Por Natalia Arenas · 01 de Agosto de 2017

434

0

A pesar del accidente que el jueves pasado cobró la vida de tres personas, el Gobierno sigue retrasado en su compromiso de terminar la vía Medellín - Quibdó.

La piedra angular de la movilización que paralizó Chocó durante 18 días en mayo pasado era que el Gobierno cumpliera su promesa de desembolsar 720 mil millones de pesos para terminar las dos únicas vías que comunican al departamento con el resto del país: la vía Quibdó-Medellín (a la que le faltan 49 kilómetros por pavimentar que cuestan 541 mil millones de pesos) y la vía Quibdó -Pereira (a la que le faltan 24 kilómetros que cuestan 179 mil millones).

Este era un compromiso que el Gobierno había hecho con los chocoanos en el paro cívico de agosto del 2016 pero que, al terminar el año, se embolató porque el Gobierno dijo que no tenía la plata.

 

Con la nueva movilización, aunque el Gobierno no se comprometió a dar toda la plata, garantizó 440 mil millones que sirven para terminar 21.5 kilómetros de la vía Quibdó-Medellín y 13.7 kilómetros de la vía a Pereira. Los chocoanos lograron además que esa promesa se tradujera en un estricto cronograma, con fechas puntuales para cumplir los términos del acuerdo.

Según esas fechas, que se ratificaron en una reunión el pasado 15 de junio a la que asistió el director del Invías, Carlos García, el trámite quedó dividido en tres pasos: primero, el Ministerio de Hacienda tenía que aprobar un confis de aval fiscal con el que certifica que efectivamente de aquí al 2022, el Gobierno va a comprometer la plata para hacer las vías.  

Segundo, el Gobierno tenía que aprobar el 7 de julio un documento Conpes que vuelve las dos carreteras un proyecto de importancia estratégica para el Estado y compromete los recursos aún con un nuevo presidente en la Casa de Nariño.

Y tercero, el Gobierno tenía que aprobar otro confis para amarrar recursos de vigencias futuras por 40 mil millones de pesos con la que se expide un certificado de que la Nación sí tiene esa plata para gastar en años futuros.

Sólo con esos tres pasos, se podía abrir a licitación para la construcción de las carreteras -que se van a dividir en tres tramos-. Según el cronograma, las licitaciones tenían que estar cerradas hoy para que el 15 de septiembre se pudieran adjudicar.

Sin embargo, como le dijo a La Silla el director de Invías, Carlos García, “estamos quedados”. “Hay voluntad pero los trámites no se han podido hacer”, agregó.

Hasta ahora, ya adicionó al presupuesto 400 millones de pesos repartidos así: 20 mil en el 2018, 80 mil en el 2019, 100 mil millones para 2020, 2021 y 2022 (lo que implica que la mayor parte de la plata será desembolsada por el próximo Gobierno). También ya expidió el Conpes.

Sin embargo, como Hacienda se demoró en sacar el decreto de liquidación presupuestal que amarran todos los recursos que faltan a las vigencias futuras (40 mil millones), los tiempos se retrasaron. Y solo hasta ayer, el Invías le envió la solicitud al DNP y a Hacienda para se termine el trámite, un proceso que mientras revisan que todo esté en orden puede demorar 15 días.

“Solo en ese momento podemos sacar los pliegos definitivos”, dijo García. Por eso, calcula, la licitación será adjudicada el primero de octubre, 15 días más tarde de lo pactado. 

Mientras tanto, se siguen presentando accidentes en la vía Quibdó-Medellín que en los últimos 10 años ya ha cobrado la vida más de 80 personas.

El último ocurrió el pasado jueves cuando el carro en el que iban cuatro personas se rodó por el abismo, cayó en las orillas del río Atrato y se incendió. Allí murieron las dos hermanas Palacios Andrade, ambas estudiantes universitarias en Medellín y su primo, Miguel Alejandro Rodríguez que era estudiante de quinto semestre de Economía en la Universidad de Los Andes becado por el programa Ser Pilo Paga porque sacó el primer puesto en Chocó de las pruebas Saber 11.

La única que sobrevivió fue Arianny Jiménez Palacios, que era la que conducía el carro. Ella acababa de terminar sus estudios en medicina y después de unas vacaciones, viajaba a Medellín a recibir el grado.

El accidente ocurrió en el punto de la vía Quibdó Medellín conocido como El Nueve, en el municipio del Carmen del Atrato, justo en el punto que el Gobierno se comprometió a terminar de pavimentar en los acuerdos del Paro Cívico de Chocó. Cerca de allí también murió el conductor de un bus de Rápido Ochoa en diciembre del 2016.

“Hemos sido muy de malas. Esa vía está hechizada”, dijo García. “La vía es muy estrecha y tiene puntos difíciles pero desde que la hemos ido mejorando, la gente se anima más a viajar por ahí, pero hay puntos críticos”.

Según García este Gobierno ha intervenido 146 kilómetros en ambas vías lo que ha hecho que mientras que en 2011 viajaban al día 70 vehículos diarios, hoy se mueven unos 500 entre los que se incluyen mulas. Los accidentes ocurren precisamente en los 70 kilómetros que falta pavimentar. Por eso, aunque con retrasos, el Gobierno Santos parece dar muestra de que sí va a desembolsar la plata a la que se comprometió, todavía no hay financiación asegurada para los 24 kilómetros que faltan. Por lo que seguramente ahí, la vía seguirá "hechizada". 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia