Menú principal

Sábado Noviembre 22, 2014

Varias organizaciones de víctimas se han reunido con la CIDH para manifestar su preocupación por la precariedad de los esquemas de seguridad. Foto: Juan Pablo Pino

Por invitación del presidente Juan Manuel Santos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) está realizando esta semana su primera visita de campo al país desde 2004. Y aunque el gobierno espera que ésta se traduzca en un reconocimiento a los avances de Colombia en materia de derechos humanos y reparación integral de los afectados por el conflicto, varias asociaciones de víctimas y restitución de tierras le manifestaron a la CIDH que se sienten desprotegidas y preocupadas porque les están desmontando sus esquemas de seguridad.

“Todos los líderes que venimos luchando por la restitución de tierras o que venimos orientando a la gente sobre cómo hacerlo estamos siendo amenazados por sectores opuestos a ella como el Grupo Anti Restitución y vemos que estas amenazas se están concretando, como sucedió el fin de semana pasado con el asesinato de Miller Angulo en Nariño”, le dijo a La Silla Rigoberto Jiménez, un sobreviviente de la Unión Patriótica que ha liderado el proceso de restitución en Chigorodó (Antioquia) y que hoy está al frente de la Coordinadora Nacional de Desplazados (CND).

“Creemos que el gobierno está desmontando los esquemas, con la excepción de quienes tienen medidas cautelares ordenadas por la CIDH. Por eso ya nos reunimos esta semana con la Comisión y esperamos que a través de ellos se pueda hacer presión sobre Cancillería y el gobierno para que estos esquemas no sean levantados”, añadió.

La Unidad Nacional de Protección, que dirige Andrés Villamizar, ha asignado esquemas de seguridad a 396 líderes de restitución de tierras.   Foto: Juan Pablo Pino

La Asociación Tierra y Vida que dirige Carmen Palencia, una de las más amenazadas del país, cuenta con uno de los mayores esquemas de seguridad. Foto: Juan Pablo Pino

“A todos los líderes de víctimas en el Tolima se les ha desmontado el esquema de seguridad, como si viviéramos en el paraíso”, le dijo a La Silla Jorge Vásquez, quien lidera el proceso de retorno y restitución de tierras de unas 500 familias en los municipios tolimenses de Ataco, Chaparral, Planadas y Rioblanco, históricamente acosados por el Frente 21 de las FARC. 

“Si a mí me pasa algo, aquí tienen que responder la Unidad Nacional de Protección y la Policía. No es posible que a los líderes sociales nos estén retirando la protección, cuando hay concejales y alcaldes aquí que sí tienen nivel de riesgo extraordinario”, añadió el líder campesino, oriundo de la región donde precisamente se realizó ayer la primera restitución de tierras a una víctima de las FARC en todo el país.

Los esquemas de seguridad

Santos creó la Unidad Nacional de Protección, una institución adscrita al Ministerio del Interior, en octubre de 2011 con el objetivo de coordinar la protección de todas las personas que por razones laborales o sociales se encontraban en situación de riesgo. En total, la Unidad se encarga de monitorear los esquemas de seguridad de unas 9.000 personas, incluyendo políticos y funcionarios públicos, periodistas, sindicalistas, defensores de derechos humanos y líderes de organizaciones de víctimas.

Para establecer quién necesita un esquema de seguridad, la Unidad de Protección realiza un estudio de riesgo a las personas que solicitan la protección del gobierno, que determina si el nivel de riesgo es extremo o extraordinario.

Este estudio pasa luego al Comité de Evaluación de Riesgo y Recomendación de Medidas (Cerrem), que integran también la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo y cuatro representantes de la población o grupo vulnerable al que pertenece el solicitante.

Este grupo es el que recomienda qué medidas amerita la situación, como chalecos protectores, celulares, carros blindados o escoltas. Pero si el nivel de riesgo de la persona no es extremo o extraordinario, según determinó la Corte Constitucional, la Unidad no puede asignar esquema de seguridad.

Desde la puesta en marcha de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras el año pasado, los líderes de organizaciones de víctimas y restitución de tierras se han convertido en uno de los principales focos de atención de la nueva entidad. Desde enero, 396 de ellos han recibido algún tipo de esquema de seguridad, incluyendo medidas de protección temporales mientras se completaba el estudio de riesgo.

En febrero de este año su director Andrés Villamizar anunció que la Unidad adelantaría una minuciosa revisión de los esquemas de seguridad vigentes, dado que muchos se habían asignado -antes de la creación de la entidad- sin ningún criterio técnico y debido también a denuncias de que algunos protegidos usaban incluso a sus escoltas para tareas cotidianas como hacer el mercado o llevar a los niños al colegio.

“La vida humana es invaluable y hay que protegerla, pero hay que asegurar que estas medidas se den realmente a las personas que las necesitan”, señaló Villamizar.

Esta evaluación, según Villamizar, “se está haciendo de manera técnica y profesional, sin ningún tipo de sesgo ideológico, para determinar qué esquemas deben mantenerse y cuáles retirarse, lo cual nos permitirá darles protección a personas que hoy no la tienen, como los líderes del proceso de restitución de tierras”, aseguró.

Preocupación con el “nivel bajo de riesgo”

Pese a que las víctimas y los reclamantes de tierras despojadas figuran como prioridad para la Unidad de Protección, muchas lamentan que estas evaluaciones están tardando demasiado tiempo y temen que sus conclusiones muchas veces no reflejan su situación real de riesgo.

“Nosotros tenemos más de 50 líderes amenazados. Ya hemos solicitado esquemas de seguridad para 35 de ellos y hasta ahora los resultados de cuatro de ellos han dado un nivel de riesgo ordinario. Las demás siguen en estudio y sólo uno de ellos tiene medidas de protección temporales mientras se conocen los resultados de la evaluación”, le contó a La Silla Acxan Duque, director jurídico de la Asociación Nacional de Afrodescendientes Desplazados (AFRODES).

A raíz de esta preocupación, Afrodes decidió no someterse a las revisiones de esquema de seguridad de dos de sus líderes cuyas medidas de protección fueron ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Percibimos que estas reevaluaciones buscan decretar que todos los líderes amenazados tienen un nivel bajo de riesgo. No aceptamos este tipo de revisión por tratarse de medidas cautelares ordenadas por la CIDH”, añade Duque. 

Aunque las condiciones de los esquemas de seguridad contemplan la revisión periódica de estas medidas, la Unidad aseguró a La Silla que los programas de protección están basados en el principio de consentimiento, por lo que no obligarán a un líder que no quiere someterse a la revisión.

“Yo solicité una evaluación en enero, que determinó que mi nivel de riesgo era ordinario. Volví a solicitar una evaluación en julio. Este jueves -más de cinco meses después- me llamaron a notificarme que mi nivel de riesgo era ordinario y los escoltas me dijeron que se acabaría mi esquema de seguridad. Y el viernes me lo desmontaron. No lo hicieron siquiera gradualmente, así que el sábado tuve que ir a la Policía para que me asignara alguna medidas preventivas”, señaló Jorge Vásquez, quien también es secretario departamental de la Coordinadora Nacional de Desplazados (CND). 

Ante la falta de garantías, al menos siete líderes de restitución de tierras en los Montes de María han debido salir de la región mientras esperan una respuesta por parte de la Unidad. “Si se va el líder que lleva la vocería y que pone el pecho ante la falta de garantías, ¿cómo esperar que alguien retome su trabajo? La gente prefiere quedarse callada y dejar las cosas así. Esto causa una ruptura muy seria en el proceso organizativo”, señala Bibiana Ortiz de un investigador de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES).

Sin embargo, no todas las asociaciones de víctimas se han visto afectadas. Algunos de los líderes y las organizaciones más amenazadas, como Carmen Palencia de la Asociación Tierra y Vida, han visto su seguridad reforzada. “En lo que va de este año nos han hecho evaluaciones de riesgo o revisiones del esquema de seguridad a más de 17 de nosotros. A algunos nos han hecho el estudio hasta tres veces. E incluso a varios en el Urabá les han reforzado los esquemas más de lo que nosotros preveíamos, dados los resultados que arrojaron las evaluaciones”, le dijo a La Silla Palencia, líder de restitución de tierras en el Urabá antioqueño y Premio Nacional de Paz este año.

La visita de la Comisión terminará mañana viernes, con lo que se sabrá si las preocupaciones de las víctimas llegan a oídos del gobierno.

Perfiles relacionados: 
Andrés Villamizar Pachón
Juan Manuel Santos Calderón
Carmen Palencia Cabrales
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2012-12-15 09:50

Los esquemas de seguridad están siendo utilizados para todos menos para aquellos que en realidad los necesitan. Es hora de desmontar esas empresas paramilitares que supuesta mente prestan seguridad a x personas. Colombia se convirtió en un PARAESTADO

LAS EMPRESAS PARAMILITARES QUE TIENE ESO CONTRATOS ESTÁN COBRANDO GRANDES SUMAS SIN PRESTAR EL SERVICIO, ESO SE CREÓ CON EL FIN DE ROBAR.

Lun, 2012-12-10 11:55

Chistoso. Esta noticia, como todas las más importantes de LSV, como el BlogEcología (¿alguien se acuerda del mismo?), no quedan con más de 3 comentarios.

¿No que los usuarios estaban interesados en información alternativa, y no se qué más? Interesante lo cómodos que se han vuelto... inconscientemente, están dejando que la información mediática mayoritaria les dicte un poco el interés por lo que leen o investigan a nivel miediático.

Heh.

Sáb, 2012-12-15 19:14

Es cierto. Nosotros también hemos constatado que el número de lecturas de historias sobre víctimas es uno de los más bajos en general de todos los temas.

Vie, 2013-01-04 18:23

No sé, pero, en el inicio, LSV pinchaba un poco más a sus usuarios. Creo que deberían rescatar algunas cosas que dejaron de lado, como el Usuario del Año, etc. Y también tocar temas que no están tocando a profundidad, como los estudiantes, temas de arte y educación y cultura, ecología y nuevas tendencias ecologistas urbanas, no han profundizado en temas de mujeres de forma especializada... yo sé que como agenda de medio, las visitas al website las pueden mantener el presentar una opinión paralela a lo que esté en la vitrina principal de los medios... pero no es la única opción vigente el seguirles el juego.

Piénsenlo. :)

Hace falta eso, porque con el músculo financiero de Sarmiento, aún menos gente va a visualizar la existencia de LSV fácilmente. Comprobado por hablar con gente del corriente y moliente.

Jue, 2013-01-10 22:50

Gracias, lo reflexionaremos. Algunos de los temas que mencionas están claramente dentro de nuestra línea de trabajo y -sí, cierto- los hemos tocado menos a medida que no figuran fuertemente en la coyuntura. Otros los vemos más difíciles, por lo que nuestra meta es el cubrimiento del poder. Pero prometemos explorar temáticas que nos hemos cubierto tanto en los últimos meses, como movimientos sociales y mujeres.

Jue, 2013-01-10 22:50

Gracias, lo reflexionaremos. Algunos de los temas que mencionas están claramente dentro de nuestra línea de trabajo y -sí, cierto- los hemos tocado menos a medida que no figuran fuertemente en la coyuntura. Otros los vemos más difíciles, por lo que nuestra meta es el cubrimiento del poder. Pero prometemos explorar temáticas que nos hemos cubierto tanto en los últimos meses, como movimientos sociales y mujeres.

Vie, 2012-12-07 19:04

En un gobierno que le prende una vela a Dios y otra al diablo, esta situación es típica de las jugadas políticas del sistema: No falta sino la declaración del 'Mandrake' de defensa en la cual diga que el Estado garantiza la integridad de quienes requieren de seguridad especial debido a su responsabilidad social y política en los procesos de restitución de tierras. Aprovechando la visita de los funcionarios de la CIDH los amenazados deberían exigirle al gobierno la seguridad indispensable, pues para nadie es extraño que ese proceso toca no solo a quienes se han robado las tierras de manera evidente (narcotráfico, paras, etc.) sino a personajes de cuello blanco que desde las ciudades manejan sus posesiones.

Vie, 2012-12-07 15:47

Claro... es que detrás de un escritorio nadie está amenazado realmente. ¬¬

Jue, 2012-12-06 16:11

Tenaz que en un país como este les toque andar a los defensores de derechos humanos y gente humilde que solo quiere vivir tranquila en una parcela para no morirse de hambre en camionetas blindadas con varios guardaespaldas y el miedo de salir de la casa y no saber si se regresará en la noche. Pero esa es Colombia y estamos acostumbrados al contrario de las cosas.

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos: Posconflicto, Víctimas y tierras
¿Tiene más información sobre lo que publicamos o nueva información que deba salir en este espacio?Cuéntenos lo que sabe