Por Juan Esteban Lewin | Tatiana Duque · 03 de Mayo de 2017

2655

1

Hoy el Senado va a elegir a dos nuevos magistrados de la Corte Constitucional y hay altas probabilidades de que al hacerlo refuerce el grupo conservador de un tribunal que en los próximos meses tomará decisiones tan gruesas como la constitucionalidad del referendo de la senadora Viviane Morales que restringiría la adopción a las parejas tradicionales o la de la amnistía para los guerrilleros.

Por los perfiles de los magistrados actuales y de los probables elegidos mañana, la Corte no dejará de apoyar mayoritariamente al Gobierno en temas de paz, pero sí puede llevar a que la Corte sea menos progresista de lo que ha sido hasta el momento.

La terna goda, goda será

En la terna para reemplazar al conservador Jorge Pretelt, que Juan Manuel Santos armó con tres mujeres, hay una ganadora casi segura: la ex secretaria jurídica de Palacio, Cristina Pardo Schlesinger.

Desde el inicio de la carrera Pardo era la gran favorita por su evidente cercanía con el Presidente y porque, aunque sus dos competidoras (las profesoras de Los Andes Natalia Ángel e Isabel Cristina Jaramillo) tienen una hoja de vida sólida, Pardo tiene trayectoria en la Corte, donde fue magistrada auxiliar de tres magistrados conservadores, y experiencia en el gobierno.

Por eso, según seis fuentes del Senado, de diferentes bancadas, hoy la ex secretaria jurídica tiene el apoyo de la bancada de La U, que pone 21 votos; de la de Cambio Radical y sus 9 senadores, de la del Partido Conservador, con el que se le identifica, y sus 18 votos (serían 19 pero el senador Fernando Tamayo está incapacitado); y de los liberales y sus 18 senadores. Así sumaría más de 60 de los 101 votos, lo que le da una victoria asegurada.

 

Aunque los senadores en la audiencia de ayer, que se extendió por más de cuatro horas y que transmitimos en nuestro twitterazo en vivo, dijeron que “las ternas eran de lujo”, como dijo el senador Luis Fernando Velasco, sorprendió entre los asistentes en especial el conocimiento técnico de las candidatas Àngel y Jaramillo. “Son muy buenas”, nos dijo un senador conservador que reservó su nombre porque ya comprometió su voto con Pardo.

“Hay que reconocer que esas ternas fueron muy buenas”, nos dijo un senador uribista, bancada que definirá en la mañana de hoy su voto, que no será en blanco.

“Esta vez sí votaremos”, nos dijo la misma fuente. El uribismo es un botín de 21 votos en bancada, que le daría ventaja a cualquiera de los candidatos con votación dividida en la coalición.

Y aunque el Partido Verde (que votará por Ángel) y el Polo Democrático (que hoy definirá su voto) increparon a Pardo sobre su posible ventaja por haber trabajado en la Casa de Nariño (la representante Angélica Lozano hasta le preguntó si sus competidoras deberían renunciar por no tener la misma ventaja, así como lo hizo ella cuando Uribe la nombró en una terna de uno con el entonces secretario jurídico de Palacio), las bancadas de la coalición de Gobierno estarán con ella.

Esto, pese a que la ex funcionaria reconoció que de ser elegida, tendrá que declararse impedida si a la Corte llegan demandas de constitucionalidad contra leyes que ella haya conocido cuando estuvo en la Secretaría Jurídica de Palacio, y tenía que preparar conceptos para el Presidente sobre esas normas.

La elección casi fija de Pardo será la de una magistrada que conoce la Corte y su jurisprudencia y que es bastante conservadora en dos aspectos: los temas morales y las funciones de la Corte.

”Las cortes no deben usurpar las demás ramas del poder público”

Cristina Pardo, candidata a la Corte

Lo primero, como lo explicó Héctor Riveros en su columna de hace 10 días, quedó claro cuando como secretaria jurídica de la Presidencia “invocó la objeción de conciencia para no analizar los decretos que reglamentaban la manera como se les debía garantizar el derecho a la salud a las mujeres que, estando en una de las tres circunstancias definidas por la Corte, decidieran abortar, porque iba contra sus convicciones asumir que la decisión de la Corte era aceptable“. En ese sentido, podría alinearse con Luis Guillermo Guerrero, el único conservador claro en temas morales de los magistrados titulares actuales.

Lo segundo lo dejó claro en su discurso ayer ante la plenaria del Senado, cuando dijo que "hay que autocontrolar a la Corte. Preocupan decisiones que socavan la seguridad jurídica", o cuando ante la pregunta que eligió al azar y que la puso a opinar sobre el activismo judicial (la noción de que las Cortes deben tener una agenda que avance los derechos), mostró su moderación.

"En principio las Cortes deben ser prudentes y no usurpar las demás ramas del poder público", dijo, lo cual es música para los oídos de los congresistas.

Eso último va en contravía de decisiones de la Corte como la que permitió el matrimonio de personas del mismo sexo después de que el Congreso no legisló al respecto luego de que la Corte le dio dos años para hacerlo.

Por eso, también, es previsible que sea partidaria de limitar las funciones de la Corte en asuntos como las reformas constitucionales, en lo que estaría de entrada con Alejandro Linares y Guerrero. Y también, seguramente, en decisiones que impliquen gastos del Estado, la llamada sostenibilidad financiera, en la que también en principio estaría en ese bloque de 3 magistrados.

Sobre temas de paz es gobiernista: “espero que mi trabajo contribuya a estos derechos y ayude a que el país sea más pluralista y alcance la paz”, dijo en su discurso ayer.

”Defiendo a ultranza los derechos fundamentales”

Carlos Bernal, candidato a la Corte

En esa medida, es probable que en temas de paz no vote con el conservador Guerrero sino con Linares, el magistrado que llegó el año pasado a la Corte y también fue ternado por Santos, y seguramente también con la moderada Gloria Stella Ortiz, el liberal Alberto Rojas, y el recientemente posesionado Antonio José Lizarazo.

Es decir, con Pardo estaría asegurada una mayoría en favor de los temas de la paz.

Pero en los temas morales, la mayoría no estaría clara.

La terna liberal ¿en manos de un cristiano?

En la terna para reemplazar a la liberal María Victoria Calle la terna no es de una: aunque la directora de Colombia Compra Eficiente, la Paca Zuleta, no parece tener opciones, los dos constitucionalistas del Externado, Carlos Bernal y Néstor Osuna, sí.

”La Corte debe ser consciente de sus límites legales”

Néstor Osuna, candidato a la Corte

En principio Osuna tendría a la mayoría de los conservadores y de los liberales, que definirán su voto hoy antes de la plenaria.

En la noche de ayer, dos fuentes del Senado (una conservadora y otra liberal) y otra de la campaña de Osuna, nos dijeron que esas bancadas lo apoyarán, y la bancada de La U está indecisa entre él y Bernal.

Anoche, Cambio Radical definió su voto por Bernal, según un senador de ese partido (“al menos ocho de los nueve votos los tendrá él”, nos dijo).

Por eso, la decisión final puede depender de las bancadas de oposición.

Los dos arrancaron con apoyos importantes en el liberalismo. Osuna, que ya fue magistrado del Consejo Superior de la Judicatura gracias al apoyo rojo, tenía el respaldo de varios de los más tradicionales, como Horacio Serpa o Álvaro Ashton, mientras que Bernal tuvo de virtual jefe de campaña a la senadora Viviane Morales.

En su discurso de ayer, Bernal y Osuna también sonaron similares.

"Comparto la preocupación de ustedes (los senadores) sobre la crisis de las cortes. Defiendo a ultranza los derechos fundamentales", dijo Bernal.

"Es el Congreso el que tiene la labor prioritaria de reglamentar estos derechos. La Corte tiene que respetar eso", dijo con el ya usual guiño de los ternados a los senadores, pero fue más allá: "la Corte no puede inventar otras constituciones con pretexto de la defensa de los derechos. Debe frenar la teoría de sustitución", afirmó

Osuna dijo que "la Corte debe ser consciente de sus límites legales" y que está “comprometido a que no haya retrocesos en los derechos fundamentales", pero también a “una jurisprudencia más rigurosa y ser prudente en sentencias sobre políticas públicas".

Es decir, los dos se mostraron a la vez como pluralistas y liberales, pero defensores de limitar el activismo de la Corte y seguramente de tener en cuenta los efectos de sus sentencias sobre el gasto público.

Por eso, en cuanto al activismo de la Corte, cualquiera que sea elegido seguramente se alineará con el bloque de Guerrero, Linares y Pardo, 4 votos que estarían a solo uno de hacer mayoría y posiblemente hacer más difícil que salgan sentencias inéditas como la reciente sobre el río Atrato, que aceptó que ese afluente ws sujeto de derechos y goza de especial protección constitucional por lo que ordenó al Gobierno erradicar la minería ilegal que lo afecta.

También estarían, seguramente, en el mismo lado frente al Acuerdo de La Habana, que los dos han defendido públicamente.

Sin embargo, mientras Osuna es claramente liberal en temas morales, Bernal podría resultar conservador.

Y eso también lo estarían buscando algunas bancadas: por ejemplo, los senadores del Centro Democrático que se reunieron con los candidatos, le preguntaron a cada uno sobre el origen de la vida.

“Fue una de muchas preguntas. La pregunta exacta fue: ¿para usted desde cuándo arranca la vida, desde la concepción o el nacimiento? Es una discusión con muchos antecedentes legales y jurisprudenciales”, nos dijo un senador del Partido.

”¿Desde cuándo arranca la vida, en la concepción o en el nacimiento?”

Pregunta del CD a los candidatos

La Silla supo que esa pregunta en particular (además de otra sobre la conformación de la familia) fue una solicitud que hicieron los congresistas cristianos de la bancada, el senador Orlando Castañeda y la representante Esperanza Pinzón. Pero no pudimos saber en qué sentido contestó el candidato Bernal.

Además, no en vano en el liberalismo la senadora Viviane Morales, conservadora en esos asuntos, le ha hecho campaña justo cuando su referendo constitucional para restringir la adopción a parejas del mismo sexo está cerca de llegar a que la Corte lo revise.

Según 9 fuentes entre senadores, ternados y gente cercana a las campañas de los candidatos, el apoyo de Morales fue claro hacia Bernal.

“Fue muy activa, pero no cuenta con el respaldo de su bancada”, nos dijo una de esas fuentes.

Como recordó Héctor Riveros, Bernal es cristiano (como también lo es Morales), y sus aclamados escritos se centran en asuntos técnicos de la argumentación constitucional y no dan pistas sobre su postura ideológica en temas delicados como el matrimonio del mismo sexo, la eutanasia o el aborto.

Por eso, la definición entre los dos sí puede llevar a una Corte más conservadora en temas morales, pues Bernal podría sumarse a Guerrero y Pardo en un bloque conservador fuerte.

El futuro de la Corte

Con Pardo virtualmente elegida y ese cabeza a cabeza entre Bernal y Osuna, las dos ternas que entregue la Corte Suprema en las próximas semanas van a definir qué tan de avanzada será la Corte Constitucional en temas morales, por lo menos en los próximos años.

Aunque lleva más de seis meses sin definir el humo blanco se está acercando, pues ya acordó unas listas cortas con 11 candidatos, entre los que hay conservadores de raca mandaca como la ex viceprocuradora Martha Isabel Castañeda (que podría competir por el puesto hasta ahora liberal de Jorge Iván Palacio) o el magistrado del Tribunal Superior de Ibagué, Ricardo Enrique Bastidas (para reemplazar al liberal Luis Ernesto Vargas).

En esa medida, el Senado hoy va a mostrar si el equilibrio de la Corte puede moverse hacia al lado conservador o si seguirá teniendo un tono más progresista.

Comentarios (1)

Elizabeth Prado

03 de Mayo

3 Seguidores

Parece como si le hicieran campaña a la exsecretaria jurídica de Santos...+ ver más

Parece como si le hicieran campaña a la exsecretaria jurídica de Santos. Escriben más sobre ella y poco cuestionan lo que su elección puede implicar. Si por su oficina pasaron todas las leyes de iniciativa gubernamental y tuvo ese cargo durante casi 7 años, ¿Cuál será la magnitud de sus impedimentos? ¿Sólo cuando emitió concepto?

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia