Por Jerson Ortiz · 15 de Junio de 2017

Humberto de La Calle sale a las regiones para mostrarse como precandidato presidencial.

527

0

Humberto de la Calle está buscando a los congresistas liberales para mover su candidatura presidencial en las regiones. Así lo hará este jueves en Neiva, Huila, donde se va a reunir con empresarios y dirigentes de la región en encuentros que le organizó la representante a la Cámara huilense, Flora Perdomo. 

 

Al buscarla a ella, que es la fórmula política del senador Rodrigo Villalba (uno de los 10 codirectores nacionales del partido Liberal), De la Calle se acerca a los congresistas para que lo conozcan y lo lleven a las regiones.  Justo lo que sugirió el expresidente César Gaviria durante la última reunión que tuvieron los liberales para definir su camino hacia el 2018.  

Con eso abona terreno para hacer su ‘coalición ciudadana’, de la mano de políticos liberales y mostrando su cara ya no de negociador de los acuerdos con las Farc, sino de candidato a la presidencia.  

El aterrizaje

La representante Perdomo dijo a La Silla Sur que De La Calle le pidió que le ayudara a cuadrar reuniones aprovechando que venía a Neiva todo el día a que lo condecoren en el diario La Nación, que cumple 23 años y siempre hace homenajes a dirigentes nacionales cuando cae esa fecha. 

Ella le cuadró una agenda más política que de calle al exjefe negociador del Gobierno en La Habana.  

Primero llamó al presidente de la Cámara de Comercio del Huila, Ariel Rincón, quien promovió el ‘Sí’, y le pidió espacio con los empresarios. Allá le organizaron un desayuno al que invitaron a un grupo de 50 empresarios todos de alto perfil y a militares, rectores de universidades y dirigentes políticos. 

Entre ellos están Luzeni Muñoz (Comité de Ganaderos), Marino Carvajal (Cootranshuila), Hernando Falla (Ganautos), Deyanira Ortiz (notaria y esposa del exsecuestrado Orlando Beltrán) e Israel Silva (presidente de la asociación que integra a las cooperativas del sector solidario).  

Luego se va a la condecoración de La Nación y por la tarde va para el Concejo de Neiva. 

Perdomo le concretó ese encuentro a través del concejal liberal Juan Carlos Ramón, quien en la plenaria del lunes pidió permiso para llevarlo el jueves. 

“Hablé con él, me pidió expresamente el favor de si era posible que este Concejo atendiera un conversatorio el jueves a las 3 de la tarde. Si lo aceptaban para escucharlo y hablar de país. Me pidió que les diera el mensaje a los concejales de todos los partidos”, dijo Ramón a La Silla Sur. 

Sus colegas le copiaron y en su gran mayoría mostraron su intención de asistir a la charla informal. El único que mostró resistencia fue Carlos Posada, concejal de Cambio Radical quien cuestionó que se usara el recinto para, según él, fines políticos.  Igual, salvo Posada, en este Concejo, De la Calle no tiene mayores contradictores porque todos los concejales están en partidos que apoyaron el ‘Sí’. (Hay tres liberales, dos conservadores, dos de La U, cuatro de la Alianza Verde, uno del Polo, dos de Opción Ciudadana, uno del Mais y otro de la ASI). 

De ahí se va para una entrevista que le va a hacer Jaime Ramírez Plazas, un excandidato liberal a la Cámara, que ahora es panelista radial y profesor universitario.  

“Somos simpatizantes con él porque fue el constructor de este acuerdo de paz, un defensor de esa apuesta. Consideramos que es la mejor persona para evitar que el acuerdo se haga trizas como dijeron ciertos sectores”, dijo a La Silla Sur Ramírez Plazas.  

Como viene solo un día, antes de regresar a Bogotá se va ver con unos dirigentes de origen liberal que les va a presentar Ramírez. Ahí van a estar el excongresista Oscar Luís Fernández, el abogado Aníbal Charry y el exdiputado Mauricio Muñoz. Ellos quieren ponerse a su disposición. 

Con esa agenda De la Calle empieza a abonar terreno con los políticos, pero le quedan faltando sus usuales visitas a las universidades y sus espontáneos encuentros con la gente. 

Más político que de la calle

Aunque sí quería aprovechar la venida para verse con estudiantes, como ahora los universitarios están de vacaciones y en modo ‘San Pedro’, no se pudieron concretar visitas. 

Pero sí supimos que el precandidato viene en agosto para verse con ellos, como ya lo ha hecho en Cali, Bogotá y Pereira, con sus habituales foros académicos en los que hace pedagogía para la paz y se toma ‘selfies’ con los jóvenes.  

Ahí seguramente también tendrá más tiempo para reunirse con fuerzas sociales y políticas que estuvieron con el SÍ como el Frente Amplio Social y Político por la Paz, que esta vez se quedaron esperando, porque no hay tiempo para verse con ellos.  

En todo caso, en el Huila puede ser un reto para De la Calle ganar adeptos por los antecedentes del plebiscito, pues el NO ganó con más del 60 por ciento de la votación (apenas en tres municipios ganó el SÍ) y hay gente muy escéptica con el proceso. 

“Desafortunadamente lo que en otros países sería un activo, como lo es el facilitar la paz, acá es visto como un pasivo”, nos dijo el senador Villalba cuando le preguntamos cómo podría ganar simpatizantes un candidato pro-acuerdo en una región tan uribista como el Huila.  

Pero también podría calar su discurso de “‘cuidar el acuerdo de paz” en municipios como Algeciras, Rivera y Neiva, que vivieron la guerra y donde las Farc han venido acercándose a las víctimas, a líderes sindicales y a la Iglesia Católica a pedir perdón y la gente sí siente que las cosas han cambiado desde que se firmó el acuerdo.  

Así que lo que muestra estas giras regionales, por ahora, es que así su candidatura sea ‘ciudadana’ y que la idea es que termine en una gran coalición entre los del SÍ, en todo caso necesita de los políticos para llegar a Palacio.  

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia