Por Natalia Arenas · 21 de Abril de 2016

3584

10

La decisión de la Anla de echar para atrás la licencia ambiental de exploración petrolera en la serranía de la Macarena le puede convenir a la protección ambiental y a la imagen del presidente Juan Manuel Santos, pero el haberlo hecho tan tarde tiene asustado al sector petrolero y puede traer demandas en contra del Estado.

El escándalo

El escándalo por la licencia ambiental que le entregó la Agencia Nacional de Licencias Ambientales a la petrolera Hupecol estalló el 13 de abril cuando El Espectador contó que esa entidad había entregado una licencia (que no estaba en firme porque no se había notificado aún a todas las partes)  para explorar hidrocarburos en La Macarena, a pesar del rechazo de la comunidad local. La molestia se debía a que las 30 mil hectáreas licenciadas quedan a 2.5 kilómetros del parque natural Tinigua y a 68 kilómetros de la joya ambiental Caño Cristales.

Tras la noticia, expertos y ciudadanos del común rechazaron la decisión en redes sociales y los medios por los daños ambientales que podía suponer la exploración de petróleo en una zona con mucha riqueza ambiental.  

Dos días después, el 15 de abril, el Gobierno se distanció del proyecto.

Primero, el presidente Juan Manuel Santos trinó:

Y luego el ministro de Ambiente Gabriel Vallejo reveló que le había pedido a la Anla que revisara la decisión porque la Corporación Autónoma de la Macarena, Cormacarena (la autoridad ambiental de la región) había emitido una resolución que reglamentaba el uso de esta zona para la conservación y prohibía la explotación de hidrocarburos.

Cuatro días después, el director de la Anla decidió revocarla. Fernando Iregui, dijo en medios ayer que la razón era que “había aparecido” el Plan de Manejo Ambiental que al momento de tomar la decisión no existía.

Con eso el escándalo amainó y cualquier riesgo ambiental se salvó. Pero la historia no quedó ahí, pues el argumento de la Anla tiene tanto de largo como de ancho.

El intringulis legal

El Plan de Manejo Ambiental al que se refiere Iregui está contenido en una resolución del 30 de diciembre del año pasado, tres meses antes de que la Anla entregara la licencia. Sin embargo, la entidad dice que no regía todavía, porque no se había publicado en el Diario Oficial y un artículo de la resolución dice explícitamente que ésta sólo entraba a regir al publicarse. Sin embargo, esto solo ocurrió el 13 de abril, el mismo día que estalló el escándalo.

Ayer la directora de Cormacarena, Beltsy Barrera, se defendió diciendo que la resolución estaba publicada en su página web desde el 5 de enero. Y que la entidad había dado tres conceptos antes de que se otorgara la licencia diciendo que el proyecto no era viable, precisamente, porque no había un plan de manejo ambiental en la zona de recuperación para la producción llamada “Sur del Distrito de Manejo Ariarí Guayabero”  donde está ubicado.

Curiosamente, el plan que sacó es solo para un sector pequeño de esa zona, justo donde está el bloque adjudicado a Hupecol. El resto, donde hay otros proyectos desarrollándose, sigue desprotegido a pesar de que esos trabajos puedan tener riesgos ambientales.

Aunque la Anla insiste que cuando otorgó la licencia no sabía que Cormacarena estuviera haciendo el plan de manejo, en uno de los conceptos con fecha del 29 de julio del 2015 y que le envió antes de que tomara la decisión, ésta aseguraba que “se encuentra adelantando las gestiones pertinentes” para su formulación.

“La Anla sí sabía aunque fuera de manera informal. Hay oficios, se han adelantado audiencias. El Ministerio de Ambiente está en diálogo permanente con las Corporaciones Autónomas”, le dijo a La Silla una fuente que ha seguido este caso de cerca.

El director de la Anla lo niega. “No lo esperábamos [que Cormacarena emitiera el Plan de Manejo]. Ellos decían que el proyecto no era viable porque no había un plan de manejo pero no daban argumentos sobre los impactos ambientales que iba a tener. Nunca lo dijo en 27 años [que tuvo para hacerlo]. No contaba con elementos técnicos”, agregó Iregui.

Para la Anla, esa falta de plan de manejo no prohíbe que saque licencias, y que en ese caso la licencia misma debe cumplir las funciones del plan.

“Como lo ha reconocido la Corte Constitucional (una licencia ambiental) es por excelencia el mecanismo de planificación y control ambiental con el que cuenta el país, a través de la cual el Estado cumple varios deberes constitucionales relacionados con la protección y uso racional de los recursos naturales renovables y el medio ambiente”, dice en el texto de la licencia revocada.

Iregui se lo explicó a La Silla. “Cormacarena lo expidió [el plan de manejo] y no lo publicaron. Nunca le fue informado a la Anla, no tenía cómo saber. Puede que lo hayan sacado pero lo dejaron guardado y eso quiere decir que [la resolución] no había salido a la vida jurídica”.

La Anla dice que no quisieron pasarse por la faja la protección ambiental, y por eso alegaron el principio constitucional de precaución ambiental, para solo darle a Hupecol licencia sobre 16 de las 30 mil hectáreas que estaban pidiendo.

La Silla intentó comunicarse durante dos días con la directora de Cormacarena para entender por qué la entidad no publicó la resolución a tiempo, lo que hubiera podido evitar el escándalo y proteger el medio ambiente desde un primer momento. Sin embargo, aunque Barrera respondió nuestros mensajes, dijo que estaba ocupada.

La molestia de las petroleras

Esa novela ambiental y legal no se acabó con la revocatoria. Ayer, luego de que se conoció la patraseada de la Anla, el gremio petrolero representado por Francisco Lloreda, el presidente la Asociación Colombiana de Petróleo, ACP, sacó un comunicado de prensa criticando la decisión pero nunca metiéndose con el aspecto ambiental:

“Lo sucedido es un hecho sin precedentes. [Lo] que preocupa seriamente a la industria [es] la seguridad y estabilidad jurídica para la inversión privada, nacional o extranjera, y la credibilidad y confianza en las instituciones. Lo que está en juego es la competitividad del país, resquebrajada para el sector de los hidrocarburos por las condiciones económicas, las dificultades para operar, y ahora, por la falta de coherencia en materia de políticas públicas y entre las autoridades nacionales y regionales”, dice Lloreda en el comunicado.

“Lo único que pide el sector para invertir son reglas del juego claras que garanticen que yo puedo hacer mi trabajo. Los petroleros nos estamos preguntando qué pasa en Colombia, por qué dan un permiso y, de un momento para otro, lo quitan. Una decisión que se toma en ocho meses la tomaron en un día. Ya había una decisión política: a la gente no le gustó el proyecto y eso termina afectando al Gobierno”, le dijo a La Silla una fuente del sector petrolero que pidió la reserva de su nombre.

El gremio petrolero critica la decisión por dos cosas: primero, que aunque en el trámite de cuatro años y nueve meses de la licencia se cumplieron todos los requisitos, la Anla sólo se demoró un día para echarla para atrás. Y segundo, fue el Gobierno el que les ofreció explorar y explotar esta zona del país. Las dos son ciertas y por eso la decisión tendría tintes políticos. 

Hupecol pidió la licencia después de que en 2008 (durante el gobierno de Álvaro Uribe) la Agencia Nacional de Hidrocarburos hizo una subasta para ofrecer bloques para exploración y explotación petrolera, y esa petrolera se ganó el de la Macarena porque fue la que ofreció pagarle más al Estado de lo que sacara.

“Nadie puede llevarse a sorpresas que haya solicitudes [de explotación] en esta área y otras que el Gobierno ha identificado y promovido”, agregó la fuente del sector petrolero. “La iniciativa no es de la empresa sino del Estado que invitó a las empresas”. Eso, a juicio de la fuente, muestra que el Gobierno ya sabía del proyecto, y que solo se echó para atrás cuando estalló el escándalo.

Además de esos dos puntos, los otros argumentos del Gobierno para suspender tienen sus debilidades.

Entre el 2009 y el escándalo, Hupecol hizo el estudio de sísmica al que se había comprometido, se gastó mínimo 16 mil millones de pesos, y duró cuatro años y nueve meses consiguiendo la licencia ambiental.

En ese proceso, para la fuente del mundo petrolero, quedó claro que a la comunidad no le gustaba el proyecto. Eso era evidente desde una audiencia pública de julio del 2015, a la que fueron más de 600 personas para debatir la posible licencia, que en su mayoría rechazaron el proyecto.  Pero eso no incidió en las decisiones de la Anla. “La Anla no evalúa si a la gente le gusta o no el proyecto sino la viabilidad técnica”, le dijo Iregui a La Silla.

Aún así, el día que el presidente Santos decidió suspender la licencia, el Ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, dijo que no solo se debía a la falta de plan de manejo sino a que el del presidente Juan Manuel Santos “es un Gobierno que escucha a la comunidad", como contó Caracol Radio. Pero años antes no le había parado bolas a la comunidad.

Según el director de la Anla, “la figura de la suspensión no existe [legalmente]. La decisión era dejar en firme la licencia o revocarla. Las posiciones del Presidente son órdenes”. 

Esa decisión se da justo cuando Santos atraviesa una fuerte crisis de imagen. Como ha contado La Silla, según las tres últimas encuestas publicadas en marzo, la imagen favorable de Santos está en un 25 por ciento según Ipsos, en 30 por ciento según Cifras y Conceptos   en y 24 por ciento según Gallup. Además, según esta última, el 74 por ciento de los encuestados opina que las cosas en el país van por mal camino.

Las consecuencias

Que las petroleras estén preocupadas porque este caso muestra que en el país hay inseguridad jurídica es un riesgo no sólo porque el sector está muy golpeado por la caída de los precios del petróleo sino porque el país sigue dependiendo mucho de esta inversión en época de vacas flacas.

Que la industria petrolera colombiana está en un mal momento es una realidad ya conocida: hay por lo menos 36 empresas del sector cerca de quebrarse y con deudas de más de 100 mil millones de pesos; el hueco fiscal jalonado por la caída de los precios del petróleo es de unos 30 billones de pesos;  Pacific Rubiales, la que era la principal petrolera del país, está en la mala y cambió de dueños; y Ecopetrol, la principal empresa del país y fuente de recursos para el Estado y sus 400 mil accionistas más, decidió no pagar dividendos este año, algo sin precedentes.

Además, podría tener consecuencias legales.

Esta mañana el representante de Hupecol en Colombia, Leonardo Niño, mostró su frustración por la decisión de la Anla. “Más allá de la pérdida económica, es el tiempo que hemos invertido”, dijo.

Además, aunque todavía no ha sido notificado formalmente por la Anla, aseguró que la empresa está contemplando como una de sus opciones demandar al Estado.

Esa demanda se sumaría a la pequeña cascada de demandas internacionales de mineras contra el Estado Colombiano, las carboneras Glencore y Prodeco ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi) y las de las mineras de oro EcoOro y Cosigo.

Eso, más la anunciada demanda de Claro, muestran que molestias como la de los petroleros por la patraseada de la Anla pueden terminar costándole a los contribuyentes.

Pero más allá del futuro que tengan esas demandas que todavía es incierto porque son muy recientes, la economía sí podría terminar muy golpeada si esta decisión termina por desincentivar la inversión extranjera. Seguramente éste será uno de los temas de discusión del Congreso Minero que arrancó hoy.

Comentarios (10)

Jose Mario Aristizabal

21 de Abril

0 Seguidores

Es una lastima que el gobierno no sepa hacer las cosas, porque las petroleras mas que a la guerrilla, que para eso tenían a los locales no tolera la ...+ ver más

Es una lastima que el gobierno no sepa hacer las cosas, porque las petroleras mas que a la guerrilla, que para eso tenían a los locales no tolera la inseguridad jurídica, así que la poca inversión que iba a ver, ya no va a llegar, porque Colombia no tiene petroleo, seguridad, estado de derecho, ni infraestructura, así que como no tienen idea de como manejar esto, la gallina de los huevos de oro se perdió(de pronto con los mismos leguleyos de la colosa)
Es una lastima que se "revoque" la decisión en lugar de no haberse dado, porque el hecho jurídico existe, el impacto en daños y perjuicios se consolida, así que no tener razones técnicas para invalidarla le va a costar al país mas plata, de esa que ya no tiene Santos.
Punto aparte es la expresión de correcta de La silla sobre Pacific Rubiales, lo coloquial en ciertos aspectos puede generar desinformación. La expresión "Cambio de Dueños" es falsa e imprecisa, si hubieran dicho "cambio la participación accionaria" seria correcta, pero como cualquiera que sepa de finanzas sabrá, el valor de la empresa es la suma del valor de los acreedores financieros, también denominada valor de la deuda y la suma del valor patrimonial también denomina valor del equity, los 2 son dueños y realmente los acreedores de las obligaciones estaban antes por eso tomaron posesión así que no hubo un cambio de dueños, sino una reestructuración de pasivos que licuo el patrimonio para cumplir las deudas, casi que se recibió en pago los activos para cubrir la obligación, se que no entienden o les importa perola expresión dueño cuando se trata de una empresa no es sinónimo de accionista.

Natalia Orduz

22 de Abril

19 Seguidores

Me parece súper sesgado este artículo. Que la ANLA entregue licencias ambientales sin los Estudios de Impacto Ambiental es gravísimo. Y no solo en ...+ ver más

Me parece súper sesgado este artículo. Que la ANLA entregue licencias ambientales sin los Estudios de Impacto Ambiental es gravísimo. Y no solo en el caso de la Macarena, sino en todo el país. En clave del "postconflicto", el gobieno está permitiendo la entrada de empresas a zonas antes vetadas, como el Caquetá. En el piedemonte de este departamento, nacen muchos de los ríos que nutren la Amazonía. Y si nuestras instituciones están regalando licencias sin estudios, es muy grave por razones muy importantes y no solo por el "riesgo a la inversión extranjera"... 

Natalia Orduz

22 de Abril

19 Seguidores

Me parece muy triste que el corazón de un artículo sea el de las molestias de las petroleras cuando el tema es gravísimo por la molestia que puede ...+ ver más

Me parece muy triste que el corazón de un artículo sea el de las molestias de las petroleras cuando el tema es gravísimo por la molestia que puede generar en los ciudadanos: la noticia que revelan significa que las instituciones están procediendo de forma ilegal o al menos irregular y que la confianza en que siguen unos procedimientos que mitigan el afáne extraccionista se quiebra. Les sugiero respetuosamente, no olvidar el norte de La Silla, de mostrar el panorama completo y evitar que su discurso termine repitiendo acríticamente el del establecimiento en la medida en que ve el tema de la inversión como un dogma incuestionamble de fe y a los ambientalistas como unos extraterrestres que no hacen sino poner palos en la rueda del desarrollo.

Jose Mario Aristizabal

24 de Abril

0 Seguidores

El argumento es simplemente controvertible, todos los ecosistemas del mundo son valiosos, cualquier biólogo lo sabe, hay algunos que tienen mayores i...+ ver más

El argumento es simplemente controvertible, todos los ecosistemas del mundo son valiosos, cualquier biólogo lo sabe, hay algunos que tienen mayores impactos que otros, existen formas de explotarlos?, si siempre, Canada o Australia no son países subdesarrollados que aceptan cualquier cosa, así como Alemania que es la líder de tecnologías verdes se autoabastece de hulla de carbón, el punto nunca es si se puede hacer una intervención, sino el como, normalmente cuando hay temas de interés es inviable por costoso no por que no se pueda hacer. El problema son las petroleras, porque si hay recursos van a terminar explotándolos los ilegales y ya, todos esos bosques y monte que les gustan igual desaparece, porque la mejor forma de preservar un recurso sosteniblemente es explotarlo económicamente eso es lo que recomienda la ONU.

simeimporta

22 de Abril

0 Seguidores

A los contribuyentes y no contribuyentes nos cuesta la inversión extranjera, no sólo porque no pagan los impuestos debidos, si no porque su industri...+ ver más

A los contribuyentes y no contribuyentes nos cuesta la inversión extranjera, no sólo porque no pagan los impuestos debidos, si no porque su industria consiste en enriquecerse explotando los recursos no renovables, y luego dejar la dsetrucción. Son una pesadilla

Armando Lugo Martínez

22 de Abril

0 Seguidores

El Planeta es afectado diariamente por quienes contaminan las fuentes hídricas y el 100% de entidades del Estado y empresas se dedican a tratar el AG...+ ver más

El Planeta es afectado diariamente por quienes contaminan las fuentes hídricas y el 100% de entidades del Estado y empresas se dedican a tratar el AGUA e invertir grandes cantidades de dinero pero no se preocupan de enseñar cómo darle buen uso, le invito dejar hábitos que la malgastan viendo formasdeahorraragua.blogspot.com

Desparchado

22 de Abril

0 Seguidores

Una de las aristas del debate, que Natalia Arenas no consultó, tiene que ver con los argumentos que Comunidades Campesinas de la región han expresad...+ ver más

Una de las aristas del debate, que Natalia Arenas no consultó, tiene que ver con los argumentos que Comunidades Campesinas de la región han expresado para oponerse a la extracción petrolera en La Macarena. La posición de el Alcalde del Mpio. -quien invitó al profesor Vanegas al ya celebre debate en el congreso, donde el Ministro de minas apeló a la Ufología para contradecir los argumentos ambientales- recoge apenas una de las consideraciones del asunto: el turismo mueve la economía del pueblo (que no de las comunidades campesinas, que es otra historia), la explotación afectaría tal actividad.
En suma: La Silla bien puede ubicar en La Macarena a la Coordinadora de Organizaciones Sociales, gente que se opone al petroleo apelando a argumentos mas allá de "la postal" y que se la han jugado, incluso, a contradecir con argumentos, no solo al ANLA sino a la guerrilla. ¿O alguien se explica cómo fue posible que Hupecol hiciera exploracion previa en una zona controlada por El Comando de Milicias Felipe Rincón del Bloque Oriental de las Farc-Ep?

julia gutierrez

22 de Abril

0 Seguidores

Los cambios repentinos de las reglas del juego de un contrato con un inversionista, son el reflejo de que las decisiones que toma el gobierno son por ...+ ver más

Los cambios repentinos de las reglas del juego de un contrato con un inversionista, son el reflejo de que las decisiones que toma el gobierno son por conveniencia política. Otra razón más para entender la grave caída de la inversión en Colombia y el pésimo desempeño de la economía!

pepadebrigard

22 de Abril

0 Seguidores

La pregunta es:
¿como se llegó tan adelante en este proceso sin que nadie lo notara?
Tantas ONG's, tantas fundaciones y entidadades sin...+ ver más

La pregunta es:
¿como se llegó tan adelante en este proceso sin que nadie lo notara?
Tantas ONG's, tantas fundaciones y entidadades sin ánimo de lucro, tantos ambientalistas que almuerzan largo en el barrio LaMacarena y van de paseo a fumarse unos porritos en Caño Cristales, tantos PHDs, Magisters y Doctorados, tantos "investigadores" y viaticadores profesionales. Para que carajo sirven, si la joya mas cacareada de Colombia estuvo a punto de convertirse en un lodazal de barro pútrido y petróleo. Nadie vigila los "bloques" de territorio que el estado saca a "feriar"?. La agencia nacional de licencias ambientales es un lote de engorde de funcionarios corruptos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia