Por Juanita Vélez · 26 de Julio de 2017

3522

2

Cuando la columna móvil Teófilo Forero de las Farc se concentró en la zona veredal de Miravalle, en San Vicente del Caguán, la gente pensó que las ‘vacunas’ que cobraba la guerrilla quedarían en el pasado. Pero no. Ahora les están pidiendo hasta cien veces más que antes.

La Silla Sur viajó a San Vicente y constató con fuentes que se negaban a contarlo por teléfono, que ahora es la disidencia del frente séptimo liderada por ‘Gentil Duarte’ (uno de los cinco mandos medios que las Farc separó de sus filas en diciembre) la que le sigue recordando a ese municipio, golpeado por la guerra como pocos, que allí esa página está lejos de pasarse.

“La gente aquí prefiere pagar para vivir que denunciar y que los maten”, dijo a La Silla una persona que vive allí y que no citamos por su seguridad.

La inflación de las vacunas

Según cinco fuentes distintas (tres ganaderos y dos políticos locales) en San Vicente las Farc, a través de tres frentes (La Yarí, La Teófilo y el Frente 14), les cobraban siete millones al año a los ganaderos.

 

“Ellos (las Farc) pasaban todos los diciembres por la cuota, que eran siete millones, y eso era así para todo Caquetá. Era la costumbre”, dijo a La Silla Sur un ganadero, dueño de una finca que queda en la zona rural de San Vicente y que para esta historia se llamará Rafael.

La cuota se pagaba con tanta tranquilidad que el frente que cobraba llegó a entregar recibos de pago para que después no llegara otro a pedir más plata. “Esa fue una negociación que entre ellos mismos (las Farc) hicieron para repartirse el territorio porque San Vicente es muy grande”, cuenta otra fuente.

Pero en diciembre del año pasado, según nos detalló Rafael, lo mandaron a llamar, él envió al cuidandero de su finca y “mandaron a decirme que ya no tenía que pagar nada más”.

Sin embargo, en marzo la disidencia del frente séptimo lo mandó a llamar a un lugar a unos quince minutos de su finca y él envió al cuidandero. Cuando regresó le tenía la razón de que esa disidencia le pedía que pagara cientos de millones de pesos.

“Yo nunca en mi vida he contado toda esa plata. Tendría que venderlo todo para pagar eso”, dice el ganadero. “Les mandé a decir que no tenía como darles eso”.

“Hoy me siguen mandando mensajes de que es mejor que arregle si no quiero que me quemen la casa. Es un trago muy amargo”, nos dijo Rafael.

Otro ganadero que tiene finca hacia la vereda Las Damas nos contó que aunque a él no lo han llamado “sí tengo amigos de más arriba que están siendo citados por la disidencia de Duarte y les piden 700 millones a unos y de a mil millones a otros”.

La Silla también supo que están cobrando vacuna por la venta de las fincas y que se han robado cientos de reses. 

Fue justamente esa misma disidencia la que, como contamos, quemó un camión lechero hace un mes y medio  que cubría una ruta para Nestlé en San Juan de Lozada, un corregimiento entre San Vicente, y La Macarena en Meta, porque estaban cobrándole vacunas a la empresa hasta el punto que durante un mes Nestlé sacó un comunicado anunciando que dejaban de comprar la leche allí por las condiciones de seguridad del municipio.

Detrás del cobro de esas nuevas y multimillonarias extorsiones está el jefe de finanzas de la disidencia, que en San Vicente tiene dos apodos: ‘Steven’ o ‘Flaco 25’.

Aunque cuando La Silla estuvo allí los rumores era que lo habían agarrado, confirmamos con el General Fernando Murillo, director antiextorsión y antisecuestro de la Policía, que todavía no han dado con él y nos confirmó que ‘Flaco 25’ es quien está mandando los mensajes a los finqueros.

“Flaco 25 es el jefe de finanzas de Duarte en la zona entre Caquetá y Meta. La disidencia la catalogamos como crimen organizado residual. Duarte está por San José del Guaviare, pero lo tiene a él en esa región cobrando”, nos dijo el general Murillo.

“Llegan a las fincas en grupos de dos a cuatro personas, máximo, vestidos de civil y entregan carticas. Ahí es que citan a le gente más lejos para cobrar”, le dijo a La Silla una alta fuente del Ejército que conoce de cerca la situación en San Vicente.

Esa misma fuente reiteró la estrategia del Ejército -que contamos en La Silla Sur - es intensificar su presencia en esas regiones. Por ejemplo, tienen 3 brigadas móviles con la misión de moverse y recolectar información para planear operativos.

Así fue como dieron la semana pasada con cuatro integrantes de la disidencia de Duarte a los que incautaron dos fusiles, una pistola, un revólver, cuatro granadas de mano, 10 proveedores y cuatro kilos de base de coca.

A pesar de esa presencia y de que en San Vicente para nadie es un secreto lo que está pasando, las denuncias se cuentan con los dedos.

El silencio

“Lo que realmente tenemos por investigación son tres denuncias en San Vicente en este último mes, pero sabemos que hay muchos más casos”, dijo a La Silla el General Murillo.

La Dirección antisecuestro y antiextorsión dice que entre enero y julio de este año solo han recibido 13 denuncias de extorsión en San Vicente. Siete son hechos en la zona rural y las otras seis en el casco urbano. Eso, en todo caso, es menos de los casos que denunciaron en los mismos siete meses el año pasado, que fueron 15.

“Ese tipo de situaciones la gente no las denuncia porque en muchos casos implica volver al territorio y exponerse. Además la gente cree que no hay medidas efectivas si denuncia, entonces prefieren callar”, dijo a La Silla la personera de San Vicente, Viviana Astudillo.

Pero para el General Murillo, aparte del miedo de algunos a denunciar, puede haber otra explicación. “Sabemos que ellos tienen gente que les avisa que nosotros vamos a llegar a un sitio y, por ejemplo, entran campantes al billar de la vereda Villa Carmona, a la gallera, y nadie avisa que están ahí”.

“Por eso en mayo, por ejemplo, hicimos un operativo en el que dimos con dos de esa disidencia que fueron alias JJ y alias Morrudo, sin contar con la comunidad, sin pedirle información ni nada y ahí si los agarramos” agrega.

La Silla supo por una fuente de la Fiscalía en Florencia que hasta esas oficinas solo ha llegado una denuncia de extorsión en San Vicente durante este mes, y que era el caso de un comerciante que habían citado a la zona rural del municipio para que pagara la vacuna.

Aunque San Vicente se ha vuelto el epicentro del problema, también hay denuncias de extorsiones en La Montañita, a media hora de Florencia, donde el alcalde José Leonel Guarnizo dijo públicamente que “a mi despacho han llegado denuncias de personas que habitan en límites de La Montañita y Cartagena del Chairá”. 

De hecho, otra fuente de la Fiscalía en Bogotá nos confirmó que, aunque hay pocas denuncias, la entidad tiene información de que las extorsiones están disparadas y que han registrado un aumento de casos de extorsión en todo Caquetá en las últimas cinco semanas. 

”Aquí lo que sentimos es una tensa calma, como que algo peor se viene”

Fuente en San Vicente del Caguán

Por eso lo que muestran las pocas denuncias es que hay miedo en ese departamento porque como le decía un habitante de San Vicente a La Silla “con las Farc sabíamos al menos a qué atenernos, ya conocíamos las reglas”.

También es una muestra, como decía la académica Elvira María Restrepo en su más reciente artículo para la Red de la Paz de La Silla Llena,  de que "en la mayoría de los conflictos del mundo, cuando se negocia el fin de la guerra, lo último que se termina es su economía clandestina."

Y estas extorsiones a manos de disidencias demuestran además que a pesar de que el Gobierno anticipó desde el año pasado que esto se veía venir - el propio consejero del posconflicto Rafael Pardo dijo en septiembre de 2016 en un foro que el primer reto después de desarmar a las Farc era estabilizar la seguridad en las regiones que antes controlaban- en San Vicente lo último que se sienten es seguros.

Como nos decía una persona que vive allí, “aquí lo que sentimos es una tensa calma, como que algo peor está por venir”.

Comentarios (2)

Flora Mercado

26 de Julio

0 Seguidores

Esto es muestra también de que la implementación integral de los acuerdos es...+ ver más

Esto es muestra también de que la implementación integral de los acuerdos es una necesidad impostergable... "Hacerlos trizas" sólo intensificaría el control de estas bandas en las regiones más golpeadas por el conflicto históricamente. 

DIDUNDI

26 de Julio

3 Seguidores

Esta columna es exclusivamente informativa y no pasa de ahí; esperaba que LSV...+ ver más

Esta columna es exclusivamente informativa y no pasa de ahí; esperaba que LSV entrara un poco en el análisis dl por qué el gbno. no toma cartas en el asunto YA sobre esta y todas esas columnas, grupo disidentes, bandas criminales etc.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia