Por Jerson Ortiz · 19 de Julio de 2017

Rodrigo Lara Sánchez llegó a la Alcaldía de Neiva avalado por la Alianza Verde

1103

0

 

Como lo habíamos dicho en La Silla Sur, la revocatoria de Rodrigo Lara no solo perdió fuerza sino que se ahogó. El comité promotor ‘Revocatoria del mandato alcalde de Neiva Rodrigo Armando Lara Sánchez para devolverle Neiva a los neivanos’, que fue el que primero arrancó a recoger firmas, solo alcanzó conseguir 3 mil de las más de 20 mil que necesitaba.

Los promotores dicen que el fracaso del proceso fue por la apatía de la gente y la falta de plata para la logística.

Nelson Calderón, el vocero del comité que se creó en enero de este año, le dijo a La Silla Sur que se quedaron esperando que políticos, empresarios o ciudadanos se acercaran a aportar dinero con el que podían imprimir los formularios, hacer campaña en los medios de comunicación y pagar a personas para que recolectaran las firmas en los barrios.

La Silla Sur supo que este Comité buscó el apoyo de Gorky Muñoz, el candidato liberal que perdió con Lara, pero éste nunca les contestó.

Con unos 20 millones de pesos, dice Calderón, habría podido hacer una campaña más efectiva.

 

Aparte de la plata, otra razón para que la revocatoria no funcionara, según él, es que los neivanos no pasaron del dicho al hecho.

“Creímos interpretar un sentimiento de la gente que es que este gobierno de Lara no arrancó. Pero no fue así, los del Comité nos quedamos solos”, añade el líder.

Calderón (exmilitante del M-19)  y su grupo pro-revocatoria tenían plazo hasta ayer para llevar las firmas la Registraduría Municipal. Y aunque no lograron el cometido, dice que el proceso sirve de precedente en la política local.

“Yo creo que por eso los políticos no nos ayudaron, porque vieron que la revocatoria es un mecanismo que los puede afectar a ellos en el futuro. Este proceso de revocatoria estaba bien fundamentado por eso el Consejo Nacional Electoral no lo tumbó”, comenta.

Uno de los argumentos del Comité era que Lara había nombrado en su gabinete a gente que no es de acá y que no tiene experiencia.

No obstante, como lo contamos en mayo, éste y otros planteamientos como el de que la contratación del Municipio estaba quedando en manos de empresas de afuera, no tenían un peso ante una eventual revisión del CNE que en todo caso nunca se hizo.

Igual a Lara el proceso de revocatoria nunca le trasnochó, aunque sí le generó malestar porque le ponían en entredicho una de las banderas con la que conquistó el voto de los neivanos: la transparencia.

En carrera aún queda un segundo comité pro-revocatoria, ‘Por amor a Neiva revoquemos a Rodrigo Lara’. Este grupo, que lidera la excandidata al concejo de Neiva, Anayibe Figueroa, vive la misma situación que el grupo de Calderón y por eso su futuro también es incierto.

En el país, según la Registraduría, se adelantan más de 100 procesos de revocatoria, ya siete consiguieron las firmas y pasaron a las urnas, pero hasta ahora todos han fracasado.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia