Por Natalia Arenas | · 15 de Diciembre de 2016

1161

0

Aún cuando todavía en el uribismo no se sabe quién va lanzar su nombre para aspirar al Congreso en las elecciones del 2018, y ni siquiera si las listas serán abiertas o cerradas, los potenciales candidatos al Senado en el Valle por el Centro Democrático ya le madrugaron a la discusión y están en pelotera.

 

Los protagonistas son la actual senadora valluna, Susana Correa, que en el 2014 ocupó el puesto número 5 (de los 20 que salieron elegidos) en la lista cerrada del uribismo. Y Christian Garcés, ex candidato por firmas y con el respaldo del Centro Democrático a la Gobernación el año pasado, que quedó en segundo lugar contra Dilian Francisca Toro y tuvo una amplia votación: 355.234 votos.  De hecho, Toro, a pesar de que era imbatible desde entrada la campaña, le sacó una ventaja de 10 puntos a Garcés.

La pelea, según Garcés, se dio porque aunque él tiene todas sus velas puestas en una candidatura al Senado, intentó negociar con la senadora Correa por los votos del Valle del Cauca y “ella no quiso llegar a un acuerdo”, según le dijo a La Silla

“En el partido no se trata de negociaciones. Aquí cada uno construye su elegibilidad. Yo soy respetuosa de los liderazgos y del trabajo. Aquí estamos pensando en el futuro del país y no en mezquindades electorales”, dijo, por su parte, Correa.

Obviamente, como reconocen los propios uribistas, no todos esos votos son de él, sino del gran elector del Centro Democrático, Álvaro Uribe. Lo mismo ocurre en el caso de Correa. Por eso, la pelea en últimas es porque puede que en el uribismo no haya espacio para los dos. 

En todo caso, como Garcés ha tenido un recorrido propio en política (ha sido concejal, diputado y candidato fallido a la Cámara en 2010 con 25 mil votos), algunos sí son suyos. Tiene experiencia en el sector público porque fue gerente de la Comisión Regional de Competitividad del Valle del Cauca y secretario de Planeación de los gobernadores azules Francisco Lourido y Ubéimar Delgado. Es administrador de empresas de la Universidad Icesi.

Además, desde que perdió la gobernación, ha seguido trabajando en política en el Valle, es un hombre carismático y le cae bien a la gente, según le dijo a La Silla un político de alto perfil del Centro Democrático que pidió la reserva de su nombre.

Esa sería su fortaleza a la hora de competirle a Correa, quien por el contrario no es muy carismática, según la fuente. “Susana está viendo pasos de animal grande”, agregó.

Sin embargo, Correa tiene como activo que ya tiene una curul y que buscaría repetir, además de que tiene cómo financiar su campaña por sí misma, su familia dueña del ingenio azucarero Mayagüez. Además, la senadora es cercana a Uribe como contó La Silla, y eso le podría servir para volver a aspirar en el uribismo. 

Aunque ha hecho la mayor parte de su carrera en el sector privado, también tiene experiencia en lo público en Emcali, y es cercana al ex alcalde Rodrigo Guerrero que la designó como gerente de los Juegos Mundiales durante su alcaldía.

Por eso, Garcés no la tiene fácil. Sobre todo porque todavía falta que otros se decidan si se van a lanzar al Senado, como la otra valluna del Centro Democrático, María Fernanda Cabal.

En últimas todo dependerá de cómo se conformen las listas. Por ahora, lo claro es que habrá pelea en el uribismo del Valle.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia