Por Juan Esteban Lewin · 17 de Mayo de 2017

3451

4

Esta mañana, un día después de que Cristina Pardo y Carlos Bernal asumieran como nuevos magistrados de la Corte Constitucional, la Corte Suprema terminó con nueve meses de suspenso y definió una de las dos ternas que le enviará al Senado para llenar las vacantes que quedan en la Constitucional. Al hacerlo dejó por fuera a Carlos Ardila Ballesteros, un abogado muy cercano al ex vicepresidente Germán Vargas Lleras y quien estuvo cerca de quedar en la terna.

Ardila es un político de carrera santandereano que desde el 2013 ha estado en varias carreras para ser magistrado de varias cortes o cabeza de órganos de control,en las que siempre suena fuerte pero al final se hunde.

Abogado de la universidad libre, fue concejal de Bucaramanga, diputado de Santander, secretario de gobierno de Bucaramanga, representante a la Cámara entre 1991 y 1998 y senador entre ese año y 2002.

Luego fue magistrado del Consejo Nacional Electoral entre 2006 y 2013 por Cambio Radical, el partido de Vargas. En 2014 fue ternado a la Contraloría General por la Corte Suprema pero lo derrotó Edgardo Maya (gracias al guiño del presidente Juan Manuel Santos, pues Ardila tenía el apoyo de La U y Cambio), y en 2015 se candidatizó para otro cupo en la Corte Constitucional.

Al final la Corte eligió a tres juristas jóvenes y con trayectoria en derecho constitucional para ocupar la vacante del liberal Luis Ernesto Vargas: el javeriano Álvaro Motta, la uniandina Diana Fajardo y el externadista Alejandro Ramelli. Mientras que el primero es de corte conservador moderado, los dos últimos son de tendencia más liberal y han trabajado en la Corte; Motta y Ramelli tienen doctorado y Fajardo no.

Fajardo, la actual directora de políticas y estrategia para la defensa jurídica de la Agencia de Defensa Jurídica, ingresó al sector público como asesora del ahora periodista Rodrigo Pardo en la Consejería presidencial para las comunicaciones durante el gobierno de Virgilio Barco, y de ahí siguió una larga carrera en cargos de alto nivel y de confianza de diferentes políticos liberales.

Entre otras, fue asesora de Horacio Serpa en el ministerio de Gobierno. Alí mismo fue jefe jurídica de Fabio Villegas y luego secretaria general de Serpa en ese mismo ministerio, y de Manuel José Cepeda en la consejería presidencial para la reforma constitucional, y fue brevemente secretaria privada de Andrés González en la gobernación de Cundinamarca y asesora de Héctor Riveros en la secretaría de Gobierno de Bogotá.

Fue magistrada auxiliar de la liberal María Victoria Calle en la Corte Constitucional entre 2009 y 2013, y ese año pasó a trabajar a la Agencia de Defensa Jurídica del Estado. Es cuñada del ex ministro Carlos Medellín.

Motta, director del departamento de derecho constitucional de la Javeriana, tiene una maestría en derecho comercial y un doctorado de la universidad de La Laguna (en las Islas Canarias)

Ramelli, penalista con doctorado en Salamanca, es magistrado auxiliar del liberal Alberto Rojas pero está en ese cargo cuando Martha Victoria Sáchica ocupó temporalmente ese despacho.

Ha hecho casi toda su carrera en la Rama Judicial, donde inició entre 200 y 2001 como jefe de la unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía hasta 2001, pasó a ser magistrado auxiliar de Humberto Sierra Porto en la Corte Constitucional. Salió en 2012 a dirigir la nueva Unidad de Análisis y Contextos de la Fiscalía, con Eduardo Montealegre, pero renunció a inicios de 2014 tras denunciar eld erroche por los cotnratos con Natalia Springer para hacer lo mismo que hacía él. Ese año tuvo un paso como magistrado auxiliar de Alberto Yepes Barreiro en el Consejo de Estado.

Todavía falta que la Corte Suprema defina la terna para reemplazar al liberal Jorge Iván Palacio, en la que hay otros candidatos con alta carga política como la ex viceprocuradora de Alejandro Ordóñez, Martha Isabel Castañeda; el ex contralor liberal de Bogotá, Diego Ardila; el político conservador y ex candidato a la vicepresidencia de Martha Lucía Ramírez, Camilo Gómez Alzate; la ex auditora general Laura Marulanda Tobón; o el ex magistrado de la Judictura Wilson Ruiz Orjuela.

De ellos la Corte preseeleccionó a Castañeda, Ruiz y Ardila, además de la magistrada de la Judicatura Magda Acosta y el magistrado auxiliar de la Corte Suprema Luis Benedicto Herrera. Por eso, lo más probable es que la terna que falta tenga más sabor político.

Comentarios (4)

JorgeA

17 de Mayo

0 Seguidores

En un párrafo 5 dicen "Navas y Ramelli tienen doctorado y Fajardo no", cuando señalan a Navas, hacen referencia a Álvaro Motta Navas. Les sugiero&n...+ ver más

En un párrafo 5 dicen "Navas y Ramelli tienen doctorado y Fajardo no", cuando señalan a Navas, hacen referencia a Álvaro Motta Navas. Les sugiero hacer esa corrección.
Por otro lado, Motta tiene una maestría en derecho comercial, por lo que tiene un perfil de privatista y constitucionalista. Él fue uno de mis profesores en primer semestre. Excelente catedrático.

Marleny Barrera...

17 de Mayo

0 Seguidores

Los políticos a las corporaciones públicas y los juristas a los tribunales.Ojalá la Corte Suprema de Justicia no sea menor a la responsabilidad que...+ ver más

Los políticos a las corporaciones públicas y los juristas a los tribunales.Ojalá la Corte Suprema de Justicia no sea menor a la responsabilidad que les corresponde. 

Nana1202

18 de Mayo

0 Seguidores

Parcializado el informe que presentan. En tres líneas describen el perfil de Alvaro Motta y se ocupan extensamente de los otros dos candidatos. La tr...+ ver más

Parcializado el informe que presentan. En tres líneas describen el perfil de Alvaro Motta y se ocupan extensamente de los otros dos candidatos. La trayectoria del Dr Motta es de lejos la mejor de los tres. Ha trabajado como consultor del estado, litigante y es un gran académico. Investiguen 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia