Por Jerson Ortiz · 12 de Mayo de 2017

367

0

Si el Consejo Nacional Electoral revisa los argumentos que han presentado los dos comités promotores que hay en Neiva para tumbar al alcalde Rodrigo Lara, podrían caerse ambos.

Uno de los dos argumentos del comité ‘Revocatoria del mandato del Alcalde de Neiva Rodrigo Lara Sánchez para devolverle Neiva a los neivanos’ es que Lara Sánchez ha tenido en su gabinete gente cuestionada, cuando en su programa de gobierno prometió “promover que cualquier funcionario de la administración que sea cuestionado con pruebas evidentes tendrá que separarse del cargo”.

Y aunque Lara sí tuvo una persona cuestionada en su gabinete, que fue David Cangrejo, a quien reeligió para la gerencia de la empresa de salud municipal, ya renunció.

El otro argumento es que la Administración estaría otorgando la mayoría de los contratos a empresas que no son de la región. Pero el compromiso del Alcalde  en su programa de Gobierno fue elegir las mejores empresas, fueran de donde fueran. El programa dice explícitamente que va buscar la “selección objetiva y pública de méritos para contratar con las mejores empresas de la región, el país o a nivel internacional”.

En todo caso, de los 188 contratos que suscribió la Alcaldía en 2016 a través de modalidades de selección (mínima cuantía, selección abreviada, concursos de méritos y licitaciones) 133 corresponden a empresas con domicilio en Neiva.

El otro comité, que se llama ‘Por amor a Neiva revoquemos a Rodrigo Lara Sánchez’ dice que el Alcalde se comprometió a construir 5.000 viviendas y que hasta el momento no se ha hecho ninguna, pero es prematuro rajarlo porque la promesa es para los cuatro años de alcaldía y Lara lleva año y medio. Además la meta se ajustó a 4.000 en el Plan de Desarrollo, y según cifras de la Dirección de Vivienda en el 2016 se asignaron 1.463 subsidios que equivalen a 1.463 viviendas nuevas.

Otro argumento  de ‘Por amor a Neiva’ tiene que ver con la supuesta persecución a los motociclistas. El programa de gobierno de Lara no habla de bajar o subir los operativos contras las motos, pero sí de reducir los índices de accidentalidad. Y entre enero a noviembre de 2016 la accidentalidad disminuyó un 11,04%.

Es decir, el comité usa un argumento que no está en el plan de gobierno pero que sí refleja un inconformismo de la gente. Por eso, podría eventualmente pasar la revisión si el CNE acepta como causal de revocatoria la insatisfacción, aunque en ese caso tocaría probar que se trata de una “insatisfacción general” y no una molestia aislada.

Este comité también reprocha que Lara no ha ayudado a reducir el desempleo. Según el DANE Neiva cerró el 2016 con una tasa de desocupación del 11%, igual que en 2015. Pero revisando el Plan de Gobierno no hay un indicador que hable puntualmente de bajar el desempleo.

Y frente a eso el Alcalde tiene algo por mostrar, pues con la Agencia de Empleo del Sena ha hecho cuatro microruedas de empleo para contratar a más de 200 personas, en cargos con pocas exigencias en experiencia, como talleristas o facilitadores de operativos.

A Lara también lo quieren revocar por cerrar los servicios de urgencias y hospitalización del puesto de salud del barrio 7 de Agosto.

Pero el cierre no lo decidió él porque fue por orden de la Secretaría de Salud Departamental, porque la zona en la que queda está en riesgo de deslizamiento.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia