Por Juan Pablo Pérez B. · 22 de Febrero de 2017

22117

4

El año pasado, en reiteradas ocasiones, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, afirmó que el Distrito no financiará el tren de cercanías. En cambio, el Gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey,  ha defendido el tren a fondo, una diferencia que alimentó las peleas que tuvieron los dos mandatarios el año pasado. Pero, si nada extraordinario ocurre, estará listo primero el tren de Rey que el metro de Peñalosa (si hay).
La distancia de Peñalosa se ha concretado en que el Distrito ha dicho que no va a meterle plata al tren, pero el proyecto avanza con el respaldo de la Nación y del Departamento, como quedó definido en el reciente documento Conpes sobre megaproyectos de movilidad en Bogotá.

En ese documento, que se ha conocido por el metro, el Distrito dejó claro que sólo financiará el proyecto al tener los estudios de demanda y encontrar que éstos justifican la inversión. Pero no es fácil que eso ocurra cuando Peñalosa tiene como meta construir cuatro troncales de Transmilenio y licitar el Metro, y no hay plata para tanta obra.

Según una alta fuente de la Alcaldía, en todo caso el Distrito garantizará que el tren funcione en coordinación con Transmilenio, el Sitp y eventualmente el metro.

Así que el tren, que no tiene los opositores del metro elevado de Peñalosa y ya tiene más dolientes, parece menos sueño que el metro.

La idea gana fuerza

El proyecto, llamado Regiotram, lo diseñaron la constructora colombiana Conconcreto y las españolas Torrescámara, Vossloh -que compró la suiza Stadler Rail - y los Ferrocarriles de la Generalidad Valenciana como una APP de iniciativa privada.

Es decir, las cuatro empresas se asociaron para idear el proyecto y se lo presentaron a la Nación en 2013. Ya la Agencia Nacional de Infraestructura le dio un primer visto bueno llamado prefactibildiad y si le da el de factibildiad (con apoyo del DNP y el Ministerio de Hacienda) llegaría a licitación, en la que esas cuatro empresas tendrían ventaja por haber sido quienes presentaron la propuesta.

La idea es usar el corredor férreo que ya existe entre Bogotá, Funza, Mosquera, Madrid y Facatativá, algunos de los municipios más poblados de Cundinamarca y justo donde Rey tiene su mayor fortín político (fue alcalde de Funza). Por eso, y por los beneficios que tendría para que se desplacen quienes viven allí y trabajan en Bogotá, el Gobernador se la ha jugado a fondo por un tren que sería una realización muy visible como mandatario.

Ese tramo de 41 kilómetros tiene dos partes: del lado de Cundinamarca funcionará como un tren de cercanías (es decir, de velocidad relativamente alta) mientras que en Bogotá, entre el río y la troncal de Transmilenio de la Caracas con calle 19 (y en el futuro la primera línea de metro), será un tranvía. Además, serviría para conectar el aeropuerto El Dorado con EL Dorado 2, que se planea hacer en Facatativá.

Sus promotores proyectan que tendrán unos 211 mil pasajeros al día, y que costará 1,66 billones de pesos de 2015 en la infraestructura (técnicamente hablando, en bienes de capital) y se gastarán otros 3,9 billones en gastos de funcionamiento entre 2018 y 2054. Esa inversión saldrá en un 30 por ciento de la Nación y el Distrito y el otro 70 lo pondrán las cuatro empresas, para luego recuperarlo con los tiquetes.

A pesar del apoyo de Rey, de que ya hay un grupo interesado en construirlo y no toca salir a buscarlo, y de que la Nación y el Departamento se van a meter la mano al dril para que salga adelante, Peñalosa ha sido un crítico fuerte, hasta el punto de que llegó a compararlo, el año pasado, con un cáncer.

Pero esas críticas fueron bajando y el Regiotram quedó, junto con el metro y el transmilenio por Soacha, entre las obras que la Nación va a cofinanciar, según el documento Conpes del pasado 10 de enero.

En cambio, los otros dos proyectos de tren de cercanías, el que iba a Soacha (de las mismas empresas) y el que iba a Zipaquirá en el norte (llamado BZ metro regional), quedaron por fuera: el primero porque Peñalosa ganó esa puja y por ahora la plata se destinará a troncales, y el segundo porque la propuesta no estaba tan sólida como la del Regiotram.

Bogotá, ¿solo a observar?

Mientras la primera línea de metro ha suscitado mucha oposición por la decisión de Peñalosa de cambiar una subterránea por una elevada, el Regiotram no tiene enemigos. Y, como ya tiene interesados en sacarlo adelante, es mucho más fácil que Rey firme un contrato de concesión a que lo haga Peñalosa.

Por eso, no es imposible que el Distrito termine financiando la obra. De hecho, no ha cerrado la puerta a hacerlo: una vez estén listos los estudios de demanda que está haciendo el DNP que deben estar listos para mayo de este año, el Distrito todavía puede decidir invertir en la obra. Y esa sería una puerta para que Peñalosa empuje un tren y se quite el sanbenito de que solo financia troncales de buses, aún si el metro se le enreda.

El argumento de la administración Peñalosa para no financiar el proyecto es que el Sitp está funcionando a pérdidas (el año pasado fueron 565 mil millones de pesos de pérdidas que tuvo que poner del presupuesto para que no se toteara todo el sistema) y no quieren aumentarlo entrando en otro gasto.

Por eso, como nos contó un funcionario de la Alcaldía, “no es que se opongan al Regiotram, sino que no pueden hacer nada hasta solucionar el déficit del Sitp”.

Otro de los argumentos de la Alcaldía para no meterse en el Regiotram es que éste pasará por la línea férrea que atraviesa Fontibón y va paralela a las calles 13 y 26, haciéndole competencia a la troncal que ya existe en la segunda y a la que está proyectada para la primera (y a los buses del Sitp que la recorren mientras tanto).

El argumento es que en esa zona la demanda no es suficiente para suplir los costos de la obra, y por eso temen que al final las entidades que la financien terminen teniendo que meterle plata para que no se quiebre.

Por eso es que su respaldo financiero depende de los estudios de demanda.

A pesar de esas reticencias, para Peñalosa la licitación del Regiotram puede ser útil, porque está planeada para ocurrir en agosto de este año para que su construcción comience en el 2018. Es decir, es una licitación que de apoyar podría servirle para debilitar el argumento de de ser anti tren por sus supuestos negocios con los buses, uno de los que más agitan quienes promueven una revocatoria que, de conseguir las firmas, se estaría más o menos al mismo tiempo.

De hecho, de su oposición férrea, el Distrito ha pasado a una posición conciliadora: los encargados del proyecto acordaron con la Alcaldía que ellos pagarán lo que cueste acoplar el Regiotram al Sitp, transmilenio y el metro tanto física como operativamente.

Es decir, los puentes o túneles que necesite el tren para integrarse con el Sitp, la financiación de las tarjetas que servirán para ambos transportes o el pago de la diferencia entre la tarifa técnica del Sitp y Transmilenio y una tarifa baja para que los usuarios puedan hacer transbordos sin pagar la tarifa completa en Bogotá (algo indispensable para que la gente sí se suba al tren).

Al Regiotram todavía la falta que se haga el estudio del DNP, que el Distrito decida si le mete la plata, que el Confis acepte las vigencias futuras que tendría que asegurar la Nación para cofinanciarlo (junio y julio), la licitación para elegir quién hace el diseño de detalle y la obra, y su construcción. La licitación arrancaría en agosto y, si todo sale bien, en el el 2021 podría estar funcionando

Al metro, por otro lado, le hacen falta estudios, la firma del convenio entre la Nación y el Distrito y el inicio del proceso de licitación cuyo plazo está para noviembre de este año. Aunque, en teoría y si se cumple con los tiempos establecidos, las dos obras empezarían en el 2018, el metro arrancaría después y estaría operando sólo hasta el 2022. Pero es probable que su licitación sea más enredada por la oposición a la idea de hacerlo elevado y porque el Distrito tendría que salir a buscar interesados en hacer la obra, mientras que el Regiotram ya tiene por lo menos un grupo jugado en hacerlo.

Por eso, con el Regiotram, Peñalosa puede ver un tren en Bogotá sin quitarle plata al metro ni a las troncales. Pero, eso sí, Rey será quien corone su tren antes. Lo que falta por ver es si lo hace al lado del alcalde o sin éste en la foto.

Comentarios (4)

GMolano

22 de Febrero

0 Seguidores

Esa seria la cachetada que necesitan los bogotanos para despertar de la modorr...+ ver más

Esa seria la cachetada que necesitan los bogotanos para despertar de la modorra que les causa andar en bus apeñuscados. Rey un gobernador, sin pergaminos, sin infulas, terminaria haciendo un tren moderno en las faldas de Bogota. Como para seguir despreciando a nuestros vecinos de la sabana, esos pueblitos cundinamarqueses apacibles que aparentemente no tienen nuestra misma riqueza.

GMolano

22 de Febrero

0 Seguidores

A este articulo le falto un detalle relevante. Si el REGIOTRAM ya esta ca...+ ver más

A este articulo le falto un detalle relevante. Si el REGIOTRAM ya esta caminando, el uso de los corredores ferroviarios que son de la Nacion ya no estaran disponibles para las aventuras de Peñalosa. Esto da un entierro de quinta a la propuesta de mandar TM hasta los municipios de la sabana. La fantasia TransMilenio intermunicipal muere en (y con) Bogota.

Andres Felipe Garcia Rovira

13 de Marzo

1 Seguidores

La gran ventaja de ser periodista es que solo se requiere un poco de lirica pa...+ ver más

La gran ventaja de ser periodista es que solo se requiere un poco de lirica para viabilizar un proyecto, el de rey esta lejos, porque tiene un deficit operativo estructural, ademas que la demanda no va a dar porque no existe un tren de pasajeros en el mundo que no requiera subsidio, la razòn por la que el metro podria funcionar es por el mix de ingresos con los buses, subsidio cruzado.

gunther

21 de Marzo

0 Seguidores

la perjudicada es la trocha del sur, pero con semejante alcalde asi quedara, c...+ ver más

la perjudicada es la trocha del sur, pero con semejante alcalde asi quedara, claro que es mas facil que, montealegre, vargas lleras, roy, palacino y dilian , devuelvan lo que se robaron en saludcoop, y en general en la salud, que, alguno de estos proyectos tengan vida y con el chanchullero de rey, el proyecto esta muerto

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia