Por Andrés Bermúdez Liévano · 02 de Septiembre de 2014

6980

6

La misión que le encomendó el presidente Juan Manuel Santos a su nuevo ministro de Ambiente Gabriel Vallejo, que fue el palo del segundo gabinete, es “hacer compatible esta cartera con el desarrollo del país”. Esas palabras del Presidente -sumadas a la falta de conocimiento ambiental de Vallejo- han generado mucha preocupación entre los ambientalistas, que sienten que el Gobierno está haciendo un diagnóstico errado de los problemas del sector.

“Un país serio tiene que poner gente que sabe, porque la gente que no sabe hace las preguntas equivocadas. Eso hace que las instituciones técnicas y científicas no puedan generar el conocimiento que se necesita. El problema ambiental es demasiado serio en estos momentos como para dárselo a una persona sin capacitación”, le dijo a La Silla Pablo Leyva, el ex director del Ideam que pertenece a la generación que creó el Ministerio en el gobierno de César Gaviria.

Vallejo, el gerente del servicio al cliente

El nombramiento de Vallejo -un gurú del marketing y el servicio al cliente que hasta ahora era poco conocido por fuera de los círculos empresariales- cayó como un baldado de agua fría en el sector ambiental, que no solo le venía pidiendo a Santos un Ministro que supiera de ambiente sino también uno que se quede en el cargo por más de un año.

 

Al fin y al cabo, Ambiente ha sido -no solo durante Santos- uno de los ministerios de mayor rotación y donde han primado los políticos que anteriormente no habían tenido relación con el sector.

Solo en el gobierno Santos I hubo cuatro: Beatriz Uribe, Frank Pearl (que además estaba más dedicado a sacar adelante la entonces secretas negociaciones con las Farc), Juan Gabriel Uribe y Luz Helena Sarmiento. Dos de ellos altos ejecutivos, un político y una técnica, aunque -como geóloga- no exactamente del sector.

“Buen gerente”. Esas son las dos palabras que repiten todas las personas que conocen a Vallejo, a quien el mismo Santos describió como alguien que “tiene buen criterio, ha demostrado buena gestión y es un buen gerente”.

“Uno en las instituciones necesita gerentes, rara vez tienen que ser especialistas. Esto debería ser así porque el arte de la gerencia es el de administrar el recurso: humano, económico, social e incluso político”, le dijo a La Silla Roberto Prieto, el gerente de la campaña de reelección que conoce a Vallejo desde hace dos décadas y que lo recomendó hace un año para liderar el Departamento de Prosperidad Social. “El exceso de tecnicismo también es malo en el Estado. En el tema ambiental, para eso tiene expertos”. 

Si de gerentes se trata, Vallejo tiene cancha, aunque solo en el área comercial y no en otros aspectos, como finanzas, logística o estrategia, que son parte de las habilidades gerenciales.

Casi toda su carrera antes del gobierno Santos había transcurrido en el sector privado, siempre en el área de mercadeo y ventas. Fue gerente de servicio al cliente de la Compañía Mundial de Seguros, gerente de mercadeo de la cadena Hoteles Royal, vicepresidente de recursos humanos de galletas Noel, vicepresidente comercial para América Latina de la consultora HSM Group y gerente general de medios especializados de Casa Editorial El Tiempo.

Fue en este último trabajo donde se hizo muy cercano a la familia Santos, entonces propietaria del periódico. Allí llegó por intermedio de Mauricio Rodríguez, el primer cuñado de la Nación que entonces dirigía Portafolio, en donde Vallejo tuvo por mucho tiempo una columna en la que hablaba de temas gerenciales.

Pero sobre todo hizo su nombre como consultor independiente en temas de servicio al cliente y asesorando a empresas como Sura, Terpel, Claro y la ETB. Se volvió un best-seller en ese campo, escribiendo libros como “Servicio con pasión”, “Un paso adelante: cómo lograr la ventaja competitiva a través del servicio al cliente” -que, según su página web, ha vendido 13 mil copias- y la saga “La ruta del servicio”, con guías específicas para sectores económicos como el financiero, el de comunicaciones y el de servicios.

En el sector público solo ha estado dos veces, ambas cortas. Durante la Alcaldía de Enrique Peñalosa fue gerente de Canal Capital. Y ahora viene de dirigir durante un año el DPS, el 'súper ministerio' de 11 mil empleados que tiene bajo su ala las políticas sociales del Gobierno como el Icbf, la Unidad de Víctimas, Familias en Acción o la Anspe para superar la pobreza extrema.

También tuvo un breve paso por la política electoral, perdiendo por pocos votos en 2011 la Gobernación de Caldas con Guido Echeverri, el candidato de la coalición yepo-barquista que ha dominado la política de ese departamento desde hace cuatro décadas.

Con su llegada al Ministerio de Ambiente, Santos muestra que el Gobierno siente que lo que hay es un problema de gestión. Tanto que una de las primeras acciones de Vallejo como ministro, al visitar el páramo de Santurbán donde tendrá que tomar una de sus decisiones más difíciles, fue prometer a los habitantes que nombrará un gerente. Otro, pero solo para Santurbán.

La gestión ambiental, ¿tema de gerentes?

La pregunta crucial, para las personas del sector ambiental, es si las habilidades gerenciales bastan en un sector que todos saben medular, pero que al mismo tiempo es percibido como un obstáculo para los económicamente más rentables como infraestructura, hidrocarburos y minería.

Al menos esa es la interpretación que en el sector ambiental se está dando al nombramiento de Vallejo, según constató La Silla al hablar con seis ex altos funcionarios, y a la orden de Santos -el día de posesión de su nuevo gabinete- de "que trabajen coordinadamente y remando en la misma dirección".

Con el vice Germán Vargas Lleras coordinando “la ejecución” del Gobierno, apadrinados suyos en los ministerios de Transporte y Vivienda y un experto probado en Minas y Energía, sienten que Ambiente está siendo visto como una talanquera al desarrollo y que tiene todas las de perder en ese pulso. A eso se suman las quejas del sector privado de que las licencias ambientales o la consulta previa están retrasando los proyectos, algo que ha generado preocupación de que sean reformadas a las carreras y sin rigor técnico.

“Es una gran insensibilidad del presidente creer que es un tema gerencial”, dice un ex alto funcionario, que prefiere guardar su nombre porque -al igual que las otras personas con quienes habló La Silla- todavía es consultado por el Gobierno. “En estos momentos hay un debate sobre el 'fracking' y el Ministerio de Ambiente no tiene nada que decir, aparte de que lo va a gerenciar bien. Hay un liderazgo que solo te da el conocimiento y el Ministro tiene que salir, cuando menos, a decir 'estos son los riesgos ambientales'”.

“Un ministro de Ambiente es una mesa de tres patas: debe tener un conocimiento técnico ambiental, tiene que tener una capacidad probada de gestión y resolución de conflictos, y tiene que saberse mover en círculos políticos. Eso significa que tiene que ser casi un hombre del Renacimiento, porque sin cualquiera de esas tres patas, se te cae la mesa”, dice otro ex alto funcionario, que -como los demás- siente que Ambiente es un comodín donde se ubican perfiles que nunca serían considerados seriamente en carteras como Hacienda o Justicia.

Para todos, el tema de la coyuntura lo hace aún más crítico, con la llegada del Fenómeno del Niño a finales del año, los problemas de sequía y abastecimiento de agua en medio país, los efectos visibles del cambio climático (como el de la ola invernal en 2010) y una escalada en los conflictos socioambientales, como muestran los casos de Santurbán o Barbas-Bremen.

Aunque no sea visible la importancia financiera del sector, explican ellos, su impacto en las cuentas del Estado puede ser -para bien o para mal- incluso mayor que el de los renglones que jalonan la economía.

Como contó Tío Conejo, el blog ambiental de La Silla, la debacle invernal le costó al Gobierno el 2,5 por ciento de su PIB. Es decir, “el equivalente a juntar los tres desastres naturales más grandes de los últimos 30 años: el terremoto de Armenia (1,86 por ciento del PIB), la avalancha de Armero (0,29 por ciento) y el terremoto de Popayán (0,45 por ciento)”.

Varios de ellos reconocen que el proceso de licenciamiento ambiental sí es lento, pero creen que reducir el problema a un tema operativo es entender solo la punta del iceberg. “Cuando uno ve el mundo solo en términos de cuellos de botella, se le escapan las complejidades de lo que va a suceder en cinco, diez y veinte años”, dice uno de ellos, que reconoce que el mismo mundo científico es el primero que no quiere un 'ambientalista fundamentalista' en el Ministerio.

“En el fondo, estamos volviendo a ver una lógica similar a la del gobierno Uribe: que el Ministerio está para dar licencias, crear y administrar parques nacionales y hacer sustracciones de reserva forestal. Es decir, que hay que definir rápido las cosas y agilizar los trámites. Esa es una simplificación de la realidad muy grande y nociva”, dice otra persona que conoce bien el sector.

“La prioridad debería ser alguien que pueda resolver con solvencia los problemas ambientales, no atender al cliente”, dice un ex alto funcionario, a quien le preocupa que Vallejo no tendrá el peso político para -cuando sea necesario- ser un contrapeso en el gabinete de sus pares de otras áreas.

Habrá que ver si Vallejo logra ‘venderle’ el ambiente al resto del Gobierno.

Comentarios (6)

DIDUNDI

02 de Septiembre

1 Seguidores

Insisto persisto y no desisto, el vendedor puerta a puerta Cayo como un baldad...+ ver más

Insisto persisto y no desisto, el vendedor puerta a puerta Cayo como un baldado d agua fria no solo n Los especialistas del area, sino tambien al comun denominador d la opinion publica NO POLITICA y menos POLITIQUERA.
Ahora con el tema del " fraking", con todos Los riesgos posibles q van desde temblor d Tierra hasta CONTAMINACION d aguas, déja + q dudas, PREOCUPATION. Si se ponen pilas los ambientalistas lo RENUNCIAN.
P. I. L. D. O. R. A. S
1- Aprovechando la fiebre " Volatil" d altisimo vuelo q puso d moda el Furbismo, ahora la Morelli tambien tomo VUELO.
2-tremendo lio el d la adoption x la pareja gay d esta semana, algo q x mucho juridico q le quieran buscar, al final Los niños estan con sus verdaderos familiares, y solo sera cuestion de formalized un documento, xq el vinculos legal, de Sangre y d afectividad termina siendo superior a lo demas.
3- Y como este pAis es un constante banquete d noticias para Los medios, ahora pretenden s JODERLE la vida a Claudia López

juan manuel rodríguez. c.

02 de Septiembre

0 Seguidores

Esos son los grandes absurdos inherentes o congénitos a la sociedad capitalis...+ ver más

Esos son los grandes absurdos inherentes o congénitos a la sociedad capitalista que provocan los espantos e hinojos al ciudadano del común. La mentalidad supuesta o realmente racional se estrella contra la cruda realidad: la deforestación; los ríos sedimentados y llenos de mercurio por el uso irresponsable de la minería legal e ilegal ante la mirada complaciente de un gobierno carente de sensibilidad.
Los graves problemas ambientales que requieren para su solución de políticas de grueso calibre no se solucionan con el nombramiento de un gerente por muy eficiente que pueda ser. Qué es lo que se va a administrar ?. En el ambiente, qué ofrecerá el ministro VALLEJO al mercado ?. La dignidad de las personas que están muriendo de hambre, sed e inundaciones y contaminación de todo género ?

ccdc

02 de Septiembre

0 Seguidores

Quizá un especialista en atención al cliente sea una buena opción. Si el cl...+ ver más

Quizá un especialista en atención al cliente sea una buena opción. Si el cliente es el país y el pueblo de Colombia, quizá. Por mala fortuna, en los últimos doscientos años los ministros han tenido un fuerte sesgo a percibir a las superpotencias y a las empresas extranjeras como sus clientes prioritarios. La verdad, en este caso no guardo esperanzas...

J. Felipe Parra

03 de Septiembre

0 Seguidores

:) Buena investigación y análisis. Bien redondeado, con unos enlaces que ca...+ ver más

:) Buena investigación y análisis. Bien redondeado, con unos enlaces que cada uno al abrirlo uno queda con la cabeza redondeada al ver las otras aristas... excelente. Pura nutrición para el cerebro.
Nótese que al seguir la historia de ruta de esta persona podríamos hacernos ciertas preguntas. Por ejemplo, ¿cómo fue que C. Capital tocó el tema ambiental durante su gerencia? ¿Con qué ángulo? ¿Hacia qué público? ¿Qué falla tapó y que resaltó como logro? Todas estas son preguntas importantes pues un ministro siempre tiene alguien que se encarga del paquete mediático de gestión.
Y creo que el retrato ha sido muy adecuado: Santos II/Lleras I se están quitando los guantes y están empezando a pegarle a donde es: fracking, petróleo en Choco I, cero planes de reforestación, cero apuesta biorgánica de fertilizantes. ¡Ahora viene la venta! :D

GMolano

03 de Septiembre

0 Seguidores

Eso de la conciencia del cambio climático y su impacto social solo se adquier...+ ver más

Eso de la conciencia del cambio climático y su impacto social solo se adquiere cuando uno experimenta sus efectos en persona. Y hasta ahora que yo sepa no ha habido cortes de agua en Palacio o en el Country Club.
El perfil del ministro parece mas el de un "yes man" que el de un ministro de medio ambiente. Para fortuna del gobierno Santos cualquier decisión del nuevo ministro no le va a afectar directamente a su desempeño en el corto plazo. Desafortunadamente para el país las embarradas en esta materia si se van a notar, pero muchos años después y usualmente por periodos de tiempo humanamente indefinidos. Aun para ser un "yes man" creo que si se requería tener un mínimo de conocimiento técnico deseable en la materia que se quiere administrar o en este caso "atender", porque al parecer esa va a ser la nueva orientación del ministerio "atender", no administrar.

agrosostenible

03 de Septiembre

0 Seguidores

No olviden que el Ministerio tiene apellido: Desarrollo Sostenible. Vallejo sa...+ ver más

No olviden que el Ministerio tiene apellido: Desarrollo Sostenible. Vallejo sabrá que es eso, o le pasará lo del 99% de los funcionarios públicos colombianos? Por otro lado, menudo dilema el de Santos, que en su afán por ingresar a la OCDE, descuide los indicadores de gestión ambiental, que fueron negativos en el último informe de este organismo y al mismo tiempo, quedar divinamente con el resto de locomotoras.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia