Por Juanita Vélez · 20 de Febrero de 2017

3042

5

 

El cruce de cartas entre Jean Arnault, en la que él le pregunta al Gobierno y las Farc si estarían de acuerdo en “recalendarizar” el inicio de la dejación de armas y el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo y la canciller María Ángela Holguín, en la que le responden al jefe de la Misión de la Onu en Colombia que el compromiso es que las Farc las terminen de entregar en mayo, muestra que a pesar de la gran noticia de que ya están 7 mil guerrilleros concentrados, el desarme de las Farc podría no ceñirse al cronograma. Este es el diagnóstico del momento que atraviesa el proceso según los protagonistas:

 

1

A hoy, el gobierno aún no sabe cuántos guerrilleros se van a desmovilizar

Aunque 6900 hombres y mujeres guerrilleras ya están en las 26 zonas veredales para dejar las armas, las Farc no han cumplido con otros compromisos que a hoy ya tenían que estar resueltos y que tanto Arnault como Jaramillo muestran en sus cartas.

El más importante es el de entregar el listado completo de sus miembros.

A pesar de que ya le entregaron uno a la Oficina del Alto Comisionado para la Paz con el que el ministerio de Salud afilió a la Eps 6233 guerrilleros, tenía huecos enormes como el de no registrar a la mayoría de mujeres embarazadas.

Tampoco han entregado el listado de quiénes son los diez guerrilleros por zona que van a poder salir a explicar el Acuerdo 

Sin esa información, la Misión no tiene cómo iniciar el proceso de registro y almacenamiento de las armas de los que tienen permiso para salir.

 
2

Sin las zonas del todo listas, las Farc no planean empezar a dejar las armas

Como lo dicen Jaramillo y Holguín en su carta, en ninguna parte el Acuerdo dice que hasta que no estén listas las zonas no arranca la dejación de armas.

Pero ese sí ha sido el argumento que, según Arnault, las Farc están usando y que ha retrasado todo el proceso de identificación y registro de armas. Un proceso que la Misión ya tenía que haber arrancado para cumplir con la entrega del primer 30 por ciento de las armas, que se supone es el próximo jueves.

“Las Farc-EP subordina este proceso, que tenía que llevarse a cabo entre los días D+5 a D+30 a que estén listos los campamentos”, dice la carta de Arnault.

En respuesta, Jaramillo y Holguín le contestaron que pese a las dificultades de arrendar los lotes  y luego llevar los materiales a las zonas (tocó intervenir más de 370 kilómetros de carretera en mal estado), ya hay áreas comunes en el 80 por ciento y  la construcción de alojamientos también va avanzada, excepto en dos (Tibú y Montañita) en las que apenas acabaron de  definir con las Farc donde va quedar las zonas.

 
3

Los observadores de la Misión de la Onu no están bien entrenados

Según lo señala la carta de Jaramillo y Holguín, entre sus preocupaciones está que hay “un importante desconocimiento por parte de los observadores de la Onu encargados del monitoreo y verificación de los contenidos del acuerdo, lo que lleva a que se tomen decisiones en el nivel local que no corresponden con lo acordado”, dice la carta. Por ejemplo, según dice la carta, hay campamentos donde han dejado entrar población civil y otros en las que no, cuando el acuerdo dice explícitamente que no debe entrar nadie distinto a las partes y a los miembros del Mecanismo de Monitoreo y Verificación que está en cada zona. 

 

 
4

Las Farc no han entregado las armas que ya debían entregar y la Onu tampoco tiene listos los contenedores para guardarlas

Las Farc tenía que guardar en unos depósitos temporales las granadas y municiones que entraron a los campamentos y las armas de los milicianos para que a finales de enero la Onu las destruyera. Eso no ha pasado todavía.

Tampoco se ha destruido el armamento inestable (minas o cilindros, por ejemplo). Se suponía que las caletas donde está ese armamento ya debían estar georeferenciadas por la Misión y destruidas.

Fuera de eso, en su carta Arnault dice que el proceso de construcción de los campamentos, “incluyendo los sitios monitoreados por la Misión donde estará gradualmente almacenado el armamento no estaría concluido antes de fines de marzo, aunque varios campamentos y sitios pueden estar listos antes”.

Eso significaría que la primera tanda de entrega del 30 por ciento de las armas, que según el cronograma, debe ser el 2 de marzo (próximo jueves), ya no se cumpliría porque no hay donde guardarlas.

Lo que no dice la carta de Arnault es que la tarea de adecuar las áreas de dejación, es de la Misión y no del Gobierno. La jefe de comunicaciones de la Onu, Carolina Azevedo, dijo a La Silla que es cierto que en sus manos está todo lo que tenga que ver con los containers, pero que para eso “hay que adecuar el sitio para ponerlos y eso no depende directamente de nosotros”. 

Se supone que esas áreas de dejación debían estar listas máximo esta semana para cumplir con el cronograma.

 
5

Lo más crudo es la reincorporación

Arnault dice en su carta que una de las preocupaciones más grandes de los guerrilleros es qué va pasar apenas entreguen las armas y se refiere a tres cosas: su seguridad jurídica, su seguridad física y su seguridad socioeconómica.

Sobre las primeras dos la carta de Jaramillo responde con una extensa explicación sobre los avances. En lo de la seguridad jurídica dice que el Gobierno acaba de firmar un decreto para agilizar la aplicación de la Ley de Amnistía y ya han indultado a más de 150 guerrilleros. En cuanto a la seguridad física, dice la carta que ya se instaló la mesa técnica de garantías de seguridad y que la Csivi ya ha revisado unos decretos para poner a andar la subdirección especializada de la Unidad Nacional de Protección y el cuerpo mixto de protección.

En cambio sobre la reincorporación el único detalle es que “se está discutiendo en el Consejo Nacional de Reincorporación”.

 
6

La delimitación de las zonas no está lista

De las cartas también se deduce que la delimitación-saber dónde empieza y dónde termina cada zona-no está lista en algunas.

Arnault dice que como no están claros los límites de las zonas, no saben hasta dónde verificar si se viola o no el cese.

Sobre eso, Jaramillo y Holguín responden que les sorprende porque esa es una tarea que debe cumplir el Mecanismo de Monitoreo y Verificación en la que igual está el Gobierno y las Farc, pero que encabeza la Misión y que los observadores participaron en las visitas técnicas que se hicieron a las zonas antes de montarlas, en las que se georeferenció su ubicación y se levantó la información sobre los lotes que tendría cada una.

En todo caso, eso no está listo.

 
7

Todavía hay una discusión sobre el plazo para entregar las armas

Las dos cartas muestran que entre el Gobierno, las Farc y la Misión de la Onu todavía hay una discusión sobre el plazo para la entrega.

Lo que más llamó la atención de los medios el fin de semana es que en su carta Arnault pregunta si  las Farc y el Gobierno están de acuerdo con “recalendarizar el inicio de la recepción escalonada” de armas hasta finales de marzo.

Es decir, que el 30 por ciento de armas que estaban previstas para entregar el próximo 2 de marzo se entreguen a final de mes.

Sobre eso la carta de Jaramillo y Holguín dice que “Tanto el Gobierno Nacional como las Farc-Ep hemos insistido en que los 180 días para la dejación de armas no varían”. Eso quiere decir que en mayo, como está previsto en el cronograma del acuerdo, las Farc deben terminar de entregar todas las armas.

 

Comentarios (5)

Camilo Portela

20 de Febrero

0 Seguidores

Lo más preocupante es la forma en que se estan asesinando líderes sociales, y ante eso las respuestas por parte del gobierno son más bien escasas...+ ver más

Lo más preocupante es la forma en que se estan asesinando líderes sociales, y ante eso las respuestas por parte del gobierno son más bien escasas

José Saramago - 0

21 de Febrero

0 Seguidores

El portal de LaSillaVacia debería dedicarle un articulo exclusivamente a la “Juridiccion Especial para la Paz”..pero un articulo objetivo, s...+ ver más

El portal de LaSillaVacia debería dedicarle un articulo exclusivamente a la “Juridiccion Especial para la Paz”..pero un articulo objetivo, serio, sin sin ese “izquierdismo verde”, ni ese “gobiernismo complice”, “ni ese uribista opositor”, sino que dejen de lado sus simpatías ideológicas y políticas tan marcadas como pasa algunos columnistas de LSV y digan que esta mal y que no..

José Saramago - 0

21 de Febrero

0 Seguidores

El portal de LaSillaVacia debería dedicarle un articulo exclusivamente a la “Juridiccion Especial para la Paz - JEP”..pero un articulo serio...+ ver más

El portal de LaSillaVacia debería dedicarle un articulo exclusivamente a la “Juridiccion Especial para la Paz - JEP”..pero un articulo serio, objetivo.. sin ese “izquierdismo verde”, ni ese “gobiernismo complice”, “ni ese uribismo opositor”, sino que dejen de lado sus simpatías ideológicas y políticas tan marcadas de algunos columnistas de LSV y digan que esta mal y que no..

Carlos Tafurt L

22 de Febrero

0 Seguidores

Y si llegan a entregar "armas" van a ser las que no necesitan. Las otras estarán ya fuera de Colombia a buen recaudo para cuando las necesiten, o en ...+ ver más

Y si llegan a entregar "armas" van a ser las que no necesitan. Las otras estarán ya fuera de Colombia a buen recaudo para cuando las necesiten, o en manos de los que no se "concentran". Y tendrán el arma más importante todavía a su disposición: los recursos financieros productos del tráfico de drogas, armas, secuestro, extorsiones. De ese arma nadie habla de "entregar".

José Saramago - 0

22 de Febrero

0 Seguidores

Ojo a estos detalles: se debe registrar el serial de las armas que las FARC ENTREGUEN. porque de esa forma se puede saber la procedencia del arma...+ ver más

Ojo a estos detalles: se debe registrar el serial de las armas que las FARC ENTREGUEN. porque de esa forma se puede saber la procedencia del armamento, y dar asi con las redes de suministro de armamento, por ejemplo si vienen de Cuba, de Venezuela, de EEUU, del medio oriente, etc ..¿se hará eso?,o hay interés de que no se sepa quien suministro  o suministra las armas..

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia