Por Antonio Canchila García · 25 de Marzo de 2017

2386

0

Después de la reñida contienda en la que el liberal Eduardo Verano De la Rosa logró repetir como gobernador del Atlántico gracias al respaldo de la vargasllerista casa Char, que lidera el alcalde barranquillero Álex Char, estaba cantada la representación para ese grupo en la administración departamental. Lo que muchos no calculaban era que esa participación sería en realidad un súper poder, que hoy se evidencia con la influencia del charismo en varias de las secretarías clave de la Gobernación.

Verano hoy hace parte del grupo de mandatarios del Caribe aliados de Char, lo que seguramente le representará un dilema para 2018 cuando los veranistas tengan que decidir si apoyan al aspirante presidencial del liberalismo o si se van con Germán Vargas Lleras, el candidato de la casa Char a la que el Gobernador le debe en buena parte haber llegado a su cargo.

La alianza

Verano y Char ya habían coincidido como mandatarios en 2008, pero en ese momento no eran aliados.De hecho, los Char respaldaron la candidatura del fallecido dirigente político José David Name Terán y en esa ocasión Verano les ganó bajo el paraguas de la independencia.

Eso cambió en las regionales de 2015, después de una pelea por el aval liberal.

Resulta que, con la Alcaldía asegurada gracias a su gran popularidad, Char decidió aumentar su poder y poner Gobernador. Para ello intentó llevar de candidato a uno de sus principales aliados a nivel local: el exgerente del proyecto del Centro de Eventos de Barranquilla Jaime Pumarejo, actual Gerente de Desarrollo del Distrito y considerado el vicealcalde de Barranquilla.

Como contamos en La Silla Caribe, la idea era que Pumarejo fuera en llave con Char con el aval rojo. Pero en el camino se le atravesó Eduardo Verano, a quien los rojos le dieron el apoyo debido a su amplia trayectoria en el partido y a que muchos dudaban de la militancia de Pumarejo, quien en realidad es sobre todo charista.

De hecho, los liberales de trapo rojo del Atlántico lo vieron siempre como un candidato “advenedizo”. Además de eso, Pumarejo tenía encima el lastre de una posible inhabilidad. También sonó como precandidato charista el abogado Guillermo Polo Carbonell (hoy Secretario del Interior de Verano) pero esa candidatura nunca se concretó.

Tras esa derrota al interior del liberalismo y cuando Verano consiguió el aval por tener el apoyo de figuras clave del partido como el senador Horacio Serpa, Char se acercó a él y acordaron ser fórmula para esos comicios.

En esa contienda el liberal no la tuvo fácil porque el candidato de La U y de Alianza Verde, el exconcejal Alfredo Varela (respaldado por el senador José David Name), siempre estuvo punteando en las encuestas.

Bajo ese panorama el apoyo de los Char fue definitivo para la apretada victoria de Verano, quien hoy le ha sabido agradecer no sólo siendo uno de los más firmes escuderos en el grupo regional de mandatarios con el que cuenta Char sino con importantes cuotas.

En las dependencias de la Gobernación que tiene “Álex manda más que los liberales”, dijo alguien del interior de la administración de Verano que accedió a hablarnos fuera de micrófonos.

Las cuotas

Hoy el charismo tiene influencia en cuatro de las dependencias de la Gobernación más apetecidas por los políticos por el presupuesto que manejan y el gran poder que representan en materia de contratación.

Esas dependencias son; la Secretaría de Educación, la Secretaría del Interior, la Secretaría de Cultura y la presidencia de la Junta Especial Ciudadela Universitaria.

 

En la Secretaría de Educación Verano tiene al ingeniero Dagoberto Barraza, quien venía de desempeñar ese mismo cargo en la administración de la charista Elsa Noguera por recomendación de Álex Char.

Para este 2017, la Secretaría de Educación del Atlántico tiene un presupuesto de más de 260 mil millones de pesos que se invierten entre otras cosas en adecuación de aulas en todo el departamento, dotación y contratación de docentes.

Además, tiene la posibilidad de contratar hasta 20 OPS, que es uno de los métodos más poderosos de los caciques para nombrar amigos, hacer favores y fortalecer su clientela.

En la secretaría del Interior tiene al abogado Guillermo Polo Carbonell. Él es del corazón del charismo. Evidencia de ello es que en el primer gobierno de Char se desempeñó en la secretaría de Gobierno y fungió varias veces como Alcalde encargado cuando el titular debía ausentarse del cargo.

Después, en el cuatrienio de la también charista Elsa Noguera, Polo Carbonell estuvo como consejero de seguridad y convivencia y en septiembre de 2015 fue escogido como director del Área Metropolitana de Barranquilla (AMB), que es una entidad  descentralizada desde la cual se jalonan proyectos para el desarrollo de la ciudad y los cuatro municipios que confirman el AMB (Soledad, Galapa, Puerto Colombia, Malambo).

La Secretaría del Interior a cargo para este año la ejecución de más de 80 mil millones de pesos y además maneja la posibilidad de contratar unas 20 OPS.

Las Secretarías del Interior son dependencias clave porque están encargadas de planificar y coordinar programas de seguridad y de formular las principales políticas y proyectos para el desarrollo comunitario. Por eso en ellas los mandatarios suelen nombrar a gente de su total confianza.  

Sin embargo, lo que nos dicen cuatro fuentes conocedoras de lo que pasa en la Gobernación del Atlántico es que el secretario Polo más que a Verano le copia a Char.

“Ahí todo se mueve con la venia de él (Char)”, nos dijo alguien del veranismo que considera que el juego que tiene hoy el alcalde barranquillero en la administración de Verano deja “muy mal parado” al mandatario liberal.

De hecho, la gente más cercana a Polo es también del círculo de Char.

Por ejemplo, uno de los asesores estrella de esa dependencia y quien “tira línea en todo lo que pasa ahí”, como nos detalló alguien del equipo de Verano que pidió no ser citado para evitarse líos, es Jorge Ávila Pareja, también del charismo.

Ávila Pareja fue el director del Fondo de Seguridad durante el gobierno de Elsa Noguera y es amigo cercano de Polo Carbonell. “Él asesora más que todo en temas de contratación”, nos detalló la fuente del interior de la Gobernación que nos habló para esta historia.

Otro espacio en el que es clara la participación charista es la secretaría de Cultura, que está bajo la dirección de la abogada María Teresa Fernández. Ella llegó al cargo en representación de Char luego de haber sido la secretaria General de la Alcaldía de la exalcaldesa Noguera desde agosto de 2014 en reemplazo de Natalia Abello, quien fue nombrada en ese momento ministra de Transporte.

La dependencia que está a cargo de Fernández maneja para este año un presupuesto de más de 6 mil millones de pesos.

Además de esas tres dependencias, el charismo tiene representación en la Junta Especial Ciudadela Universitaria, que es un órgano del departamento encargado de preparar y ejecutar proyectos para la aplicación de los recursos de la Estampilla Pro ciudadela Universitaria en la Universidad del Atlántico. Ahí el charismo tiene al ingeniero civil Slaim Suz Maya.

A Suz Maya la relación con Álex Char le viene de cuando trabajó en su firma de ingeniería Alejandro Char & Cía. Después, en el gobierno de Elsa Noguera, Suz fue contratista de obras como la adecuación del edificio Fedecafé donde fueron ubicados algunos vendedores ambulantes. También fue director de proyectos de Construseñales, empresa de de los hermanos Christian y José Manuel Daes, megacontratistas del alcalde Álex Char.  

La Junta que preside el aliado de Char tiene un presupuesto anual de más de 16 mil millones de pesos y en enero de este año suscribió un contrato, previa licitación pública, para la ejecución de obras complementarias en el alma mater por más de 24 mil millones de pesos.

Otra evidencia de que Verano le da juego Char desde su gobernación es que cuando le ha tocado designar mandatarios de municipios atlanticenses por la salida de los titulares, el gobernador ha consentido a cartas del charismo.

Por ejemplo, a principios de 2016 nombró a Guillermo Polo como encargado de la Alcaldía de Luruaco, cuando el mandatario titular Antonio Roa (avalado por Cambio Radical y ficha de los Char) tuvo un lío con la justicia. Más recientemente, tras la caída del también charista José Vargas Muñoz de la Alcaldía de Galapa, fue designado en encargo Dagoberto Barraza, también de la cuerda de los Char.

La llave Verano-Char es tan fuerte, que la Gobernación hoy es una gran aportante de plata para varios proyectos que son liderados por la Alcaldía.

Esa inversión la ha hecho Verano vía convenios de cofinanciación. Por ejemplo, para la avenida del Río, que es vista y presentada por Char como una de sus banderas de gobierno en el tema de infraestructura, el gobernador liberal aportó 50 mil millones de pesos.

En el caso de la Universidad Distrital que Char propuso en campaña, que desde el año pasado funciona y fue mostrada en la rendición de cuentas de la Alcaldía como un logro destacado, Verano fue quien presentó y sancionó la ordenanza para que el Instituto Tecnológico Soledad Atlántico (Itsa), hoy convertido en Universidad Distrital, pasara a ser una entidad pública de la Alcaldía y no del Departamento como venía siendo.

Ese traslado de la institución le representa al Distrito unos 6 mil millones de pesos que se recaudan de una estampilla pro Itsa para invertir en la institución de educación. Los recursos antes iban al departamento y ahora van a la Alcaldía.

Estas movidas le han generado críticas silenciosas a Verano, incluso dentro de su mismo movimiento. “Lo malo no es que invierta en la ciudad si no que Char sea el que saque pecho por todo, eso ha generado molestia incluso acá adentro (en la Gobernación)”, nos detalló un miembro del equipo del Gobernador que accedió a contarnos off the record.

Por todo ese respaldo que le ha dado Verano a Char, que es el brazo más fuerte del exvicepresidente Germán Vargas Lleras de cara a su cantada aspiración a la Presidencia en 2018, Verano, un liberal de trapo rojo que sonó incluso como presidenciable de esa colectividad, es visto ahora como en medio de sándwich político.

La disyuntiva

Esa disyuntiva del gobernador Verano quedará en evidencia cuando su partido Liberal ponga candidato propio a la Presidencia, como han dicho en la colectividad que lo harán.

Como el movimiento de Char estará en ese momento apoyando con toda a Vargas Lleras, ahí se sabrá qué rumbo decide tomar Verano.

No es tan obvio que su grupo vaya a jugar todo con los liberales porque el gobernador cada día parece más cercano al alcalde barranquillero y al vargasllerismo.

El pasado 15 de marzo el mandatario liberal fue uno de los pocos de su partido que asistió en Bogotá a la rendición de cuentas y al brindis que se ofreció para despedir a Vargas de su cargo de vicepresidente, como lo contamos en La Silla

Además de eso, como lo hemos contado en La Caribe, en más de una ocasión a Verano le ha tocado prenderle una vela a los rojos y otra a Char.

El botón para la muestra es lo que pasó durante la reunión de mandatarios electos y salientes del Caribe que convocó la Federación Nacional de Departamentos (FND), en ese entonces en cabeza del liberal Amylkar Acosta, en noviembre de 2015 en Barranquilla.

Resulta que ese mismo día de la reunión de la Federación, Char invitó a los mandatarios a su casa en una especie de ‘competencia’ del evento porque en lo de la Federación supuestamente iban a estar más dirigentes liberales que aliados del vargasllerismo. Verano fue al encuentro de la FND y también cumplió la cita con Char.

En la dirigencia liberal a nivel nacional parecen estar seguros de que el mandatario del Atlántico “tomará distancia” en su momento. “Eduardo es un tipo muy disciplinado con el partido y sabemos que estará apoyando lo que se decida desde el liberalismo de cara a lo que viene en 2018”, nos dijo el exministro Amylkar Acosta.

Pero una lectura distinta tienen en la región. Dos congresistas y un exmandatario del Caribe, coincidieron por separado y fuera de micrófonos en que la cercanía de Verano con Char lo está marcando como una ficha del proyecto de Vargas.

Aunque Verano De la Rosa ya le había dicho a La Silla Caribe en una entrevista de finales de 2015, antes de su posesión, que la alianza con Char no lo comprometía de cara a las elecciones de 2018, lo volvimos a consultar para esta historia pero no contestó nuestras llamadas y mensajes.

En su oficina de prensa nos negaron el evidente poder de Char en la Gobernación y nos dijeron que el mandatario departamental “tiene total autonomía en todas las secretarías del Departamento”.

Habrá que ver si cuando esté más claro el panorama de cara a las Presidenciales de 2018 Verano marca distancia de la casa Char o si sigue, como hasta ahora, prendiendo una vela al vargasllerismo y otra a su partido.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia