Por Jorge Cantillo Barrios · 13 de Julio de 2017

2442

0

El senador atlanticense Efraín ‘Fincho’ Cepeda (Partido Conservador) comenzará en ocho días su legislatura como presidente del Congreso de la República, un cargo que hoy detenta Mauricio Lizcano (Partido De La U) y que le representa la consolidación de las buenas relaciones que ha logrado mantener con la Casa de Nariño durante la era de Juan Manuel Santos.

Pero los intereses de Cepeda para el próximo año no solo se centran en su nuevo cargo en el Senado y en su reelección, sino que pasan por el fortalecimiento de su grupo político en Bogotá, en donde tiene una colonia electoral que cuenta con el concejal Roger Carrillo (Partido Conservador) y ahora buscará obtener una curul a la Cámara de Representantes.

La colonización cepedista en la Cámara capitalina pretende desplazar al hoy dueño de la curul azul de Bogotá, Telésforo Pedraza, con el actual secretario general del Partido Conservador, Juan Carlos Wills, quien fue adoptado por el grupo de ‘Fincho’ después de la muerte en 2013 de Luis Humberto Gómez Gallo, reconocido líder conservador del Tolima condenado por parapolítica, quien era su padrino político.

El debilitamiento de los conservadores en Bogotá dificulta las posibilidades de que saquen más de una Cámara, aunque, como contó La Silla, hay cuatro grupos pujando por obtener el escaño.

La motivación del cepedismo es matemática y surge por simple cálculo electoral. La cuenta que hacen desde Barranquilla es clara: Telésforo Pedraza, el actual representante, apenas y logró reelegirse en 2014 con 10.818 votos, que si bien doblan los 5.854 votos que ‘Fincho’ sacó ese mismo año en Bogotá, son superados por los 15.412 votos que obtuvo el concejal Roger Carrillo, ficha del cepedismo en la capital, en las pasadas elecciones regionales.

Carrillo es pieza fundamental de la colonización cepedista en Bogotá, sobre todo después de conseguir doblar su votación a Concejo en el 2015 pasando de 7,616 votos a 15.412. Ese aumento, sin embargo, lo tiene en líos judiciales después de que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca le dictara pérdida de investidura mediante fallo en primera instancia por presuntamente inducir a sus cuotas políticas a financiar parte de sus actividades proselitistas por medio de la fundación Proyectos por Bogotá durante la administración de Gustavo Petro, en la que manejaba burocracia.

La suma de los votos de Carrillo con los del senador barranquillero en la capital le dan al cepedismo la certeza de que pueden pelear la curul azul de los cachacos y ve en Wills, un tolimense de 34 años con muy buenas relaciones en la Dirección Nacional Conservadora, la oportunidad perfecta para hacerlo. 

En cualquier caso, en su natal Atlántico, Cepeda mantiene su estructura política sin alteraciones y volverá a respaldar como fórmula a la Cámara a Armando Zabaraín. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia