Por LaSillaVacia.com · 28 de Febrero de 2017

2425

1

Luego de que la senadora Claudia López denunciara en Bucaramanga al gobernador de Santander, Didier Tavera, por las irregularidades en la ejecución del Programa de Alimentación Escolar, el mandatario respondió con una rueda de prensa en la que hizo varias afirmaciones sobre los millonarios contratos que le ha entregado en medio de cuestionamientos a Surcolombiana de Inversiones, una firma que empezó a figurar en el departamento desde que arrancó su administración.

La Silla le aplicó el detector de mentiras a 12 afirmaciones que hizo tanto en sus intervenciones en medios de comunicación como a través de su cuenta de Twitter, de ese total, tres fueron falsas, tres engañosas, tres verdades a medias, una exagerada y dos verdaderas.

 

“Los pliegos de condiciones no los pone el Departamento, son de orden nacional.”

Falso
 

Explicación: Si bien es cierto que el Ministerio de Educación emitió la resolución 16342 de 2015 y con ella los lineamientos técnicos y administrativos, así como los estándares del Programa de Alimentación Escolar, ese documento habla explícitamente de que esas son las líneas mínimas que debe cumplir cada pliego de condiciones que se estructure para contratar el suministro de los alimentos escolares en el país. Debido a que cada entidad (Gobernación o Alcaldía) tiene la potestad para hacer sus propios requerimientos adicionales, es que se han presentado las denuncias sobre la presunta confección de las licitaciones para favorecer a un solo oferente.

En el caso de Santander los ejemplos sobre cómo los requerimientos adicionales de la Gobernación han dejado sin capacidad de participar a otros proponentes van desde establecer un plazo irreal para que el contratista aliste su operación (en el contrato de 2017 la administración de Tavera solo dio sábado y domingo -dos días no hábiles- al contratista para hacerlo pese a lo complicado que es preparar la logística en 82 municipios, por lo que las denuncias se refirieron a que el único que podía hacerlo era el operador que tuvo el contrato el año anterior), hasta formular un cronograma tan apretado que solo le dejó un día hábil a los contratistas para corregir las ofertas.

 

“Contratamos a las manipuladoras en los mismos municipios para que sean ellas quienes hagan control en el estado de los alimentos”

Cierto, pero...
 

Explicación: Si bien es cierto que Surcolombiana de Inversiones contrató las manipuladoras de los alimentos en cada municipio en que se ejecuta el contrato, esa no es una característica en particular de ese operador. Como la operación es tan dispendiosa en Santander, lo que generalmente sucede es que el contratista termina pagándole a las mujeres de cada municipio -muchas de las cuales son las madres de los niños- la prestación del servicio. Precisamente, y debido a que ellas son las que revisan los alimentos antes de entregarlos, es que en todo el departamento se han conocido denuncias por el mal estado en que llegan a los colegios los refrigerios y los mercados para preparar los desayunos y almuerzos.

 

"Bucaramanga tiene los mismos proveedores del año 2016 al año 2017"

Cierto, pero...
 

Explicación:Aunque es cierto que en la Alcaldía de Bucaramanga en 2016 y 2017 los mismos contratistas ganaron las licitaciones, la diferencia con la Gobernación de Santander está en que quienes repitieron en esa ciudad lo hicieron luego de competir, para el caso de Petrocasinos, con 9 oferentes en 2016 y 12 oferentes en 2017, y para el caso del consorcio Generación Colombia y Eproalco, luego de competir con 6 oferentes en 2016 y con 12 en 2017. En la administración de Tavera, Surcolombiana de Inversiones recibió en 2016 un contrato a dedo por $11 mil millones y otro en una licitación de único oferente que terminó costando $34 mil millones y que fue denunciada por presuntos direccionamientos. En 2017 ganó uno más por $30 mil millones, también en una licitación denunciada por presuntos direccionamientos.

 

“(...)Colgamos el paralelo de los pliegos entre Bucaramanga y Santander. Por ejemplo, nosotros en calidad de alimentos, poníamos mayor puntaje, y en lo demás antes teníamos menos requisitos (que en Bucaramanga) para que pudiera participar cualquiera”

Engañoso
 

Explicación:Si bien es cierto que los pliegos del Programa Alimentación Escolar de la Alcaldía de Bucaramanga fueron más exigentes en las condiciones financieras al final ese no fue un factor restrictivo en Bucaramanga. En el caso de la Gobernación, como lo contamos más arriba, las restricciones que fueron denunciadas  estuvieron en que el cronograma fue muy ajustado y en que los contratistas no tenían tiempo para alistar la operación.

Por otro lado, aunque es cierto que en los pliegos de la Gobernación le dieron mayor puntaje a la calidad, y específicamente en la variedad de los menús, que es la columna vertebral del plan de alimentación, otorgaron 50 puntos más que la Alcaldía, lo particular es que, como lo contó La Silla, el operador de Tavera obtuvo 0 puntos en ese ítem.

 

“Hoy (el Gobierno Nacional) solo traslada para un programa que supera los $50 mil millones de pesos, $14 mil millones de pesos. Lo demás lo tiene que financiar la región con sus recursos”.

Exagerado
 

Explicación: El contrato que se firmó en 2017 costó $30.253 millones de los cuales $14.398 millones fueron financiados con transferencias de la Nación. Si bien ese contrato solo va por 83 días, y deberá o adicionarse, o llamarse a una nueva licitación para asegurar la entrega de los alimentos durante todo el año escolar, dentro de las fuentes de financiación es muy probable que se incluyan, como se ha hecho en anteriores ocasiones en la Gobernación de Santander, nuevos recursos de la Nación. Además de giros del Gobierno central y de plata propia de la administración de Tavera, la alimentación de los niños en Santander también se financia de giros que hacen los 82 municipios a una bolsa común para que la Gobernación les garantice más cupos y puedan ampliar la cobertura.

 

“(Sergio) Fajardo de cinco procesos que sacó para el PAE, vimos que cuatro tenían el mismo contratista”.

Verdadero
 

Explicación:Entre los seis contratos del Programa de Alimentación Escolar que ejecutó Sergio Fajardo durante su paso por la Gobernación de Antioquia (2012-2015), uno fue en convenio con la Universidad de Antioquia (2012). Los otros cinco fueron licitaciones públicas, de las cuales cuatro fueron adjudicadas a un mismo contratista -Noel Rodríguez Cubides-quien es uno de los principales proveedores de alimentación escolar y carcelaria del país; el restante, se lo llevó una unión temporal, de la que Rodríguez también fue integrante.

 

“El año pasado los gobernadores le pedimos al Gobierno Nacional que este programa no fuera responsabilidad de los departamentos”.

Verdadero
 

Explicación:En abril de 2016 en un encuentro en Valledupar, varios gobernadores le pidieron al viceministro de Educación, Víctor Saavedra, que el Gobierno se quedara con la administración del Programa de Alimentación Escolar, por las dificultades de operarlo y los costos que les implica a Gobernaciones y Alcaldías.

 

“No permiten que le entreguemos esta responsabilidad a los municipios porque no cuentan con los recursos. y sin embargo no nos exoneran de la responsabilidad al departamento si hay una mala prestación”

Engañoso
 

Explicación:Si bien es cierto que la Gobernación de Santander no puede delegar la responsabilidad de la ejecución del PAE a los 82 municipios del departamento que opera porque cada ente territorial no tiene los recursos necesarios para pagar por la prestación del servicio, y también es cierto que la operación en el departamento es compleja porque su geografía hace que los recorridos a los colegios más apartados demoren hasta 16 horas, la administración de Didier Tavera prefirió omitir las sugerencias que le hicieron veedurías como Transparencia por Santander para dividir la operación con el fin de que varios contratistas ejecutaran con el contrato y así pudieran ejercer mayor control sobre la calidad de todos los suministros. En el Valle del Cauca, Cesar y Bolívar ya empezaron a implementar esa modalidad. Debido a que Tavera prefirió suscribir el contrato con un solo operador que además, como lo ha contado La Silla, entre 2016 y 2017 ha sido blanco de críticas por entregar alimentos en mal estado y hasta por la intoxicación de niños en un municipio, es que desde veedurías, hasta padres de familia y profesores le endilgan la responsabilidad en falencias del programa.

 

“Una meta que nos fijamos es que el 70 por ciento de estos productos se preparara en sitio y encontramos las dificultades que muchos de los colegios no tenían y no contaban con esa infraestructura”.

Cierto, pero...
 

Explicación:Aunque es cierto que muchos colegios no cuentan con cocinas adecuadas para preparar alimentos, esa falla es atribuible a la misma Gobernación de Santander y a las alcaldías, que son las encargadas de velar porque cada colegio tenga un restaurante con condiciones adecuadas. Por otro lado, el contrato tiene dentro de las obligaciones del contratista implementar un ‘plan de mantenimiento preventivo y correctivo’, que incluye reparar neveras, licuadoras, estufas y garantizar que todo funcione en la cocina; aunque el operador debe ejecutarlo, Transparencia por Santander ha denunciado en reiteradas ocasiones que ese es uno de los incumplimientos del contratista.

 

“Hay una falencia frente a los proveedores o frente a los contratistas de este programa de alimentación escolar y es que no son muchos”.

Falso
 

Explicación: La Silla consultó con dos operadores de la industria de alimentos en el país y cada uno aseguró que en el gremio hay más de 40 empresas en Colombia con las capacidades para ejecutar un contrato como el del programa de alimentación escolar en Santander. Solo en este departamento, además de MCD (empresa que hizo el consorcio con Surcolombiana de Inversiones), existen Petrocasinos, Empsenal, Eproalco, Nutrialianza, Ialcol y Tiempos de Paz. Los dos contratistas le dijeron a La Silla que no se presentaron en la licitación de Tavera porque consideraron que no tenían garantías debido a que las condiciones bajo las que se formuló el proceso eran restrictivas.

 

“Hoy nosotros tenemos pliegos tipo. Esa no es una propuesta novedosa. Que alguien populista venga a decir aquí que es que ahora hay que reformar el estatuto para pliegos tipo: ya existen. Secretaría de infraestructura: nosotros tenemos un convenio con el Invias donde tenemos que establecer unos pliegos tipo del gobierno nacional”.

Engañoso
 

Explicación: Si bien es cierto que los pliegos tipo ya existen, y que como dice Tavera, se aplican en la Secretaría de Infraestructura, específicamente en los procesos a los que les aporta recursos el Invías,en el caso del PAE, aunque como explicamos arriba existen lineamientos nacionales mínimos que se deben cumplir, la Gobernación de Santander estructura los suyos propios.

La consulta anticorrupción promovida por Claudia López, que fue la senadora que la semana pasada llegó a Santander a denunciar formalmente a Tavera por todos los cuestionamientos del PAE, lo que busca es que el uso de pliegos tipo en cualquier clase de licitación sea de obligatorio cumplimiento y no potestativo como es actualmente.

 

“Eso que salió de un medio de comunicación en San Gil donde salía la rectora hablando del programa, eso nunca le llegó a los niños, porque las manipuladoras son del mismo municipio, porque la rectora tiene que firmar, porque ahí están los veedores y están los padres de familia. No hay excusa para que a nadie le llegue un alimento a un niño porque para eso tiene todos los filtros”.

Falso
 

Explicación: El 9 de febrero Vanguardia publicó la última denuncia que se ha conocido sobre la entrega de la alimentación escolar en San Gil y estuvo relacionada con que las frutas llegaron en estado de descomposición, los panes y las galletas con moho y las leches vencidas. Esa información estuvo respaldada por padres de familia. La Silla ayer conoció tres versiones más de rectores de tres colegios diferentes (dos de Rionegro y uno de Charta) quienes denunciaron que no solo les están llegando los alimentos en las mismas condiciones que en San Gil, sino que además estarían entregando alimentos con menos gramaje del pagado, así que quienes han hecho las veces de filtros para la entrega de la comida son los mismos que han hecho las denuncias que tienen el contrato de Tavera en el ojo del huracán.

 

Comentarios (1)

927geo

28 de Febrero

0 Seguidores

Tavera defiende a capa y espada contrato entregado a dedo -_- como si fueramos bobos niega lo obvio tiene intereses en favorecer a surcolombiana

Tavera defiende a capa y espada contrato entregado a dedo -_- como si fueramos bobos niega lo obvio tiene intereses en favorecer a surcolombiana

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia