Menú principal

Sábado Julio 26, 2014

 

En votación secreta Gregorio Eljach fue elegido como secretario del Senado el pasado primero de agosto. Eljach obtuvo 29 votos con los que resultó ganador entre 116 aspirantes al cargo. Foto: Juan Pablo Pino

 

La elección del Secretario del Senado fue muy polémica cuando ocurrió en agosto. Pero más polémico aún es lo que ha sucedido desde entonces con la demanda de nulidad que se interpuso contra su elección.

Después de la ola de indignación ciudadana que generó la posibilidad de elegir como Secretario del Senado a Emilio Otero, uno de los protagonistas principales en la nefasta Reforma a la Justicia, el 1 de agosto de 2012 fue elegido Gregorio Eljach en una votación que también generó muchas críticas por la falta de transparencia con la que se realizó.

Gregorio Eljach, Secretario de Senado goza de la confianza de muchos senadores por haber sido secretario de la Comisión de Ordenamiento Territorial por 15 años.
El Consejo de Estado ha requerido tres veces a Eljach para que envíe el acta de su elección. Pero no ha conseguido que lo haga.

Primero, porque ante la presión ciudadana el Presidente del Senado Roy Barreras había dicho que la elección sería nominal y pública, pero luego dijo que los congresistas tenían derecho a votar de forma secreta, dejando a discreción de cada uno de los congresistas la forma de votar.

Segundo, porque el senador Juan Lozano, como presidente del partido de la U, había anunciado la decisión de su partido de votar en bancada y de manera pública para luego decir que cada senador votaría “en conciencia” por quién quisiera aunque de manera pública. Y finalmente, a la hora de votar, varios lo hicieron sin cantar su voto.

Y tercero, y eso fue lo que más sospecha generó, es que después de que el Partido Conservador había dicho que no votaría en bancada sino que cada senador podría hacerlo libremente, cuando le llegó el turno de depositar su voto a Liliana María Rendón, dijo que votaba “siguiendo la instrucción del Partido Conservador por Gregorio Elias Eljach”. Aunque dos senadores conservadores votaron por otros candidatos, esa declaración de la senadora confirmó los rumores que había de un pacto secreto de los conservadores.

Finalmente, Eljach salió elegido con 29 votos y una ventaja considerable frente al segundo en votación.

La ola ciudadana se desvaneció y el Secretario del Senado empezó a ejercer sus funciones.

La demanda

Sin embargo, la MOE, que era una de las ONG que había presionado en contra de la elección de Otero y a favor de que hubiera una votación transparente, y Dejusticia, demandaron la nulidad de la elección de Eljach.

Su demanda tiene dos argumentos: por un lado, que la votación ha debido ser pública porque después de la ley de bancadas, la regla es que todas las votaciones del Congreso deben ser públicas y el voto secreto es la excepción. Así lo han ratificado varias sentencias del Consejo de Estado en casos muy similares. Por ejemplo, el Consejo de Estado tumbó la elección de los magistrados del Consejo Nacional Electoral hecha por el Congreso el 31 de agosto de 2010 por haber sido secreta. Y también la elección del Secretario de la Comisión Primera de la Cámara de Representantes.

El segundo argumento, es que Eljach había sido elegido sin las mayorías necesarias. Eljach sacó la mayor votación de sobra (29 votos frente a 14 del segundo) pero no la mayoría de los votos de los asistentes el día de la votación, como lo exige la Constitución. Ese día votaron 92 senadores, y por lo tanto para ser elegido Eljach necesitaba como mínimo 47 votos, un poco menos del doble de los que obtuvo.

Es posible que estos argumentos jurídicos sean debatibles. Lo que sí es insólito es lo que ha sucedido desde que presentaron la demanda el 18 de septiembre.

La historia de la demanda

Para admitir la demanda, el magistrado Alberto Yepes le solicitó a la Secretaría del Senado el acta de nombramiento de Eljach. Pero no ha logrado que se la den. Lo hizo el primero de octubre y nuevamente el 17 de octubre. El 7 de noviembre, el Consejo de Estado volvió a requerir a la Mesa Directiva del Senado para que le entregara copia del acta en el que consta la elección del Secretario. Pero esta vez, advierte que los servidores públicos deben acatar las órdenes judiciales o pueden ser sancionados; y que si incumplen, el Consejo de Estado tiene la potestad de compulsar copias a la Procuraduría.

Lo paradójico de todo esto es que quien tiene la obligación de hacer el acta de elección del Secretario y de enviarla al Consejo de Estado es el mismo Secretario Gregorio Eljach. Como es él el que no la ha mandado, la impresión que ha quedado es que él mismo está obstaculizando el proceso que podría conducir a la nulidad de su elección.

Eljach no solo se juega el puesto con la decisión de fondo, sino que podría ser removido del cargo mientras se lleva a cabo el proceso pues en la demanda piden la suspensión provisional de la elección (y por lo tanto de su cargo) mientras fallan de fondo. Con el acta, el Consejo de Estado puede ya admitir formalmente la demanda y, si así lo consideran, suspender provisionalmente la vigencia del acto de elección.

La Silla Vacía entrevistó a Eljach, quien intentó disipar ese temor. Dijo que el acta “está en proceso de elaboración”. ¿Tres meses no han sido suficientes para elaborar el papel?, preguntó La Silla. Eljach explicó que  las actas no se aprueban una por una sino que se le presentan varias a la vez a la plenaria del Senado para que en una sola jornada apruebe el bloque. ¿Por qué no la ha presentado al Senado entonces así sea en bloque con otras?, le preguntó La Silla. “Esta legislatura ha sido muy activa y simplemente no ha llegado el momento” contestó. “Cuando llegue el momento se mete el acta. El Consejo de Estado puede estar tranquilo que allá le va a llegar”, agregó.

Eljach puede no tener ningún afán pero la acción de nulidad electoral tiene una caducidad de 30 días por lo cual Dejusticia y la Moe no pudieron presentar el acta a tiempo con su demanda porque si esperaban se les vencía el plazo para tumbar la elección. En reemplazo, adjuntaron un derecho de petición en el que se dice que no les entregaron el acta y le piden al Consejo de Estado que lo haga.

Confiaban en que la más alta Corte en estos temas tendría más suerte que ellos. Pero el Secretario del Senado está demasiado ocupado ejerciendo sus funciones para ocuparse de un acta que podría llevar a que lo dejen sin su puesto.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2012-11-10 11:18

El que crea que va a renunciar esta equivocado y si piensan que va permitir que los que lo eligieron toman control de la situación destituyendolo están mas errados aun.
Esa es la clase política por la que muchos han votado y eso es lo que estamos cosechando, atropellos, burlas y despilfarro del erario publico.

Vie, 2012-11-09 09:07

que falta de respeto para la ciudadanía. primero lo actuado por el '''''presidente del senado, prtotipo de la concupiscencia politiquera, igual lo hecho por el expresidente de la u y más oscuro aún lo ocurrido con los hermanos godos. esas son las mayorías del senado, pobre pueblo, tenner que llevar a cuestas a unos descarados "padres de la patria". lo que hace el inculpado señor secretario, no es más que el resumen de todo el estiércol corrupto y maloliente que emiten quienes votaron por él. hace tanto tiempo, que ese organismo llamado congreso no es más que una cloaca donde sin ninguna verguenza conviven la mayoría de esquilmadores del erario público y de violadores de la dignidad nacional.

Vie, 2012-11-09 07:58

Al parecer el Concejo de Estado está demorado en actuar, les están faltando el respeto a ellos como autoridad y es que este señor quién se cree, da mal genio leer este tipo de cosas, como así que esperando el momento... No le creo, como le responde a la LSV un medio que va a expresar lo que él responde a la ciudadanía, indica que es un grosero, perezoso y que hace lo que se le da la gana. Y lo más seguro es que no ha hecho nada.

Jue, 2012-11-08 21:25

De fabula este episodio. Una muestra mas de la poca trasabilidad en las decisiones del Congreso. Lo mejor es ver como el secretario le sigue mamando gallo al Consejo de Estado, mientras espera que la virgen lo ilumine a ver que se inventa, para seguir calentando la butaca en el Congreso.

Jue, 2012-11-08 18:24

Parecería que el canibalismo político es el mejor combustible para quemar y apoderarse de los puestos "interesantes" del Senado. El secretario es esclavo de sus propios favores y victima de sus desatenciones. Para sostenerse en ese puesto hay que ejercer de "Celestino" de cualquier favor a los congresistas, hay que tener la suspicacia para saber a quien se le hacen los favores. El anterior secretario otorgaba favores masivos que le aseguraban la permanencia, parece que el saliente no le vendió el "know how" del puesto.

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos: Congreso
¿Tiene más información sobre lo que publicamos o nueva información que deba salir en este espacio?Cuéntenos lo que sabe