Menú principal

Viernes Octubre 31, 2014

Hoy en La Habana los negociadores de las Farc y el Gobierno reanudaron las conversaciones de paz. Nuevamente, se sentarán los diez hombres a discutir el primer punto sobre desarrollo agrario. Mientras ellos negocian, un grupo de mujeres trabajará de siete de la mañana a la media noche para garantizar que los plenipotenciarios tengan toda la información necesaria para que sus propuestas no queden en el aire. Este grupo de ocho mujeres de la Oficina del Alto Comisionado de Paz son la espina dorsal de la paz.

Son abogadas, politólogas, comunicadoras y antropólogas, la mayoría no mayores de 40 años, todas con experiencia previa en Defensa y Derechos Humanos y con un compromiso a toda prueba con la solución del conflicto armado.

Mónica Cifuentes, Elena Ambrosi y Marcela Durán, las tres cabezas de las gerencias jurídica, temática y de comunicaciones respectivamente, trabajaron en el Viceministerio de Defensa con el Alto Comisionado de Paz Sergio Jaramillo, uno de los negociadores en La Habana. Las otras cinco, que dependen de ellas, también, ya sea en el Ministerio de Defensa o en la Fundación Ideas para la Paz.

Son estas mujeres las que, desde la oficina del Alto Comisionado para la Paz, hacen todo el trabajo de preparación que nutre a los negociadores y en la práctica manejan todo el andamiaje de la paz, que se espera venga después de que se logre un acuerdo en La Habana para ponerle fin al conflicto armado. Son, además, una especie de centro de pensamiento que busca soluciones y permanentemente hace propuestas.

Si las negociaciones que se reanudaron hoy en La Habana llevan algún día a la paz de Colombia, el esfuerzo de estas técnicas habrá sido una pieza decisiva para conseguirla.

Fotos: Juan Pablo Pino

Perfiles relacionados: 
Sergio Jaramillo Caro
Mónica  Cifuentes
Juanita Goebertus
Juana Inés Acosta López
Ana María Fernández
Marcela Durán
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-01-16 10:34

Juanita, A mi me parece excelente la labor de destacar el gran trabajo de estas mujeres. Creo que precisamente a lo que apunta es a visibilizar lo que las mujeres están haciendo por la paz. El artículo nos muestra quiénes son las que están pensando y construyendo desde lo técnico la paz, Y habla bien de Jaramillo que decide trabajar con estas grandes mujeres. Lo de la falta de mujeres en la negociación, claro que es una falta grave, más cuando este artículo muestra que precisamente esa falta no se debe a que no haya mujeres muy capaces. Pero eso es otro artículo y una critica que ya se ha hecho.

Mar, 2013-01-15 15:57

Una de las fallas editoriales de la Silla Vacia es la titulacion. Lo vemos en este nota y en "Las basuras de Petro". Juan Carlos Pastrana,con La Prensa intento una inovacion. Le fue bien porque el titulo de la nota "enganchaba" para leerla. Tenian un cierto sabor entre el humor negro, el buen sarcasmo y respondian a la "nuez" del tema. Bien por rescatar el papel de estas mujeres, expertas en sus temas. Mal porque la nota tiene un sabor a un atavico feminismo ya superado por el "discurso d genero". A Juanita Leon se le debe un gran reconocimiento por conducir este medio digital y tratar de meterse en la "nuez" d los temas. A ellas, la expertas por el papel q cumplen. Casi siempre los "asesores" de quienes manejan "poder", son un tintank, q le entrega herramientas a sus "asesorados". Innecesario crisparse pq no hay mujeres en la mesa de negociaciones. Mujeres del "establecimiento" podrian estar es cierto. Por el lado de las FARC, hay mujeres tambien "asesoras". Y, ya. Que salga acuerdo

Mar, 2013-01-15 14:26

Juanita, felicitaciones por haber resaltado el trabajo de estas profesionales, que estaban por completo en la sombra. Dicho esto, estoy bastante de acuerdo con Isabel Londoño.
Casi cualquier cosa que se diga sobre esta mesa de diálogo debería recordar lo inaudito que resulta que no haya allí ninguna mujer. Con mayor razón, esta columna ha debido "machacar", de manera muy explícita, sobre ese garrafal error. Los argumentos para insistir e insistir e insistir en eso sobran:
http://www.elespectador.com/impreso/vivir/articulo-376136-sin-mujeres-me...

Sí deja un sabor extraño tanta subordinada (o ex) de Sergio Jaramillo. Lo interesante es que el verdadero matriarcado está es en la Fundación Ideas para la Paz post-Jaramillo.

Mar, 2013-01-15 16:50

Entiendo lo de machacar sobre el punto. Frente a lo de tantas personas que hayan trabajado con Jaramillo a mí me parece que es normal que cuando uno ha tenido un buen jefe o un buen equipo quiera seguir trabajando en esos temas a donde vaya. Por el contrario, creo que eso dice bien tanto de Jaramillo como jefe como del compromiso y el conocimiento de ellas con esos temas.

Mar, 2013-01-15 14:45

Agobiante tanta similitud en los perfiles. Ni el más leve matiz de diversidad, de distancia crítica, de identidad propia: guardias pretorianas, del "pretor" Jaramillo, a quienes hasta Humberto de la Calle deberá rendir pleitesía para sus lamparazos cuando no para que le digan qué está pasando a su alrededor.

Y "el pretor" ahí, manipulando los hilos de "la paz" a través de múltiples aparatos creados supuestamente para tal fin -y que igual sirven para la promoción de saldos de armas y mercenarios a uno y otro segmento de consumo-, mientras estas damas (que tanta admiración causan en algunos, "matriarcas admirables" "q

Mar, 2013-01-15 14:51

"que orgullo patrio", "que lumbreras"... se muestran tan uánimes, uniformes, uribestiantes, únicas como (no sé si decirlo pueda ser riesgoso), esa élite de "mujeres arias" (aunque éstas, al parecer, son infecundas por aquello del "servicio a la Patria"), que seguía a Hitler con tanta devoción como las matronas paisas, sus hijas, nueras y sobrinas y demás parentela, a Uribe y su corte...

Mar, 2013-01-15 22:05

Que desafortunado comentario, me resisto a creer que uno se pueda referir de esta manera a un grupo brillante de profesionales que de una manera u otra le están dando a este país esperanzas de vida.

Mar, 2013-01-15 16:06

Creo que su comentario es impertinete, grosero y machista. Si, son "mujeres del establecimiento". Como tambien hay brillantes mujeres que no lo son. Y son coloquialmente "lumbreras de izquierda". Suficinte, no necesito mas caracteres...

Mar, 2013-01-15 12:43

Triste espectáculo este de convertir una útil y oportuna información sobre la gestión de estas damas profesionales que están trabajando 'en la sombra'comprometidas con una tarea fundamental para los propósitos de la misión,en un zaperoco feminista. Qué tal que el diálogo de la Habana fuera mas amplio! Los colombianos no nos ponemos de acuerdo ni para el desorden. Que´tristeza!

Mar, 2013-01-15 11:58

la filigrana, el trabajo silencioso de estas juiciosas profesionales, merece todo el apoyo y respeto de los colombianos (as), su tarea se vera reflejada estamos seguros en la mayor concreción y rigor de los comisionados, esperamos que aparte del viejo discurso ideologico de hablar de los CAMPESINOS; los otros sentados en la mesa de negociación, APORTEN con VISION DE PAIS y convendría conocer quienes son los asesores,+ la holandesa de las FARC en la mesa, es dable el pensar que estan concentrados en la enorme responsabilidad de esta ULTIMA oportunidad de decir la VERDAD, que tipo de COLOMBIA esperan para su vejez y las nuevas generaciones, incluidos sus bloques, frentes, y otros que desde la URBE, siguen sus orientaciones, - TODOS buscan la PAZ; pero esta es la resultante de decisiones individuales, responsables, sobre el Estado de Derecho

Mar, 2013-01-15 05:56

Todos tenemos nuestros malos días y hoy le toco a Isabel Londoño. Ponderada defensora de los derechos y luchas de las mujeres colombianas, opina como “una” aprendiz de brujo del feminismo hirsuto. De las peleas entre mujeres líbranos señor. La sorpresiva diatriba contra una nota en favor del trabajo y esfuerzos de seis mujeres en la consejería de paz, es un vivo ejemplo de porque se perpetua el atávico e indeseado reinado del machismo colombiano. Una descalificadora opinión, salpicada de pasión, digna de mejores causas

Lun, 2013-01-14 22:30

Es innegable el rol de la mujer en la reconciliacion y en la paz; el rostro de la violencia y del conflicto en Colombia se dibuja en mujer... madre, esposa, hermana, soldado, policia,guerrillera, victima... por ello que importantes es que se reconozcan a todas estas mujeres... A estas mujeres que hoy se enuncian nuestro agradecimiento por su dedicacion, compromiso y profesionalismo... he tenido la posibilidad de trabajar con Monica Cifuentes, un gran ser humano, con gran sencibilidad social, con una vocacion de servicio y un sentido de excelencia en todo lo que hace, siendo integra y coherente con su sentir... En hora buena que no pasen desapercibidas... mil bendiciones

Lun, 2013-01-14 21:46

Que orgullosos nos sentimos Los Colombianos en el exterior, de este Grupo de mujeres, en especial de la Dra Monica Cifuentes.

Lun, 2013-01-14 19:28

Me gusta la idea de reconocer el trabajo de estas valiosas mujeres. Sin embargo, creo que el titular no corresponde con lo que está ocurriendo en el proceso de paz. La foto de la portada de la Revista Semana es indignante. ¿No existe acaso una sola mujer en Colombia que pueda participar directamente en el diálogo? La información que revela la Silla Vacía sobre la "espina dorsal de la paz" lo que revela es el profundo machismo del gobierno de Juan Manuel Santos. En el artículo de LSV se reconocen a las mujeres trabajadoras, pero se perdió una gran oportunidad para realizar una crítica por la falta de representación política de las mujeres en la mesa de diálogo.

Lun, 2013-01-14 19:59

Mauricio, yo creo que esa crítica está implícita en el título. Pero creo que este es otro artículo. Es interesante que desde la perspectiva de los que han comentado, y de Isabel en particular, parece más importante trabajar en la negociación frente a las cámaras que en la construcción de la paz, algo mucho más difícil y trascendental. Es que uno no puede en un artículo tocar todos los temas. En todo caso, cuando arrancó el proceso, La Silla señaló lo malo de que no hubiera ninguna mujer.

Lun, 2013-01-14 20:55

Juana, entiendo perfectamente la perspectiva del artículo. Sin embargo, la división sexual del trabajo en el proceso de paz no deja de ser indignante. La información que están revelando prueba la tesis de que el Gobierno de Santos desprecia la participación de las mujeres. No recordaba que LSV había señalado la ausencia de las mujeres en los negociadores y no lo dudo, pero en todo caso este era un bueno momento para contrastar con los machos que deciden y las mujeres que camellan. Un caso ejemplificador del "techo de cristal" en los procesos de paz.

Lun, 2013-01-14 16:06

Se les fueron las luces. Primero que todo la palabra matriarcado no aplica.Segundo, un jurgo de mujeres pilosas y berracas trabajando en la sombra, sin protagonismo, haciendoles las tareitas y/o el trabajo dificil, arduo y a veces sucio a los tipos para que ellos se lleven todo el protagonismo del proceso? Si con eso estan todavia satisfechas con eso las mujeres Colombianas, estamos en la olla. Y si eso es lo que sugiere LSV pues pailas. Y tercero, me extrana que LSV este tratando de limpiarle la imagen a Santos misogino e incumplido con las mujeres con este tipo de articulo. No le encuentro sino ese sentido porque de lo contrario, para que lo publican? Aqui no hay por donde no se pierda y me siento muy frustrada de ver esto publicado aqui. Y mas de que eso sea lo primero que lei del 2013. Mal presagio para las mujeres.

Mar, 2013-01-15 17:43

Otro ejemplo de lo poco valiosa, reaccionaria, destructiva, y -siento mucho- boba, que es la crítica de Isabel Londoño. Pareciera que se pone brava -muy brava, con altos decibeles-, cada que alguien habla de mujeres, sin ser graduada feminista, sin ser ella. Bajo su lupa, no podría decirse nada de los derechos sexuales y reproductivos; nada acerca de los prejuicios de género, pues no es suficientemente completo o no logra denunciar todas las injusticias, seguro, según ella, porque sigue una agenda machista o legitima alguna oscura agenda.

Detrás de su enfado pomposo no hay buenos argumentos. En este caso, critica el artículo por lo que no dice (algún muy común en Londoño). Sin detenerse en que el artículo revela una valiosa labor de unas personas, más allá de otros problemas, que sí pueden existir, y pueden ser parte de otro artículo, como sí lo han sido en LSV. Esta historia quedaría entonces sin contarse.

Mar, 2013-01-15 17:48

Londoño hubiere podido reconocer la labor de estas mujeres, y recordar que, en todo caso, al Gobierno, y al equipo de paz, le caben críticas importantes. Pero no. Ella critica, se frustra, y dice que al medio se les fueron las luces. Brava. Muy brava.

Mar, 2013-01-15 05:56

Todos tenemos nuestros malos días y hoy le toco a Isabel Londoño. Ponderada defensora de los derechos y luchas de las mujeres colombianas, opina como “una” aprendiz de brujo del feminismo hirsuto. De las peleas entre mujeres líbranos señor. Una sorpresiva diatriba contra una nota en favor del trabajo y esfuerzos de seis mujeres en la consejería de paz, es un vivo ejemplo de porque se perpetua el atávico e indeseado reinado del machismo colombiano. Una descalificadora opinión, salpicada de pasión, digna de mejores causas

Lun, 2013-01-14 16:52

adhiero a su comentario, una de ellas debería estar liderando el proceso y no haciéndole todo el trabajo a su jefe para que el luzca.

Lun, 2013-01-14 16:11

Totalmente de acuerdo en lo primero Isabel. Molestan mucho las formas, que muestran el fondo. Representación sí, pero en un segundo plano. Con lo segundo y lo tercero no coincido contigo. No creo que las mujeres colombianas estén satisfechas con estar en la sombra y creo que la intención del artículo no es limpiar la imagen de un presidente que claramente no tiene ningún compromiso sustancial con las colombianas. Por el contrario, creo que el artículo busca rescatar ese trabajo que se hace en la sombra y ofrecer un justo reconocimiento a este grupo de mujeres. Un abrazo.

Lun, 2013-01-14 19:07

Isabel, me sorprende totalmente tu comentario. Primero, en ninguna parte del artículo digo ni creo que se pueda inferir que le hacen el trabajo sucio a nadie. Sí trabajan en la sombra como muchísimos funcionarios de este gobierno y precisamente el objetivo del artículo es darles el reconocimiento que creo que se merecen. ¿O tu sugieres que porque no tienen el protagonismo en la mesa de negociación es mejor que sigan en la sombra? Nadie está tratando de lavarle la imagen a Santos. La Silla ha hecho varios artículos sobre su incumplimiento de la Ley de cuotas. Pero, entonces, ¿no podemos reconocer el trabajo de estas mujeres que como tú dices son unas pilas? De verdad que no entiendo...explícame. Si este es el comentario de la super feminista que siempre ha abogado por darle visibilidad al buen trabajo de las mujeres hay algo que realmente yo no entiendo.

Mar, 2013-01-15 09:56

Yo si entiendo; indignarse por cualquier cosa y criticar a veces deja de ser una decisión "racional" y se convierte en instinto.

Lun, 2013-01-14 15:55

Justo, justísimo, reconocimiento a un grupo de brillantes mujeres. Personalmente tengo el placer de conocer a Juanita Goebertus y a María Lucía Méndez y soy testigo de su inteligencia y rigurosidad. Por supuesto que sería ideal que una mujer tuviera una participación personal en la mesa pero, en mi opinión, los difíciles temas de fondo (que se mueven más allá de esa mesa) no pueden estar en mejores manos.

Lun, 2013-01-14 15:39

EUFEMISMOS; Mejor sería decir que es un "matriarcado" sin dientes, de pasarela meediatica por eso de la "discriminación positiva" que va muy bien como propaganda intitucional (asi sea fofa) y que giran alrededor de la figura patriarcal de Sergio Jaramillo en su paso por el ministerio de defensa...

Lun, 2013-01-14 20:02

Discrepo Catalejico de que sea un eufemismo. y claramente, no tiene nada de mediático pues este es el primer artículo sobre ellas que yo sepa y fue porque yo lo busqué, nadie lo 'vendió' como propaganda institucional. Y tendrá tantos dientes este matriarcado como tenga posibilidades la paz en la mesa de la negociación. Ya el marco jurídico para la paz, que ellas desarrollaron, ya es un hecho. Las certificaciones de las postulaciones de paras también.

Lun, 2013-01-14 15:23

Habría paz hace rato si fuera al revés, guerrilleras y negociadoras las que estuvieran en la Habana. Creo que simplemente por razón de los roles sociales. Si no es por esta entrada todas estas expertas y preparadas profesionales, con disciplinas y especialidades sociales pasarían inadvertidas, por lo menos para los que nos informamos únicamente por la prensa. Las mujeres son "múlti-tasking", más sensibles a las injusticias y calamidades sobretodo en el género femenino se puede confiar mucho más por alguna razón que desconozco. El poder lo tiene el que tiene la información oportuna, sin pensarlo yo me apoyaría en mujeres por que tendría la seguridad de la información. Buen homenaje.

Lun, 2013-01-14 15:09

el santismo hasta en la sopa. Una vez más lavandole la cara a Santos. Todo el mundo ha críticado que Santos, vendido como tecnocrata, bien vestido, inteligentisimo, eficiente -ver falsos positivos- y élite pero no de la de los arrieros, no incluyera mujeres en la mesa, es más, faltase a la ley de cuotas en todo, en las ternas,etc,etc, pero ahora le lavamos la carita acudiendo a los viejos adjetivos, tecnocratas, mujeres en manos de quienes está la paz, las mujeres en la cultura colobmiana siguen luchando a brazo torcido para dejar de ser las secretarias privadas, las que coordinan, las infaltables para que todo funcione pero nada que se admite que puedan ser cabeza de león. Así nos va.

Lun, 2013-01-14 19:56

rubiela, la Silla ha criticado en múltiples artículos el incumplimiento de Santos a la ley de cuotas. Pero no creo que por el hecho de que la incumpla, uno no pueda rescatar el buen trabajo de un grupo de mujeres porque eso es "lavarle la cara a Santos". Es mejor dejar ese trabajo valioso en el anonimato?

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos: Posconflicto, Proceso de Paz

#destitucionpetro

¿Tiene más información sobre lo que publicamos o nueva información que deba salir en este espacio?Cuéntenos lo que sabe