Por Tatiana Duque · 24 de Abril de 2017

9926

2

Con miras a cumplir el plan vargasllerista de duplicar sus curules en el Congreso, Cambio Radical comenzó a sus mover fichas en Antioquia, la cuna uribista, para que Germán Vargas Lleras tenga una estructura y tenga un buen resultado allí en las presidenciales.

Hace dos semanas el director del partido, Jorge Enrique Vélez (el único senador antioqueño que ha tenido Cambio, entre 2008 y 2010), comenzó a recorrer el departamento para tantear el terreno y asignar fórmulas a la Cámara a actuales senadores que no son antioqueños y tienen pocos votos en la región.

A pelear con las maquinarias

Cambio Radical tiene actualmente nueve senadores, pero espera crecer fuertemente en 2018: como hemos contado el exvicepresidente viene diciendo que su bancada será la más segunda grande, después del uribismo, por lo que debería doblar esa cifra. Y para eso necesita a Antioquia.

Cambio ya lo está haciendo en el Valle y en el sur del Pacífico, donde quiere poner a al menos un senador además del que ya tiene; en el Caribe donde los Char quieren poner entre 3 y 5 senadores; en los llanos, donde quieren poner otro (el ex candidato a la gobernación Darío Vásquez que se quemó en 2015); y en los Santanderes tiene alianzas con el liberalismo y el propio Vargas encabezó los primeros acercamientos con clanes políticos

La decisión de llegar a Antioquia tiene tres razones.

La primera es que las dos cabezas que estarán pendientes de las campañas presidencial y parlamentaria son antioqueños: el ex ministro Luis Felipe Henao para la primera y el director Vélez para la segunda.

Henao no ha entrado en la política electoral, pero fue la representación antioqueña en el gabinete, con el ministro de Salud, Alejandro Gaviria. Desde el Ministerio de Vivienda, Henao fue una de las manos derechas de Vargas Lleras en su política de ejecución. Su padre, Rubén Darío Henao, fue magistrado de la Judicatura, y alcanzó a ser nominado a la Corte Constitucional, de la mano de Vargas Lleras. Vélez lleva 15 años en la política electoral, la mayoría de veces quemado. Arrancó en 2002 bajo el ala del conservador Luis Alfredo Ramos, para aspirar a la Alcaldía de Medellín. Allí sacó solamente 25 mil votos, frente a los 200 mil del ganador, Sergio Fajardo. Luego de la elección, se alejó del ramismo y en 2005 se acercó a Cambio y Vargas Lleras. Un año después intentó llegar al Senado y volvió a perder con 11 mil votos. Tuvo la palomita en el Congreso en 2008, porque el segundo en la lista de Vargas Lleras, Luis Carlos Torres, fue destituido del cargo. En 2010 volvió a aspirar y volvió a quedar por fuera

La segunda razón es que, según Vélez y los demás vargaslleristas consultados, en los últimos siete años han construido una estructura que suma congresistas (hoy tienen un representante a la Cámara, José Ignacio Mesa), 2 de los 26 diputados de Antioquia, 155 concejales (2 de ellos en Medellín) y 12 de los 125 alcaldes.

Ese músculo lo usarán para catapultar a sus aspirantes al Senado con grupos políticos que han tendido puentes con el partido.

Y la tercera es que Antioquia pone muchos votos, (4 millones de potencial electoral. En las elecciones presidenciales votó la mitad) o los suficientes para tener 10 senadores.

Aunque no hubo aval de Cambio a Luis Pérez cuando fue candidato a la Gobernación, un sector importante del partido lo apoya y Vargas y él son muy cercanos (dos de los aspirantes de Cambio al Congreso trabajaron en el gabinete de Pérez), y eso da presencia regional para una posible campaña.

El reto es grande porque el uribismo y el conservatismo siguen mandando, con grupos políticos más grandes.

De todos modos, esta estrategia de Cambio no la pueden hacer otros, como La U, ya que es una colectividad menos cohesionada y con más barones políticos que pelean cada uno por su curul.

La repartición

De los nueve senadores actuales de Cambio Radical, seis tienen ya bases en Antioquia porque las consiguieron por su lado o porque el partido las organizó. Es una estrategia similar a la que hizo el partido con el Eje Cafetero en 2014 y que sirvió, sobre todo para que el senador Germán Varón fuera elegido con votos del Quindío.

“Vélez dentro de los congresistas gusta porque le da a cada uno”, nos dijo un representante sobre el rol del nuevo director para conformar las listas al Congreso del partido.

En 2014 el senador más votado de Vargas en Antioquia fue el santandereano Bernabé Celis, con 10 mil votos. Tendrá como fórmula allá a José Ignacio ‘Nacho’ Mesa, actual representante de Cambio, que sacó 23 mil votos y apoyó a los dos concejales que tiene en Medellín el partido (a Robert Bohórquez en 2011 y Ricardo Yepes en 2015).

El vallecaucano Carlos Motoa tuvo 6 mil votos en el departamento en las últimas elecciones. Ahora armó tres alianzas: en Sabaneta con el único concejal del partido, José Julián Cano (cercano a Santiago Montoya, que se quemó llegando al concejo pero es secretario de movilidad del alcalde uribista, Iván Montoya); en La Estrella con el concejal Pedro Nel Ospina y Ricardo Yepes en Medellín. Entre los tres sacaron 7679 votos en 2015.

”Vélez dentro de los congresistas gusta porque le da a cada uno”

congresista de Cambio Radical

La cartagenera Daira Galvis, quien llegó al congreso por el antiguo PIN en 2008, se pasó al vargasllerismo en 2010 y ha sacado 65 mil votos en esa elección y en 2014, solo obtuvo mil en Antioquia. Le volverá a ayudar Jorge León Ruiz, su fórmula en 2014 y quien nos cuenta que ampliarán su trabajo en Urabá, Yondó y Cáceres (en el Nordeste), donde ya han tenido reuniones programáticas.

Otro senador que tendrá apoyo es el bogotano Juan Carlos Restrepo, que tiene fuerza en el Valle. En 2014 sacó 5 mil votos en Antioquia y ahora espera despegar en el departamento donde tiene raíces familiares (su esposa y su papá son de Medellín y Puerto Berrío).

Para eso contaría con el apoyo de Rober Bohórquez, el concejal más votado de Cambio en Medellín con 8 mil votos.Y también recibirá apoyo externo al partido, a través de la campaña que ya le hace la ramista y ex uribista Liliana Rendón, quien como contamos hace poco volvió a la actividad política.

Tanto Antonio Guerra de la Espriella, como Germán Varón, que en 2014 tuvieron 1.600 votos cada uno en el departamento (el primero con el apoyo de Vélez), estarían haciendo contactos con empresarios.

Además, Cambió tendrá dos aspirantes antioqueños al Senado, ambos provenientes del partido de La U.

Uno es el exgerente de la empresa departamental de vivienda Viva, Guillermo Palacio, quien forma parte del grupo de Augusto Posada, que se fue para el vargasllerismo.

A él le trabajarán el ex congresista y dirigente deportivo Mauricio Parodi, quien también va para la Cámara; y entre el ex alcalde de Rionegro, Hernán Ospina (que viene de la ASI y tuvo 19 mil votos para la elección), y el grupo político de La U que apoyó a Elkin Ospina a la alcaldía de La Ceja, que sacará un candidato a la Cámara que le haga campaña.

El segundo es el ex alcalde de Apartadó Gonzalo Giraldo, quien ya lleva trabajo adelantado con campesinos de la zona y juntas de acción comunal.

Los únicos que no se mueven en el departamento son los Char, que tienen como estrategia seguir conquistando el Caribe, y el bogotano Carlos Fernando Galán, quien todavía no decide si continuará en el Congreso pero probablemente no lo hará.

El panorama con los otros partidos

Con este acomodamiento, Cambio aspira a pelear votos frente a cuatro maquinarias más fuertes, del uribismo, el conservatismo, el liberalismo y La U.

El Centro Democrático fue el mayor elector en Antioquia al Senado con 436 mil votos y aspira a mantener o superar el logro anterior. En esta labor se enfocan las directivas del partido en el departamento, en cabeza del ex ministro Fabio Valencia y del propio Álvaro Uribe, quien desde inicios de año estuvo aprovechando su incapacidad para consolidar cuadros locales.

Parte de la estrategia hacia el departamento será definida en dos semanas en su convención nacional, en la que decidirán si las listas son abiertas como quieren algunos representantes para saltar al Senado, como Santiago Valencia (hijo de Fabio), o no, como prefieren otros.

 

Para eso hoy tienen una estructura fuerte con 7 de los 26 diputados, 15 de los 125 alcaldes de Antioquia y el 60 por ciento de los ediles de Medellín

Otra maquinaria aceitada es la de los conservadores que con 268 mil votos sacaron la segunda votación más grande del departamento y pretende mantener sus tres curules en cabeza del grupo de Itagüí (que representa en el Senado Nidia Osorio), el de Bello (de los Suárez Mira, con la senadora Olga Suárez, hermana del prófugo Óscar Suárez; falta por ver si ella repite o sube su fórmula, el representante Germán Blanco) y el del senador Juan Diego Gómez.

Tienen más de 20 alcaldes en el departamento, cuatro de 26 diputados, 287 concejales y 31 de los 125 alcaldes-

Los liberales aspiran a volver a tener tres curules, las dos que hoy ocupan Luis Fernando Duque y Sofía Gaviria y la que aspira a ocupar el representante Iván Agudelo. Tienen un grupo sólido, con 5 diputados,  297 concejales y 25 alcaldes. Además, el ex senador Eugenio Prieto, que renunció para aspirar a la Alcaldía, adhirió al hoy alcalde Federico Gutiérrez y ahora es director del Área Metropolitana.

La U es la que tiene debilidades en el departamento, a pesar de que tiene dos senadores, Germán Hoyos, quien con 40 mil votos obtuvo su curul en el Senado y aspira a repetirla, y el caldense Mauricio Lizcano, quien sacó 46 mil de los 96 mil votos en el departamento. Además, varios senadores de otras regiones, como los caribes Musa Besaile (la mayor votación del país de La U), Miguel Amín y el Ñoño Elías, y el cristiano Jimmy Chamorro, sacaron entre 10 mil y 2 mil votos en el departamento.

A pesar de que en el papel tiene 233 concejales, 4 diputados y 13 alcaldes, la salida del grupo político del ex representante Augusto Posada y de otros menores como el de Gonzalo Giraldo), tienen al partido en ascuas.

Así las cosas, la estrategia de Cambio tiene donde crecer, especialmente entre los electores de la debilitada U. Pero buena parte de su futuro dependerá de la dinámica de la campaña presidencial, donde si Vargas está fuerte puede tener un arrastre importante en el departamento más uribista del país - o, si se convierte en el rival del candidato uribista, puede tener un talón de Aquiles.

 

nota de la editora: Luego de publicada esta historia, la representante del Centro Democrático, Margarita Restrepo, nos dijo que ella había sacado una declaración pública respaldando la lista cerrada en su Partido, contrario a lo que dijimos en esta historia, sobre que apoyaba la lista abierta. Así que removimos su nombre de la lista de los que apoyaban la lista abierta.

 

Comentarios (2)

José Saramago - 0

24 de Abril

0 Seguidores

Tengo la percepción de que hubo una pelea llerismo-santismo, el santismo atac...+ ver más

Tengo la percepción de que hubo una pelea llerismo-santismo, el santismo ataco a Cambia Radical, la imagen de Lleras tuvo un bajonazo, y Lleras a través de su fiscal de bolsillo ataco al santismo por el lado de Odebrecht. dialogaron y ahora se hacen pasito. Lleras maneja una poderosa maquinaria, y Santos juega por dos lados: con De La Calle y con Lleras, para dejar por fuera al Uribismo..

Prada

25 de Abril

1 Seguidores

¿Será que TODA la política en Colombia se redujo a no más que maniobras ef...+ ver más

¿Será que TODA la política en Colombia se redujo a no más que maniobras efectistas electoreras, clientelistas, personalistas y corruptas?
¿Cuándo fue la última vez que LSV o algún otro medio publicó un artículo serio y coherente titulado "La Estrategia de X para mejorar la economía, la convivencia, la educación, la prosperidad social, las instituciones", etc? (Donde X es un partido político).

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia