colombia, maneja una visión política basada en postulados de tipo franquista y construye gran parte de su accionar político mediante la obsesiva imposición de los "valores" católicos para que sirvan de guía de las acciones del Estado. Él ha tratado de ser Presidente en dos ocasiones y, afortunadamente, pocos siquiera saben de él y su visión totalitaria del mundo.

Jue, 2013-04-11 11:54

:|

"La Corte tendrá que definir asuntos como el fuero penal militar, el marco jurídico para la paz e incluso definir si en las cárceles hay un estado de cosas inconstitucional, además de la reforma a la justicia o las pensiones altas de congresistas y magistrados. La posición que asuma Rojas frente a ellas definirá qué tan derrotado salió el gobierno y qué tan ganador el Congreso. Pero sobre todo, cómo quedó la sociedad."

YIKES.

Bueno, veamos que pasa.

Jue, 2013-04-11 11:26

Con personajes como Rojas, las teorías de Lombroso hasta son aplicables

Jue, 2013-04-11 10:10

Una vez màs la corrupciòn y favorecimientos entre las 03 ramas del poder pùblico se evidencia, sin ir màs alla recordemos todo lo de la reelecciòn del Procurador. Todo lo que llamamos "Estado de Derecho" y democracìa, està fraguado de manera que se siga perpetuando la impunidad, las coimas, Tu me eliges yo te blindo, me ayudaste a elegir-como te pago el favor y todo lo aberrante y desastroso en que los politicos y secuaces en puestos pùblicos tienen sumido a este paìs.

Jue, 2013-04-11 09:53

Como no añorar esa corte donde estuvo Carlos Gaviria,Jose Gregorio y otros.''...Un experto constitucionalista con poco conocimiento en derecho constitucional...''mmm?,(no soy abogado asi q la verdad esta frase me confunde,aunque al final LSV dice y/o aclara q basicamente la diferencia radica en el conocimiento de la jurisprudencia-tecnica constitucional-)como entender para el ciudadano comun y corriente q estas dos afirmaciones esten presentes en la misma persona?.
Fue la carta del gobierno,pero no recibio apoyo directo del mismo,pero al final sale elegido,como entender entonces q el gobierno sale perdiendo?.
La tendencia de las cortes a conservatizarse cada vez mas,no esta lejos de decir q precisamente sus acciones muy posiblemente seran a la medida de nuestro muy flamante procurador q practicamente fue reelegido con el mismo tipo de vicios muy propios de nuestra muy cacareada ''democracia''.

Jue, 2013-04-11 10:09

Hola Didundi, Rojas tiene una especialización de la Universidad del Rosario que hizo en 2009. Pero no tiene prácticamente ninguna experiencia como constitucionalista, ya que su único ejercicio del derecho constitucional fueron esas dos veces que fue conjuez que menciona el artículo. El constitucionalismo de la Corte es súper sofisticado, implica 'tests' de proporcionalidad, y otras técnicas de argumentación. Entiendo que no sea fácil para un ciudadano común entender eso, pero eso tiene implicaciones para la corte. Sobre lo de el gobierno, el Gobierno se 'montó' en la candidatura en el último momento, cuando ya era un hecho cierto su elección. Igual que con la del Procurador. Pero Rojas fue elegido sin su ayuda, y después de que el gobierno le había quitado en el 2010 la Contraloría. Eso no lo pone del lado del gobierno (lo cual puede ser bueno en términos de independencia). Espero que esto aclare las dudas.

Jue, 2013-04-11 09:17

Sabiendo como se comportan los partidos políticos en Colombia con sus prácticas clientelistas, compra de votos, tráfico de influencias y manejo amañado de la burocracia sin méritos de quienes la ocupan, nada más contraproducente que inmiscuir los órganos judiciales y, peor aún si son las Cortes, en esa repartija del Poder que puede afectar la transparenciae imparcialidad en los fallos que deben emitirse en derecho como a menudo se afirma.

Jue, 2013-04-11 09:29

es muy fácil Juanma, vota, participa, argumenta, debate, convence a la gente, para que elijan representantes que no hagan esas practicas y modifiquen el sistema e impongan tu visión, o lucha para que se de una movilización que presione al legislador. en caso de que te conste que existan malas practicas te toca denunciarlas, la corte suprema a condenado mas de 20 congresistas en los últimos años por malas practicas, opinar y lanzar jucios pero no hacer acciones contra ellos es lo realmente contraproducente.

Jue, 2013-04-11 09:16

Si se pretende que el tribunal constitucional responda a una determinada política o tendencia, lo que se debe hacer, mediante la argumentación y el debate convencer a la población que votar por determinada tendencia en el congreso y cargos de elección popular del ejecutivo, para que estos por medio de sus representantes reflejen la política pública a implementar y los funcionarios que estos representantes designen respondan de forma consistente a la política pública.

Jue, 2013-04-11 09:33

Ya entre la broma y lo serio, la silla vacia, es claro que en los últimos añios desde la salida de Manuel José Cepeda, ha sentido que la universidad de los andes no tiene representación en altos órganos de control o judiciales, y eso ha vuelto a la silla un medio propagandístico de la referida universidad, y por lo cual cualquier otro candidato que no sea de esta es malo de por si. Es decir hasta que no quede un uniandino cualquier elección del congreso será clientelista y politizada, y seguramente el magistrado UNIANDINO, será el antes y el después de la historia del derecho en Colombia.

Jue, 2013-04-11 09:23

Por lo tanto si quieren un magistrado de determinada corte o tendencia o escuela académica (en el caso de la Silla Vacía de la Universidad de los Ande)s, es convencer a la población en la elección de sus representante mediante argumentos para que así elijan a representantes acordes a la tendencia que quieren defender, pero no pueden imponer una política pública o tendencia en el estado, sin contar con la mayorías políticas o sin generar la movilización social necesaria y critica que genere la necesidad de su adopción.

Jue, 2013-04-11 10:12

Pedro, esa discusión sobre la Universidad de los Andes la verdad me parece un poco tonta. Entre los magistrados sobresalientes que menciona Lewin de los Andes solo está Cepeda. Monroy no era uniandino, Sierra Porto tampoco, Carlos Gaviria tampoco. Entonces, yo creo que es más un prejuicio que tienen algunos foristas y que en mi opinión, desvía la discusión de donde es importante.

Jue, 2013-04-11 09:08

El derecho en general y más el derecho constitucional, no son sistemas aislados o autopoyeticos, que subsistan por sí mismo, en este orden de ideas el concepto de tecnócrata o académico puro se puede dar. El sistema jurídico es producto de un momento social, principios universalmente aceptado y circunstancia políticas, económicas y coyunturales de un determinado momento, por lo tanto, no al no ser ciencia exacta no cabe el concepto de formulación técnica o de tecnocracia judicial como valides de la legitimidad de para una decisión judicial o elección de un funcionario. Sino una interpretación acorde a la estructura de poder del momento.

Jue, 2013-04-11 11:02

Pedro es costeño, tal vez de Córdoba, se come las "s" en sus comentarios y (ésto si no implica temas de regionalismo sino de mala ortografía) ha de haber es con "h". De otra parte a Pedro le hace falta quitarse tanto resentimiento y enfocarse en el debate realmente interesante e inteligente. Será que después de inscribirse ayer y haber comentado sin cesar todos los artículos que se refieren a Rojas, Pedro va a entender cuál es el centro del debate, o la comprensión de lectura definitivamente no es lo suyo.

Jue, 2013-04-11 09:02

Me parece que la elección de Rojas es acertada, la silla vacia olvida, que la constitución dice que los magistrados de la corte constitucional “ARTICULO 239. La Corte Constitucional tendrá el número impar de miembros que determine la ley. En su integración se atenderá el criterio de designación de magistrados pertenecientes a diversas especialidades del Derecho”, es claro que el constituyente busco una visión multidisciplinaria del derecho para el control de constitucionalidad, es falacia de la silla vacía restar cualidades de una persona por no ser académico constitucionalista. por otro lado el derecho constitucional, al ser un derecho que regula el ejercicio del poder, es un claro derecho con componente político, por lo tanto es válido, que en la corte y el control constitucional sea reflejo de la realidad y sentir político del país en un momento determinado, esto se logra en un sistema democratico atraves del congreso como órgano máximo de representatividad política en Colombia

Páginas

Añadir nuevo comentario