Publicidad
Publicidad

Menú principal

Viernes Diciembre 19, 2014
Alba Durango Villadiego, rectora Universidad de Córdoba, se posesionó hace menos de un mes en medio de una acalorada disputa política en su departamento.

El mapa político comenzó a cambiar en Córdoba a un año de las elecciones para el Congreso de la República. Tras una sorpresiva alianza con un ala del conservatismo, la Universidad de Córdoba vuelve a manos del Partido Liberal, que había sido desplazado por la fuerte influencia de los paras a comienzo del 2000.

La nueva rectora es Alba Durango Villadiego, bacterióloga, docente de la Universidad de Córdoba desde hace por lo menos 10 años y quien hasta la fecha de su elección fue coordinadora del Comité de acreditación y currículo de la facultad de Ingeniería de Alimentos.

Aunque ella dice que políticamente no pertenece a ningún grupo ni partido, en la Universidad de Córdoba diferentes sectores comentan sobre su cercanía con el liberalismo. Y agregan que quien hizo posible el asunto fue el senador de la U, Musa Besaile Fayad, quien habría mantenido conversaciones por debajo de la mesa con la senadora liberal Arleth Casado de López.

Este cambio político deja por fuera del poder de la Universidad de Córdoba (Unicor) al Partido de la U y resquebraja la Unidad Nacional, que para el caso del departamento de Córdoba no parece funcionar en lo más mínimo.

Así comenzó la historia

Si hay entidades territoriales e instituciones que sirvan como termómetro para medir las fuerzas políticas de los caciques de la región son las gobernaciones, alcaldías y los organismos descentralizados como las corporaciones autónomas regionales y las universidades estatales.

Córdoba no es la excepción, y una de las joyas de la corona es la Universidad de Córdoba, con un presupuesto que para el 2012 alcanzó los 118 mil millones de pesos y una comunidad universitaria de 12 mil personas, en un 90 por ciento mayores de edad. Un electorado nada despreciable.

Hasta el 2000, la Universidad de Córdoba era manejada por el tradicional grupo Mayorías Liberales, comandado por el entonces senador Juan Manuel López Cabrales, quien enfrentó un proceso por parapolítica, perdió su curul y fue reemplazado por su esposa Alreth Casado de López.

Desde entonces, pasaron por la institución tres rectores en propiedad duramente cuestionados: Víctor Hugo Hernández Pérez, condenado en primera instancia por el crimen del profesor Hugo Iguarán Cote (hoy huye de la justicia); Claudio Sánchez Parra, quien fuera investigado por la Fiscalía; y Emiro Madera Reyes, quien culminó hace un par de meses su periodo de tres años, en medio de un mar de cuestionamientos de parte de maestros, estudiantes y trabajadores.

Desde la llegada de Madera Reyes a la Universidad, los sectores políticos comenzaron a coquetearle para que les permitieran probar de la torta burocrática. Aparentemente no lo lograron y luego lo criticaron e incluso orquestaron infructuosamente su salida antes de que terminara su periodo.

Emiro Madera salió de la Universidad el 4 de agosto y denunció que lo que había era una persecución y disputa política, pero nunca se atrevió a mencionar concretamente de parte de qué sectores.

Lo que sí está claro es que muchos de los miembros de los sindicatos de maestros, profesores y del movimiento estudiantil son cercanos al Partido Liberal que por años mandó en Unicor; mientras que en el cuerpo administrativo de la institución ha tenido una marcada presencia el Partido de la U.

Una vez Madera culminó su periodo como rector, comenzó la más dura rebatiña política, por la cual ha salido malherida la Unidad Nacional.
 

La elección de rector

La elección de la nueva rectora en la Universidad de Córdoba pasó por dos momentos. El primero, una consulta popular mediante la cual la comunidad universitaria votó por uno de los candidatos inscritos al cargo de rector. Entre los inscritos figuraron dos nombres fuertes: Alba Durango Villadiego y Guillermo Arrázola Paternina.

Con la llegada de Durango Villadiego, Arleth Casado de López se anota un triunfo pues los liberales recuperan este fortín electoral: la Universidad de Córdoba.
Musa Basaile ha dado muestras de alejarse de la U y ahora todos le endilgan la responsabilidad de dejarle la Universidad de Córdoba a los liberales. Lo curioso es que fue el delegado del presidente Santos el que con el cambio de su voto permitió la elección de la rectora, que es vista como cercana a la cuerda liberal.

Aun cuando ellos manifiestan no representar directamente a sectores políticos, Durango Villadiego es familiar de Ángel Villadiego Hernández, ex rector de la Universidad y ex gobernador de Córdoba en la década del 90, del grupo del ex senador Juan Manuel López Cabrales.

De Arrázola Paternina se dice que contaba con el guiño del gobernador de Córdoba Alejandro Lyons Muskus, quien tiene asiento en el Consejo Superior de la Universidad de Córdoba. Lyons aspiró al máximo cargo departamental con el aval del Partido de la U, por tanto cuenta con el acompañamiento de los senadores Bernardo Elías Vidal, Martín Morales Diz  y Musa Besaile.

El 6 de noviembre Alba Durango Villadiego ganó la consulta, y ahí fue Troya. Guillermo Arrázola presentó una tutela para detener su posesión, argumentando una serie de fallas en el proceso. De hecho, la inestabilidad administrativa debido a las acciones jurídicas llevó a que la Universidad de Córdoba durante los últimos dos meses antes de la posesión de Durango Villadiego haya tenido a dos rectores encargados, que entraron y salieron al vaivén de los fallos de tutela debido al ‘tirijala’ político entre liberales y los de la U.

¿Por dónde se rompió la cuerda de la Unidad?

El Consejo Superior de la Universidad de Córdoba es quien al rector. Tiene la potestad de respetar o no el resultado de la consulta popular y está conformado por nueve miembros.

Al momento de la elección del rector, las fuerzas políticas se dividieron en partes iguales. De un lado, los cuatro consejeros que representaban a los profesores, los egresados, las directivas docentes y los exrectores apoyaban a Alba Durango y del otro, el Gobernador, la Viceministra de Educación Patricia Martínez, el representante de los estudiantes y Cecilio Abdala, el representante del Presidente de la República. Sin embargo, en la segunda ronda de votaciones el representante del conservatismo y de Santos, Cecilio Abdala, se salió del redil y se sumó al primer grupo dandole la victoria a Durango. Es decir, el representante del presidente Santos votó en un sentido diferente al de su Viceministra de Educación.
De fondo lo que se venía cocinando era no solo la alianza entre los liberales y conservadores, sino el fraccionamiento de la U, porque el senador Musa Besaile abandonó la Unidad y tras bambalinas se comenta que se juntó con la congresista liberal Arleth Casado de López.

De esta forma se comenzarían a dividir los poderes políticos regionales para las aspiraciones a la Gobernación de Córdoba, aunque todavía falten tres años para ello. El arribo de los López a las grandes ligas es un hecho, pues estaban por fuera del manejo de los más altos cargos a nivel departamental y regional y ahora tendrían la Universidad de Córdoba.

El consejero conservador y delegado del Presidente Cecilio Abdala, que fue quien prácticamente inclinó la balanza para la elección de la rectora Alba Durango, dijo que aunque la política lo permea todo, no ha sido el caso de la Universidad. “Ningún sector está por fuera. No se ha excluido a nadie y por el contrario todos son partícipes de esta universidad”, dijo.

A esas palabras se une el consejero Rafael Cogollo, quien asegura que “no fueron los políticos los que eligieron a la nueva rectora, sino el estamento educativo que cerró cualquier puerta de retorno a las épocas negras con la presencia grupos irregulares y el ambiente de miedo en el alma mater. Hacía 12 años que no teníamos un rector del seno de la Universidad y de los docentes, ahora se dio y eso no tiene que ver con política”.

Entre tanto, la senadora Arleth Casado de López asegura que la elección de la rectoría fue transparente. 

 

Los de la U se revientan

Lo que sucedió con la Universidad de Córdoba, tras romperse la Unidad Nacional en Córdoba, trajo nuevas consecuencias más que tienen bloqueado al gobernador Alejandro Lyons Muskus y confirman que la puja por el poder político en el departamento está en su punto más intenso.

Con el resurgir del Partido Liberal, en cabeza de la senadora Arleth Casado de López, asumiendo el poder en la Universidad de Córdoba que eligió como rectora a Alba Durango Villadiego, se reventó la coalición en la Asamblea Departamental que respaldaba al Gobernador.

Ello quedó evidenciado con la aprobación de la ordenanza del presupuesto del 2013, sin las respectivas facultades para poder ejecutarlo. Como quien dice, los diputados le amarraron las manos a Lyons Muskus, quien a partir de enero del año entrante no tiene margen de maniobra para manejar las inversiones en el Departamento y deberá pedir autorizaciones, con las consabidas componendas que ello implica y que le exigen los diputados.

El rompimiento se hizo más evidente con las declaraciones recientes de los senadores de la U, Musa Besaile Fayad y Bernardo Elías Vidal, quienes apoyaron el nombre de Lyons Muskus para que alcanzara la Gobernación.

El senador de la U Musa Besaile Fayad reaccionó ante la culpa que le han endilgado por la pérdida del bastión de la Universidad de Córdoba: "Quiero dejar en claro que no he hablado de política con Juan Manuel López Cabrales, pero no puedo hablar por el futuro, porque la política es muy dinámica y cambiante..."

También dijo que él sigue en la coalición que respalda políticamente al Gobernador: "Él es como mi hijo, por eso en su campaña me puse la camiseta para trabajar y ganar las elecciones. Yo no me he ido de la coalición".

Sin embargo, el congresista Bernardo Elías Vidal le respondió concretamente: "Hay alguien que no está diciendo la verdad en la coalición y ese no soy yo. Con este doble juego la coalición no está funcionando bien... El Gobernador sabrá, por las actuaciones de cada uno de los coaligados, si el señor Musa Besaile está o no está... El Gobernador sabe quién falló y por eso deberá tomar unas determinaciones... ".

Y como para que las diferencias quedaran absolutamente claras, el senador Martín Morales Diz precisó el fin de semana pasado: “Aquí quien no está diciendo la verdad es el senador Musa Besaile Fayad… Él no está respondiendo a lo que la coalición quiere, se está manejando como una rueda suelta, haciendo alianzas con el Partido Liberal y Conservador. En pocas palabras, está armando tolda aparte”.

Tras bambalinas se comenta que los senadores recibieron sendas llamadas de la Casa de Nariño, pidiéndoles que retomaran el hilo político de la Unidad Nacional, pero del otro lado de las líneas no hubo compromisos contundentes.

La política local se impuso sobre la nacional. El ambiente político en Córdoba subió al rojo vivo, porque la disputa por el poder que representa la Universidad fue dura y definitivamente le proporciona oxígeno a un sector que venía de capa caída, y al cual le comienzan a temer los del Partido de la U.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2012-12-11 14:47

Borramos este comentario de Angela Espitia porque acusa a una persona de un delito y no tenemos pruebas para saber que es cierto.
Juanita León

Mar, 2012-12-11 11:37

le falto a ustedes decir que cecilio abdala, delegado del presidente en el consejo superior de la universidad de cordoba recibio una llamada del magistrado jorge pretelt y cambio su voto por alba durango, que lastima que un magistrado de la corte constitucional intervenga en esto

Lun, 2012-12-10 19:38

Gracias, valioso igualmente tu comentario, ENRIQUE.

Lun, 2012-12-17 05:34

Sin duda alguna, todos los escenarios institucionales de manera más acentuada en las regiones son objeto de la incursión política de los distinos movimientos y partidos existentes en las capitales departamentales y en los municipios. El indebido manejo se hace de manera más descarada en la Costa Atlántica.

En Córdoba, el departamento cuna del nacimiento del paramilitarismo, la Universidad no escapó a los asesinatos. De profesores y estudiantes. También asesinaron al Profesor Alberto Alzate Patiño.

Históricamente el clan político liberal de los LÓPEZ GÓMEZ dominó el poder político. En el conservatismo descolló la figura de MIGUEL ESCOBAR MÉNDEZ quien ocupó dignidades importantes en esa colectividad política, lo mismo que cargos importantes en la Administración Pública.

Las FARC en su carrera loca de terrorismo a principio de los 90 procedió a colocar bombas en Montería. Ello alborotó a los ganaderos que son los mismos políticos, quienes respondieron con el paramilitarismo.

Lun, 2012-12-10 16:10

Ojalá la comunidad académica no permita que esa manada de delincuentes sigan acabando con la Universidad de Córdoba. Que tristeza que tantos miles de jóvenes no tengan derecho a una educación pública de calidad por cuenta de dos facciones mediocres a las que sólo les interesa capturar al estado y aumentar su burocracia.

No puedo creer que un señor feudal corrupto y racista como Juancho López todavía pueda mover sus tentáculos impunemente.

Lun, 2012-12-10 16:11

)

Lun, 2012-12-10 15:44

Investiguen el caso de Univalle, que en su época fue una de las buenas universidades públicas del país, hoy en día ya no figura ni entre las 20 principales, si no estoy mal el ministerio le quitó la acreditación de alta calidad. El señor Iván Ramos le vendió el alma a Roy Barreras y se la está cobrando la baronesa encarcelada. Y creo que Univalle maneja fácilmente el doble del presupuesto de la U. de Córdoba.

Lun, 2012-12-10 15:24

LA SILLA VACÍA, como debe ser, ha persistido en sus proyecciones hacia los lectores regionales para que se apropien, asuman, debatan y comenten lo característico de los temas que conciernen a los ámbitos geográficos regionales. Tarea nada fácil por el histórico centralismo predominante aún en Colombia y al que se refirió el 8 de Diciembre de 2012 en el específico contexto del tema de las regalías, el habitual columnista, HÉCTOR RIVEROS SERRATO. Ojalá que todos los usuarios hiciecésemos un gran esfuerzo por contribuir a hacer realidad y expandir este objetivo. Es altamente conveniente para todas y cada una de las regiones de Colombia y para el país, visto en su dimensión nacional, que el periodismo investigativo serio incursione la problemática diversa de los departamentos, municipios, corregimientos, veredas y sitios del país más apartados del Centro.

Lun, 2012-12-10 19:28

Juan Manuel, tienes toda la razón, para muchos, dentro los que me incluyo y soy líder, que los sucesos que no son nacionales o de Bogotá son solamente noticias de noticiero o periódico nos enseñan y nos dan "piel política" gracias. En lo que si no me identifico es en descalificar columnistas, con los cuales tampoco estoy de acuerdo pero aportan columnas polémicas que únicamente por el efecto de "ebullición" me parecen importantes. No me refiero a tu comentario por que se que eres ecuánime por lo que he leído.

Lun, 2012-12-10 14:57

Es increíble: hace un par de décadas ya era escandaloso que se supiera que unos políticos estuviesen peleando por el control de una una universidad. Hoy se da por sentado, es el telón de fondo, lo importante son las incidencias del pugilato.

No quiero ni pensar en la calidad de la formación que reciben los estudiantes en una "universidad" cuya función fundamental es servir de botín burocrático, de alimento de pretensiones politiqueras.

Lun, 2012-12-10 18:19

Dalinye, tienes toda la razón. Aunque mejor que peleen los políticos y no los paras como lo hacían hace unos pocos años en Córdoba.

Añadir nuevo comentario