Por Carlos Hernández Osorio · 14 de Marzo de 2017

Concejo de Bogotá.

648

0

La elección del secretario de la Comisión del Plan del Concejo de Bogotá, un proceso que debe surtirse por meritocracia, está en el limbo por desacuerdos políticos entre concejales de la coalición de gobierno. Además, hay ruido por lo que pueda ocurrir con los acuerdos entre las principales bancadas, con lo que queda en evidencia que de meritocrático solo tiene el nombre.

Las movidas en esa comisión son sensibles este año porque el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), del que depende que el alcalde Enrique Peñalosa pueda sacar adelante sus planes para expandir la ciudad, arrancará su trámite allá en el segundo semestre.

La presidenta es María Clara Name, de la Alianza Verde, partido que hace parte de la coalición peñalosista y al que le correspondía ese cargo según los acuerdos de repartición de dignidades que hizo la coalición mayoritaria el año pasado. Su elección no tuvo problemas.

 

Esos acuerdos también definen qué partido se quedará cada año con las secretarías del Concejo y de cada comisión, pero como en el papel se definen por concurso de méritos, los concejales no suelen hablar de esa parte del acuerdo de manera tan abierta.

El caso es que los secretarios también son importantes para manejar el minuto a minuto de los debates, pues junto con los presidentes de las comisiones inciden en el manejo de la agenda de los debates, otorgando la palabra, llamando a lista y verificando quórum.

En el concurso para escogerlos, los candidatos deben cumplir requisitos mínimos de formación académica y experiencia profesional para que, entre los que pasen, elijan a voto limpio los concejales.

Ahí entran a jugar los acuerdos y ahí radica el lío en la Comisión del Plan: mientras un sector dice que en 2017 debe ser para Cambio Radical, otro asegura que debe ser para los verdes.

El descuadre

Para 2016 se acordó que las secretarías de las tres comisiones se distribuirían entre el Partido Liberal (Hacienda), Cambio Radical (Plan) y Alianza Verde (Gobierno).

Con Hacienda y Plan se cumplió lo pactado, pero en Gobierno no fue posible porque la cuota de los verdes se inscribió de manera extemporánea y quedó por fuera. Se trataba del asesor del concejal Antonio Sanguino, Alexander Reina,.

Al final fue elegida Nancy Janeth Cordero, afín al concejal Jorge Losada y por eso vista por muchos como cuota de Cambio Radical. Así, ese partido hizo moñona con las secretarías de Gobierno y del Plan.

Los acuerdos iniciales decían que en 2017 las secretarías les correspondían a los partidos Liberal (Hacienda), Alianza Verde (Gobierno) y Cambio Radical (Plan).

Sin embargo, el año pasado Sanguino y Losada habían definido, de manera informal, que este año los verdes tendrían en la Comisión del Plan la secretaría que no pudieron tener el año pasado. Eso implicaría que este año Cambio Radical se quede sin ninguna.

La pelea

El candidato que pusieron a competir los verdes es, de nuevo, un asesor de Sanguino: el abogado Pablo César Pacheco Rodríguez.

Pero todos los concejales de Cambio Radical, menos Losada, acordaron meter a concursar un candidato. Delegaron al concejal Yefer Vega para definirlo entre varias hojas de vida, y eligió al abogado Freddy Ananías Urrego Garzón.

Todo pareció ir bien para Pacheco, el candidato verde, hasta el viernes pasado, cuando los concejales debían dar su voto final. Pero ese día la sesión terminó aplazada en medio de voces airadas de concejales de Cambio y de los verdes.

Losada, visiblemente molesto, dio a entender que entre sus colegas de bancada y los del Centro Democrático (CD) había un acuerdo para elegir a Urrego.

“Invito a los concejales del CD a cumplir los acuerdos porque de lo contrario serían los más perjudicados”, gritó.

Esa advertencia parte de que el año entrante al CD le corresponde la Presidencia del Concejo. Y si se rompen los acuerdos el uribismo perdería la oportunidad de manejar la agenda de la corporación en un año electoral.

A Losada lo secundó Edward Arias, vocero de la Alianza Verde, que advirtió que aunque en el papel los acuerdos dicen que a Cambio Radical le toca este año la Secretaría del Plan, para su partido lo equitativo es que, tras lo ocurrido el año pasado, los verdes se queden con ese cargo.

A ambos les respondió Yefer Vega, concejal de Cambio Radical que no hace parte de esa comisión y quien, por mandato de la mayoría de su bancada, se encargó de escoger a Urrego para que participara en el concurso.

“No porque yo sea nuevo tengo que pagar los platos rotos del colega (Sanguino) que no inscribió a su candidato a tiempo”, dijo en una clara señal de que no estaba dispuesto ceder.

La sesión fue aplazada para el sábado, pero ese día no hubo quórum y el proceso quedó en el limbo, ya que se terminaron las sesiones ordinarias, que es cuando se deben elegir secretarios.

Lo que viene

La oficina jurídica del Concejo verifica si la elección puede aplazarse hasta mayo, cuando de nuevo haya ordinarias, o si toca repetir el proceso.

Mientras tanto, Sanguino dice que, después de todo, prefiere “que la Alianza Verde no se meta más en esa pelotera y vote al final ateniéndose a parámetros meritocráticos”.

Diego Devia, del CD e integrante de la Comisión del Plan, negó cualquier acuerdo de su partido con Cambio Radical, a pesar de que, cuando Losada habló de tal acuerdo, nadie de la bancada uribista lo desmintió.

Y, según un concejal de Cambio, las relaciones de su partido con el CD se han estrechado mucho.

De lo que ocurra en las próximas semanas dependerá, además, que los verdes (que tienen seis concejales) lleguen a la Presidencia del Concejo en 2019, como está acordado, ya que este enfrentamiento con Cambio Radical (con nueve concejales) podría pasarles factura. Y estar al frente del Concejo ese año es atractivo porque es cuando los concejales buscan su reelección.

Los vargaslleristas, en cambio, pueden estar más tranquilos porque ya tuvieron presidencia el año pasado (Roberto Hinestrosa) y, como tienen la bancada más numerosa, es la que más fácil puede armar coaliciones y la más clave para que la administración tenga mayorías.

Las historias más vistas en La Silla Vacia