Por Natalia Arenas · 16 de Marzo de 2017

2309

6

La semana pasada se difundió en redes sociales y en columnas de opinión un comentario del presidente Juan Manuel Santos que nuevamente azaró los azucareros vallecaucanos, que han sufrido o han estado a punto de sufrir varios embates del Gobierno en los últimos años.

Rodeado por empresarios exportadores de alto nivel en la Casa de Nariño, el pasado 27 de febrero, Santos dijo que su Gobierno tiene que revisar el precio del azúcar para bajarlo. Y que ahora que Luis Fernando Londoño Capurro aceptó dejar la presidencia de Asocaña para ser el nuevo embajador de Colombia en Argentina -nombrado por Santos- “nos va a quedar más fácil hacerlo, jeje”.

Las alarmas se prendieron entre los azucareros que, aunque de dientes para afuera dicen que se trató de un mal chiste del Presidente, están muy molestos. Así se lo dijeron a La Silla tres personas del sector, y un empresario del Valle que está al tanto de las movidas del principal gremio de la región.

Lograr que la afirmación de Santos efectivamente se quede en chiste será una de las principales tareas que tendrá que asumir el nuevo presidente de Asocaña, Juan Carlos Mira Pontón, que se posesionó en el cargo hace menos de 15 días. Y que tiene, además de la juventud que le da un aire de renovación al gremio, una larga lista de contactos por fuera y por dentro de la Casa de Nariño, empezando por el propio Presidente y su familia, para reposicionar las relaciones del gremio con el sector público.

Quién es Mira

Mira es un vallecaucano que ha hecho casi toda su carrera bajo el tutelaje de Santos. Es abogado de la Universidad Javeriana, tiene una especialización en derecho tributario de la Universidad del Rosario e hizo un curso en negociación de conflictos en la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard.

Empezó como practicante de derecho en la oficina jurídica del Ministerio de Hacienda, cuando en 2000 el entonces presidente Andrés Pastrana puso a Santos al mando de esa cartera.

Una vez salió de la universidad, fue asesor jurídico en el Ministerio de Hacienda y luego ingresó al bufete de abogados Urdaneta, Vélez, Pearl y Abdallah (uno de cuyos socios era el hoy secretario general de la presidencia Luis Guillermo Vélez) donde trabajó durante cuatro años monitoreando el Congreso y haciendo cabildeo para los clientes de la firma.

Después entró a Buen Gobierno, fundación que Santos creó en 1994, y de ahí pasó a ser secretario privado de Santos en el Ministerio de Defensa, entre 2006 y 2009. Cuando Santos renunció al Ministerio, y luego de que la Corte tumbara la segunda reelección de Uribe, Mira pasó a integrar el equipo de campaña presidencial del ex ministro. Fue su asistente personal, encargado, entre otras cosas, de coordinar todas las giras.

Ya como presidente, Santos lo nombró su secretario privado. Y en marzo del 2012, pasó a ser Alto Consejero para las Regiones, cargo en el que estuvo hasta septiembre de 2013, cuando se salió del Gobierno y se fue a trabajar al sector privado. Entró a Bavaria como director de Regulación y Comunicaciones.

Allá estuvo tres años hasta que a mediados de noviembre del año pasado, Asocaña lo nombró vicepresidente del gremio luego de haber pasado por un proceso de selección con una firma de cazatalentos y haber conseguido una de las mejores calificaciones, según le dijeron a La Silla tres personas del sector.

Aunque hasta ese momento Mira no tenía experiencia en el sector azucarero, no es ajeno al negocio. Su tío, Carlos Mira, es el representante legal de Ciamsa, la comercializadora de azúcar y mieles de 12 ingenios de azúcar en el Valle que tiene asiento en la junta directiva de la Sociedad Portuaria de Buenaventura.

Además, tiene amigos en el sector, que lo conocen desde hace muchos años y lo sienten como “uno de los suyos”, según le dijeron La Silla dos personas del gremio.

No sólo es un hombre de la entraña del Presidente Santos, como lo prueba su trayectoria profesional, sino que su esposa, Liliana Arias Tobón, lleva siete años como la secretaria privada de la primera dama, Tutina de Santos, y es muy amigo de Martín, el hijo del Presidente, que es el padrino de su hija.

También, tiene buenas relaciones con el ex presidente Álvaro Uribe, según dos fuentes consultadas por La Silla.

De hecho, cuando Mira salió de Presidencia, Uribe le dedicó este trino:

Para los azucareros, su nombre en Asocaña le da un nuevo aire al gremio y les abre la posibilidad de tender puentes no sólo con el actual mandatario sino con los potenciales candidatos que aspiran a llegar a la Casa de Nariño.

El aterrizaje en Asocaña

Mira llegó a Asocaña en un momento en el que el gremio ya venía discutiendo la necesidad de hacer una transición después de que por más de una década, el gremio estuvo bajo la batuta del ex ministro y ex senador liberal Luis Fernando Londoño Capurro. Aunque las cuatro fuentes que consultó La Silla del sector concuerdan en que Londoño hizo un buen trabajo, se volvió evidente la necesidad de un cambio después de unos años difíciles en las relaciones entre el gremio y el Gobierno.

Sólo en el 2016, el Gobierno de Santos tomó tres decisiones que afectan directamente el corazón de los azucareros.

Primero, en enero, la Superintendencia de Industria y Comercio ratificó la multa por 260 mil millones de pesos a Asocaña, Ciamsa, Dicsa y a 12 ingenios por haber hecho parte de un cartel para impedir la importación de azúcar.

La multa sirvió para evidenciar las tensiones entre el gobierno y el gremio, sobre todo con Londoño.

“No entiendo la actitud del Superintendente, pero creo que se está sacando el clavo con nosotros”, dijo, refiriéndose a los vallecaucanos. Aunque no es claro por qué el Gobierno se quisiera “sacar el clavo”, lo cierto es que en algunos círculos caleños persiste una idea de que el presidente Santos no los quiere después de un homenaje que le hizo la clase empresarial a Álvaro Uribe recién inaugurado su segundo gobierno.

Esa idea se volvió a reforzar luego del plebiscito, cuando el Gobierno presentó una propuesta para modificar la fórmula con la que se calcula el precio de los biocombustibles, que afecta directamente la producción de etanol, un negocio muy lucrativo para los azucareros y en el que están participando activamente.

Lo que pretende esa nueva fórmula, según le dijo a La Silla un alto funcionario del gobierno en ese momento, “es contribuir al debate de si los usuarios están pagando un precio transparente y de mercado cada vez que tanquean sus vehículos”. Sin embargo, para los azucareros, aplicarla significaría tener que cerrar las plantas porque el negocio dejaría de ser rentable, como contó La Silla.

 

Y finalmente, también a finales del año, el Gobierno presentó el texto de la reforma tributaria que incluía un impuesto para las bebidas azucaradas, que les representa a los azucareros el 30 por ciento del azúcar que venden en el país. Aunque finalmente se hundió, el debate quedó abierto, algo que no le conviene a los cañicultores.

Por ahora, de esas tres decisiones sólo una está en firme: la de la multa de la Superintendencia. Aún así, las fuentes aseguran que dada la coyuntura, Asocaña necesitaba un relevo.

“Luis Fernando es un tipo que maneja las cosas a la antigua. Es un señor ya mayor que ya estaba cansado. El cambio era bueno para él y para el gremio”, dijo uno de ellos. “Necesitaba otro paso en su vida para terminar con todo este estrés”, agregó otro.

En ese contexto, Mira llegó a Asocaña como vicepresidente y aunque en ese momento no era previsible que Santos le ofrecería a Londoño Capurro la embajada en Argentina y menos que él aceptaría, sí se tenía claro que eventualmente Mira lo reemplazaría, según supo la Silla.

Además, llegó justo cuando el gremio se preparaba para el pulso con el Gobierno por la reforma tributaria. Un pulso que el gremio ganó a punta de lobby el 6 de diciembre, en el primer debate de la reforma, tras el cual, desaparecieron de raíz todos los artículos que se referían a este impuesto, algo que no ocurrió con ninguna otra propuesta. 

“Trabajamos con argumentos que es como se hace entender a las personas”, le dijo a La Silla un representante del gremio.

Aunque La Silla no pudo comprobar que ese triunfo se dio gracias a Mira, su capacidad de hacer lobby y de moverse con el alto Gobierno sí es una de las cualidades que los azucareros admiran del nuevo presidente de Asocaña, según le dijo a La Silla una persona del sector.

“Mira combina un perfil profesional con muy buenas relaciones públicas. Y el sector se ha dado cuenta que para que las empresas privadas tengan un buen manejo de lo público, deben contar con voluntad política”, dijo la fuente.

Esa capacidad para lograr ‘voluntad política’ a su favor la demostró con otra tarea que quedó a su cargo cuando llegó a Asocaña.

Resulta que los azucareros en el Valle se han dado cuenta de que la mejor forma de aplicar sus fertilizantes en sus cultivos es usar un avión ultraliviano, que puede descender mucho más que una avioneta o un helicóptero y por tanto, no sólo impregna mejor la plata sino que evita contaminaciones ambientales innecesarias.

Sin embargo, hace un tiempo, por orden de la Aerocivil, se prohibieron los vuelos de estas aeronaves.

La Silla supo que a pesar de que el ex presidente de Asocaña, Luis Fernando Londoño, se había movido activamente con la Aerocivil -que en ese momento estaba en cabeza del también vallecaucano, Gustavo Lenis- para pedir que les quitaran la restricción, no pudo solucionar el problema que estaba incrementando los costos de producción, según un afiliado de Asocaña.

En cambio, según la fuente, la primera junta directiva después del ingreso de Mira, él les comunicó a los socios que el problema estaba resuelto.

“Es un hombre muy proactivo que sabe llegar a los que tiene que llegar y le abren la puerta. Mi papá decía que uno viene a esta vida a hacer mandados y Mira sabe hacer mandados y los hace bien hechos”, dijo.

El reto

Sin embargo, después de las declaraciones de Santos en el conversatorio con los empresarios a finales de febrero, la designación de Mira como presidente de Asocaña ha recibido críticas de personas que lo acusan de ser más fiel a Santos que a los azucareros.

Sobre todo porque Mira no es el único hombre de confianza de Santos que ha llegado a altos cargos en gremios en el último mes. A finales de febrero se posesionó el ex viceministro de Defensa de Santos entre 2011 y 2015, Jorge Enrique Bedoya, en la presidencia de la Sociedad de Agricultores de Colombia, el gremio sombrilla del sector agrícola.

Aunque los azucareros niegan que Santos haya incidido en su nombramiento, ha causado suspicacia que Mira llegue al cargo justo cuando Santos -en chiste o no- dijo que quiere bajar los precios del azúcar, a pesar de que el gremio insiste en que los precios en Colombia ya son bajos. 

“El mentor, padrino e ídolo del joven Mira es el presidente Santos, no el gremio azucarero. Y cuando tenga que asumir una decisión de fondo, no es difícil prever cuál será el camino a seguir”, escribió en una columna la semana pasada Pedro Medellín en El País de Cali.

“Yo conozco mucha gente del sector que dice que se equivocaron. La jugada de poner a Mira, que es prácticamente un hijo de Santos, es demasiado evidente como para que les salga bien”, agregó un líder gremial que conoce el sector azucarero. “Van a terminar deslegitimado a Mira porque si Santos baja el precio del azúcar, lo van a acusar de traidor, y si no lo hace, van a decir que el gremio es un vendido.”

Por ahora, los empresarios con los que habló La Silla defienden la independencia de Mira y le apuestan a que su presencia en Asocaña sea a largo plazo.

“No compro la tesis de que "traicionaría" los intereses de los azucareros por ser amigo del presidente. Además el presidente se va en 17 meses. A Mira le convendría "desmarcarse" un poco si quiere tener "gobernabilidad" cuando haya un nuevo presidente que posiblemente no será santista”, le dijo a La Silla un empresario del Valle.

“Santos cometió un error innecesario que lo que hace es fomentar la desconfianza y afectar la inversión privada en el sector agrícola. Pero Mira va a mostrar su independencia”, agregó otra fuente del sector azucarero consultada. Además, agregó, "Santos ya está que se va, y en la real politik, va a necesitar al sector para implementar el proceso de paz”.

Por eso, lo que más valoran es su capacidad para mantener buenas relaciones con personas claves para el sector, algo que quieren aprovechar para ganar injerencia no sólo con el sector público sino con la opinión.

Y aunque también lo hayan elegido para que ayude al sector a pelear menos con Santos y dejar de tener una postura antagónica con el Gobierno, en últimas, dado su perfil, para los azucareros, Mira puede terminar siendo muy útil si no para evitar al menos para contener las decisiones del Presidente que puedan afectarlos. Por lo menos, mientras llega un nuevo presidente a la Casa de Nariño.

Comentarios (6)

coronado

16 de Marzo

0 Seguidores

el perrito faldero: hace los mandados y los hace bien

el perrito faldero: hace los mandados y los hace bien

José Saramago - 0

16 de Marzo

0 Seguidores

https://pbs.twimg.com/media/C69qJo5WgAMP3pq.jpg 
El odebrechista Santos y sus intereses azucareros, ¿necesita azúcar para su mal llamada &#...+ ver más

https://pbs.twimg.com/media/C69qJo5WgAMP3pq.jpg 
El odebrechista Santos y sus intereses azucareros, ¿necesita azúcar para su mal llamada 'mermelada'?.

Silvio Rodríguez

16 de Marzo

0 Seguidores

La gran pregunta que queda sin resolver es: entre la posición de los empresarios del azucar y la del gobierno....¿cuál le conviene más a quie...+ ver más

La gran pregunta que queda sin resolver es: entre la posición de los empresarios del azucar y la del gobierno....¿cuál le conviene más a quienes derivan su sustento de esta actividad económica en el Valle?

anarkos

17 de Marzo

0 Seguidores

El cabildeo en este país tiene que cambiar. Esa puerta giratoria donde gente con poder y relaciones en el gobierno (presumimos que por el bien c...+ ver más

El cabildeo en este país tiene que cambiar. Esa puerta giratoria donde gente con poder y relaciones en el gobierno (presumimos que por el bien común) llegan a trabajar y gestionar el bien particular (altos precios para el azucar y los biocombustiles) queda evidente en este caso. Azucareros maquiavélicos que defienden sus priviligios con base en influencias con el gobierno de turno.

HENRY CASTRO GERARDINO

17 de Marzo

140 Seguidores

No se llega a un cargo tan importante solo porque es un buen mandadero. Su hoja de vida parece respaldarlo. Claro, su amistad con la familia del Presi...+ ver más

No se llega a un cargo tan importante solo porque es un buen mandadero. Su hoja de vida parece respaldarlo. Claro, su amistad con la familia del Presidente es otro ingrediente no menos importante. Lo cierto es que el gremio pedía a gritos un cambio pues lo de la cartelización los mostró como son, es decir, como gente a quien el país y su gente les importa un pito a la hora de utilidades

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia