Por Natalia Arbeláez · 16 de Junio de 2017

2117

0

La Silla le aplicó su detector de Whatsapp a una cadena que dice que el Gobierno va a permitir que 2000 exguerrilleros anden armados, prácticamente sin ningún tipo de control. De 10 afirmaciones, cuatro son falsas, tres son exageradas, una debatible, una inchequeable y sola una es cierta.

Recuerden que si quieren saber si lo que le mandan sus amigos sobre la política es cierto, nos puede enviar la cadena al 318-3124521 y nosotros se lo devolvemos en un par de días, si es posible, chequeado para que usted se lo reenvíe a sus amigos.

"El Gobierno pretende coger 2000 guerrilleros y adscribirlos a la “UNAP” (UNP)"

Exagerado
 

Explicación: No van a ser 2.000 sino máximo 1.200 guerrilleros los que se conviertan en escoltas, como lo han dicho varios funcionarios y como ya lo definió el Decreto 301 de 2017 que modificó la planta de la Unidad Nacional de Protección (UNP) para aterrizar el Acuerdo con las Farc y creó 1.200 cargos de “agente escolta”. “Pueden no ser ni siquiera los 1200”, nos aclaró Diego Mora, director de la UNP, pues además de que no todos los exguerrilleros cumplen los requisitos, también podrán ser escoltas de los miembros de las Farc que lo requieran personal actual de la UNP. De hecho hoy cuidan de ellos 109 personas que no son desmovilizados.

 

"Para prestarles el servicio de escolta a los jefes guerrilleros"

Cierto
 

Explicación: En el Acuerdo Final se pactó la creación de un cuerpo de seguridad conformado por personas de confianza del nuevo movimiento político de las Farc, es decir, sus mismos miembros, y también por policías, por ello es mixto.

La finalidad de ese cuerpo es brindar protección a los integrantes del movimiento político de las Farc, a los que se reincorporen a la vida civil y sus familias, según el nivel de riesgo. Con el Acuerdo se presume que dicho movimiento tiene un riesgo extraordinario, lo que aplica principalmente para los jefes guerrilleros quienes por su posición y visibilidad son más vulnerables. Esto mismo pasó con otras guerrillas que se desmovilizaron como el M19, el EPL o el Quintín Lame y permite que la responsabilidad política de proteger la vida de los excombatientes sea compartida y ayuda a ir creando confianza entre exguerrilleros y funcionarios que hasta hace poco eran enemigos.

 

"(Los exguerrilleros escoltas protegerán) a los que ellos (los jefes de las Farc) dispongan"

Falso
 

Explicación: Es mentira que puedan ser escoltas de cualquier persona que quieran, sólo lo serán de aquellos exguerrilleros que requieran protección, pues eso lo define la Mesa Técnica que se creó con el Acuerdo Final y de la que hacen parte el Gobierno y las Farc para la coordinación de toda la política de seguridad de los exintegrantes de ese grupo.

“El cargo que desempeñaron en las Farc es fundamental, también la visibilidad que tengan se tendrá en cuenta, así mismo el grado de vulnerabilidad. Todo estará analizado en una mesa técnica no se entregar esquemas a diestra y siniestra” dijo a La FM Diego Mora, el Director de la UNP, sobre qué miembros de las Farc pueden ser protegidos.

 

"La UNAP (UNP) es la Unidad Nacional de Protección. Es un departamento adscrito a la Ponal, pertenece a la Policía."

Falso
 

Explicación: La UNP no es un departamento y no está adscrito a la Policía Nacional, sino al Ministerio del Interior. La Unidad coordina y ejecuta las medidas de seguridad para personas o colectivos que tengan un riesgo extraordinario como ciertos políticos y líderes sociales.

 

"Van a quedar 2000 guerrilleros si, cargando un arma oficial de la policía o de la división de la UNAP"

Exagerado
 

Explicación: No serán 2000 guerrilleros sino máximo 1200. Como personal de la UNP, e igual que los demás escoltas (entre los que hay policías y desmovilizados del M19 y del EPL), sí tendrán una arma de dotación que podrá ser una pistola 9 mm o una Glock .40, que son las autorizadas para los escoltas.

 

"Y esos mismos guerrilleros por ser fuerza pública pueden tener una y hasta dos armas más personales, como quien dice nos van a meter dos guerrilleros con tres armas cada uno, entre las que cargan personal y la oficial"

Falso
 

Explicación: Los guerrilleros que se conviertan en escoltas no hacen parte de la fuerza pública (las Fuerzas Militares y la Policía), pues la UNP no es parte de ella. Como miembros de esa organización sólo tendrán un arma de dotación y es mentira que tengan derecho por ser escoltas a tener dos o más armas personales adicionales.

Cosa diferente es que tendrán el derecho, como cualquier ciudadano, a tramitar un permiso de porte o tenencia de un arma privada, para lo cual deberán cumplir con todos los requisitos pero esto opera así sean o no escoltas de la UNP. Aunque, de nuevo como cualquier persona, estarán sujetos a la suspensión actual del porte de armas en todo el país, salvo casos especiales.

 

"Nada raro que el día de mañana en los barrios vamos a ver diez 15 guerrilleros armados hasta los dientes"

Inchequeable
 

Explicación: Dado que se trata de una opinión no podemos verificarlo.

 

"Lo que están haciendo es parecido a lo que pasó con las Convivir (…) porque van a haber dos mil guerrilleros con armas totalmente legales vestidos de civil y van a ser fuerza pública o sea que ni la policía les puede decir nada"

Falso
 

Explicación: No se les puede comparar con las Convivir porque los exguerrilleros van a ser parte de la planta de un organismo de seguridad del Estado, mientras Las Convivir fueron grupos de particulares que se armaron. Como escoltas de la UNP los exguerrilleros están sujetos al régimen de los escoltas de esa entidad y su función es cuidar de los protegidos. Las Convivir por el contrario no estaban sujetas al control del Estado y atentaron contra otras personas.

“Es un exabrupto la comparación, sería decir que la UNP que hoy tiene 3400 escoltas todos armados es por eso una Convivir o cualquier otro cuerpo armado del Estado”, le explicó Diego Mora Director de ese organismo a La Silla Vacía.

Independientemente de que estén vestidos de civil por razones de seguridad, como los demás escoltas en Colombia, estarán sujetos a todos los controles que aplican para el personal de la UNP. “Los esquemas de protección son mixtos en cada uno hay un enlace y hasta dos de la policía. Un escolta es un ciudadano común y corriente y no tiene ningún privilegio diferente al del porte de un arma que lo hace mientras está en su labor y para seguridad del protegido, si una autoridad le exige una requisa tiene que permitirlo y no son considerados ni militares ni policías” dijo el Director de la UNP a La Silla Vacía.

Sobre la experiencia con excombatientes, nos dijo una persona que trabajó en la UNP cuatro años y quien pidió no ser identificado: “Nunca tuve problemas de indisciplina con la gente desmovilizada por dos razones: traían hasta cierto punto una disciplina militar draconiana y traen un estigma y tienen tantos ojos encima que se cuidan mucho de no cometer errores”.

 

"Lo que están haciendo es cogiéndonos unos violadores, extorsionistas, secuestradores, unos terroristas y nos los están legalizando para que anden armados dentro de la sociedad civil"

Debatible
 

Explicación: Aunque el hecho de haber sido guerrilleros hace presumir que cometieron delitos, el Director de la UNP dijo en entrevista al diario El Mundo que "Ninguna (persona que entre al cuerpo de escoltas) puede tener delitos de lesa humanidad ni antecedentes penales y antes de ser escoltas deben dejar las armas -certificado por la ONU-, contar con el reconocimiento de la Oficina del Alto Comisionado de Paz y haber sido amnistiados e indultados” según protocolos que tienen acordados con las Farc. Los exguerrilleros que se conviertan en escoltas no deben tener antecedentes penales diferentes al delito de rebelión antes de la amnistía.

 

"Si un comerciante quiere tener un arma tiene que llenar miles de requisitos para poder acceder a esa arma y demostrarle al Gobierno y a la Brigada de que tiene derecho a esa arma y de que la necesita"

Exagerado
 

Explicación: Según la página de trámites del Gobierno, sí se necesitan varios requisitos pero no miles, para tramitar el permiso para tener un arma, ya sea con la capacidad de llevarla consigo (porte) o simplemente de tenerla en su casa (tenencia). Son una carta de solicitud, una justificación, constancia laboral, certificado de curso de manejo de armas y extractos bancarios. El solicitante también tiene que estar afiliado a alguna asociación de coleccionistas de armas y no presentar antecedentes judiciales.

En cuanto a los requisitos que aplican para los guerrilleros, además de no haber cometido delitos de lesa humanidad ni tener antecedentes, dice el Acuerdo Final que deberán “cumplir los requisitos de idoneidad psicológica que se exigen a los demás integrantes de cuerpos de protección (…) y con el entrenamiento y especialización (…) con programas de formación en Seguridad debidamente acreditados”. “Recibirán una capacitación de 45 días en establecimientos privados (…) Una vez pasen el curso, les someteremos a exámenes psicológicos y psicotécnicos y a una prueba de poligrafía. Sólo entonces entrarán a ser parte de nuestro esquema" aclaró Diego Mora, Director de la UNP

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia