Por Jineth Prieto · 19 de Abril de 2017

1982

0

Pese a que desde que arrancó el 2016 el representante liberal Édgar 'el Pote' Gómez ha ido de caída en caída, y es el único de los liberales en su natal Santander que no ha definido su fórmula local para las legislativas de 2018, en otras regiones del país ya empezó a sumar apoyos para dar el salto al  Senado.

 

Después de cerrar el trato con el condenado exalcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez Corzo, quien como contó La Silla, le pondrá votos en Norte de Santander; concretó una alianza en Bogotá con un poderoso político que seguramente le dará un buen impulso en la carrera por la curul.

Se trata de Germán García Zacipa, un exconcejal de Bogotá que viene de una familia con varios intereses en el sector de la salud como propietaria de la IPS Partenón, que tiene una amistad de vieja data con él, y quien tras cuatro periodos consecutivos en esa corporación, se ganó el rótulo de cacique electoral de la capital.

De los logros como concejal de García Zacipa hay pocos registros además del hecho de que impulsó la creación del estatuto de salud mental y del sistema de recepción de documentos extraviados.

En 2014 y 2015 fue uno de los concejales peor calificados por el programa Bogotá Cómo Vamos, y a pesar de que a lo largo de su carrera se hizo fama por ser callado, también era conocido por ayudar con su posición política al crecimiento del negocio familiar.

En las locales de 2015 dio un paso al costado políticamente y lanzó a su hijo Germán García Maya al ruedo electoral para sucederlo.

Ese año desmostró que tenía la capacidad de endosar votos. García Maya quien fue uno de los delfines de esa contienda en Bogotá, duplicó la votación histórica de su grupo político y alcanzó poco más de 25 mil votos en su debut electoral.

Ese resultado no solo dejó al heredero de García en el segundo lugar de la lista liberal, detrás de Horacio José Serpa, el hijo del senador santandereano Horacio Serpa, quien así como el Pote tendrá dentro de sus fórmulas a un cachaco el próximo año; sino que también lo dejó con la segunda votación más alta de todo el Concejo de Bogotá.

Con esa carta de presentación, los García quieren alcanzar la curul en la Cámara en Bogotá y, además, entran a reforzar el equipo del Pote, quien luego de perder la nominación a la Presidencia de la Cámara (según los acuerdos debía estar en ese cargo el tercer año del periodo) y con ello la plataforma para dar el salto al Senado, se hace a un equipo que le puede reajustar las cuentas.

Los García, además de que cuentan con la curul en el Concejo, son fuertes en las localidades de Engativa, Suba y Kennedy, las tres con el mayor potencial electoral de Bogotá, por lo que aspiran a sacar 35 mil votos el próximo año y con ello uno de los escaños de la Cámara en la capital.

En el lado del Pote, quien los trajo a Santander a inicios de abril y los presentó en sociedad con su grupo político, esperan que esa alianza le aporte al menos 15 mil votos.

Esa cifra le alcanzaría para estabilizar la baja de su poder en Santander, que como lo hemos contado, por ahora está concentrado en Barrancabermeja, ciudad en la que aunque tiene la Alcaldía de su lado le tocaría competir votos con Serpa, el cacique de ese municipio.

En 2018 se sabrá si la unión da frutos.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia