Por Natalia Arenas | Tatiana Duque · 27 de Febrero de 2017

4671

7

En el 2012, el entonces embajador de Colombia en el Vaticano, César Mauricio Velásquez, le encomendó a su amigo, Daniel García Arizabaleta, la tarea de traer a Colombia cuatro gotas de sangre del Papa Juan Pablo II en un relicario, un regalo para Cali.

García estaba de vacaciones y todavía le faltaba hacer una parada en París, antes de regresar. Guardó el relicario con las gotas en su morral, donde llevaba también el pasaporte y la plata, y una vez en París, cogió un metro rumbo al hotel. Solo cuando llegó a registrarse se dio cuenta que en medio del cansancio, había olvidado la maleta.

Sin perder un momento, se devolvió corriendo a la estación más cercana del metro. Después de preguntar sin tener idea de francés, se enteró que todas las maletas que aparecen olvidadas en los trenes son llevadas a una estación de policía, donde ni siquiera revisan qué tienen adentro sino que de inmediato las detonan de forma controlada, por si cualquier cosa.

Casi que de milagro, García llegó a la estación que era, justo antes de que su maleta -y la sangre del Papa- volaran en pedazos.

Ese es él, resume una fuente que lo conoce de toda la vida.

García Arizabaleta, el hombre que está en medio del escándalo de corrupción de Odebrecht por haber servido de enlace entre la empresa brasileña y la campaña del entonces precandidato presidencial del uribismo Óscar Iván Zuluaga, es una persona que ha tenido la suerte de estar en el lugar correcto, en el momento indicado.

Una cualidad que él ha sabido aprovechar con habilidad, no sólo para ganarse la confianza del que necesita para ascender, empezando por la del ex presidente Álvaro Uribe, sino para ubicarse en el centro del Centro Democrático.

Del Valle al uribismo nacional

García Arizabaleta estaba en el momento y en el lugar indicado cuando conoció a Álvaro Uribe. Era 2001. El joven arquitecto, casi recién graduado de la Universidad San Buenaventura de Cali, acababa de sufrir dos derrotas en su intento de llegar a un cargo de elección popular.

La política la llevaba en su ADN. García nació en una familia acomodada, no millonaria, de Cali, donde su mamá María Teresa Arizabaleta era una reconocida líder barrial y feminista que, según una persona que lo conoce desde joven, estuvo vinculada a política en la izquierda, específicamente a la ex senadora liberal Piedad Córdoba.

Su tío, Jaime Arizabaleta, fue gobernador del Valle entre 1978 y 1980, desigando por Julio César Turbay Ayala. Más tarde, en 1990, llegó al Senado y repitió por rebote en 1996, como segundo renglón de Armando Holguín Sarria, que terminó condenado por recibir 200 millones de la mafia del Cartel de Cali.

El joven Daniel García aspiró al concejo de Cali dos veces, primero en 1997 y luego en el 2000. En ambos casos, enarboló las banderas de la juventud, primero con un movimiento que se llamaba “Metamorfosis” y luego con el slogan “no más políticos”.

Pero tras fracasar, antes de su segunda campaña le dijo sí a un político tradicional del Valle, el hoy senador de La U, Roy Barreras. García lideró el grupo de “jóvenes con Roy” en su campaña a la Cámara en 1998, cuando iba en fórmula con la entonces senadora Claudia Blum y por el naciente Cambio Radical.  

Eso lo acercó aún más a la clase política del Valle y sobre todo, a la persona que sería clave para conocer a Álvaro Uribe, que entonces acababa de salir de la Gobernación de Antioquia y ya sonaba como candidato a la Presidencia en el 2002: la comunicadora social Kathy Osorio.

A principios de la década del 2000, Osorio era casi que la única persona que conocía a Uribe en el Valle.

Se habían encontrado en Medellín, cuando ella era la directora de contenidos de la Fundación de la Universidad del Valle y lo oyó hablar en una conferencia. Quedó encantada con su discurso y lo llevó a Cali a dictar más conferencias y a hablar de su propuesta. Por eso, cuando Uribe empezó a armar los cuadros para su aspiración a la Presidencia, no dudó en llamarla para liderar la campaña en el Valle.  

García siempre ha sido un tipo con buena pinta pero, sobre todo y según dicen quienes lo conocen, es encantador.

“Tu lo podés odiar, podés pasarte horas hablando mal de él, pero te sentas a tomarte un tinto con él y sales enamorado”, dice una persona que lo conoce hace muchos años.

Kathy fue una de ellas. Aunque dos personas que hablaron con La Silla dijeron que García se acercó a ella y la “enamoró” para “quitarle el puesto”, la fuente asegura que Kathy y Daniel ya eran novios cuando Uribe le propuso a ella gerenciar su campaña.

El centro de operaciones se organizó en la oficina de Álvaro José Correa, hermano de la hoy senadora uribista Susana Correa. Kathy se encargó de la parte gerencial y financiera, de la que hicieron parte empresarios y políticos como Elsa Dorronsoro, Francisco Lourido, Claudia Blum y Carlos Holguín, entre otros.

Daniel era el “todero”, con énfasis sobre todo en la organización política, “la manzanilla”, como dijo un funcionario del Centro Democrático que habló con La Silla. Era el que contactaba a los líderes, organizaba reuniones y se encargaba de llenarlas para “hacer bulto”.

Además, no se le despegaba a Uribe cuando estaba en el Valle e incluso terminó manejando su agenda.

“Iba a recogerlo al aeropuerto, lo dejaba en el hotel a la 1 de la mañana, y a las cinco se paraba y salía a correr con él por el río Cali. Siempre estaba ahí con el hombre”, agregó la fuente. “Es un trabajador incansable, era el único que podía aguantarle el ritmo”.

Así, García se ganó la confianza del que terminó siendo presidente de Colombia en el 2002 con el lema “trabajar, trabajar y trabajar”.

La llegada a Palacio

Desde que García quiso entrar al gobierno Uribe, tuvo que decir mentiras para acreditar experiencia que no tenía para asumir los cargos. Esa fue la conclusión del fallo de la Procuraduría en 2008 que lo destituyó de la dirección de Invías (la decisión se ratificó a principios del 2009).

 

“Después de la campaña, Uribe se los llevó a Bogotá, tanto a él como a Kathy. Allá les preguntó qué querían hacer y Daniel respondió que él quería estar con él. Por eso entra como asesor de despacho en la Presidencia, y enlace con el Congreso”, dice la fuente.

Para ese cargo, García dijo que había trabajado durante cinco años y un mes en Inversiones García Arizabaleta, una empresa familiar de arquitectura manejada por su papá, Daniel García Chaves. La empresa, sin embargo, estaba liquidada desde el 1999 por lo que durante esos años no estaba funcionando, como contó Semana.

Lo mismo hizo para ser director de Coldeportes en 2003, donde, además, su carrera arquitectura no hacía parte de los requisitos para asumir el cargo.

Y en el 2006 llegó al Invías como director encargado y luego, un mes después de posesionarse, modificó las exigencias para el cargo para añadir la arquitectura entre las profesiones requeridas. Ni siquiera así cumplía todos los requisitos porque aún no tenía los 76 meses de experiencia que se necesitaban.

Todo eso quedó al descubierto en el 2008, cuando la Procuraduría lo destituyó y lo inhabilitó para ocupar cargos públicos durante 12 años. Curiosamente, García Arizabaleta, nunca acreditó en sus hojas de vida su trabajo en la campaña de Uribe en el 2002, a pesar de que, como contó Semana en ese momento, era el cargo que había resultado ser el más beneficioso de todos.

"Yo soy respetuoso de las instituciones y en este caso de la Procuraduría, pero también soy consciente de que genero muchísima incomodidad en algunos sectores porque estoy luchando contra la corrupción. Estoy dispuesto a ir hasta la instancia pertinente para darles claridad a todos estos puntos", le dijo García a Semana cuando se conoció la noticia.  

Los dos años siguientes a su destitución, como contó Daniel Coronell, entró 43 veces al Palacio de Nariño. Y eso justo durante el tiempo que se licitó el contrato de la Ruta del Sol, justo la que en su segundo sector ganó la licitación Odebrecht en diciembre de 2009.

La brasileña lo contrató para ser el enlace entre la empresa y el Estado colombiano, un cargo hecho casi que para él que, una vez más, estaba en el momento y en el lugar adecuado. No sólo tenía línea directa con el Presidente, de quién ya se había ganado la confianza, sino que venía de conocer los procedimientos tanto en el Invías como en el Viceministerio de Transporte, donde estuvo antes.

Según una persona que lo conoció en la época, su labor en la empresa consistía en aproximarse a líderes regionales, alcaldes y gobernadores, y buscar contratos para la empresa.

Sin embargo, según dijo Uribe en una entrevista de radio, García le dijo a principios de este mes que su contrato con la empresa brasileña arrancó en el 2010 y terminó en el 2013.

Es decir que, si es cierto lo que Uribe dice que le dijo, las visitas de García no habrían sido parte de un encargo de la multinacional. Seguramente García tendrá que explicar a la justicia a qué obedecieron sus idas a Palacio. 

La Silla intentó comunicarse con García para conocer su opinión a través de llamadas y mensajes durante tres días pero no pudimos comunicarnos con él. 

El protegido

Para 2013, cuando se acabó según él su contrato, García de nuevo estuvo en el momento indicado: el uribismo comenzó a diseñar la estrategia para aspirar con el recién nacido Centro Democrático para las elecciones en el 2014 y lo buscaron para ser el coordinador político del Partido y desempeñar una tarea muy similar a la que tuvo en la campaña del 2002 y con Odebrecht.

Algunos uribistas, pocos, criticaron la decisión de ponerlo a él, sobre todo después de conocer cómo había ingresado a Presidencia y su destitución.

Aún así, García Arizabaleta ya se había logrado ganar la confianza de otro actor clave en el uribismo, Óscar Iván Zuluaga, que lo puso a trabajar como su mano derecha en la construcción de la estructura que, tras las elecciones de marzo de ese año, terminó con un partido de oposición de 20 senadores y 19 representantes a la Cámara.

Ya para ese momento muchos sabían que él era el consentido de Uribe. “Él (Uribe) es bueno para formar liderazgos jóvenes, como en su momento fue Andrés Felipe Arias y también lo hace con Daniel García”, nos dijo una fuente de las entrañas del uribismo.

Y es que según otros tres uribistas consultados, si hay una cualidad que valora el ex presidente es la lealtad, algo que García Arizabaleta le ha desmostrado tener desde que acompañó su primera campaña a la Presidencia en el 2002, antes de que Uribe ni siquiera marcara puntos en las encuestas.

En 2014 García no sólo era el encargado de hablar con las bases para buscar el caudal electoral sino también con empresarios para buscar apoyo financiero, agregó otra fuente consultada. Ha hecho esa labor hasta ahora, como lo demuestra que el pasado lunes, según le dijeron a La Silla, García estuvo en una reunión de bancada del Centro Democrático aún con el escándalo de los sobornos de Odebrecht encima.

Así se fue metiendo en el corazón de Zuluaga y sobre todo, en el del Centro Democrático. Hoy García es uno de los que mejor conoce por dentro el Partido y cómo están las fuerzas del uribismo en las regiones.

Además, maneja las bases de datos del Partido, según le dijeron a La Silla tres fuentes consultadas por aparte del uribismo, no sólo porque las ayudó a construir sino porque controla cómo se usa esa información, según nos dijeron.

Esas bases de datos, por ejemplo, son las que al parecer fueron usadas a principio de este año para difundir rumores en contra del senador Iván Duque, que también está haciendo fila para lanzarse en el 2018.

“Él no es un armador, no es un estratega”, dice una fuente política del Valle que lo conoce. “Es una persona encantadora, que siempre te da la razón, y siempre se muestra dispuesta a trabajar. Así se va metiendo y se va metiendo”.  

Lo logra, según siete fuentes consultadas por La Silla, gracias a “su encanto”: sus buenas maneras, su forma de hablar y de aproximarse desde a alcaldes, gobernadores y políticos locales hasta a gente de base del Centro Democrático.

Eso lo convirtió en “la persona” clave para encargarse de armar la estructura del Partido, según contaron los uribistas José Félix Lafaurie, Fabio Valencia Cossio y  Óscar Iván Zuluaga.

“En política uno encuentra mucho político que echa el cuento, pero pocos que tengan buenas formas de decir las cosas, como él”, dijo sobre su labor el dirigente ganadero Lafaurie.

“Es una persona supremamente honorable”, dice Elsa Dorronsoro que lo conoció desde la campaña de Uribe en 2002. "Le jalaba a lo que le dijeran. Nosotros, los uribistas, valoramos mucho la lealtad". 

Eso, sumado a que es muy hábil para mover las fichas cuando le sirven para tomar las decisiones que él considera que son las correctas.

Para la muestra, un botón. García fue designado por Uribe para hacer parte del Comité que armó las listas a Alcaldías, Concejos, Asamblea y Gobernación en el Valle en las elecciones regionales del 2015.

Para la Alcaldía, ya entrada la campaña, el uribismo no tenía un candidato y estaba dividido entre apoyar al liberal Roberto “Chontico” Ortíz o al empresario independiente Maurice Armitage.

El día que se iba a tomar la decisión García invitó a los que estaban con Armitage a una reunión a las 7 de la mañana para definir el mecanismo con el que se elegiría al candidato ungido. A los que estaban con “Chontico” los invitó a las 9. Cuando llegaron éstos no sólo ya se había definido el mecanismo de elección sino que ya habían tomado la decisión de apoyar a Armitage. 

Ahora, cuando el partido está buscando nuevamente personas para conformar sus listas, la idea en el partido es que García vuelva a jugar un papel clave para la revisión final que haga Uribe. Valencia Cossio nos confirmó que esa labor comenzará una vez quede claro el mecanismo de elección de las curules del partido (si es por listas abiertas o cerradas), que sería en la Convención de los próximos meses.

Este futuro, sin embargo, seguramente dependerá del desenlace que tenga el escándalo de Odebrecht.

García ya rindió entrevista ante el Consejo Nacional Electoral. Si finalmente, el CNE prueba que él tuvo algo que ver en la financiación ilegal de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, sería la primera vez que Daniel García Arizabaleta habría estado en el lugar equivocado.

Comentarios (7)

Marleny Barrera...

27 de Febrero

0 Seguidores

Perfiles, de quien le gusta ser admirado así sea de un criminal, y el que posa de admirador fiel para poder cometer sus crímenes. Está claro que Ga...+ ver más

Perfiles, de quien le gusta ser admirado así sea de un criminal, y el que posa de admirador fiel para poder cometer sus crímenes. Está claro que García viola la ley y para el Centro Democrático eso es lo de menos, da resultados politiqueros.

DIDUNDI

27 de Febrero

1 Seguidores

El perfil dl típico trepador y oportunista. Un estilo + d la CORRUPCIÓN, la dl hombre guapo y encantador... hasta d serpientes.
El problema d CO...+ ver más

El perfil dl típico trepador y oportunista. Un estilo + d la CORRUPCIÓN, la dl hombre guapo y encantador... hasta d serpientes.
El problema d CORRUPCIÓN no es cuestión d aplicar justicia, ni d financiamiento d campañas x el estado, esto es + d fondo ETICO-MORAL. La pregunta d siempre q pocos o nadie frentea: q' están haciendo las instituciones educativas en este sentido?. 

Jorge Ulises Casas Jerez

27 de Febrero

1 Seguidores

Lo que se evidencia con este nuevo caso es que muchos de los que poseen títulos académicos de importancia tanto en Universidades públicas como priv...+ ver más

Lo que se evidencia con este nuevo caso es que muchos de los que poseen títulos académicos de importancia tanto en Universidades públicas como privadas llegan a niveles administrativos en donde aprovechan para la corrupción. así es con Interbolsa y otros sin que paguen mayor pena por su poder  económico y social

DIDUNDI

27 de Febrero

1 Seguidores

Otro aspecto q toca e! autor, no se si conciente, es la complacencia con el delincuente y sus delitos, d los llamados hombres bien q entre otras cosas...+ ver más

Otro aspecto q toca e! autor, no se si conciente, es la complacencia con el delincuente y sus delitos, d los llamados hombres bien q entre otras cosas han manejado el país y no pierden las ganas.
Somos un país manejado x SINVERGÜENZAS.., literalmentete. Sin valores etico-morales, con capacidades humanas centralizadas en cumplir No al país, sino al mejor postor.
 

DIDUNDI

27 de Febrero

1 Seguidores

A la población también le falta educación básica para tener criterio, x lo menos, d distinguir entre un delincuente y otro al momento d votar; me ...+ ver más

A la población también le falta educación básica para tener criterio, x lo menos, d distinguir entre un delincuente y otro al momento d votar; me resisto a creer q solamente sea compra d votos hasta x una botella d ron. Aquí falta educación d las bases.
Dudo q el estamento dominante entregue herramientas a la ciudadanía q fácilmente puedan ser usadas en su contra.

Robin Hood

27 de Febrero

0 Seguidores

Senti un déjà vu leyendo esto, x un momento pense estar leyendo la biografia del Fiscal NHM. Toda una carrera construida con la + refinada lagarteri...+ ver más

Senti un déjà vu leyendo esto, x un momento pense estar leyendo la biografia del Fiscal NHM. Toda una carrera construida con la + refinada lagarteria, cualquier parecido es pura coincidencia. Tambien mencionan un par de veces “En el Uribismo se valora mucho la lealtad”. Si pero para hacer torcidos. Mal pensados! las 43 visitas a la Casa de Nari era para jugar Play Station con Tom y Jerry.

jdimate

28 de Febrero

0 Seguidores

Me suena a que la agencia de viajes del CD con especiales descuentos a Panamá, va tener un nuevo cliente próximamente.

Me suena a que la agencia de viajes del CD con especiales descuentos a Panamá, va tener un nuevo cliente próximamente.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia