Por LaSillaVacia.com · 22 de Abril de 2017

2038

0

Hoy, Tumaco elegirá alcalde por segunda vez, después de la destitución de la ex alcaldesa Emilsen Angulo a finales del año pasado. Más de 120 mil tumaqueños podrán votar en medio de ambiente muy polarizado y por primera vez en todo el país, a 54 kilómetros desde el casco urbano donde se concentra las Farc que, después de haber ejercido por más de 10 años el control sobre el segundo puerto sobre el Pacífico, están a dos meses de dejar las armas.

Aunque hay tres candidatos habilitados para las elecciones atípicas, hay dos favoritos:  Sandra Estacio, cuñada de la ex alcaldesa y la candidata que representa la continuidad del grupo político del barón electoral de Tumaco, Neftalí Correa (ex representante a la Cámara por el Partido Liberal); y Julio Rivera, el candidato respaldado por los ex alcaldes Víctor Gallo y Nilo del Castillo en una alianza contra Neftalí. La tercera candidata es Francis Estupiñán, avalada por el Centro Democrático.

En total, estarán disponibles 214 puestos de votación (15 en el casco urbano y 199 en el área rural). Desde ayer, la Misión de Observación Electoral, Moe, calificó las elecciones como unas en “riesgo extremo”.

Estas son las 5 cosas que se juegan::

1

La actitud política de las Farc

Aunque no es la primera vez que en Tumaco se denuncia la participación de las Farc en política (aún con armas) en gran medida el resultado definirá por un lado, si la guerrilla que está en camino para dejar las armas se moverá o no activamente para respaldar un candidato y hasta qué punto el fantasma de ese apoyo es rentable políticamente.

Como contó La Silla, exactamente hace un mes, el secretario de Gobierno de Tumaco, Edwin Palma, del grupo político de Neftalí Correa, denunció en medios nacionales que los comandantes del frente Daniel Aldana que está concentrado en Tumaco habían utilizado la zona de concentración de las Farc en la vereda La Playa para hacer política y anunciar su apoyo a Julio Rivera, el candidato opositor de Neftalí Correa.

Según César Mauricio Ocampo, el alcalde encargado de Tumaco, alias “El Tigre” y alias “Felipe” salieron de la zona para invitar a varios líderes campesinos de las veredas de la zona rural de Tumaco a participar en lo que sería la cuarta reunión política en la zona de concentración en el marco de las elecciones atípicas. Ambas denuncias se basaron en una carta anónima que llegó a la Alcaldía.

Julio Rivera ha negado que su candidatura esté vinculada de alguna manera a las Farc, que de ser cierto, implicaría que la guerrilla está violando las reglas de juego que quedaron pactadas en el Acuerdo de paz con el Gobierno.

Y las acusaciones han sido un lastre para él, sobre todo porque hasta ahora, la bendición de las Farc en Tumaco ha sido “kryptonita” para los candidatos que la reciben, como ocurrió con Víctor Morcillo, que sacó menos de 2 mil votos, como contó La Silla.

 
2

El futuro político del barón electoral de Tumaco, Neftalí Correa

En las elecciones se juega el futuro político del ex representante a la Cámara liberal Neftalí Correa, quien a pesar de estar destituido e inhabilitado por la Procuraduría, ha dirigido de frente la campaña de su candidata Sandra Estacio como si fuera él mismo quien estuviera presentando su nombre en la contienda.

Correa ha sido el ganador de las últimas tres elecciones locales en Tumaco. Como contó La Silla, el ex Representante empezó su carrera en el 2004 como secretario del entonces alcalde Nilo del Castillo, que lanzó a Neftalí a la Alcaldía y lo ayudó a ganar. Una vez en el poder, Correa rompió cobijas con su padrino político y en el 2011 lanzó a Víctor Gallo como su candidato sucesor.

En ese momento, Gallo tuvo que competir contra la esposa de Nilo del Castillo pero al final Neftalí salió victorioso y montó a su candidato en la alcaldía.

Con ese empuje, Correa se lanzó a la Cámara por el partido Liberal y ganó con el apoyo de la mayoría de los municipios de la costa pacífica nariñense y el senador conservador Samy Merheg. Sin embargo, en ese momento, Gallo y Correa se distanciaron, y de hecho, ambos presentaron candidatos propios para la Alcaldía de Tumaco en 2015.

Una vez más, ganó Neftalí que impulsó a Emilsen Angulo, su ex secretaria general en la alcaldía y asesora en el Congreso. Ella llegó a la Alcaldía en medio de ruidos por un supuesto fraude que al final no se pudo comprobar pero terminó destituida porque se comprobó que estaba inhabilitada para lanzarse porque su pareja Jairo Guagua Castillo, se desempeñó como subgerente administrativo del hospital San Andrés de Tumaco hasta dos días antes de su elección.

Por eso, por cuarta vez, Neftalí Correa se estará jugando su fortín. Y con él, la posibilidad que desde ya se baraja entre sus opositores de que su candidata para reemplazarlo en su curul en el Congreso sea la ex alcaldesa Emilsen Angulo, que aunque fue destituida no está inhabilitada.

 
3

El futuro de la alianza Neftalí Correa - Camilo Romero

En la elección de hoy no sólo se juega el futuro político de Neftalí Correa sino también el de uno de sus aliados más poderosos hasta ahora: el gobernador Camilo Romero, a quien Neftalí apoyó activamente en su elección en 2015 y que ahora espera que le devuelva el favor.

Ya lo ha hecho. Como contó La Silla, luego de la destitución de Emilsen, Camilo Romero puso como alcalde encargado de Tumaco a su ex secretario de Agricultura, Marcos Marinez, del grupo político de Neftalí. Tan evidente fue ese espaldarazo que la ex alcaldesa Emilsen Angulo le agradeció públicamente al Gobernador y lo llamó “amigo” del grupo político del ex representante Neftalí Correa.

Luego, cuando los partidos que avalaron a la ex alcaldesa (Liberal, Conservador y Alianza Verde) presentaron la terna para elegir alcalde encargado hasta las elecciones atípicas, Romero volvió a respaldar a Neftalí, y nombró en ese cargo al ex asesor de contratación de la administración de Emilsen Angulo.

En Tumaco se rumora que detrás de ese apoyo no está solo el agradecimiento por el respaldo que Neftalí Correa le dio al ahora Gobernador en las elecciones del 2015. También estaría, según le dijeron a La Silla tres fuentes consultadas por aparte que conocen la movida política en Nariño, una posible alianza para las elecciones al Congreso en el 2018, donde, como contó La Silla, el grupo político de Romero está pensando en lanzar un candidato al Senado.

Por eso, los resultados demostrarán si esa alianza se mantendrá con miras al 2018.

 
4

El poder de las maquinarias

Hoy se enfrentarán las dos maquinarias más poderosas de Tumaco en medio de una polarización muy fuerte. La primera, la de la actual alcaldía que está en poder de Neftalí Correa, tuvo un presupuesto en 2016 de 215 mil millones de pesos y es uno de los mayores empleadores del puerto. En los últimos meses, en los eventos de la Alcaldía han estado no sólo el ex representante Correa sino la ex alcaldesa que andan en correrías políticas en el puerto entregado obras y buscando apoyos

La segunda  es la de los ex alcaldes Víctor Gallo, Nilo del Castillo y Ever del Castillo que aún tienen poder económico y que lograron unirse en un bloque de “Todos contra Neftalí”. Y cuentan, además, con el apoyo de varios sectores sociales de izquierda y consejos comunitarios.

Como contó La Silla, esa alianza se empezó a cocinar desde finales del año pasado, cuando aún no estaba en firme la decisión del Tribunal de Nariño de tumbar a la ex alcaldesa Emilsen Angulo. En ese momento, los opositores de Neftalí estaban en conversaciones para unirse en torno a un solo candidato que pudiera liderar el bloque y evitar que como ocurrió en el 2015, se dividieran los votos. Al final, la alianza cuajó con Julio Rivera.

La polarización entre ambos grupos quedó en evidencia desde el mismo momento que ganó Emilsen Angulo en 2015 cuando, después de que se conocieron los resultados, en Tumaco hubo intento de asonada donde incluso quemaron carros y atacaron algunas viviendas. Eso ocurrió luego de que aparecieran bolsas con votos marcados en basureros que, al parecer, no habían entrado en el escrutinio.

Además, como lo demostró una encuesta realizada por el Observatorio Social de la Universidad de Nariño a principios de marzo, esa polarización se mantiene. Aunque Julio Rivera obtuvo un respaldo de 23.3 por ciento de los encuestados y le sacó una ventaja de 4.6 puntos porcentuales a Sandra Estacio (que sacó 18.7 puntos), la medición mostró que hay un rechazo fuerte hacia ambos candidatos porque el 34,8 por ciento de los encuestados dijo que no votaría por ninguno de ellos o votaría en blanco. Aún así, la encuesta tuvo un margen de error del 4.4 por ciento y preguntó por más candidatos de los que efectivamente se inscribieron.

La situación está tan tensa que incluso, el uribista y ex vicepresidente, Francisco Santos, denunció esta semana que en Tumaco estaban comprando votos. "Un municipio donde la Alcaldía participa en política, donde el tema de la corrupción y la compra de votos es algo brutal, el voto lo están pagando a 50.000 pesos; ya están repartiendo tejas de zinc y es un lugar donde las campañas pueden estar gastando diez mil millones de pesos", dijo.

Por eso, hoy se sabrá cuál de las dos maquinarias es más fuerte.

 
5

Tumaco y su política de seguridad en el posconflicto

Otro de los asuntos claves que se definirá hoy es quién será el Alcalde que tendrá que abanderar el tránsito hacia el posconflicto y la implementación de los acuerdos de paz en uno de los municipios más golpeados por el conflicto. Por lo menos hasta el 2019, el próximo alcalde tendrá que lidiar no sólo con los brotes de violencia que se han tomado el puerto en los últimos meses por cuenta de las políticas de lucha contra el narcotráfico sino también de los grupos que se están disputando el territorio que ha ido dejando el repliegue de las Farc.

Y es que, como anunció la Moe, Tumaco sigue siendo el municipio del Pacífico y del país con más cultivos de coca y un enclave del narcotráfico donde operan no sólo las disidencias de las Farc sino el Clan del Golfo o Gaitanistas, el ELN y otras bandas criminales que se disputan el control de los cultivos y las rutas. Este enfrentamiento dejó, solo en el 2016, 146 homicidios en el puerto.

La amenaza de esos grupos quedó en evidencia también esta semana cuando las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas circularon un panfleto en el que anuncian limpieza social a partir de las 9pm en Tumaco. Además, esta semana se conoció que en Tumaco murió el primer guerrillero de las Farc, Luis Ortíz, que fue asesinado justo 15 días después de haber sido indultado tras los acuerdos de paz del Gobierno con esa guerrilla.

Al próximo alcalde le tocará entonces encarar esta situación, invertir los recursos que traen los acuerdos de La Habana y liderar su implementación en el municipio.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia