Por Antonio Canchila García · 16 de Marzo de 2017

1786

0

Después de que hace nueve años terminó unilateralmente la concesión de la Ronda del Sinú, que es el símbolo del desarrollo de Montería, el alcalde conservador Marcos Daniel Pineda García ahora en su segundo mandato decidió concesionar la Ronda. También acaba de pedirle facultades al Concejo para prorrogar por nueve meses la concesión del tránsito y para crear una nueva. Lo particular es que durante su primera administración (2008 - 2011) el caballito de batalla de Pineda García fue precisamente ponerles lupa a las concesiones y en esa tarea alcanzó a quitar tres.

Pineda García es uno de los alcaldes más populares del país con una aceptación del 89 por ciento, según el Centro Nacional de Consultoría. Pertenece al ala del conservatismo que en Córdoba lidera su mamá la senadora Nora García y encabeza la lista de mandatarios que han impulsado el desarrollo en la capital cordobesa.

 

Cuando acabó unilateralmente la concesión de Parques Nueva Montería que administraba la Ronda del Sinú y los demás parques de la ciudad y que iba desde 2007 hasta 2028, el alcalde Pineda lo hizo basado en que no había recursos para mantener el contrato.

Resulta que la principal fuente de financiación de ese contrato era el impuesto de parques, cuyo cobro debió ser suspendido a finales de 2008 por orden del Tribunal Administrativo de Córdoba que anuló el acuerdo mediante el cual el Concejo de Montería había creado dicho cobro.

En reemplazo de la concesión la Alcaldía empezó a administrar la Ronda del Sinú, pero ahora a un año de su segundo gobierno Marcos Daniel se está moviendo para que otra vez lo administre un privado.

La idea de entregar la Ronda a un privado

La Ronda del Sinú es un parque lineal de 4.5 kilómetros que, aunque empezó a construirse en las administraciones de Luis Jiménez Espitia y León Fidel Ojeda, durante la primera alcaldía de Pineda García logró su esplendor porque fue ampliada y hoy es reconocida como ejemplo para otras ciudades del país y del mundo porque devolvió el río que atraviesa a la capital cordobesa a los ciudadanos.

Además de tener ciclovía, la Ronda comprende casetas de comidas y refrescos, parques de recreación infantil, bancas y un muelle turístico que es usado para eventos culturales. Así como una amplia diversidad de fauna dentro de la que se destacan los monos aulladores, las iguanas y los osos perezosos.

La idea del Alcalde para entregar esa zona ya venía rondando en su administración desde finales del año pasado, como nos lo dijo alguien cercano a su grupo político, pero solo hasta finales del mes de febrero empezó a conocerse en la Montería política.

Las movidas del Pinedo empezaron en el Concejo de la ciudad. “Él sí empezó a conversar la idea con algunos compañeros desde finales de febrero, en extras (sesiones extraordinarias) y lo que se dice es que se concesionaría la Ronda y otras zonas verdes”, según nos detalló un miembro del cabildo que nos habló off the record.

Esa movida del mandatario en el Concejo es clave, porque ante esa corporación tiene que pedir las facultades para poder abrir una licitación y contratar con un privado la concesión de la Ronda del Sinú.

Eso todavía toma tiempo, porque por ahora no le ha llegado ningún proyecto al Concejo, pero ya el Alcalde ha salido a decir en varios medios de comunicación locales que es necesario que un privado administre el parque lineal y otras zonas verdes de Montería porque eso le está costando más de mil millones de pesos anuales de recursos propios de la ciudad.

Pese a que no hay proyecto escrito, en el Concejo la idea ya ha estado bastante compartida y cuando la iniciativa se presente el apoyo podría ser unánime. O por lo menos eso es lo que se evidencia en una carta compartida en la cuenta de Twitter de la corporación en la que el presidente Amaury Contreras, de Cambio Radical, respalda a nombre de sus colegas la idea.

Lo que le dijo el alcalde Pineda a La Silla Caribe es que esta es apenas una idea que debe pasar por varios estudios y en la que “no está definido cómo será la administración por parte del privado”.

En el caso en el que ya está definido un proyecto que cursa en el Concejo para prorrogar y crear una nueva concesión es en el de la administración del tránsito de la ciudad.

Prórroga a la concesión de tránsito

La concesión de la administración del tránsito de Montería se entregó en 2005 durante la administración del exalcalde León Fidel Ojeda a la empresa Montrans Ltda cuyo rostro visible es su gerente, el bogotano Juan José Franco Zuluaga. Esa concesión se vence el 30 de este mes.

Por eso desde hoy la comisión de tierras del Concejo de Montería empieza el estudio de un proyecto mediante el cual el Alcalde pide facultades para prorrogar por nueve meses esa concesión. Y para adelantar una convocatoria para que se licite nuevamente la concesión.

Básicamente lo que hace la empresa privada es reemplazar a la Secretaría de Tránsito y ejercer funciones de registro de automotores, conductores, infractores, elaboración de matrículas, licencias de conducción y demás trámites.

Esa concesión ha tenido ruidos por fraude, como es el caso del presunto desfalco por más de 1.100 millones de pesos equivalentes a unas 2.800 multas que fueron borradas de la plataforma en la que son reportadas. El manejo de esa plataforma estaba a cargo de Rita Pertuz de León, jefa de Infraestructura de Montras, quien fue separa del cargo en 2014 tras el escándalo.

Desde 2005 hasta el año pasado esta concesión ha hecho un recaudo de 42.103 millones de pesos, de los cuales la Alcaldía ha recibido 19.271 millones, es decir el 46 por ciento. Y Montrans se ha quedado con 17.328 millones de pesos, equivalentes al 42 por ciento. Los más de 5 mil millones restantes corresponden a impuestos. Números que la Alcaldía le parecen buenos, porque así estaba estipulado en el contrato.

Consultado sobre el motivo de su cambio de parecer, porque en su primer Gobierno les hizo frente a las concesiones, Pineda García le dijo a La Silla Caribe que este tipo de contratos "no se pueden satanizar".

“No vamos a permitir que la Administración salga desfavorecida en el nuevo contrato. Ahí vamos a hacer nuevas exigencias, pero creemos que si una concesión ha dado resultados debe seguir y la del tránsito los ha dado”, precisó.

Además de esa concesión que continúa y será reemplazada por una nueva, Montería tiene otras tres: las de Servigenerales, encargada del aseo desde 2005 y propiedad del empresario Alberto Ríos Velilla (amigo íntimo del vicepresidente Germán Vargas Lleras), la de Elec S. A, encargada del alumbrado público desde finales de los 90 y propiedad del súper poderoso Pedro Ojeda uno de los constructores e inversionistas más adinerados de Córdoba. Y la española Proactiva, que administra el acueducto y el alcantarillado de la ciudad desde 1999.

A las dos últimas de esas tres concesiones el alcalde Marcos Daniel las tuvo en la mira en su primera administración y prueba de ello es que las obligó a reformar algunas de las cláusulas de los contratos para ampliar coberturas, cubrimiento y mejoramiento del servicio.

Tanto la de Elec S.A. como la de Proactiva fueron prorrogadas por cinco y 10 años respectivamente durante el gobierno de Carlos Eduardo Correa, antecesor de Marcos Daniel y de su mismo grupo político. Correa argumenta que las prórrogas eran necesarias para que las empresas realizaran unas inversiones para optimizar los servicios que prestan.

Lo que viene ahora en el caso de la prórroga a Montrans son los debates en el Concejo para que este apruebe o rechace las facultades que pide el alcalde Pineda. Y en el caso de la concesión para la Ronda del Sinú que se hagan los estudios pertinentes y se presente el proyecto de esa nueva concesión.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia