Por Natalia Arenas · 17 de Febrero de 2017

1214

1

Ayer se supo que Cambio Radical no tendrá ponente en la discusión del proyecto de ley de la Justicia Especial para la Paz (JEP), uno de los más importantes para aterrizar el Acuerdo Final con las Farc. Eso quiere decir, que el partido del vicepresidente -que renunciará en unos días para no inhabilitarse para aspirar a la presidencia en el 2018- no hará parte de la discusión del texto que tendrá que ser aprobado por el Senado en los dos debates que faltan. Lo que no se ha dicho es que el senador de ese partido Germán Varón renunció a ocupar ese puesto como respuesta a decisiones que involucran a dos senadores del Valle.

 

Resulta que Varón quería ser el coordinador ponente del proyecto y no simplemente uno de los ocho ponentes, nos dijo que había logrado acuerdos con el Gobierno en casi todos los puntos en los que Cambio tenía críticas.

Ser coordinador es el puesto más importante a la hora de discutir un proyecto de ley en el Congreso porque es el que tiene más exposición mediática, dirige el debate y es el que habla directamente con el Gobierno para que éste acepte o rechace los cambios que proponen los congresistas.

Sin embargo, la mesa directiva de la Comisión Primera de Senado, que encabeza el senador palmirano de Cambio Radical, Carlos Fernando Motoa, decidió nombrar en ese cargo al valluno Roosvelt Rodríguez de La U, y de la bancada de la gobernadora Dilian Francisca Toro. Esa decisión se tomó el martes como consta en esta carta y le quitó la posibilidad a Varón, quien había ido al Ministerio del Interior a discutir la ponencia en calidad de coordinador ponente ese mismo martes, según dijo, aún cuando oficialmente no lo habían nombrado en ese puesto.

Por eso, la decisión de nombrar a Rodríguez lo molestó, aduciendo que no nombrarlo (después de que había pedido el nombramiento) era una injerencia de Palacio. Esa molestia llegó al punto que no sólo renunció a ser ponente de la Jep sino a participar como negociador de Cambio Radical en los diálogos de Paz con el ELN.

Aún así, Cambio Radical podía haber mantenido un puesto dentro de los ponentes, algo que les corresponde a todos los partidos que tienen asiento en la Comisión Primera. Como Varón renunció porque dijo que no había generado confianza del Gobierno para ocupar el puesto, la mesa directiva pensó en el otro senador del partido y se lo ofrecieron a Motoa.

La Silla supo que el senador declinó porque está en correrías políticas en el Valle, no le quedaba tiempo de sentarse a leer y analizar la ponencia que tienen que entregar en menos de una semana y no iba a firmar el texto sin revisarlo.

Así, Cambio Radical se quedó sin opciones para tener ponente. Una decisión que se toma justo cuando el partido del vicepresidente ha sido el más crítico de la Unidad Nacional frente proyecto y que llevó a los dos debates iniciales en Cámara las preocupaciones del Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, también de ese partido.

De hecho, como contó La Silla, antes del debate en la Cámara el pasado 1 de febrero, la bancada de Cambio se reunió con el Fiscal y después, 2 de los 16 representantes que tiene el partido en la Cámara votaron a favor, otro votó en contra y los otros 13 se salieron de la discusión y no votaron.

Sin ponente, y ad portas de la renuncia del Vicepresidente del Gobierno, el apoyo de Cambio Radical  a la Jep seguramente se volverá más complicado.

Comentarios (1)

Las historias más vistas en La Silla Vacia