Por Antonio Canchila García · 13 de Marzo de 2017

3789

3

El banderazo para el inicio de la campaña presidencial del anulado exprocurador Alejandro Ordóñez será la marcha anticorrupción y contra el gobierno de Santos que promueven para el 1 de abril él y el expresidente Álvaro Uribe, como lo dijo La Silla Santandereana. En la promoción de esa marcha, la campaña se adelantó y llegó a dos ciudades del Caribe, en donde Ordóñez se reunió con representantes de las tres plataformas a las que le conviene acercarse por temas de aval y porque simbolizan el discurso que defiende: los conservadores, los uribistas y las iglesias. Con ellos habló de la necesidad de un Gobierno "con las tirantas bien puestas".

“Debe haber un gobierno con la suficiente autoridad, con la suficiente fuerza, con la conciencia clara de lo que pasa, con las tirantas bien puestas”, dijo en la entrevista que dio a la emisora Ola Radio, el medio de la Iglesia Ríos de Vida del pastor Miguel Arrázola, quien se hizo nacionalmente famoso por su férreo rechazo a los acuerdos con las Farc.

 

Pero el famoso pastor no fue el único con quien se reunió Ordóñez en Cartagena, el pasado miércoles 8 de marzo. También estuvo con el senador cartagenero del Centro Democrático Fernando Araújo Rumié.

Y dos días después fue a Valledupar y se reunió con el representante a la Cámara conservador Alfredo Ape Cuello, con el senador del Centro Democrático Faruk Urrútia y con el exrepresentante godo Juan Manuel Campo.

El pastor cartagenero del No y los Araújo

Ordóñez ya había estado en actos religiosos el 2 de febrero en Magangué, en donde además asistió a un conversatorio con organizaciones sociales de esa población rivereña, algo que fue leído como un primer asomo de campaña, aunque en su equipo de prensa nos dijeron que no anda en campaña.

Sin embargo, el anulado Ordóñez ha demostrado lo contrario, especialmente en esta última gira por la Costa.

En la entrevista con Arrázola, además de hablar del "Gobierno con las tirantas bien puestas", hizo cuentas de los votos que según él necesitan los del No al plebiscito para llegar a primera vuelta.

“Es necesario actuar patrióticamente, es necesario que mantengamos la unidad de los que estuvimos con el No, para tenerlo como base, porque sabemos que va a haber mucha gente ahí (…) Tenemos que mantener esa unidad para llegar a primera vuelta con un solo candidato, no nos podemos arriesgar. Tenemos que llegar a primera vuelta y el que sea llegar con 6 millones de votos”, dijo.

El acercamiento del exprocurador con el pastor Arrázola es clave porque se trata del fundador de una iglesia a la que asisten unos 20 mil fieles y cuya fuerza quedó ratificada tras el apoyo al No en el plebiscito, al punto que ya suena para aspirar a la Alcaldía de la capital de Bolívar algo que a él no le molesta, como lo contamos en La Silla Caribe

En los micrófonos de la emisora cristiana el pastor mantuvo a Ordóñez al aire por más de dos horas en un espacio escuchado por todos sus fieles.

Ese mismo discurso lo manejó Ordóñez en un conversatorio que hizo Arrázola ese día en su Iglesia con sus fieles. Alguien que estuvo ahí nos dijo que, además de “mantener la unidad”, habló de la importancia de elegir en los comicios de 2018 a alguien que garantice una revisión a los acuerdos con las Farc.

“Dijo que el voto por el No tiene que hacerse respetar y que hay que ponerle tatequieto a las cosas (del acuerdo) que no nos gustaron a los del No”, nos detalló el miembro de la Iglesia que accedió a hablarnos off the record para evitarse líos con el pastor.

Siguiendo con su recorrido político Ordóñez tuvo ese mismo día una reunión con miembros del Centro Democrático, en cabeza del senador Araújo Rumié, y de algunos conservadores como el excanciller Fernando Araújo Perdomo (padre del anterior).

En ese encuentro, ocurrido en el hotel Cartagena Plaza, se habló de la marcha del 1 de abril, pero la lucha anticorrupción fue el tema central. Asistieron casi todas las figuras del Centro Democrático en Bolívar, entre ellas la excandidata a la alcaldía de Cartagena Gina Benedetti, una de las manos derecha de Uribe en La Heroica y el excandidato al concejo Luis Guillermo ‘el Mello’ Otoya, quien en las regionales pasadas encabezó la lista cerrada al Concejo con la que el Centro Democrático sacó 9 mil votos.

Ahí Ordóñez también mostró estar en movidas con miras a las elecciones de 2018. “Se ve como precandidato, con la seguridad de que saldrá uno (un candidato) de la unión de los del No. Lo dijo clarito: que no importaba quien, pero que tenía que salir de la unidad de los del No”, nos detalló Otoya.

Reunirse con los Araújo es clave para Ordóñez porque además de que coinciden en varios puntos, son miembros de una de las familias súper poderosas de Bolívar.

Son dueños de los hoteles Capilla del Mar y las Américas y del Centro de convenciones Las Américas, socios del periódico más grande e influyente del departamento, El Universal, una de cuyas cabezas es el gerente Gerardo Araújo Perdomo (hermano del excanciller Fernando Araújo), y algunos de sus miembros han ayudado a impulsar políticos como el fallecido exalcalde Campo Elías Terán. 

Después de su visita a Cartagena Ordóñez volvió a Bogotá, pero regresó enseguida al Caribe. Esta vez en Valledupar.

Las movidas en Valledupar

A diferencia de Cartagena, donde no hubo mucha agenda mediática, en Valledupar Ordóñez empezó su recorrido precisamente en los medios. Lo primero que hizo a su llegada el viernes 10 de marzo fue visitar el periódico local El Pilón y en la tarde participó de un debate en la emisora Radio Guatapurí. 

Además de cumplir una apretada agenda de reuniones privadas, el anulado exprocurador tuvo tiempo para hablar con la gente en las calles de la capital del Cesar y decirles que había que "tener olfato" para elegir a los gobernantes. En ese recorrido algunos ciudadanos lo dieron como firme candidato para las presidenciales de 2018.

Pero más allá de esos recorridos mediáticos, de hablar con la gente de a pie, y del conversatorio con empresarios y dirigentes de la ciudad en Comfacesar en el que habló del futuro del país de cara a las elecciones de Congreso y Presidencia en 2018, Ordóñez se rodeó de figuras clave de la política cesarense que ponen votos. 

Al mediodía del viernes se reunió con el nuevo mandamás de ese departamento, el congresista conservador Alfredo ‘Ape’ Cuello (30 mil votos), quien le ofreció un almuerzo a puerta cerrada con varios miembros del grupo político que él lidera en esa región, entre ellos sus diputados José Barriga y Camilo Lacouture, y sus concejales Guido Castilla, Eudes Acosta y Wilber Hinojosa, todos conservadores. 

Ellos son apenas una parte del activo político que tiene Ape en el Cesar, porque, como lo contamos en La Silla, es el jefe único de una poderosa casa que influye en nueve de 25 alcaldías del departamento incluida la de la ciudad capital, los concejos de todos los municipios, la Asamblea y la Secretaría de Gobierno departamental.

Por ese poder, acercarse a Ape le resulta clave al exprocurado,r así el representante esté con el conservatismo y a la hora de las presidenciales oficialmente tenga que responderle al aspirante que la colectividad azul diga.

En la noche el turno fue para los miembros del Centro Democrático que lidera el senador Faruk Urrutia. Él le ofreció una cena en su casa a Ordóñez con unas 12 personas (entre esas su concejal José Aramendiz) en la que hablaron de la situación actual del país. “Eso no significa respaldo político porque mi partido tiene cuatro excelentes precandidatos”, nos dijo Urrutia. Pero en Valledupar todo el mundo entendió el acto como uno más de la gira política.

La jornada de ayer sábado mpezó con un desayuno con periodistas que le ofrecieron en la casa de otra figura clave en la política local: el exrepresentante a la Cámara godo Juan Manuel Campo.

En el conservatismo cesarense Campo lidera un grupo político distinto al de Ape Cuello, pero también fuerte. Él y su familia tienen vínculos de amistad con el exprocurador tan fuertes que incluso suele hospedarse en sus casas cuando viaja a Valledupar.

De ese lazo de amistad hay otras evidencias como que Eduardo Campo Soto, tío de Juan Manuel, fue procurador delegado para las Fuerzas Militares de Ordóñez, y en el Cesar político se dice que mientras estuvo como Jefe del Ministerio Público ayudó tanto a los Campo que “le despejó el escenario a Juan Manuel para que llegara a la Cámara”, como nos dijo un político activo que pidió no ser citado. 

Resulta que en las legislativas de 2010 a Campo no le dieron los votos para ocupar la curul en la Cámara, pero en 2011 entró, luego de que el entonces procurador Ordóñez destituyera e inhabilitara por 15 años al representante cesarense Yensi Acosta, quien lo había superado en votos, por hechos ocurridos cuando era secretario de Gobierno de la Alcaldía de Chiriguaná.

Juan Manuel, quien acompañó a Ordóñez a todos lados menos al almuerzo con Ape Cuello, tiene hoy un caudal electoral que mostrar porque, si bien fracasó en su intento por llevar fichas a Asamblea y a Concejo, ambas cartas alcanzaron importantes votaciones: su candidato a la Duma, Felipe Guerra, consiguió 7.434 votos y Odacir Camargo, su apuesta al Concejo, logró unos 1.400 apoyos.

“Más que haciendo campaña estamos ayudando a darle forma o a crear una gran fuerza que en su momento puede definir un candidato sea Ordóñez o quien sea, pero que agrupe a los del No y a los que tienen algún inconformismo con los acuerdos”, comentó Campo sobre la gira del exprocurador.

La agenda cerró con una reunión y un almuerzo con varios líderes del Centro Democrático y del conservatismo en una casa finca a las afueras de la ciudad, en la que se fijaron algunas pautas de la marcha del 1 de abril.

Y antes de volver a Bogotá Ordóñez fue a La Paz, un municipio a 15 minutos de Valledupar, a felicitar al político y empresario gastronómico Juvalito Mendoza, que estaba de cumpleaños.

A diferencia de otras regiones, como Santander y Antioquia, donde se ha reunido a puerta cerrada con empresarios y comerciantes, en el Caribe el exprocurador fue más político porque, aunque a su foro en Valledupar sí asistieron algunos empresarios, no hubo acercamientos particulares.

Lo que sí quedó ratificado es su acercamiento a dos grupos políticos donde Ordóñez no la tiene fácil para ser candidato. Donde los godos porque ahí está Martha Lucía Ramírez y en el Centro Democrático porque en la fila hay tres precandidatos en los que no está el exprocurador: Iván Duque, Carlos Holmes Trujillo y María del Rosario Guerra. 

Pero además de eso, Ordóñez podría tenerla aún más difícil con los uribistas porque si la Corte absuelve al exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos en el proceso que le sigue por presunta parapolítica, sería el virtual candidato del Centro Democrático y, además, por venir del conservatismo, él podría unir a los godos con los uribistas.

Ante ese panorama nublado para conseguir aval, Ordóñez también tiene pensado un proceso de recolección de firmas que, si bien desde su grupo político lo están planteando como una estrategia para mostrarle a los conservadores su fortaleza, puede terminar sirviéndole para inscribir su candidatura.

Comentarios (3)

Robin Hood

13 de Marzo

0 Seguidores

Los dl CD no deberian permitir q este corrupto se les meta al rancho. Les esta haciendo proselitismo dentro d sus huestes sin pertenecer al partido, n...+ ver más

Los dl CD no deberian permitir q este corrupto se les meta al rancho. Les esta haciendo proselitismo dentro d sus huestes sin pertenecer al partido, no se dejen manosear asi d feo d este oportunista. Les esta pintando la cara, los esta usando para su propio beneficio. Ustedes les estan dando mucho protagonismo sin pertenecer al CD. Despues les va a pesar, se acordaran de mi. Pilas!

Carlos Tafurt L

14 de Marzo

0 Seguidores

Alejandro Ordoñez no va a ganar, tiene mucha resistencia. Me preocupa más la izquierda amiga de Maduro, ese si es un peligro latente.

Alejandro Ordoñez no va a ganar, tiene mucha resistencia. Me preocupa más la izquierda amiga de Maduro, ese si es un peligro latente.

Las historias más vistas en La Silla Vacia