Por Juan Esteban Lewin · 06 de Abril de 2017

732

1

Ayer, cuando en la plenaria del Senado se estaba discutiendo el futuro Estatuto de Oposición, cerraron la puerta y sacaron a todos los lobbystas y asesores, solo se quedaron dos. Uno, del ministro Juan Fernando Cristo. Y otro que no era del Alto Comisionado de Paz, que ayudó a armar el proyecto, ni del Ministerio de Justicia. Era Samuel Arrieta, el ex congresista que reapareció como enlace de Enrique Peñalosa en el Congreso y mostró que se mueve como pez en el agua.

Aunque el Distrito no tenía velas en ese entierro y otros enlaces buscaban entrar para , Arrieta no tuvo líos para dar vueltas por el recinto y mostrar sus buenas relaciones.

Por ejemplo, habló con Bernardo 'Ñoño' Elías, de La U

y la liberal Viviane Morales

Y también departió con asesores de senadores y funcionarios del Congreso

Esa foma de moverse libremente por el recinto, con carta blanca, es preciada entre muchos lobbyistas que así pueden influir en los momentos clave de un proyecto. Y muestra que el pasado de Arrieta como congresista es un gran activo en su nueva carrera.

Comentarios (1)

Las historias más vistas en La Silla Vacia