Menú principal

Martes Septiembre 30, 2014

 

En el discurso de Iván Márquez durante la instalación de los diálogos de paz, el Secretariado de las Farc dejó claro que consideran la justicia transicional un “agravio” porque apunta a convertirlos a ellos –que se consideran víctimas- en victimarios. “Quien debe confesar la verdad y reparar a las víctimas son los victimarios atrincherados en la espuria institucionalidad”, dijo. Sin embargo, tal como está estructurado el proceso de paz, si funciona, lo que tendría que haber para las víctimas de las Farc es verdad ya que justicia habrá muy poca. El caso del asesinato de la familia Turbay Cote en el Caquetá y de los testigos de este crimen es una medida de lo mucho que tendrían que contar los guerrilleros de las Farc.

Este crimen es uno de los más atroces y reveladores porque, además de que unos guerrilleros ya confesaron su autoría y otro fue condenado a 40 años, muestra los lazos que en algunas regiones ha establecido la guerrilla con políticos locales. Así lo ratificó la semana pasada el fallo de destitución del ex representante Luis Fernando Almario por parte de la Procuraduría.

“Las alianzas establecidas entre las Farc y líderes políticos tenían fines criminales, económicos y políticos”, dice el fallo, que reconoce la relación entre la guerrilla y el congresista pero decreta a su favor la prescripción porque ya pasaron cinco años desde que ocurrieron los hechos. “Lo anterior denota como acontecer trascendental la influencia de las Farc-Ep en el ámbito político del departamento del Caquetá auspiciando a algunos líderes de la región, como al parecer sucedió con Almario Rojas, y a su vez encargándose de la eliminación de aquellos considerados como rivales políticos a quienes les atribuyeron vínculos con grupos paramilitares.”

Almario ha insistido que todo este juicio es un montaje de sus enemigos políticos en el Caquetá y que varios de los testigos han sido fabricados por la policía de Florencia, y que ni siquiera son realmente guerrilleros. Cuando fue capturado dijo que todas las declaraciones que hay en su contra fueron hechas por un "cartel de mentirosos" y que demostrará su inocencia.

El asesinato de Diego Turbay, de su mamá Inés Cote y de otros cinco acompañantes conmovió al país en 2000. Pero el crimen no ha sido todavía resuelto y castigado.

El crimen

Las Farc acabaron con la fuerza política más poderosa del Caquetá que era el Turbayismo matando no solo a sus líderes más visibles que era la familia Turbay Cote sino a varios de los políticos que integraban esta vertiente del Partido Liberal.

Cuando murió Hernando Turbay, ex presidente de la Cámara de Representantes y senador, su hijo Rodrigo lo reemplazó en el Congreso hasta que fue secuestrado por las Farc en 1995. Dos años después, apareció su cadáver en un río del Caquetá.

Lo sucedió su hermano Diego, quien fue elegido Representante a la Cámara en 1998. Diego era el presidente de la Comisión de Paz del Congreso cuando el 29 de diciembre de 2000 las Farc lo acribilló. Viajaba con su mamá Inés Cote, una líder regional que tenía un programa de radio muy influyente “La Conga”, desde donde atacaba con frecuencia a la guerrilla. Ella y los otros cinco acompañantes también fueron asesinados. En un retén de la guerrilla, los obligaron a bajarse de las camionetas, y los mataron en el piso.

Un testigo de los hechos afirmó a la Fiscalía que vio al guerrillero “Patamala” coordinar la ejecución del crimen. Como lo contó La Silla cuando el Ejército lo dio de baja en 2009, ‘Patamala’ era el jefe de sicarios de la Teófilo Forero, que planeaba y ejecutaba muchos de los crímenes de esta columna móvil.

'Patamala', más conocido en la zona como ‘James, El Muerto’, organizó en la zona de distensión la célebre escuela de sicarios de las Farc. Su gran fortaleza fue su alianza con el narcotráfico del norte del Valle y sus contactos con el bajo mundo que le permitieron expandir sus dominios al Huila, Tolima, Bogotá y Pereira.

Su base principal siempre fue Puerto Rico, Caquetá. Se dice que entre 2002 y 2005, ‘Patamala’ fue el alcalde en la sombra de este municipio. Allí logró una enorme influencia política después de haber hecho ejecutar a dos alcaldes liberales turbayistas (seguidores de la familia Turbay Cote) y conseguir la elección de su concuñado Walter Castro Ortiz en 2002, quien fue avalado públicamente por Almario.

A los pocos meses de posesionado, José Lizardo – a cuya posesión iban los Turbay cuando fueron asesinados- fue ejecutado por órden de Patamala. En su reemplazo, fue nombrado John William Lozano Torres, también liberal turbayista, quien fue igualmente asesinado a los pocos meses.

En las elecciones atípicas celebradas a comienzos de 2002, fue elegido Walter Castro Ortiz. Durante su período, miembros y colaboradores de la Teófilo Forero fueron nombrados funcionarios públicos en la Alcaldía. El nombramiento más sonado fue el de Edwin Cardona, alias ‘Juan Pablo’, cuñado del alcalde y comandante de las milicias populares de la Teófilo Forero, quien fue corregidor de La Aguililla.

Para las mismas elecciones atípicas, 'Patamala' desplazó a Jorge Hernán Calderón, quien después sucedería a Walter Castro en la Alcaldía de Puerto Rico y sería asesinado en febrero de 2009, días después de haber dejado su cargo en la mayor desprotección. Calderón era un político turbayista y uno de los pocos testigos sobrevivientes contra Luis Fernando Almario en el proceso por la muerte de los Turbay Cote.

Hasta ese momento, 38 testigos habían sido asesinados, entre ellos varios taxistas que fueron torturados y muertos la semana siguiente a los Turbay por haber presenciado el homicidio, como valientemente lo denunció Gustavo Petro en el Congreso.

Las confesiones

El año pasado circuló un video de las Farc en el cual dos de los comandantes en el Caquetá confesaron el crimen de la familia Turbay Cote y volvieron a vincular a Almario. El excongresista dijo que el video era un montaje.

Hace un mes, la única sobreviviente de la familia Turbay Cote, Constanza, le envió una carta a Juan Manuel Santos expresandole su solidaridad con su decisión de iniciar un proceso de paz con las Farc.

“Llevamos varios procesos de Paz pero no de Reconciliación, la cual exige el pleno conocimiento de los hechos, la aceptación de responsabilidades y sobre todo, el firme propósito de nunca jamás repetirlos”, dice la hermana e hija de los asesinados por las Farc. “Pienso y siento como víctima, por esto es tan significativo su compromiso de incluir en este proceso de paz el punto denominado Víctimas y Verdad”.

Constanza concluye su carta diciendo que “sin verdad no hay perdón, no hay paz”. Por eso, porque hay miles de Constanzas en este país, es que uno de los retos más grandes de los negociadores del Gobierno es conseguir que las Farc por lo menos le den eso a sus víctimas.

Perfiles relacionados: 
Iván Márquez
Rodrigo  Londoño Echeverry
Seusis Pausivas Hernández
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2012-11-01 16:19

Somos toda una familia entera, victima de las farc por la muerte de mi hermano JUAN CARLOS NARVAEZ REYES crimen ocurrido el 18 DE JUNIO de 2007 en algún lugar del Cauca, mi madre una señora de 70 años, junto a mis hermanos,hijos y esposa, todos ellos durante mas de 10 años padecimos el rigor cruel de su secuestro,para después asesinarlo a sangre fría,Por ello también les pedimos al Gobierno que exija a la guerrilla que dentro de los diálogos por las paz, como mínimo la verdad de sus crímenes, y después de los resultados de las negociaciones revelen toda la verdad, que sus jefes y cómplices sean judicializados, es la única forma tal vez de que esta espantosa historia sea superada para el bien de las generaciones venideras, así como se dio con el paramilitarismo, también la guerrilla debe someterse a declarar la verdad de sus crímenes, después que la sociedad toda vea, si son dignos de querer gobernar a Colombia los derechos de las victimas no se negocian queremos conocer la verdad.

Mar, 2012-10-30 17:08

Yo soy de los que sostengo que apoyo los ideales originales de las FARC. Pero me empezaron a repugnar cuando se dedicaron al narcotráfico y a los secuestros y las tomas de población, etc... Yo concuerdo con ellos en la búsqueda necesaria de una mayor justicia social, de una revolución popular, de una revalorización de la ciudadanía y de una mirada crítica y profunda hacia el modelo económico. Pero empezar a hacer daño para justificar esos quiméricos fundamentos me parece pésimo. Cuando existen pruebas irrefutables de sus actos se muestran como los victimarios, eso me parece ridiculo. Otro punto es el del discurso, que, aunque "trasnochado", me parece cierto y factible. Pero también es de aplaudir la mesura del gobierno y la manera en que esta tomando este proceso.

Mar, 2012-10-23 14:45

Igual que muchos colombianos soy victima de la guerrilla por la muerte de mi hermano JORGE ELIAS GOMEZ ocurrido el mes de septiembre de 1997 en Caicedo Antioquia y mi familia toda desplazada por las Farc en el mismo municipio, lo minimo que podemos pedir es que se exija a las farc que despues de desmovilizados cuenten toda la verdad a sus victimas, y que sus maximos comandantes incluidos los de estado mayor y de frentes sean judicializados, que sus auspiciadores desde las altas esferas politicas y economicas sean enjuiciados, es la unica forma de hacer que esta dramatica historia no se repita, asi como llevaron a los paras presos tambien los guerrilleros deben pagar su justo castigo y ahí sí cuando se pongan a paz con la justicia puedan hacer politica y ocupar cargos publicos. Señor presidente los derechos de las victimas no se negocian, conocer la verdad, pedir justicia y reparacion son derechos de las victimas.

Mar, 2012-10-23 09:30

ASCO SIENTO DE LOS REBELDES DE ESTE PAÍS, ASCO SIENTO DE TANTA VIOLENCIA, ASCO DE TANTA IGNORANCIA, BUSCAN DEFENDER EL INTERÉS SOCIAL? LEYERON UN LIBRO REVOLUCIONARIO Y SE CREYERON LOS HÉROES, Y POR QUERER SERLO LO ÚNICO QUE CONSIGUIERON FUE ERRANTE, EL DAÑO A LA SOCIEDAD, RESENTIDOS INCONFORMISTAS.

Mié, 2012-10-24 19:07

Compatriota.. Lo dicho por usted es totalmente cierto. Pero mas ASCO DA EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA nicho de parapoliticos, farpoliticos y uno que otro ladrón y payaso como MERLANO. No justifico la masacre de los TURBAY COTE pero la guerrilla entendió que la única forma de acabar con LAS MAQUINARIAS POLÍTICAS O MEJOR PLAGAS POLÍTICAS es masacran dolos. Pero a la guerrilla se le ha olvidado masacrar a las familias. SAMPER PIZANO, PASTRANA, LOPEZ, LLERAS, GALAN, GOMEZ, GAVIRA Y OTROS que lo único que buscan es perpetuarse en el poder por medio de sus familias.LA GUERRILLA siempre sera necesaria en un país de injusticias sociales tan gigantescas como las que existen en nuestro país. PERO NO GUERRILLA COMO LAS FARC... Aquí siempre habrá civiles levantados en armas, llámese como les quieran llamar.. pero siempre existirán.. NO AL DIALOGO CON LAS FARC.. El estado debe someterlos no con URIBES ni con PLANES PATRIOTAS.. sino una revolución educativa y una redistribución de la riqueza.

Mar, 2012-10-23 09:25

Porquería la existencia de estos criminales de mente violenta y campesinas, que su vida es maldita y así dañaron la de otros, y que intervención ahí en esto? Una negociación? Diálogos más cochinos que la misma conciencia de estos seres?

Lun, 2012-10-22 13:04

Esta plaga maldita que son las FARC, jamás van a pagar los crímenes y masacres cometidas a lo largo de 5 décadas, mientras existan las dos plagas que acaban con el país y lo desangran día a día no tendremos paz sin justicia social. La primera plaga: La corrupción politico administrativa en todos los niveles, ministerios, dependencias y entidades del estado. La segunda, que no se acabará hasta que se extinga la primera son los guerrilleros de Las FARC, EPL, ELN, PARAMILITARES, BACRIMS, y todo aquello que huela a desgracia por inseguridad. Dios permita que los negociadores lleguen a un acuerdo pronto, y aunque no le guste al Dr. de LA Calle Lombana, se tendrá que discutir sobre los aspectos socioeconómicos y las multinacionales que se llevan las ganancias de nuestro país, si para lograr una paz duradera se debe dejar de lado la aplicación de la justicia a toda esa hampa, pues habrá que hacerlo por el bien de mas de 45 millones de compatriotas,no se castiga la corrupción.. entonces??

Lun, 2012-10-22 11:32

Creo que nos debemos esforzar es en promover razones para trabajar por la paz y no insistir en argumentar para alimentar el odio y la venganza, o sea, seguir animando la guerra y el exterminio de una de las partes. Comparto la siguiente reflexión que hoy me llegó y que aporta a la discusión.

"TORPEZA EVIDENTE ES CREER QUE NEGOCIAR SIGNIFICA QUE UNA DE LAS PARTES DEBE ARRODILLARSE Y PEDIR PERDÓN A LA OTRA. ESO SE LLAMA TRATAMIENTO DE VICTORIOSOS. MIENTRAS NO OCURRA UNA VICTORIA CONTUNDENTE, NEGOCIAR SIGNIFICA, POR LO MENOS, RECONOCER AL OTRO COMO ALGUIEN QUE, AL IGUAL QUE YO, TIENE DERECHO A PENSAR COMO LE PLAZCA. AMBOS DE ACUERDO EN QUE DICHO DERECHO SE EJERZA EN PAZ".

EDUARDO BOTERO TORO.

Lun, 2012-10-22 11:10

no sera en escenarios académicos donde la verdad tome la dimensión de la que tanto se habla, sera en lo cotidiano, si hay una desmovilización masiva y una reinserción total entonces el gran reto consistirá en como tolerar la presencia de individuos señalados por el estigma de haber sido "narcoterroristas de las FARC" en los trabajos, los barrios, las veredas, las universidades,en el congreso es lo de menos, pues se esperaría que ese sea su escenario natural, por lo menos para la plana mayor de las FARC, ¿pero y al guerrillero raso como lo miraremos?; se habla mucho de como sera el proceso de reinserción y ya deben de haber multinacionales de la intervención social trabajando en las propuestas para los guerrilleros desmovilizados, ¿pero ya si quiera hemos comenzado a pensar en como prepararnos para recibir a estos individuos?, lo digo porque pienso en realidad y lo digo con toda tristeza nunca habrá verdad total sobre los crímenes de las FARC, solo restara como sobreponerse al rencor.

Dom, 2012-10-21 16:26

No fui, ni soy ni seré Uribista, pero me da una piedra que las Farc le terminen dando la razón. ¿Se puede realmente negociar con las Farc?

Lun, 2012-10-22 14:34
Dom, 2012-10-21 16:24

Me parece muy pertinente esta nota. Como caucano sentí como un escupitajo en la cara las declaraciones de las Farc de que ellos son víctimas en esta guerra. Claro que no lo son. Este es el caso de una familia notable de políticos pero sus crímenes son en plural. Por eso, respetada Juana, el titulo, debe ser, incluso solo en el caso de los Turbay, las verdades que nos deben las Farc. En las Farc, cuando de crímenes se trata, siempre hablamos en plural.

Finalmente, esta nota dice algo como: “Por eso, porque hay miles de Constanzas en este país, es que uno de los retos más grandes de los negociadores del Gobierno es conseguir que las Farc por lo menos le den eso a sus víctimas”. No estoy de acuerdo con ese “por lo menos”. Si para reintegrarlos a la vida civil debemos claudicar en atisbos de verdad y justicia, que es lo que al parecer ellos, los farianos, no están dispuestos a aceptar, pues que el gobierno no se haga rehén del proceso.

Dom, 2012-10-21 19:09

Sí, cuando dije la Verdad que deben las Farc no me refería solo al crimen de los Turbay sino a todos sus crímenes. El de los Turbay es solo uno que me parece que es bastante icónico y que por lo tanto, era interesante contarlo.

Dom, 2012-10-21 12:20

A pesar de todas las justificaciones metodicas, retoricas y bien intencionadas de porque los que detentan armas para subvertir el poder hacen lo que hacen, es solo de sentido común observar que la violencia engendró nuevas e insospechadas manifestaciones de ella, y peor aún, responder a esa violencia con actos iguales o más atroces no ha sido una respuesta efectiva ni mucho menos esperanzadora. Los testigos mudos de tanto horror seguimos involucrados en el mismo circulo vicioso de una refinadisima ley del talión que permite escudar las atrocidades reciprocas, sobre los actos de mi enemigo, en un espiral macabro. Para algunos son actos de derecho natural primitivo, incluso con una buen discurso hasta podría legitimarse, pero los tiempos que corren no son tan indulgentes.

Lun, 2012-10-22 00:28

La pretensión de mi comentario, es solo hacer un aporte desde mi muy personal percepción, en ningún momento he llegado a aspirar a proporcionar respuestas sobre hechos y circunstancias que rodean los propósitos de quien se han movido en la línea de la marginalidad institucional, sin entrar en la discusión de la legitimidad y la legalidad de dicha institucionalidad. No es mi intención que mi corta reflexión entregue profundos análisis de las manifestaciones violentas y perversas que ha padecido este país por décadas solo es, reitero, mi concepción personal en perspectiva bastante abstracta de la violencia y sus consecuencias.

Lun, 2012-10-22 00:29

Es evidente que estos espacios enriquecen más aún el universo de conceptos y los juicios sobre el estado del país, y por lo mismo debe existir un mínimo de entendimiento entre los que opinamos, eso quiere decir que cada uno está expresando su apreciación, con el beneficio de cada quien del foro reflexione y si es del caso se apropie de una posición pero evitando al tiempo esas inquietantes interpelaciones , como si se estuviera rindiendo un examen, donde algunos se nos toma como discípulos, casi de párvulos en materia política, y otros de ilustradores severos y dogmáticos.

Dom, 2012-10-21 15:54

Me parece, Bruno, que responder a la compleja problemática colombiana con la referencia al sentido común que reza que efectivamente la violencia genera más violencia no toca ni la superficie del fenómeno. La interpretación de la violencia guerrillera se queda corta si pensamos que surge como una mal cálcuclo proveniente de un grupo aislado de personas cansadas de las injusticias, ya que cuando recordamos como los distintos periodos de la violencia colombiana se hilan y evidenciamos que no podemos encontrar de que manera los actores ahora armados, previamente campesinos inermes,vemos que no tuvieron otra opción más que armarse para sobrevivir, o por lo menos, para lograr algo más en la vida que simplemente sobrevivir. No pienso que el alzamiento armado que dio origen a las FARC y al ELN haya tenido como motivación fundamental una ideología justiciera que justificara la violencia, sino más bien, hubo una correspondencia entre proyectos políticos y la sin salida de la miseria colombiana.

Dom, 2012-10-21 18:55

Dice usted ORWELIANO: "No pienso que el alzamiento armado que dio origen a las FARC y al ELN haya tenido como motivación fundamental una ideología justiciera que justificara la violencia, sino más bien, hubo una correspondencia entre proyectos políticos y la sin salida de la miseria colombiana". Pues, lo que la historia nos dice es que la creación del ELN respondió a lo que generó el triunfo de la revolución cubana: la creación en América Latina de focos guerrilleros que replicaran la exitosa experiencia revolucionaria de la Isla, obviando el análisis concreto de la situación concreta. Y en el caso de las FARC, hay un entronque con la violencia de los años 50 a través de personajes como TIROFIJO; el trabajo del PARTIDO "COMUNISTA" referenciado en el antecedente de las autodefensas campesinas y los bombardeos a principios de los años 60 a las regiones de MARQUETALIA, EL PATO, GUAYABERO y RÍO CHIQUITO.

Dom, 2012-10-21 19:19

Efectivamente, replicar el foquismo en toda América Latina fue un error craso, sin embargo, creo percibir cierto economicismo demasiado simplista en su análisis, específicamente en relación con el nacimiento de las FARC ¿El hecho de que haya habido personajes como Tirofijo (comunista desde antes del 64) implica que cualquier desarrollo de las luchas populares en el área de su influencia sería un caso de "voluntarismo" que nada tiene que ver con las formas concretas que asumen las contradicciones en nuestra sociedad? De igual forma en el caso del ELN, y demás insurgencias ¿acaso sostiene usted que miles de campesinos e intelectuales simplemente se levantaron en armas "porque así lo decidieron" y este acontecimiento no tiene nada que ver con la exclusión política o con la miseria propia del capitalismo? Si así fuera, como explicar entonces la acogida campesina de procesos guerrilleros que tienen su génesis en entornos puramente universitarios?

Dom, 2012-10-21 22:51

Las FARC no son el campesinado levantado en armas. Tanto así que sectores de la clase media, provenientes de los universitarios tambien la integran. Y dentro de las zonas campesinas, el reclutamiento es selectivo. No son legiones y legiones las que masivamentente se integran a ellas. Además, la gran mayoría de los colombianos viven en las ciudades principales, las ciudades intermedias y las cabeceras municipales. Excepto las veredas, corregimientos y algunas de las cabeceras municipales de los departamentos donde ellos operan, la gran mayoría de la gente no está de acuerdo con las FARC. Tampoco con el ELN. O sí están de acuerdo ?.

Lun, 2012-10-22 22:39

Esta usted siendo demasiado totalizante, el hecho de que haya habido en las guerrillas intelectuales y universitarios no quita el hecho de que las Farc, por ejemplo, sean un movimiento fundamentalmente campesino. La gran mayoría de la gente no está de acuerdo con las insurgencias, de acuerdo, eso solo comprueba que no estamos en un momento prerevolucionario, que no ha habido una lucha contrahegemónica eficaz no sólo por parte de las guerrillas sino del más amplio movimiento social y popular...no quiere decir eso, sin embargo, que su levantamiento se sustente en su simple voluntad ideologizada, si así fuera, ya se habrían acabado. Pero vemos, sin embargo, que hay situaciones sociales históricas que explican la persistencia del movimiento guerrillero, no fue sólo la lucha campesina de autodefensas, sino procesos posteriores como el Estatuto de Seguridad de Turbay Ayala, que sabrá usted el respiro que significó para la guerrilla debido al descontento emanado de la represión.

Dom, 2012-10-21 19:08

No quise explayarme mucho en cuanto a lo que quería decir con la correspondencia entre proyectos políticos y la sin salida de la miseria colombiana, pero eso haré. Antes de eso, efectivamente, hay un entronque entre el nacimiento de las FARC y la violencia de los años 50, y el hecho de que usted lo constante me da aún más la razón...esos campesinos, antes de ser guerrillas móviles, fueron autodefensas campesinas que se defendian de los pájaros conservadores y de las fuerzas armadas...tanto el ser colonos, como el estar armados eran asuntos de vida o muerte...es decir, no es un asunto de ideología, sino de ausencia de otras opciones (si me va a responder con "siempre hay otra opción, hubieran podido obedecer, o venirse a las ciudades a aguantar hambre", creo que no tendriamos mucho que discutir". Ahora, frente al ELN, efectivamente la influencia de la revolución cubana es un asunto determinante, pero como se explica la coincidencia entre el relato y su influencia?

Dom, 2012-10-21 22:50

ORWELIANO, apropiado resulta digitar o escribir para que a uno lo entiendan. El entramado sin continuidad ni conexiones lógicas en la exposición discursiva de las palabras y los conceptos con sus respectivas connotaciones significativas no le dice nada y por el contrario confunde al lector. No es simplismo expresarse con claridad. Significa tener claras las ideas.

La relación de los campesinos con las FARC unicamente ha existido donde ellos tienen un gran control: zonas de Cundinamarca, Tolima, Caquetá, Huila, por ejemplo. Por el contrario, donde sí se pudo percibir un movimiento social con características civiles, no obstante que la penetración de ciertas agrupaciones tenía pretensiones de relacionarlo con la guerrilla fue en el movimiento social campesino que gremialmente lideró la ANUC(Línea Sincelejo, principalmente, surgida en 1972). Esta referencia se hace para precisar que no es cierto que las FARC hayan surgido como expresión del movimiento social. El ELN, tampoco.

Dom, 2012-10-21 19:13

Dicho de otra manera, no es entendible la acogida de proyectos políticos por puro azar, contigencia, o carisma, si así fuera, no habría regularidad alguna entre las ideologías y los intereses sociales, y es evidente que dicha regularidad existe. El proyecto socialista, tanto en América Latina, como en la Europa del siglo XIX implicó un entroque de un discurso teórico en tendencias culturales colectivas (y masivas) ya existentes, fueron proyectos que no eran más que la expresión (sistematizada y coherente) de los intereses, de la práctica, de la vida de sectores sociales que agrupaban (y agrupan) en si la expresión más truculenta de las contradicciones de nuestras sociedades: la pobreza aboluta que contrasta con la riqueza absoluta. Que tuvo que haber elementos adicionales como escaso desarrollo institucional o cierta posibilidad de acceder a esas "ideas", no me quita la razón (antes lo contrario).

Dom, 2012-10-21 22:35

Los movimientos sociales difieren en América Latina; Colombia tiene una singularidad, tanto así que es el único país donde aún se mantienen las guerrillas. Y Europa es otra historia.

Lun, 2012-10-22 22:34

Si mira usted Juan Manuel las horas de mis publicaciones se dará cuenta que aparecen en desorden es por la imposibilidad de publicar comentario respuesta tras comentario respuesta. En cuanto al argumento, no me parece que su afirmación (muy verídica) de que a las farc y al eln no llegan legiones y legiones de campesinos contradiga el hecho, que yo considero suficientemente probado, de que las insurgencias son también expresiones populares. Efectivamente, existe un desanclaje de las vanguardias armadas con las multitudes colombianas, hecho marcado por la existencia de guerrillas rurales en un país cada vez más urbanizado, aunque no tanto como 20-80 por ciento, como se ha querido mostrar. Sin embargo, no respondió usted a mi referencia frente a la acogida de las insurgencias en zonas determinadas, es decir, al entronque entre proyectos políticos y condiciones sociales...si no fuera de esa manera, no habría durado el conflicto casi 50 años, en su actual etapa. Un saludo.

Dom, 2012-10-21 12:30

De acuerdo Bruno. Creo que se debe superar el plano de "los buenos contra los malos" y entrar en el plano de los contradictores. Es claro que las dos partes de este proceso de acuerdo son victimarios y es por esto que se hace tan necesaria la terminación de tan atroz conflicto. El cinismo en este momento no ayuda sino que resta.

Dom, 2012-10-21 12:21

Que pensara de todo esto Jhon40?

Dom, 2012-10-21 10:09

Todos los implicados en crímenes de lesa humanidad y de los otros crímenes que no revisten esta categoría deben decir la verdad. Ello es más importante que las posibles penas disfrazadas como las que les han decretado a algunos de los integrantes de las cuadrillas de matones llamadas paramilitares. Unos verdaderos acuerdos deben contemplar la salida de las cárceles de los militares y policías presos y de los guerrilleros una vez digan la verdad al país.

La reconciliación pasa por empezar a reconocer y a esclarecer las grandes injusticias y desigualdades sociales; la indebida apropiación de la pequeña propiedad de los campesinos; el robo del trabajo y la condena inmisericorde a padecer la degradación de la dignidad y los valores inherentes a la condición humana.

El respeto a la vida demanda en este preciso momento en Colombia implantar la pena de muerte para los asesinos. Eso sí cambiando los administradores de justicia al servicio de los ricos criollos y de las transnacionales.

Dom, 2012-10-21 09:20

Ahora, me parece que uno de las conclusiones que se pretende sacar de estas barbaridades cometidas por la insurgencia es del todo falsa, sería más o menos así "en un pasado las insurgencias eran buenas, y ahora son malas, solo les importa la ambición y el dinero" De ninguna manera. No podemos encontrar, a la hora de hacer un recorrido histórico, un punto de discontinuidad, un momento en el que el conflicto deje de ser político, y en el que las FARC hayan dejado de ser una expresión armada, aún cuando lumpenizada, de algunos sectores campesinos. Aún cuando existe una clara línea involutiva de bandolerización no niega la existencia de una línea evolutiva de consolidación como ejércitos insurgentes, con programas políticos y con un limitado anclaje con sectores sociales.

Páginas

Añadir nuevo comentario